Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

jorgehijodelazaro

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 98 el Lun 15 Mayo 2017, 8:44 pm.
Últimos temas
» Coros Unidos (Nada es Imposible) 2015.
por JohannFM Ayer a las 5:54 pm

» SEGÚN REINA VALERA
por jorgehijodelazaro Jue 21 Sep 2017, 10:36 pm

» Su presencia es una muralla segura
por Evangelista Miér 20 Sep 2017, 11:47 pm

» Él es también la cabeza del cuerpo, la iglesia
por Evangelista Miér 20 Sep 2017, 11:36 pm

» ¿Debemos tener miedo de las fuerzas ocultas?
por Evangelista Miér 20 Sep 2017, 9:34 pm

» Mi Dios me oirá
por Evangelista Mar 19 Sep 2017, 3:44 pm

» En Espíritu y En Verdad -No Puedo Callar- (Album 2016)
por Magadan777 Mar 19 Sep 2017, 3:14 am

» Marco Brunet (Adora A Jesús En Vivo) Album 2015
por Magadan777 Mar 19 Sep 2017, 3:11 am

» Marcos Brunet (Diálogo Íntimo 2) 2015.
por Magadan777 Mar 19 Sep 2017, 3:08 am

» Ideas creativas para la escuela cristiana dominical
por Evangelista Lun 18 Sep 2017, 8:17 pm

» FURIA OCULTA (HIDDEN RANGE). Sobre el Bullying
por Miriam Elizabeth Lun 18 Sep 2017, 1:55 pm

» La ruleta de las letras
por gitanodesanjuan+ Dom 17 Sep 2017, 2:05 pm

» El Dominio de la Roca.
por jorgehijodelazaro Dom 17 Sep 2017, 7:52 am

» UN TOQUE AL CORAZÓN (2014)...El toque de Dios ¡¡LINK NUEVO!!
por ruben Sáb 16 Sep 2017, 6:12 pm

» ¿Es pecado donar sangre y recibir transfusiones?
por jorgehijodelazaro Sáb 16 Sep 2017, 8:45 am

» Jesús decendiendo del cielo
por Evangelista Jue 14 Sep 2017, 11:24 pm

» El Reloj - Actividades para niños
por Evangelista Jue 14 Sep 2017, 10:49 pm

» También sus cielos destilarán rocío
por Evangelista Miér 13 Sep 2017, 9:00 pm

» Descargue gratuitamente libro Discipular
por Magadan777 Miér 13 Sep 2017, 7:08 am

» qué concepto le dan a la Trinidad?
por jorgehijodelazaro Mar 12 Sep 2017, 10:51 pm

Sondeo

¿Es pecado donar sangre y recibir transfusiones?

 
 
 

Ver los resultados

Facebook
Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Palabras claves

implicaciones  diezmo  


El Poder de las Palabras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Poder de las Palabras

Mensaje por EBEN-EZER el Jue 07 Jul 2016, 5:57 am

El poder de las palabras


Es muy desagradable escuchar a su niño decir malas palabras, pero aún peor cuando se las dice a usted. Claro que un cristiano puede decir malas palabras, y de hecho lo hace el punto es que el cristiano no debe decir malas palabras, recuerda a Pablo ” todo me es licito pero no todo me conviene” y la verdad las malas palabras no nos convienen como cristianos ya que Dios es espíritu y que yo sepa obra a través de nosotros mismos, El camina cuando tu caminas, El habla cuando tu hablas, El mira cuando tu miras y si eso es así , no te parece claro que las malas palabras están demás.
Ahora nadie es perfecto, así que no te preocupes empezaste bien para dejar ese mal habito lo primero es tomar conciencia de que lo que haces no está bien y veo que lo estás haciendo, el resto hermano, es poner tu voluntad al servicio de Dios y proponerte dejar ese habito ahora si paso de habito a vicio puedes reprender en el nombre de Jesús ese vicio y sale. ¿cuántos de nosotros éramos así o de lengua mentirosa? pero el Señor hizo el milagro!, y seguramente lo hará contigo también si dispones tu corazón a Jesús.


 
Estimado hermano, te hablo con mi testimonio. Yo tuve gran cantidad de problemas, porque cuando yo me convertí, tenía un repertorio florido de malas palabras en mi ser. Me cacheteaba yo mismo aun estando solo, pero Al estar en comunión con los santos de Dios, hacer más amigos cristianos, orar continuamente, ir a la iglesia, leer la palabra, dejar de ver mucha televisión, cambiar la música que escuchaba, empecé a dejar las malas palabras sin darme cuenta, también porque dejé de enojarme tanto y tan fácilmente, pues cuando me enfurecía soltaba de todo por mi boca sin problema.
Hay un texto de la carta de San Pablo a los Efesios que me llama mucho la atención. Dice así: “Malas palabras no salgan de vuestra boca; lo que habléis sea bueno, oportuno, constructivo y provechoso. No entristezcáis al Espíritu Santo” (Ef 4, 29-30). Sería interesante que nos explicasen en qué se concreta eso de las “malas palabras”
El término “malas palabras” es muy amplio. Son muchas las formas en las que se puede pecar con “la boca”. y brevemente vamos a hacer un elenco de los pecados de “palabra”, sabiendo que se distinguen de los pecados de “pensamiento”, “obra” y “omisión”:


• Blasfemia: “Consiste en proferir contra Dios palabras de odio, de reproche, de desafío; en injuriar a Dios, faltarle al respeto en las expresiones, en abusar del nombre de Dios”


• Mentira: “Consiste en decir falsedad con intención de engañar” . Los motivos principales de la mentira suelen ser la vanidad o la cobardía; y una de sus consecuencias más nefastas es la pérdida de confianza.


• Falso testimonio : “Una afirmación contraria a la verdad posee una gravedad particular cuando se hace públicamente. Ante un tribunal viene a ser un falso testimonio.


• Palabrotas: Se trata de expresiones groseras y bastas, con las que se pretende muchas veces reafirmarse visceralmente en las conversaciones, hacerse el duro o el gracioso. Además de esconder un deseo de notoriedad, esta forma de hablar también suele denotar la falta de personalidad de quien se deja contagiar fácilmente por su entorno.


• Insultos: Se trata de palabrotas dirigidas al prójimo con la intención de ofenderle.


• Calumnias: “Palabras contrarias a la verdad, que dañan la reputación de otros, dando ocasión a juicios falsos respecto de ellos”  El perdón del pecado de calumnia exige reparación. Por desgracia, la calumnia, una vez que se ha lanzado, es difícilmente reparable.

 
Juicios temerarios: “Es admitir como verdadero, sin tener para ello fundamento suficiente, un defecto moral en el prójimo” . En efecto, con frecuencia se hacen afirmaciones del estilo de “seguro que?” en las que, por mucho que se hable en tono jocoso coloquial, se están cometiendo juicios temerarios. Al igual que la calumnia, también requieren de restitución.

• Maledicencia o críticas: “Consiste en manifestar los defectos y las faltas de otros a personas que las ignoran, sin razón objetiva que lo justifique”. En ocasiones pueden darse circunstancias que justifiquen el que se cuente algo negativo de otra persona, como es el caso de un padre que quiere apartar a su hijo de una mala compañía; pero en la mayoría de las ocasiones las críticas suelen tener motivaciones inaceptables: envidias, rencores.


• Hipocresía: Es una falta de transparencia en nuestras palabras, tendente a mantener una duplicidad o una simulación, fingiendo sentimientos o virtudes, por resultar de interés ante la persona con la que se habla.


• Adulación: Es una alabanza exagerada o sin motivo, con el objeto de agradar o captar la atención de una persona. “La adulación es una falta grave si se hace cómplice de vicios o pecados graves”


• Vanagloria o jactancias: Es una alabanza presuntuosa de uno mismo. En el fondo, supone apropiarnos indebidamente de la gloria de Dios.
• Indiscreciones: son confidencias no deben de ser divulgadas, especialmente cuando son perjudiciales para otros”  “Se debe guardar la justa reserva respecto a la vida privada de la gente”


• Ironías hirientes: “Se trata de ridiculizar a una persona, caricaturizando de manera malévola”


• Frivolidades: Se trata de comentarios ligeros y veleidosos, con frecuencia de tipo sensual, aunque también puede ser de tono más genérico. Están muy en boga hoy en día como consecuencia de la extensión de la telebasura.

Conclusión:
Qué te quiero decir con todo esto, que lo único que te puede quitar el mal hábito es la comunión constante con Dios. Te puede ayudar mucho un cambio de ambiente, pues muchas veces las malas palabras “se pegan” de otras personas. Recuerda que “de la abundancia del corazón habla la boca”, cada vez que te des cuenta de que estás hablando mal, maldiciendo, etc. Piensa en lo que hay en tu corazón en ese momento y deséchalo en el nombre de Jesús.


Termino con esto: Proverbios 13:3
El que guarda su boca guarda su alma, mas el que mucho abre sus labios, tendrá calamidad.
 
Proverbios 15:28 El corazón del justo piensa para responder;  Mas la boca de los impíos derrama malas cosas.


Proverbios 30:32 Si neciamente has procurado enaltecerte, O si has pensado hacer mal, Pon el dedo sobre tu boca.
Quita las malas palabras, las palabras de perversidad, de hipocresía, de necedad. Habla con prudencia en el tiempo que es, y quita toda palabra que habla de ti mismo.  Llegará el momento en que las palabras que salen de tu boca serán de tal sabiduría y de tal entendimiento que testificarán que verdaderamente eres un hijo de Dios, que fuiste lavado por la sangre de Cristo. Bendiciones de parte de Dios.
RAMONREYESR



avatar
EBEN-EZER
Moderadores
Moderadores


Volver arriba Ir abajo

El Poder de las Palabras de Nuestro Corazón

Mensaje por EBEN-EZER el Mar 26 Jul 2016, 3:16 am

El nombre Yeshúa, según diversos eruditos y grupos religiosos, es el nombre hebreo de Jesús de Nazaret,3



El Poder de las Palabras de Nuestro Corazón


“Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere. Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!”
Santiago 3:5
Debemos entender que las palabras que hablamos son MUY importantes, la Biblia nos enseña muy claramente que hay una relación estrecha entre las palabras que decimos y lo que nos sucede en la vida.
“La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos.”
Proverbios 18:21
La Biblia nos dice que la lengua tiene poder, es un miembro pequeño, pero con un gran poder, con nuestras palabras podemos:
• Edificar o destruir
• Sanar o herir
• Bendecir o maldecir
• Dar vida o matar
“Manantial de vida es la boca del justo. . .”
Proverbios 10:11a
“Panal de miel son los dichos suaves; Suavidad al alma y medicina para los huesos.”
Proverbios 16:24
“La lengua apacible es árbol de vida . . .”
Proverbios 15:4a
Las palabras que hablamos pueden traer:
• Alivio
• Animo
• Consuelo
• Sanidad
• Restauración
• Bendición
• Vida
“Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.”
Proverbios 12:18
Hay personas que usan sus lenguas para causar dolor, heridas, desánimo, destrucción . . . por eso la Biblia afirma que “La muerte y la vida están en poder de la lengua.”.
“Escóndeme del consejo secreto de los malignos, De la conspiración de los que hacen iniquidad, Que afilan como espada su lengua; Lanzan cual saeta suya, palabra amarga, Para asaetear a escondidas al íntegro; De repente lo asaetean, y no temen.”
Salmo 64:2-4
Maldecir quiere decir “Hablar mal de algo o de alguien”, cuando hablamos mal de nuestro esposo o de nuestra esposa, estamos hablando maldición, cuando hablamos mal de la iglesia, estamos hablando maldición . . . por eso, si hemos estado hablando mal, si hemos estado maldiciendo, dejemos de hacerlo y empecemos a hablar bien, hablemos bendición, hablemos vida.
Bendecir es “Hablar bien de algo o de alguien”, hemos sido bendecidos para que podamos bendecir, por tanto, hablemos bien de nuestros amigos, de nuestros esposos, de nuestras esposas, de nuestros hijos, de nuestras familias, de nuestras congregaciones, de nuestras ciudades . . .
Yeshua conocía el poder de la lengua.
En Marcos 11:14 Yeshua dijo algo a la higuera muy significativo:
“Nunca jamás coma nadie fruto de ti.”
A la mañana siguiente Pedro le dijo a Yeshua (v. 21):
“Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.”
Yeshua pronunció una maldición con sus palabras, habló muerte a la higuera y la higuera se secó desde las raíces.
En otra ocasión, Yeshua se dirigió a un hombre que llevaba muerto cuatro días y le dijo:
“¡Lázaro, ven fuera!”
Juan 11:43
Cuando Yeshua dijo esto, Lázaro salió de la tumba, Lázaro resucitó. Yeshua conocía el poder de la lengua.
En Mateo 8:5-13 un centurión se acercó a Yeshua y le dijo que su criado estaba paralítico y atormentado, en el versículo 8b podemos leer:
“Solamente dí la Palabra, y mi criado sanará.”
Las palabras pueden sanar, pueden herir, pueden edificar, pueden destruir, pueden dar vida, pueden producir muerte, pueden bendecir, pueden maldecir . . . . . .
Puede que estés pensando que Yeshua pudo hacer todas estas cosas porque Él era Dios, pero la Biblia nos enseña que:
“De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre.”
Juan 14:12
¿Qué queremos decir cuando cantamos “Yo quiero ser como tú.”? ¿Queremos ser como Yeshua?
Queridos hermanos, si somos como Yeshua:
• Vamos a dar de comer al hambriento.
• Vamos a predicar las Buenas Noticias a los pobres.
• Vamos a sanar a los enfermos.
• Vamos a liberar a los cautivos.
• Vamos a echar fuera demonios.
• Vamos a escandalizar a los religiosos.
Todo esto es lo que queremos decir cuando cantamos “Yo quiero ser como tú”.
Yeshua sabía que las palabras que hablamos son poderosas y nosotros debemos entender y asimilar esta verdad.
“Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.”
Marcos 11:23
El verbo “DECIR” aparece tres veces, el verbo “CREER” aparece solamente una vez. Esto nos muestra que Yeshua pone el énfasis en el “Decir”.
No debemos ser cristianos pasivos ante las circunstancias de la vida. Debemos ser activos, debemos levantarnos y actuar en el nombre de Yeshua. Debemos hablar . . .
• A nuestra montaña.
• A nuestra situación económica.
• A nuestra familia.
• A nuestra enfermedad.
• Al diablo.
Cuando la enfermedad viene a nuestras vidas no debemos darle la bienvenida, debemos proclamar la Palabra de Dios: Isaías 53:4-5 / Salmo 103:3 . . .
Cuando nuestra economía no esté bien debemos hablar a nuestra escasez lo que dice la Biblia: Salmo 23:1 / Filipenses 4:19 . . .
Cuando el Diablo venga a nosotros para robarnos o destruirnos, debemos proclamar la Palabra de Dios: Santiago 4:7 / Apocalipsis 12:11 . . .
Ante cualquier montaña, ante cualquier situación, ante cualquier adversidad, ante cualquier demonio, debemos usar la Espada del Espíritu y confesar: Escrito está . . . Escrito está . . . Escrito está . . .
No debemos ser pasivos ante las montañas que se presenten en nuestro camino. Debemos empezar a confesar lo que creemos y debemos dejar de hablar de lo que vemos o sentimos.
“. . . porque por fe andamos, no por vista . . .”
II Corintios 5:7
“Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos.”
II Corintios 4:13b
No hablamos lo que sentimos, no hablamos lo que vemos, hablamos lo que creemos, por eso en Joel 3:10 podemos leer:
“. . . diga el débil: Fuerte soy.”
Si creemos bien, vamos a hablar bien, si creemos mal, vamos a hablar mal. Nuestras palabras revelan la fe que tenemos y no solamente la fe que tenemos, sino también lo que hay en nuestro corazón.
“. . . porque de la abundancia del corazón habla la boca.”
Lucas 6:45b
Lo que hay en nuestro corazón saldrá por nuestra boca. ¿Hay duda en nuestro corazón? ¿Hay incredulidad? ¿Hay temor? . . . De la abundancia del corazón habla la boca.
Por eso, es muy importante que leamos las Escrituras cada día porque “la fe viene por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios” (Ro. 10:17).
“Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón.”
Romanos 10:8a
Hasta ahora hemos visto que:
• Nuestras palabras son poderosas, pueden dar vida o pueden matar.
• Nuestras palabras revelan la fe que tenemos.
• Nuestras palabras revelan lo que hay en nuestro corazón.
Ahora vamos a ver que nuestras palabras revelan lo que somos.
¿Por qué sabemos que Dios es bueno? Porque su Palabra es buena.
¿Por qué sabemos que Dios es Santo? Porque su Palabra es santa.
¿Por qué sabemos que Dios es verdadero? Porque su Palabra es verdad.
La Palabra de Dios nos revela cómo es Dios, de igual forma nuestras palabras revelan nuestro carácter, nuestra forma de ser.
La muerte y la vida están en poder de la lengua.
Si creemos esta verdad vamos a:
• Vigilar las palabras que hablamos de nosotros mismos. Confesemos lo que Dios dice acerca de nosotros, proclamemos las promesas que Dios nos ha dado.
“El que guarda su boca guarda su alma; Mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad.”
Proverbios 13:3
• Vigilar las palabras que hablamos acerca de los demás.
“Los labios del justo apacientan a muchos . . .”
Proverbios 10:21a
Como Padres debemos bendecir a nuestros hijos. Eliminemos frases como:
• Mi hijo es más malo que un demonio.
• Mi hijo nunca me obedece.
• Mi hijo está siempre enfermo.
• Hijo, no sirves para nada.
No maldigamos a nuestros hijos, no hablemos mal de ellos, hablemos siempre bendición sobre sus vidas.
Como maridos debemos bendecir a nuestras esposas y como esposas debemos bendecir a nuestros maridos. Eliminemos frases como:
• Eres igualito que tu padre.
• Nunca vas a cambiar.
• Nunca vas a hacer las cosas bien.
Como parte de la familia de Dios debemos bendecir a nuestros hermanos, debemos bendecir al Pueblo del Dios Vivo.
• Dios tiene grandes cosas para nosotros.
• Dios nos ha bendecido.
• Su Pueblo está avanzando.
• El Señor está con nosotros.
• Somos hijos amados de Dios.
También debemos bendecir a los que todavía no conocen a Dios.
• Mi marido puede cambiar.
• Mi vecino puede cambiar.
• No hay nada difícil para Dios.
• Dios está obrando en mi amigo.
• Dios ama a mi familia y está obrando en ella.
“Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.”
Mateo 12:36-37
“Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre; Se saciará del producto de sus labios. La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos.”
Proverbios 18:20-21
http://www.ministerioluzalasnaciones.com/



avatar
EBEN-EZER
Moderadores
Moderadores


Volver arriba Ir abajo

Re: El Poder de las Palabras

Mensaje por EBEN-EZER el Mar 26 Jul 2016, 3:38 am

Segunda parte.

Yeshua nos dijo que las obras que Él hizo nosotros también vamos a poder llevarlas a cabo, incluso obras mayores.

“De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre.”
Juan 14:12

Una de las obras que Yeshua hizo la tenemos en el Evangelio de Marcos:

“Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado. Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas. Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba. Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? Entonces temieron con gran temor, y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?”
Marcos 4:35-41

Yeshua tenía autoridad y la ejerció por medio de sus palabras. Yeshua reprendió al viento y al mar. La respuesta de Yeshua a sus discípulos nos indica que ellos mismos pudieron reprender al viento y al mar.

Esto nos habla de que podemos tener control sobre nuestras circunstancias, sobre los vientos y sobre las tormentas de nuestra vida.
Para poder controlar nuestras circunstancias, para poder ejercer autoridad sobre las situaciones que vivimos, para poder mover montañas debemos creer bien y usar bien nuestra boca.

“Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre; Se saciará del producto de sus labios. La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos.”
Proverbios 18:20 y 21

La boca produce fruto y el fruto trae plenitud. Lo que produce nuestra lengua (el fruto) trae satisfacción a nuestro vientre, es decir, la boca trae bendición y prosperidad a nuestras vidas.

¿Quién es el hombre que desea vida, Que desea muchos días para ver el bien? Guarda tu lengua del mal, Y tus labios de hablar engaño.”
Sal. 34:12 y 13

Si deseamos vida, si deseamos una vida larga y llena de bendición, David en este salmo nos dice que lo primero que debemos hacer es guardar nuestra lengua ¿Por qué? Porque la muerte y la vida están en el poder de la lengua, la lengua tiene poder, la lengua puede producir muerte y puede producir vida, la lengua produce un fruto que afectará nuestra vida positiva o negativamente. Toda palabra que hablamos es muy importante, por eso, Yeshua dijo . . .

“Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.”
Mt 12:36 y 37

“Y murmuraron contra Moisés y Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la congregación: ¡Ojalá hubiéramos muerto en la tierra de Egipto! ¡Ojalá hubiéramos muerto en este desierto! ¿Y por qué nos trae el SEÑOR a esta tierra para caer a espada? Nuestras mujeres y nuestros hijos vendrán a ser presa . . . Y habló el SEÑOR a Moisés y a Aarón, diciendo: ¿Hasta cuándo tendré que sobrellevar a esta congregación malvada que murmura contra mí? He oído las quejas de los hijos de Israel, que murmuran contra mí. Diles: "Vivo yo"--declara el SEÑOR-- "que tal como habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros. "En este desierto caerán vuestros cadáveres . . .”
Números 14:2-3; 26-29

La lengua nos puede hacer tropezar, la lengua nos puede hacer caer, la lengua puede hacer que nos levantemos, la Biblia dice que si somos perfectos no tropezaremos ¿por qué? Porque el hombre perfecto es el hombre que controla su lengua, controla las palabras que salen de su boca.

“Porque todos tropezamos de muchas maneras. Si alguno no tropieza en lo que dice, es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.”
Santiago 3:2

SANTIAGO 3:3-12

Algunas afirmaciones de este pasaje son muy interesantes:
• la lengua es un mundo
• la lengua es un fuego
• la lengua afecta toda la creación
• la lengua puede contaminar nuestro cuerpo
Nuestra lengua debe hablar la Palabra de Dios, debe hablar todo según nuestra fe en Dios y en Su Palabra.

“En verdad os digo que cualquiera que diga a este monte: "Quítate y arrójate al mar", y no dude en su corazón, sino crea que lo que dice va a suceder, le será concedido.”
Marcos 11:23 y 24

Nadie puede controlar las circunstancias si no ha controlado primero su lengua, las palabras que salen de su boca.
Pero, después de haber afirmado que nuestras palabras tienen mucho poder, debemos tener algo muy en cuenta: lo que hay detrás de esas palabras.
Las palabras que hablamos deben salir de nuestro corazón, deben surgir de nuestra fe, si no surgen de nuestra fe, nuestras palabras no serán eficaces. Creo que este ha sido el problema del mensaje de la confesión positiva, se ha enfatizado mucho las palabras que hablamos, pero NO se ha puesto énfasis en la fe de nuestro corazón.
Nuestro corazón y nuestras palabras deben estar en sincronía. De nuestro corazón salen las palabras y los pensamientos que afectan a todo lo que nos rodea, que afecta a las circunstancias que vivimos.

“Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”
Romanos 10:8-10

Los fariseos decían las palabras correctas, pero su corazón estaba lejos de lo que decían.

“ESTE PUEBLO CON LOS LABIOS ME HONRA, PERO SU CORAZÓN ESTA MUY LEJOS DE MI. "MAS EN VANO ME RINDEN CULTO, ENSEÑANDO COMO DOCTRINAS PRECEPTOS DE HOMBRES." Y llamando junto a sí a la multitud, les dijo: Oíd y entended: no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre. Pero lo que sale de la boca proviene del corazón, y eso es lo que contamina al hombre. Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios y calumnias. Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero comer sin lavarse las manos no contamina al hombre.”
Mateo 15:8-11, 18-20

Del corazón salen palabras, pensamientos, obras . . . y esto es lo que nos puede contaminar.
Para ejercer dominio, nuestras palabras, nuestros pensamientos y nuestras palabras deben estar en sincronía.

“Pero si tenéis celos amargos y ambición personal en vuestro corazón, no seáis arrogantes y así mintáis contra la verdad . . . Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala.”
Santiago 3:14 y 16

Nuestro corazón es la clave de la eficacia de nuestras palabras habladas:

“Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.”
Marcos 11:23

Si dudamos en nuestro corazón, las palabras que decimos NO moverán montañas. Si hablamos a las montañas con duda en nuestro corazón, hay una falta de sincronización interna, nuestra duda interna estará negando nuestras palabras externas. La energía de nuestro corazón, invalidará la energía que producen nuestras palabras.

“Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos . . .”
II Corintios 4:13

“Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.”
Efesios 4:29
http://www.ministerioluzalasnaciones.com/



avatar
EBEN-EZER
Moderadores
Moderadores


Volver arriba Ir abajo

Re: El Poder de las Palabras

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.