Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 21 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 21 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 98 el Lun 15 Mayo 2017, 8:44 pm.
Últimos temas
» Confesiones De Un Drogadicto (2012)
por Extrema TV Hoy a las 2:10 am

» Selma (El Poder de un Sueño) DVDrip 2014
por Extrema TV Hoy a las 2:00 am

» Ahorro de Navidad (Saving Christmas) Sub en Español.
por Extrema TV Ayer a las 11:30 pm

» CROSSROAD 2013.....Una Encrucijada
por Extrema TV Ayer a las 11:20 pm

» Saving Winston 2012. Avi
por Extrema TV Ayer a las 11:12 pm

» LA CARRERA DEL GRILLO Y EL CARACOL - Obra de Teatro para niños
por PATRICIA76 Ayer a las 6:43 pm

» Obra de Teatro: DIOS SIEMPRE NOS CUIDA
por PATRICIA76 Ayer a las 6:39 pm

» MI MADRE Y LAS REDES
por Evangelista Ayer a las 6:18 pm

» Soñé con el mar
por sefora7 Ayer a las 5:48 pm

» CONOCES TU ARMADURA
por sefora7 Ayer a las 1:09 pm

» Pelicula Cristiana "VOLVER A CREER". Crisis en el Matrimonio.
por aboganster Mar 21 Nov 2017, 4:13 pm

» Enamorarse a la manera de Dios. (Old Fhasioned) Sub en Español.
por Hikari1816 Mar 21 Nov 2017, 3:23 am

» Sueño con una Joven.
por Pablo Toloza Mar 21 Nov 2017, 2:36 am

» Clavos bien clavados
por pastorjgmm Lun 20 Nov 2017, 3:44 am

» Personal eCards: Crea Tus Propias Tarjetas de Felicitación
por pastorjgmm Lun 20 Nov 2017, 3:42 am

» Amor Furioso (Furious Love)
por elvin banegas Sáb 18 Nov 2017, 3:26 pm

» LA MONTAÑA...Basada en una Historia Real ¡¡NUEVO LINK!!
por elvin banegas Sáb 18 Nov 2017, 3:24 pm

» Pelicula infantil Mi Pequeña Biblia (esp) RMVB
por elvin banegas Sáb 18 Nov 2017, 3:17 pm

» La recta final-DvdRip-Latino-1link
por jldk Sáb 18 Nov 2017, 6:34 am

» YO ME ACORDÉ DE TI
por Evangelista Vie 17 Nov 2017, 11:15 pm

Sondeo

¿ la Biblia que prefieres leer?

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Facebook
Colectivo Cristiano Ekkaleim

Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña


" Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

" Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Mar 13 Nov 2012, 2:16 pm

---------------------------------------------------------------

C. Stanley


Romanos El Evangelio de Dios



Romanos---CAPÍTULO 1

«Pablo, siervo de Jesucristo.» No era siervo de ninguna sociedad ni de ningún partido, sino de Jesucristo.

¡Cuán pocos pueden seguir a Pablo en estas cuatro palabras, y sin embargo cuánta importancia tienen, si el servicio ha de ser aceptable para Cristo!

¿Has reflexionado acerca de esto por lo que respecta a toda tu vida y servicio?

Esto significará una diferencia capital en el día del galardón.

«Llamado a ser apóstol» debería ser «apóstol por llamamiento».

Cuando el Señor Jesús lo llamó, no fue para que se dirigiese a los demás apóstoles y así ser educado, preparado u ordenado para que fuese apóstol; no, sino que fue constituido apóstol en el acto y sin
autoridad humana alguna.

Fue llamado a actuar y a predicar como apóstol porque lo era, no para que llegase a serlo (cp. Hch. 26:15-19; Gá. 1:10-16).

Así Pablo fue «apartado para el evangelio de Dios».

Bien sabía el Espíritu Santo cómo todo esto sería trastornado en aquella misma Roma.

Sí, este mismo versículo es de la mayor importancia para nosotros si queremos hacer la voluntad
de Dios.

Debemos recordar que Pablo había sido apóstol durante un cierto tiempo cuando el Espíritu Santo lo
separó y envió a una gira especial de servicio con la aprobación de los ancianos (Hch. 13:1-4).

Aquí vemos a Pablo como siervo de Jesucristo, apóstol por llamamiento, apartado para el evangelio de Dios.

Esta palabra «apartado», o separado, tiene un gran significado —separado del mundo, de la ley y del judaísmo a las gloriosas buenas nuevas de Dios.

En esta epístola no tenemos el tema de la iglesia, sino del evangelio de Dios.

La iglesia no era tema de promesa, pero el evangelio sí («que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras»).

A partir de Génesis 3 y en adelante, 4 las Escrituras contienen abundantes promesas tocantes al
evangelio de Dios, «acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo».

¡Que esta bendita Persona sea siempre el principio y el fin del evangelio de Dios que predicamos!

Él «era del linaje de David según la carne».

En Él, como Hijo de David, se cumplían todas las promesas.

¡Qué manifestación del amor de Dios! El Santo fue hecho carne (vino a ser hombre verdadero), descendiendo de Su gloria eterna en medio de una raza caída y culpable bajo pecado y juicio, y en Su estado de humanidad sin pecado, ¡fue a la cruz! En Sí mismo enteramente puro, y sin embargo fue hecho pecado para llevar todo el juicio contra el pecado hasta la muerte, y descendió así a la muerte misma y nos liberó del poder que de derecho tenía sobre nosotros, porque Él nos ha liberado de
nuestras iniquidades.

Aunque Él se hizo hombre en semejanza de carne de pecado, sin embargo Él no «nació en pecado» y no estaba contaminado, al revés que nosotros, que hemos nacido de «carne de pecado» y que formamos parte de la humanidad caída, de la humanidad pecadora.

Él fue siempre el Santo de Dios, y fue por ello determinado, o «declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos».

Contemplemos al Hijo de Dios, puro e incontaminado, a lo largo de todo Su camino aquí abajo, no sólo en Sus benditas acciones, sino también en Su naturaleza, santa, en conformidad al Espíritu de santidad.

Así, aunque en medio del mal, Él vino en amor hacia nosotros, y vino a participar en simpatía de todo el dolor que el pecado ha introducido y fue tentado desde fuera en todo según nuestra semejanza; pero en Sí mismo, Su santa naturaleza estaba totalmente exenta de pecado.

Todo esto quedó patente en el hecho de que, tras haber cumplido nuestra redención, Dios lo resucitó de entre los muertos.

Personalmente, la muerte no tenía derechos sobre Él —no le podía retener.



CONTINUA---------------------


Última edición por Evangelista el Miér 22 Mayo 2013, 8:06 pm, editado 2 veces



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Mar 13 Nov 2012, 3:11 pm

----------------------------------------------

Por cuanto Él era según el Espíritu de 5 santidad, Dios, en justicia, tuvo que levantarlo de entre los muertos y recibirlo a la gloria.

Él había glorificado a Dios en la naturaleza humana, y, como hombre, está ahora resucitado de entre los muertos según el Espíritu de santidad, y allí está ahora en el cielo, el Hombre que ha glorificado a Dios.

Debemos comprender claramente lo que Él es en Sí mismo, y luego comprenderemos mejor lo que Él ha
hecho por nosotros y lo que Él es por nosotros ahora, resucitado de entre los muertos.

Esperamos poder examinar estas verdades más adelante.

De este Santo resucitado de entre los muertos, Pablo había recibido «la gracia y el apostolado, para la
obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre».

Es importante observar esto que sigue:

Todo lo que Pablo fuese como apóstol, todo lo había recibido por gracia.

¿No había resplandecido el Señor, irrumpiendo en su camino en un favor puro y gratuito, en el mismo
momento en que estaba enfurecido —sí, enfurecido sobremanera— contra Cristo? ¿Acaso el Señor no lo
había llamado y había hecho de él de una vez Su apóstol escogido a los gentiles, en un favor gratuito, inmerecido?

¿Y no es en principio lo mismo en cada caso? Sea cual sea el servicio que podamos desempeñar para Cristo, ¿no es acaso la misma gracia, el mismo favor gratuito?

Así era como el Apóstol contemplaba a los santos en Roma.

A ellos se les había mostrado esta misma gracia.

«Entre quienes estáis también vosotros, llamados de Jesucristo» (Gr. —cp. RV).

Así la gracia resplandece con toda su plenitud.

Aquel que había ido al encuentro de Saulo en su camino a Damasco, Jesucristo el Señor, también había llamado a cada creyente en Roma.

«A todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo».

Las dos palabras «a ser», introducidas por los traductores en la cláusula «llamados a ser santos»,

cambian totalmente el sentido de este importante pasaje de la Escritura, y han sido causa de graves errores en la cuestión de la santidad.

La palabra «llamados» es la misma que se emplea en el primer versículo, «llamado apóstol», o «apóstol por llamamiento».

Así, esto significa «santos por llamamiento».

No habían sido llamados a alcanzar la santidad —lo que constituye el error común— , sino que así como Pablo había sido constituido apóstol por el Señor que le había llamado, así todos los creyentes
en Roma habían sido constituidos en santos por llamamiento.

Éste era el fundamento sobre el que eran exhortados a andar en conformidad con aquello que eran.

Cada creyente es santo por llamamiento.

Ha nacido de Dios, es participante de la naturaleza divina, que es santa.

Es santo en virtud del nuevo nacimiento.

Ha muerto con Cristo, ha resucitado en Cristo —Cristo, que ha pasado por la muerte y es la resurrección y la vida, es su vida.

«El que tiene al Hijo, tiene la vida» (1 Jn. 5:19).

Ahora bien, si posee la vida del Santo de Dios, esta vida, de la que es ahora participante, es tan santa como eterna.

Todos los creyentes tienen vida eterna, y por ello todos los creyentes tienen una vida santa.

El intento, por cualquier medio, de alcanzar lo uno o lo otro para poder ser aceptado es un total malentendido de nuestro llamamiento y de nuestros sublimes privilegios.

Toda la Escritura apoya esta verdad.

La exhortación a la santidad práctica se basa en este principio:

«como hijos obedientes, … como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo» (1 P. 1:14-16).

Sí, deben ser santos porque han sido hechos renacer a una esperanza viva; están siendo guardados por el poder de Dios, porque han nacido de Dios; y, como hijos, han purificado sus almas por la
obediencia a la verdad.

En una palabra, así como eran santos por llamamiento y naturaleza, y teniendo el 7 Espíritu Santo, debían dar toda diligencia a ser santos en vida y en conversación.

Juan expone la santidad de la nueva naturaleza como nacida de Dios.

El que ha nacido de Dios no practica el pecado.

En cada epístola se encuentra primero el santo llamamiento, y luego sigue como resultado el santo andar (cp. 1 Ts. 1:1 con cap. 5:23).





avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Mar 13 Nov 2012, 3:33 pm

------------------------------------------------------------

Es importante observar el puesto que tiene la Palabra, aplicada por el Espíritu Santo, tanto respecto al nuevo nacimiento como respecto a la santidad práctica.

«Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad» (Stg. 1:18).

«Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad» (Jn. 17:17).

¡Qué triste en nuestros días ver esto desechado, y las multitudes a miles buscando ser santos mediante sacramentos y ceremonias, y no sólo ellos, sino a muchos que escriben y que enseñan acerca de la santidad y que pasan totalmente por alto aquello en que es constituido cada cristiano por
llamamiento y nuevo nacimiento y la morada en ellos del Espíritu.

No cabe duda alguna de que esta es la causa de gran debilidad, error y de un andar muy por debajo de lo que debiera ser. Versículo 7.

No pasemos de ligero sobre estas otras preciosas palabras:

«Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo».

¡Qué cambio respecto al judaísmo —el libre favor de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo, y paz a todos los amados de Dios en Roma!

¿Llegan nuestras almas a entrar en el pleno sentido de estas palabras?

En lugar de una ley demandando en justicia una obediencia perfecta de parte del hombre, ahora tenemos una perfecta paz con Dios sobre el principio de un favor gratuito e inmerecido.

Israel, si se hubiese mostrado fiel, sólo hubiera podido conocer a Dios como Jehová; nosotros lo conocemos como Padre.

En esta epístola veremos como Su gracia y paz pueden fluir a nosotros sin estorbos y en perfecta
justicia.

Revelando como lo hace esta epístola la base de la posición del pecador delante de Dios, observamos que lo primero por lo que el Apóstol da gracias a Dios es por esto:

«que vuestra fe se divulga por todo el mundo».

De modo que la fe tiene el primer puesto.

Querido lector, ¿es tu fe bien conocida, o es dudoso de que realmente creas en Dios?

Esto es lo primero que debe quedar decidido; todo seguirá en orden después de esto.

Encontraremos que si crees en Dios, entonces puedes decir:

«Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo» (5:1).

¿Puedes decir esto con toda confianza?

Entonces bebe de este río de la gracia y paz que brotan siempre de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

¡Qué actividad de corazón se movía en Pablo! Dice él:

«Porque testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones».

¡Qué profundidad de amor hacia aquellos a los que nunca había visto! Y no se trataba de un mero servicio externo, sino «en mi espíritu».

Todo era hecho para Dios en el evangelio de Su Hijo.

¿Es así en nuestro caso, o se trata de una mera fría imitación?

¿No es este el secreto del éxito de Pablo?

Si está ausente en nosotros, ¿no habrá necesariamente fracaso? Pablo tenía un gran anhelo para ver a los santos en Roma, pero hasta ahora se había visto estorbado.

Aquí tenemos una prueba de la sabiduría y de la presciencia de Dios.

Si Pablo o Pedro hubieran fundado la asamblea en Roma,

¡Qué poderoso argumento hubiera sido esto para la pretendida sucesión apostólica!

No hay evidencia alguna acerca de a quién usó el Espíritu Santo en la formación de aquella importante asamblea —no hay evidencia alguna de que ningún apóstol hubiera estado allí en aquel momento, aunque la fe de esta asamblea, o más bien de todos los santos llamados, era así noticiada y bien conocida.

Es también de destacar que no se dirige a 9 ellos como la iglesia en Roma, como hace con otras
iglesias en otras epístolas.

Pablo deseaba tener una mutua comunión con ellos y poder tener algún fruto entre ellos, tanto en el sentido que pudiera tener de conversión de almas como de la impartición de algún don espiritual a aquellos que ya habían sido llevados a Cristo.

Al haberle sido confiado un tesoro tan valioso como el evangelio, se sentía deudor para impartirlo a todos, tanto judíos como gentiles.

Podía decir, por ello:

«Así que, en cuanto a mí, pronto estoy a anunciaros el evangelio también a vosotros que estáis en
Roma».

Una disposición totalmente abierta, y con ella la dependencia más genuina en Dios solo.

Si hubiera sido siervo de los hombres, podría haber necesitado un llamamiento de parte de ellos para predicar en Roma o ser designado humanamente de alguna forma, pero aquí no tenemos este pensamiento.

¿Y por qué no debería ser igual en la actualidad? Si tuviéramos más energía divina, así sería.

Pablo podía decir: «Pronto estoy». Sí, dando la espalda al mundo, dice:

«Estoy dispuesto en cuanto mi Dios abra el camino».

¡Ah!, ¿dónde están los sucesores de Pablo?

Que nuestro Dios nos despierte mediante la consideración de la senda de este consagrado

siervo de Dios.





avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Mar 13 Nov 2012, 3:53 pm

----------------------------------

Versículo 16. Comenzamos ahora a aproximarnos a la cuestión de la naturaleza del evangelio.

«Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.»

La razón de que no se avergüenza del evangelio la expone con toda claridad.

La ley mandaba, pero no tenía capacidad para liberar del pecado.

Había sido dada para que abundase no el pecado, sino la ofensa (cp. Ro. 5:20, RVA).

Pero en contraste directo, el evangelio es el poder no del hombre, sino de Dios para salvación.

En esto hay un gran significado.

Intentaremos aclarar esto a nuestros jóvenes lectores mediante unas pocas ilustraciones.

Puede que hayas leído y oído mucho que socava esta verdad, porque hay mucha predicación que dice que el pecador tiene que abandonar sus pecados y dejarlos antes de poder acudir a Dios y recibir el perdón de los pecados y la salvación. Esto parece muy razonable y plausible.

Tomemos esta ilustración.

Detengámonos un poco antes de las cataratas del Niágara.

¡Con qué serenidad discurre el caudaloso río, liso como el cristal! Y cuanto más se acerca a la catarata, tanto más liso discurre.

Se ve una barca que se desliza aguas abajo, con dos hombres en su interior.

Oyen el creciente fragor de la terrible caída de agua.

Uno despierta a su peligro —unos minutos más y la barca caerá— mientras que el otro parece sumido en un sopor.

Ambos son igualmente incapaces de impedir que la barca caiga así de suavemente hacia su total
destrucción.

Llámalos ahora e intenta el evangelio humano.

¡Diles que abandonen la barca, que abandonen aquel río caudaloso, que acudan a la ribera antes que
caigan, y que tú les ayudarás entonces!

¡Les estás pidiendo una imposibilidad!

¿Acaso no es una burla? ¿No es cruel burlarse así de ellos? Falta un minuto o dos para que la barca caiga a su destrucción.

Lo que se necesita es poder para salvarlos.

¿Y no está el pecador en la corriente del tiempo precipitándose a una destrucción mucho peor? Sí, dice él, el poder del pecado me está arrastrando.

Se despierta a su peligro: se le avecinan la muerte y el juicio.

Está oyendo el fragor, pero, ¿puede salvarse? ¿Puede salir del río? Si puede, no necesita un Salvador.

Para este hombre, deslizándose en la corriente fatal, serían buenas noticias llamarle y asegurarle de que hay Uno dispuesto y poderoso para salvarlo con seguridad.

Sí, y así es como Dios habla al impotente, culpable pecador que está para perecer, como veremos más adelante:

«Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo».

Contemplemos otra ilustración.

Oyes el repentino clamor de «¡Fuego!, ¡fuego!».

Apenas has andado algo 11 más que unos pocos metros y ves una casa ardiendo.

Salen llamas de todas las ventanas del primer piso.

Se sabe que hay algunas personas en el cuarto piso, y que están o dormidas o aturdidas por el humo.

Si tuviesen capacidad para escapar, no necesitarían quien las salvase.

Apoyan la escalera contra la ventana superior.

Ahora contempla aquel valeroso y fuerte bombero.

¿Qué hace? ¿Les dice acaso a los ocupantes de la casa que salgan primero de la casa en llamas y que luego él los salvará? No; sube la escalera, rompe la ventana y penetra en la escena del peligro.
Los saca, y quedan a salvo.

Lo mismo sucede en una tempestad en el mar.

El pobre buque desarbolado se está deslizando hacia una total destrucción, con su impotente tripulación a bordo.

¿De qué serviría una lancha de salvamento si el capitán se quedase en la ribera, y comunicase a los hombres a punto de perecer que deben primero salir y abandonar la nave naufragada y acudir a la ribera, y que entonces la lancha de salvamento los recogerá?

Así es el evangelio humano.

El hombre ha de salvarse por sí mismo, y luego Cristo lo salvará.

Y, por extraño que parezca, a los hombres les gusta esta insensatez y la aceptan.

Pero el evangelio de Dios es precisamente lo contrario:

Él envió a Su amado Hijo para buscar y salvar lo que se había perdido. Sí, perdido, como aquellos en la barca tan cerca de las fragorosas cataratas de aquel río.

Perdido, como los ocupantes de la casa en llamas.

Perdido, como aquellos marineros a la deriva en la tempestad en la nave sin gobierno.

Sí, si los hombres tan sólo conocieran y reconocieran su condición perdida y de impotencia, reconocerían entonces la total insensatez de aquel evangelio que les invita primero a salvarse a sí
mismos para que luego Dios los salve.






avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Mar 13 Nov 2012, 4:14 pm

------------------------------

Consideremos otra ilustración más.

Un hombre ha sido juzgado y hallado culpable.

Ha sido sentenciado, y está encerrado con seguridad en la celda de los condenados.

¿Le invitarías a salir de aquella celda, a que abandone sus pecados, sus cadenas, la cárcel y la sentencia que ya ha sido pronunciada contra él, y que no será hasta este punto que será perdonado?

¿No sería esto una cruel burla para un hombre en esta condición?

Esta es la verdadera condición del pecador, y, por ello,

«no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego».

La pregunta para aquel que descubre que está siendo llevado en su impotencia hacia las cataratas o a los escollos, que es un culpable pecador bajo juicio, sin fuerzas, es la siguiente:

¿Cómo puedo ser salvo? ¿Cómo puedo yo, un pecador condenado, quedar justificado?

Esta es, precisamente, la cuestión que se afronta y explica en esta primera sección de la epístola.

Sí, es la razón misma por la que Pablo no se avergonzaba del evangelio:

«Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe [o, sobre el principio de la fe] y para fe, como está escrito:

Mas el justo por la fe vivirá».

No es la justicia del hombre, porque no posee ninguna.

¿Cómo puede tener ninguna si es culpable, si está bajo condenación? Si tuviera alguna, sería la justicia del hombre, no la de Dios.

Encontraremos que la justicia de Dios está en total contraste con la justicia del hombre.

Y no puede ser por la ley, porque Dios no puede estar bajo la ley:

Él fue el promulgador de la ley.

Si hubiera dicho «la justicia de Cristo», se habría tratado de otra verdad.

Pero se trata de la justicia de Dios, revelada en el evangelio en base del principio de fe para fe.

Fue anunciada repetidas veces en el Antiguo Testamento, pero ahora es explicada o revelada.

«No hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador; ningún otro fuera de mí. Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, … Y se dirá de mí:

Ciertamente en Jehová está la justicia y la fuerza» (Is. 45:21-24).

«En tu nombre se alegrará todo el día, y en tu justicia será enaltecido» (Sal. 89:16).

Obsérvese que la justicia de Dios es el primer y gran tema de nuestra epístola. Es el primer tema; luego viene el amor de Dios. Porque el amor de Dios no se unirá a la ira de Dios.
La cuestión de la justicia se suscita en el acto.

«Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad.»

Esta ira no ha sido todavía ejecutada, pero no puede caber duda alguna acerca de la ira de Dios contra toda maldad humana —contra el pecado.

Esta ira se manifestó en el diluvio, en la destrucción de Sodoma, y en el hecho de que el Santo fue hecho pecado por nosotros.

También se revela que Él vendrá en juicio, «para dar retribución».

De cierto que los malvados serán echados en el lago de fuego.

¿Soy yo un pecador culpable?

Entonces,

¿de qué me serviría el amor de Dios en el día de la justa ira contra toda impiedad?

Tiene que ser evidente, entonces, que la primera gran cuestión es la justicia de Dios al justificar al
que cree.

¿Cómo puede Dios ser justo al contar como justo ante él a un pecador como yo?

¡Qué cuestión, ésta!

Esta cuestión, la de la justicia de Dios, se afronta de nuevo en el capítulo 3, versículo 21.

¿Cuál es entonces el objetivo del Espíritu en esta gran porción de las Escrituras, desde el capítulo 1:17 hasta el capítulo 3:21?

¿No es principalmente dejar de lado de una manera absoluta toda pretensión de justicia por parte del hombre, sea sin ley o bajo la ley?

Esto es necesario, porque el hombre nunca se aferrará a nada tanto como a sus esfuerzos por establecer su propia justicia.

Por ello, se examinan cada una de las pretensiones humanas.

El poder eterno de Dios se manifestó en la creación y de nuevo en el diluvio.

Dios era ciertamente conocido por Noé y sus descendientes.

«Habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias».

En una palabra, se hundieron en la idolatría.

Apostataron de Dios hasta que Dios los dejó a sí mismos.

Esto se repite tres veces.

«Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia» (v. 24).

«Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas» (v. 26).

«Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada» (v. 28).

Lee el terrible catálogo de maldades en las que se hundió todo el mundo gentil.

¿Dónde estaba entonces la justicia del hombre? Ser entregado es un acto de Dios en juicio.

Así Él abandonó a los gentiles, y vemos lo que el hombre llegó a ser.

Sabemos también que cuando los judíos rechazaron de manera plena el testimonio del Espíritu Santo, Dios los abandonó, por el presente, como pueblo.






avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Mar 13 Nov 2012, 4:25 pm

--------------------------------------------

Este será también el fin de la Cristiandad profesante,

«por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia» (2 Ts. 2:10-12).

El hecho de que Dios entregó a los gentiles a las terribles concupiscencias de sus corazones demuestra la total apostasía que habían cometido contra Dios.

Toda la historia profana corrobora esta descripción inspirada de la maldad humana.

Puede que se pregunte:

¿Acaso no había gobernantes, reyes y magistrados que promulgasen leyes contra la maldad y que castigasen los crímenes?

«Quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican».

Así, tanto entonces como ahora, las más grandes maldades se encuentran en los gobernantes o magistrados.

Para prueba de ello, solo es necesario leer a cualquiera de los historiadores antiguos.

Si el hombre es dejado a sí mismo, cuanto más poder tiene, mayor es su maldad.

Es abrumador contemplar la crueldad y la terrible maldad del paganismo.

Así era el mundo al que Dios en Su misericordia envió a Su Hijo.

En el mundo gentil no se podía encontrar justicia.

Las multitudes se precipitaban a los anfiteatros a gratificar sus ojos con crueles maldades.

Continuamos con el Capitulo 2 de Romanos.





avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Romanos : CAPÍTULO 2

Mensaje por Evangelista el Mar 13 Nov 2012, 7:15 pm

---------------------------------------------

Romanos : CAPÍTULO 2


La conciencia deja al hombre sin excusa.

Existe en el hombre un sentimiento de responsabilidad y, a causa de la caída, un conocimiento del mal y del bien.

El hecho de que un hombre juzga a otro es prueba de esto mismo:

«pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo».

¡Cuán cierto es esto, sea que se trate de judío, gentil o cristiano profesante!

El hombre no puede engañar a Dios.

«Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad».

«¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?»

¡Qué pregunta más solemne! Puede que juzguemos y castiguemos a otros por acciones malvadas en este mundo, pero si nosotros hemos de acudir con todos nuestros pecados a juicio —y el juicio ha de caer de cierto, y será según la verdad— ¿cómo escaparemos?

El castigo del mal entre las naciones demuestra que admitimos que el mal debería ser castigado.

El justo gobierno de Dios demanda, así, que después de la muerte haya el juicio.

Considera esta cuestión. Lector, ¿crees tú que escaparás del juicio de Dios?

Versículo 4. «¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?»

¿Cuántos son los que hacen esto? Desde luego, la forma en que se predica el arrepentimiento tiende a llevar a los hombres a menospreciar y a dejar de lado totalmente la maravillosa gracia de Dios.

Muchos predican el arrepentimiento como una obra para salvación, como precediendo a la fe en las riquezas de la bondad de Dios.

Sabemos y creemos que la bondad de Dios al enviar a Su amado Hijo a morir por nuestros pecados nos lleva a y produce arrepentimiento en nosotros —y lo cierto es que sólo podemos conocer la profundidad de nuestro pecado y de nuestra culpa cuando llegamos a conocer las profundidades a las que Él descendió para salvarnos.

Así, la bondad de Dios nos lleva a un cambio total de pensamiento acerca de nosotros —al juicio pleno de nosotros mismos en profundo aborrecimiento de nuestros pecados y a una total confesión de los mismos ante Dios—, y al mismo tiempo a un total cambio de manera de pensar acerca de Dios.

Así, la diferencia entre la verdad y el error es ésta:

No es nuestro arrepentimiento lo que lleva a o es causa de la bondad de Dios para con nosotros,
sino que es la bondad de Dios la que nos lleva a y es causa del arrepentimiento en nosotros.
¡
Oh, cuídate de menospreciar la gracia de Dios de tal manera que «por tu dureza y por tu corazón no
arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios».

Observa esto,

tiene que ser o bien la bondad de Dios ahora y el arrepentimiento aquí, o bien el justo juicio de Dios en aquel día venidero de la ira en el futuro.


Algunos tienen dificultades en comprender el capítulo 2, versículos 6-29; otros han pervertido estas declaraciones como si enseñasen la salvación por las
obras.

Esto estaría en contradicción directa con toda la enseñanza de la epístola.

Así, ¿qué es lo que aprendemos aquí?

En primer lugar, la justicia de Dios en Su recompensa al judío bajo la ley, o al gentil que no está bajo la ley.

Esto se declara de una manera clara y plena.

En segundo lugar, tenemos a continuación el interrogante:

¿Hay acaso ningún judío o gentil que responda a estos requisitos de Dios y que pueda recibir dicha recompensa?

Comenzamos, así, con la certidumbre de que en el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, Él «pagará a cada uno conforme a sus obras:

vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad».

Del mismo modo, en aquel día,

«tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo».

Esta es así la base del justo juicio sobre la que Dios actuará

«en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio».






avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Miér 14 Nov 2012, 2:03 am

-----------------------

Esta es así la base del justo juicio sobre la que Dios actuará «en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio».

La policía pasa por las calles y arresta a hombres y los lleva para ser juzgados por crímenes públicos, pero, ¿no es igualmente cierto que la Muerte pasa por las calles como policía de Dios, para llevar a los hombres, que, tras la muerte, tendrán todos sus hechos secretos juzgados?

¿Podrás tú resistir este juicio escrutador?

Dios juzgará con justicia.

«Tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo.»

Todo quedará a descubierto —¡todas las cosas ocultas!

Es bueno meditar acerca de esto.

De este justo juicio no habrá entonces manera alguna de escapar.

El hombre, al ser dejado a sí mismo, se hundió a hacer el mal continuamente.

Como hemos visto, todo el mundo gentil se había hundido en los más groseros pecados.

¿Qué, pues, acerca del judío, el hombre religioso?

Sí, el hombre religioso —¿no es acaso él superior en todos los sentidos?

Se apoya en la ley, se gloría en Dios —

el Dios único y verdadero.

Conoce Su voluntad, está instruido y es un instructor, un guía confiado de los ciegos.

Ahora bien, si conoce la voluntad de Dios y la cumple, y si tiene la ley y la guarda,

¿no le dará esto confianza en el día del justo juicio?

Pero si no es hacedor de lo bueno, si es transgresor de la ley,

¿en qué sentido es él mejor que el gentil que no tiene la ley? Incluso aparece como peor.

¿Cómo puede entonces el judío, bajo la ley, comparecer ante Dios en juicio?

Lector, si esta es tu posición, la de un hombre religioso bajo la ley, y con el más sincero deseo de guardarla, pero quebrantándola, conociendo la voluntad de Dios pero sin hacerla,

¿cómo puedes comparecer ante Dios en justo juicio, por muy religioso que parezcas ante los hombres,
para que cada secreto quede allí a descubierto?

¿Acaso todos tus esfuerzos te dan confianza ante el día de un juicio cierto?

Continuamos cón el cap:3



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Romanos-CAPÍTULO 3

Mensaje por Evangelista el Miér 14 Nov 2012, 4:19 pm

Romanos-CAPÍTULO 3

El judío tenía mucha ventaja en muchas maneras.

Poseía la palabra de Dios (como tú ahora también).

¡Qué ventaja poseer la Palabra inspirada de Dios!

Les habían sido confiados los oráculos de Dios.

Versículo 3.

Observemos de qué forma tan notable se vuelve a introducir la fe.

La justicia de Dios siempre había sido sobre el principio de la fe.

«¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios?»

Sin embargo, el grueso de la nación no había creído, pero la incredulidad e injusticia de ellos no había cambiado a Dios —el permanecía el mismo.

Él permanece fiel a los inmutables principios de bien y mal; de otro modo, ¿cómo juzgaría al mundo?
La verdad del desechamiento de la ley como medio de adquirir justicia podría ser retorcida, como lo hacían algunos, que decían que el Apóstol enseñaba que de este modo podíamos hacer males para que viniesen bienes.

Esta perversión es enérgicamente condenada, al haber quedado mantenida la justicia de Dios en el juicio de todos los malhechores.

El Apóstol apela ahora a las propias escrituras de los judíos, y de las mismas demuestra que todos son culpables:

«Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda. No hay quien busque a Dios».

Versículo 19.

No podemos negar que estas palabras fueron escritas a los que están bajo la ley.

¡Qué terrible descripción la del hombre bajo la ley!

Así queda cerrada toda boca, y todo el mundo queda bajo el juicio de Dios.

Sí, se debe observar que no se trata aquí de lo que el hombre es ante sus semejantes, sino de lo que es ante Dios.

Y si todos los que están bajo la ley y los que no están bajo la ley son culpables, ¿qué puede hacer la ley por los culpables?

Su misma perfección como regla perfecta para el hombre sólo puede condenar al infractor de la ley.

Si un hombre tiene pesas falsas en su tienda, ¿qué otra cosa podrá hacer la prueba con las pesas
normativas sino condenarle?

Las pesas normativas mostrarán hasta qué punto se quedaba corto; pero si se quedaba corto, no podía mostrar que eran pesas justas.

La ley hacía precisamente esto,

«porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado».

Así, por cuanto todos son culpables ante Dios, es evidente

«que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él».

Versículo 21.

El hombre queda así arrinconado, y así quedan arrinconados todos sus esfuerzos y pretensiones a
la justicia mediante las obras de la ley.

«Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas.»

Esto es algo totalmente novedoso y diferente de todo lo que es del hombre.

No se trata de la justicia del hombre, porque no tiene ninguna.

¡Qué verdad ésta, que en todo el mundo nadie había sido hallado justo!

No, ni tan solo uno.

Aquí tenemos la justicia de Dios, entera y totalmente aparte de la ley —lo que Dios es en Sí mismo y lo que Él es hacia el hombre.

Ahora bien, Dios no podía ser justo justificando al hombre mediante la ley, porque la ley no podía hacer más que condenar al hombre; el hombre era culpable.

Dios había sido de cierto siempre justo en Sus tratos con el hombre —perfectamente consecuente con Su propia gloria.

Pero esta justicia se manifiesta ahora aparte de la ley, aunque testificada por la ley y por los profetas.

Ésta es entonces la revelación:

«la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él.

Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios».






avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Miér 14 Nov 2012, 4:53 pm

-----------------

¡De qué manera tan concreta la fe de Jesucristo toma ahora el puesto de la ley, y esto con respecto a todos, tanto judíos como gentiles!

La justicia de Dios, así, es lo que Él es en Sí mismo y lo que Él es para con nosotros.
21

Todo es absolutamente de parte de Dios.

Él de tal manera amó; Él de tal manera dio a Su Hijo amado para que, por medio de Su sacrificio en la cruz, Él pudiera ser eternamente justo al justificarnos, al contarnos como justos.

Versículo 24.

«Siendo justificados gratuitamente por su gracia.»

Sí, considerados gratuitamente como justos, sin nada de nuestra parte excepto el creerle —e incluso la fe es el don de Dios.

Es por Su favor gratuito, por gracia.

Pero, ¿cómo es Dios justo al justificarnos gratuitamente por Su favor gratuito

«mediante la redención que es en Cristo Jesús»?

No se trata meramente —por mucho que es una cosa bendita— de que seamos absueltos de toda
acusación de pecado, no se trata meramente de que quedemos protegidos del juicio, como Israel en Egipto, por la sangre del Cordero, sino que somos redimidos — totalmente liberados—:

tenemos redención por medio de Su preciosa sangre.

Bien, dirás quizá:

Todo esto es de gran bendición, pero, ¿cómo sé yo que tengo parte en la redención? ¿Cómo tengo yo la seguridad de que esto es para mí?

Por cuanto Dios es justo al justificarnos gratuitamente por medio de la redención que es en Cristo Jesús, investiguemos qué es la redención y cómo puedes saber que es para ti y que es aplicable a ti.

¿Qué es la redención?

La emancipación o redención de todos los esclavos en las Antillas inglesas en el siglo XIX ilustrará lo que es la redención.

El gobierno inglés votó una enorme suma de dinero para la completa redención de los esclavos.

Fueron, por así decirlo, redimidos para siempre —para siempre emancipados, liberados de la miseria de la esclavitud.

Ahora bien, cuando llegó la proclamación o las buenas nuevas de su redención a las Antillas inglesas,

¿cómo supieron que les era de aplicación a ellos?

Supongamos que un anciano esclavo, con muchas cicatrices del látigo y de las cadenas en su cuerpo, hubiera preguntado con estas palabras:

«Sí, no me cabe duda de que se han pagado todos estos millones; no abrigo duda alguna acerca de
que la proclamación de la redención, de la emancipación, es algo bueno y glorioso, pero,

¿cómo sé que esto se aplica a mí?»

¿Qué habrías respondido tú?

No le hubieras dicho algo como:

«A ver, ¿no eres tú un esclavo? ¿Acaso estas cicatrices no son prueba de ello? Si fueses un hombre libre, esto no te sería aplicable, pero por cuanto eres un esclavo, es necesariamente de aplicación para ti.

La proclamación tiene que ver contigo.

Creyendo la proclamación, en este momento quedas, con toda justicia, libre para siempre».

¿No le dirías esto?

Si aceptásemos nuestro verdadero lugar y reconociésemos nuestra verdadera condición como
esclavos de nacimiento, concebidos en pecado y formados en iniquidad, entonces se desvanecerían todas las dificultades en cuanto a ver cómo se aplica la redención a nosotros.

¿Has reconocido alguna vez, reconoces ahora, que por naturaleza eras el esclavo del pecado —vendido al pecado?

El pobre esclavo antillano quizá pudiera huir de su amo, pero, ¿no te has encontrado totalmente impotente para escapar de Satanás y del pecado? ¿Sufres algunas horribles cicatrices del pecado?
Si crees que, malo como eres, Dios te va a ayudar a guardar la ley, y que con ello esperas que al final podrás llegar al cielo, entonces no conoces tu necesidad de redención.

Si el gobierno inglés hizo votar una suma tan grande en el Parlamento,

¿qué hizo Dios votar en los consejos de la eternidad?

¿Acaso se trataba de dar plata u oro por tu redención?

Lo que hizo fue dar a Su amado Hijo.

Sí, Él es Aquel

«a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre».

Pobre e impotente esclavo del pecado, esta redención es para ti.

Si eres uno así, entonces es para ti.

Sí, el esclavo que creía la proclamación quedaba en aquel momento libre para siempre.







avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Miér 14 Nov 2012, 6:16 pm

--------------------------

Y así es en tu caso.

Quiera Dios conceder esto a todos los que lean este libro.

Querido joven creyente, es de suma importancia llegar a comprender esto:

No sólo quedas justificado gratuitamente (al quedar perdonados todos los pecados, Dios no ve iniquidad), sino que también quedas redimido por la preciosa sangre de Cristo.

Sí, has quedado libertado para siempre de aquel estado de esclavitud.

Si aquella gran cantidad de oro liberó para siempre a los esclavos, ¿no nos ha liberado, redimido para siempre, la infinita propiciación de Cristo?

¿Admitiremos la sombra de una duda? No:

Él se entregó a Sí mismo por nosotros —todo ello en un favor gratuito e inmerecido.

Nada hemos hecho nosotros para nuestra redención; todo fue cumplido antes que tuviéramos deseo alguno de redención.

Ahora oímos las buenas nuevas que se dirigen a nosotros, pobres esclavos del pecado —creemos, y
quedamos libres para siempre.

Gloria eterna, gloria eterna, Sea al que en esa cruz murió.

Pero ahora debemos profundizar más acerca de cómo la justicia de Dios queda afectada por todo esto.

Versículos 25-26.

«A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.»

Observarás que Dios ha puesto la propiciación de Cristo para exhibir dos cosas.

Su justicia tenía que manifestarse en estas dos cosas:

El haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados del pasado, y para ser el Justificador de aquel que cree en Jesús.

Aquí querríamos advertir a nuestros lectores en contra de un grave error que a menudo se encuentra con respecto a «los pecados pasados», como si esta expresión hiciera referencia a los pecados cometidos antes de la conversión a Dios —que los pecados cometidos hasta aquel momento son perdonados, o remitidos, mediante la propiciación de Cristo, que Dios sería entonces justo, por la muerte de Cristo, al perdonar de esta manera los pecados pasados antes de la conversión.

Este error deja al creyente en una total perplejidad respecto a los pecados cuando son cometidos después de la conversión; lo cierto es que esta perspectiva deja al cristiano en peor condición que al judío, porque el judío tenía otro día de la expiación cada año.

Pero si el sacrificio propiciatorio de Cristo sólo cubriese nuestros pecados o expiase los pecados hasta la conversión, entonces no queda sacrificio, ni remedio alguno, para los pecados después de la conversión, porque «ya no queda más sacrificio por los pecados» (He. 10:26).

En base de esta perspectiva finita del sacrificio propiciatorio de Cristo, ¿quién podría ser salvo?

El sacrificio infinito tiene que haber cubierto todos los pecados de un pecador finito, de principio a fin.

¿Cuál es entonces el significado de este pasaje de la Escritura?

Sencillamente, que Dios había pasado por alto, en paciencia, los pecados de todos los creyentes antes que Cristo muriese, y que ahora Él era el Justificador de todos los que creen, contándolos como justos, como si jamás hubiesen pecado.

Pero la pregunta suprema es ésta:

¿Cómo puede Dios ser justo haciendo estas dos cosas?

¿Cómo podía esto ser revelado, declarado, explicado?

Sin una respuesta a esta pregunta, ¿cómo podría ningún alma tener paz con Dios?

Si todos eran culpables,

¿cómo podía Dios ser justo al pasar por alto los pecados de los que creyesen, tanto judíos como gentiles?

Si se demostraba que todos eran ahora culpables —si se demuestra tu culpabilidad— ¿cómo puede Dios declarar de ti, como de Israel en la antigüedad, que no ha visto ni ve iniquidad en ti? (cp. Nm. 23:21).

Es evidente que Él no podría ser justo a causa de nada en nosotros o que nosotros hubiésemos hecho bajo la ley o sin estar bajo la ley.

Aquí, la mirada de la fe ha de reposar sólo en la sangre de Jesús, que ha sido puesto

«como propiciación por medio de la fe en su sangre».

Esto por sí solo explica, declara, la justicia de Dios, tanto respecto a los pecados de los creyentes en el pasado como respecto a los nuestros ahora.






avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Miér 14 Nov 2012, 10:37 pm



-------------------------------

Debemos recordar, sin embargo, que en el propiciatorio del arca, la sangre era puesta delante de la mirada de Dios!

«Tomará luego de la sangre del becerro, y la rociará con su dedo hacia el propiciatorio al lado oriental; hacia el propiciatorio esparcirá con su dedo siete veces de aquella sangre» (Lv. 16:14).

Esto tenía que repetirse; se tenía que rociar la sangre de un becerro delante de Dios sobre aquel propiciatorio de oro del arca una vez cada año.

Y a menudo se tenía que derramar la sangre de otras víctimas.

No así con la sangre de Cristo: Su sangre, una vez derramada y rociada, nunca puede volver a ser
derramada ni rociada.

¡Oh, mi alma, piensa en lo que aquella sangre es por todos tus pecados delante de la mirada de Dios!

La sangre rociada sobre el propiciatorio de oro muestra lo que es la sangre de Cristo, al dar satisfacción, al mantener, al exhibir la justicia de Dios.

Sí, Él fue justo al justificar a David mil años antes que la sangre fuese derramada, al igual que Él es justo al justificarnos cientos de años después.

Jesús tuvo que sufrir por los unos y los otros.

Así, vemos el gran error de aquellos que dicen:

La justicia de Dios es aquello por lo que Él nos hace justos.

No, sino que la justicia de Dios es aquello por lo que Él mismo es justo al contarnos a nosotros míseros pecadores como justos.

La diferencia es enorme.

Si la voz de aquello que se llama a sí misma la iglesia dice una cosa y la Palabra de Dios dice otra,

¿a cuál debemos creer?

Indudablemente a esta última.

«A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.»

Medita cada una de estas frases.

¿Acaso no es la justicia de Dios el que Él pueda ser justo?

¿Crees tú en Jesús, que Él ha glorificado de tal manera a Dios mediante Su sacrificio expiatorio que ahora en este tiempo, por medio de aquella muerte, Él puede, con toda justicia, justificar a todos los que creen?

¿Ha sido Dios revelado a tu alma como justo al contarte a ti como justo?

Por cuanto la justicia procede totalmente de Dios por la redención que es en Cristo Jesús,

«¿Dónde, pues, está la jactancia?»

¿Podemos jactarnos en base de obras que hayamos cumplido?

No, tal idea queda excluida.

«¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras?

No, sino por la ley de la fe».

Porque hemos visto que la fe encuentra justicia en Dios.

No puedo entonces jactarme de haber sido o de ser justo en mí mismo, por cuanto todos somos probados culpables y sabemos que es así, y que, sobre la base de las obras de la ley, sólo podemos ser condenados.

La justificación no puede ser sobre esta base, por mucho que podamos esforzarnos en hacer que sea así.

Por ello, la justificación debe basarse en otro principio que el de las obras.

«Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.»

¿Qué otra cosa podría concluir la Escritura, siendo que todos somos culpables, y que la justificación no es lo que somos para Dios, sino lo que Él es para nosotros y expuesto en Cristo?

No mezclemos una cosa y la otra.

Deja que tu salvación dependa enteramente del principio de la fe —

aquello que Dios es para ti.

Ser justificado por fe es lo que Dios es para nosotros por medio de Cristo.

Las obras de la ley son sobre el principio de lo que nosotros somos para Dios.

¡Qué gracia tan maravillosa! Somos justificados por la fe, sin las obras.

En esto se mantiene la doctrina de que

«no hay diferencia».

La misma justicia de Dios está disponible para todos, judíos o gentiles, sobre la base de la fe y por
medio de la fe.

Los que mantienen que seguimos estando bajo la ley la invalidan, porque la ley maldice a los que están bajo ella, porque no la guardan.

Aquellos que habían estado bajo la ley en el pasado tuvieron que ser redimidos de su maldición mediante la muerte de Jesús.

Así, si la Escritura nos volviese a poner otra vez bajo ella, entonces Jesús tendría que volver a morir para redimirnos de su maldición (véase Gá. 3:10-13; 4:4-5).

«¿Luego por la fe invalidamos la ley?

En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.»

Jesús se reveló, a la mirada de la fe, llevando la maldición de la ley quebrantada por aquellos que estaban bajo ella.

Si esto no confirma las demandas de la ley de Dios,

¿qué otra cosa podría hacerlo?

Pero si volviésemos a ser puestos bajo ella, entonces sus demandas tendrían que volver a ser establecidas, o quedaría invalidada.



Continuamos con el Cap:4



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Romanos-cap:4

Mensaje por Evangelista el Jue 15 Nov 2012, 3:57 pm

- pescadito Romanos-cap:4

Debemos recordar que no estamos aquí tratando la cuestión de la justicia delante de los hombres.

Para este tema debemos acudir a la epístola de Santiago.

Allí encontraremos la cuestión de la justificación desde un punto de vista enteramente diferente.

Un hombre no se justifica ante sus semejantes por medio de la fe, sino por las obras que demuestran la realidad de su fe (véase Stg. 2:18-26).

Ahora se podrá preguntar con razón:

Si toda la raza humana, judíos y gentiles, han sido hallados culpables delante de Dios, ¿en base de qué principio puede nadie haber quedado justificado?

Evidentemente, bajo el principio de la ley, que condena a los culpables, no podría haberse justificado a nadie.

Se citan dos casos destacables como prueba de ello.

Nadie menos que Abraham, el mismísimo padre de los judíos, y David, el dulce cantor de Israel.

El uno fue justificado cuatrocientos treinta años antes de la promulgación de la ley, y el otro, alrededor de quinientos años después, y ello cuando había merecido la maldición de esta ley por una terrible transgresión.

Si alguien pudo haber sido justificado por las obras, este hubiera sido Abraham, y si él se presentase ante los hombres, como sucede en la epístola de Santiago, tenía de qué gloriarse,

«pero no para con Dios».

Sigue tratándose de la solemne cuestión del hombre ante Dios.

¿Qué dice la Escritura acerca de este hombre, antes que la ley fuese dada a nadie, ni a él?

«Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia.»

Esta es la respuesta de la Escritura y el principio en base del que un hombre puede ser justificado sin las obras de la ley.

Abraham creyó a Dios y esto (su fe) le fue contado como, no por, justicia.

En este capítulo mucho depende del verdadero sentido de la palabra en el original, que se traduce en este capítulo como «contar», «atribuir», «inculpar».

1 Significa

considerado como tal o valorado así; no es la palabra que se usa para denotar simplemente imputado o puesto a la cuenta de alguien; dicha palabra se encuentra sólo dos veces en el Nuevo Testamento.

Su primera aparición es en Romanos 5:13:

«Pero no se imputa pecado no habiendo ley» (RV).

No se pone a la cuenta de una persona como transgresión de la ley cuando no se ha dado una ley que
pudiera ser así transgredida.

El segundo lugar en que aparece es en Filemón 18, donde aparece más plena y correctamente traducida:

«Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta»; esto es, me lo imputas a mí.

Veamos una ilustración acerca de estas dos palabras.

Decimos que alguien ha hecho un ingreso en un banco de una cantidad de $500 a la cuenta de otra persona; este dinero se pone en la cuenta de dicha persona.

En otro caso, un noble se casa con una mujer pobre.

¿Es ella considerada como pobre después de esto?

Ella no tiene ni un céntimo que sea suyo de derecho, pero es considerada tan rica como su marido, judicialmente es contada o considerada así.

Abraham creyó a Dios y ello le fue contado como justicia.

Esto puede ser también confirmado en Abel.

«Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas» (He. 11:4).

En ambos casos el principio de fe es el mismo.

Abel creyó a Dios y trajo el sacrificio. Abraham creyó a Dios. Ambos fueron contados como justos.




avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Jue 15 Nov 2012, 4:14 pm

pescadito
-------------------

Y esto no es bajo el principio de las obras, ni sobre la
base de lo que Abraham o Abel eran para Dios, sino que Dios les contó la fe como justicia.

«Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por [como] justicia.»

Hace unos días me encontré con un anciano, con el cabello blanco como la nieve, y le dije:

«Ha estado usted haciendo profesión de Cristo durante muchos años, y sin embargo no conoce aún que tiene vida eterna. No está seguro de estar justificado, y, si muere, no tiene la certidumbre de que partiría para estar con Cristo».

Aquel pobre rostro viejo se ensombreció. Me dijo:

«Es verdad».

Luego le dije:

«Permítame que le diga la razón de esto.

Usted nunca ha visto aún el punto de partida de Dios.

Usted ha estado esforzándose todos estos años en ser piadoso, creyendo que Dios justifica a los piadosos.

Usted no ha creído todavía que Dios justifica a los impíos; ahí está el punto de partida.

La piedad vendrá después.

“Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”.»

Él respondió: «Nunca antes me había dado cuenta de esto.»

Te pregunto con toda solemnidad:

«¿Te has dado alguna vez verdadera cuenta de esto, y has creído a Dios, que Él justifica a los impíos?

Puede que te hayas esforzado durante largo tiempo en tomar el puesto de un hombre piadoso ante Dios mediante ordenanzas humanas y las pretendidas buenas obras, intentando con todas tus fuerzas torcer este pasaje de la Escritura.

Sí, a menudo se precisa de toda una vida de fracasos para llevar a un alma a este verdadero punto de partida de la gracia.

Desde luego, para que Dios pueda justificar al impío, tiene que ser en base de un principio diferente al de la ley.

Es para aquel que no obra, sino que cree.


Versículo 6.

Acudamos ahora a la inspirada explicación de David acerca de esta cuestión.

«Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras, diciendo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado.»

No se trata de que sean considerados justos porque nunca hayan pecado, sino que son aquellos cuyos pecados han sido cubiertos, cuyas iniquidades han sido perdonadas.

Pero no se trata de que sólo sus pecados pasados hayan sido cubiertos por la muerte expiatoria de Cristo, sino que hay también esta declaración adicional de infinita gracia y de perfecta justicia:

«Bienaventurado el hombre a quien el Señor jamás le tomará en cuenta su pecado» (v. 8, RVA).

Esto es desde luego maravilloso, y en perfecta armonía con toda la Escritura.

Tal es la eficacia de aquel un sacrificio, el valor de la sangre de Jesús, que limpia de todo pecado.

No hay necesidad de más sacrificio por los pecados; no hay ninguno.

Dios no recuerda más los pecados de aquellos que han sido purificados (He. 10; 1 Jn. 1:7).

En cuanto a tomar en cuenta la culpa o los pecados, los justificados son contados como justos —tan justos como si nunca hubieran pecado, como si nunca pecasen.

Por lo que toca a su posición ante Dios, el pecado no es tomado en cuenta en absoluto a aquel que es justificado; y así es verdadera y continuamente bendecido.

¿Acaso un amor y una justicia de esta clase, una salvación eterna así, harán negligente a aquel que goza de la bendición, y lo llevarán a que diga:

«Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde»? (Cap. 6:1).

Esto lo consideramos más adelante.





avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Jue 15 Nov 2012, 5:32 pm

creyentes
---------------

Era totalmente imposible que Dios justificase a los impíos bajo el principio de la ley, pero la propiciación mediante la sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios, explica la justicia de Dios al no contarle los pecados a aquel que cree.

Se podría preguntar: ¿Se aplica la propiciación a los pecados futuros así como a los pasados?

Esto es precisamente lo que la Escritura enseña, y, por extraño que parezca, se nos da a conocer este mismo hecho a fin de que no pequemos.

«Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados» (1 Jn.
2:1-2). Y en otro lugar, hablando de creyentes:

«quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero» (1 P. 2:24). Y una vez más:

«Habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas» (He. 1:3).

¡Oh, qué gracia maravillosa, totalmente gratuita!

«Bienaventurado el hombre a quien el Señor jamás le tomará en cuenta su pecado.»

Él no nos los tomará en cuenta, en justicia no nos los puede tomar en cuenta.

Lector, ¿crees de veras a Dios? Sí, la pregunta es ésta, al leer estas páginas acerca de las riquezas de Su gracia:

¿Creemos a Dios?

Recuerda que estamos sólo en el terreno de entrada, en el comienzo mismo del evangelio de Dios.

¿Viene esta bendición sólo a los que están bajo la ley, esto es, a los circuncisos, o a los incircuncisos?

Era cosa innegable, y que los judíos en Roma no podían rechazar, que la fe había sido contada a Abraham como justicia cuando era incircunciso y mucho antes que fuese dada la ley.

¡Qué abrumador argumento, entonces, que tenía que ser todo de gracia y no por la ley! Y, observemos, Abraham recibió la señal de la circuncisión como sello de la justicia de la fe que tuvo siendo aún incircunciso.

Esto es, la circuncisión fue una señal de su separación a Dios; él fue la primera persona, el padre de
la circuncisión. Pero la circuncisión misma no tuvo nada que ver con su justificación; fue primero contado como justo, totalmente aparte de toda obra o de la circuncisión.

¿Y no es así con cada creyente? Su separación a Dios y su vida de santidad son una señal de que ha sido contado como justo primero, aparte de la ley o de las obras.

Pero Dios lo llama y lo justifica siendo todavía impío.

Esto es, ahí es donde Dios comienza con el hombre.

¿Ha comenzado Él así contigo, o estás tratando de justificarte mediante las obras cuando consigas ser piadoso?

Ahora se expone otro principio de suma importancia.

La promesa dependía claramente sólo de Dios, y fue dada a Abraham mucho antes que la ley; por tanto, no podía ser por medio de la ley, sino por medio de la justicia de la fe.

El pacto del Sinaí estaba en contraste directo con la promesa; en dicho pacto, la bendición dependía de la obediencia del hombre, y el hombre fracasó totalmente en la empresa de guardar el pacto.

El hombre podía fracasar bajo un pacto y así perder todo derecho sobre la base de las obras, y efectivamente fracasó.

Pero Dios no podía fracasar; por ello, la promesa sigue en pie para todos aquellos que creen:

«Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia».

Así, Abraham creyó en la promesa de Dios, porque Dios no podía fallar.

«Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido; por lo cual también su fe le fue contada por justicia.»

«No se debilitó en la fe al considerar su cuerpo.»

Ahora bien, una confianza como esta en un pacto de obras hubiera sido confianza en sí mismo, lo que no hubiera sido fe, sino presunción.

Su fe era una confianza sin límites en Dios solo —en la promesa de Dios.

Por ello, la fe le fue contada como justicia.

Él, Abraham, fue justificado por la fe, considerado justo ante Dios.


pescadito



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Vie 16 Nov 2012, 8:04 pm

-------------
Estos comentarios acerca de Abraham fueron escritos
para nosotros.

Porque por mucha bendición que conllevó a Abraham creer la promesa de Dios, hay algo todavía de
mayor bendición, «también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación».

Abraham creyó la promesa de Dios.

Nosotros creemos a Dios acerca de estas dos realidades tocantes a Jesús nuestro Señor, y se cumple la promesa.

Somos así contados como justos delante de Dios.

Pero puede que alguno pregunte:

¿Acaso no hay muchos que reposan la salvación de sus almas en las promesas? Pero, ¿qué diríamos si una esposa descansase en la promesa anterior de su marido como evidencia de que era su esposa?

¿No sería esto evidencia de que ella dudaba acerca de si el matrimonio se había celebrado o si era válido, o, por decir lo mínimo, que no lo comprendía?

¿No es algo parecido cuando queremos descansar en la promesa?

En tal caso, debe haber alguna duda o malentendido acerca de estos dos hechos cumplidos que
tenemos ante nosotros.

Es indudable que hay muchas preciosas promesas en las que hacemos bien en descansar.

¡Pero esto no es una promesa acerca del futuro!

A nosotros se nos cuenta como justicia el creer en Aquel que resucitó a Jesús nuestro Señor de los muertos.

Se nos cuenta; esto no es una promesa. No: si somos creyentes, la justicia de Dios está sobre nosotros.

Somos contados como justos. Por otra parte, la resurrección de nuestro Señor no es ahora cuestión de promesa.

Dios le ha resucitado de entre los muertos. Si no, no habría evangelio y estaríamos todavía en nuestros pecados (véase 1 Co. 15:14-17).

Sigamos pues con atención y observemos el cambio de lenguaje.

No tenemos ante nosotros ahora la perspectiva propiciatoria de la muerte de Cristo, como en el capítulo 3, versículos 22-26.

Allí, aquella muerte en primer término ha glorificado a Dios.

Con la sangre ante Él, se mantiene Su justicia, establecida sobre Su trono, el propiciatorio, y así hay misericordia hacia todos sin contravención de la justicia de Dios.

Pero aquí, en el capítulo 4, versículos 24-25, Cristo es el Sustituto de Su pueblo, lo que se corresponde con el segundo macho cabrío de expiación.

Los pecados de Israel eran traspasados a aquel macho cabrío —puestos sobre él y llevados fuera.

Esto es lo que tenemos aquí: Él «fue entregado por nuestros delitos, y resucitado para nuestra
justificación» (RV).

¿Fue acaso Él entregado por los pecados de todo el mundo como Sustituto de todos para quitarlos?

En tal caso hubieran sido quitados, porque Dios ha aceptado al Sustituto.

Esto último es cosa cierta, porque Él lo resucitó de entre los muertos.

Tal postura enseñaría el error fatal de la redención universal. De ahí la necesidad de observar que estas palabras están claramente limitadas a los creyentes. «A los que creemos.» Abraham creyó a Dios, y esto le fue contado como justicia.

Nosotros creemos a Dios que Él «levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación».

El siguiente capítulo nos muestra también que esto debe quedar limitado a los creyentes.

«Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.»

Por tanto, la aplicación de estas palabras a todos conlleva la destrucción de su efecto a todos, o enseñar lo que es falso, que todos vayan a ser salvos, en directa contradicción a lo que realmente se dice.

Examinemos pues los hechos por su orden.

Aquí nos está hablando Dios. ¿Le creemos, que Él ha levantado a Jesús de entre los muertos?

Esto solo no sería suficiente, porque los demonios lo saben, y muchos son los inconversos que no lo dudan.

Pero observemos el siguiente hecho:

«el cual fue entregado por nuestras transgresiones».

El término transgresiones es en realidad mejor traducido «delitos» en la RV (o también «ofensas»);

«transgresión» es traducción de otro término que denota explícitamente el quebrantamiento de una ley
promulgada y reconocida, como en el versículo 15.

Si se hubiera usado esta palabra en este versículo 25, no hubiera incluido a los gentiles, que no estaban bajo la ley.

El término «delitos» (RV) u «ofensas» incluye todos nuestros pecados, tanto bajo la ley como sin la ley.

¿Crees tú que Jesús fue entregado a las crueles manos de los hombres, clavado en la cruz, y que allí llevó la ira de Dios debida a tus pecados?

Antes de leer otra línea, te rogamos que respondas a esta pregunta.

¿Puedes tú mirar y ver al Santo de Dios llevando tus pecados, tan cierto como si no hubiera otro cuyos pecados Él llevase en aquella cruz?

¡Qué espectáculo! ¿Es Él tu Salvador?

Su muerte no sólo procuró el infinito pago que exigía la infinita justicia, sino que Él fue «resucitado para nuestra justificación».




avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Vie 16 Nov 2012, 10:40 pm

--------------------------

Así ha mostrado Dios Su aceptación del rescate —la muerte de nuestro Sustituto, pero Él nunca hubiera podido mostrar de una manera más clara nuestra eterna liberación que resucitando al Sustituto para nuestra justificación.

¡Oh, qué maravilloso!

Él fue resucitado de entre los muertos, para que, creyendo a Dios, pudiéramos con justicia ser contados como justos delante de Dios.

Nuestros pecados han sido quitados, y nunca nos serán contados, como si nunca hubiéramos pecado.

Somos justificados —contados como justos delante de Dios nuestro Padre, por Él.

Así, tenemos algo más que una promesa: todo es un hecho consumado.

Todos nuestros pecados —porque todos ellos eran igualmente futuros entonces— han sido llevados por
Jesús, que «fue entregado por nuestros delitos» (RV).

Dios lo resucitó para nuestra justificación.

Creyendo a Dios, somos justificados, contados como justos.

Observa
esto:

«Resucitado para nuestra justificación» no puede significar que es debido a que fuimos justificados; este pensamiento echaría la fe totalmente a un lado.

Significa para el propósito de nuestra justificación, cuando por gracia creemos.

Capítulo 5, versículo 1. «Justificados, pues, por la fe,»

—contados como justos por el principio de la fe—

«tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.»

Muchas almas se sienten perplejas acerca de si tienen la fe correcta, «justificados por la fe».

Si separamos este versículo del final del capítulo anterior, nos ocupamos de la fe como una cuestión abstracta, y hacemos de la fe aquello que de alguna manera merece la justificación, y pronto llega a ser una cuestión de examinar nuestros sentimientos.

Se podría decir:

¿Pero acaso no es cierto que

«muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía.

Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos» (Jn. 2:23-24)?

Sí, es cierto, pero, ¿qué es lo que creían? Indudablemente creyeron en Él como el Mesías cuando vieron los milagros que hacía, pero esto es algo muy distinto de lo que tenemos aquí ante nosotros.

Bien —dirás tú—, quiero tener paz para con Dios, pero no estoy seguro de tenerla.

¿Cómo es esto? Tú respondes:

En parte porque me pregunto a mí mismo, ¿Tengo la fe verdadera? Pero la realidad es que mis horribles pecados e iniquidades se levantan delante de mí y me apremian, hasta que estoy casi listo para la conclusión de que no tengo parte con Cristo.

Mi conciencia también me dice lo mismo.

¿Acaso no fue Jesús, el Santo, el Santísimo, entregado por estas mismas iniquidades? ¿Crees que Dios lo ha resucitado de entre los muertos, a Aquel que «fue entregado por nuestros delitos»?

Esto es algo muy distinto de creer al ver milagros, por importantes que sean en su lugar.

Observa que aquí tenemos una verdadera sustitución —Cristo, el Sustituto entregado por el creyente.

No tenemos que confundir esto con la propiciación, que fue no sólo por nosotros, sino también por todo el mundo.

Dios queda glorificado respecto al pecado, de modo que el perdón gratuito se predica a toda criatura —a todos los hombres.

Contemplemos una imagen o tipo en el Antiguo Testamento acerca de la propiciación y de la sustitución.

Después que la sangre de uno de los machos cabríos había sido rociada sobre el propiciatorio de oro delante de Dios, exponiendo la justicia de Dios satisfecha por la sangre de Jesús ante la mirada de Dios (esto es la propiciación), entonces viene la sustitución:

«y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre
la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto.

Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto» (Lv. 16:21).

Ahora compara esto con otra escritura que expone la sustitución:

«Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz
fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros … habiendo él llevado el pecado de muchos» (Is. 53:5-12).

Las Escrituras no enseñan que Él llevó los pecados de todos, sino, como Sustituto, los pecados de muchos, y esto en contraste con la condenación de los que le rechazan y que deben por ello ser juzgados.

Sí, observa este contraste:

«Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el
juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan» (He. 9:27-28).

Ahora bien, fe no es creer que siento o creer que creo; es creer lo que Dios ha dicho.





avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Sáb 17 Nov 2012, 7:51 pm

--------------------------

Pero, ¿crees que Dios lo ha resucitado como tu Sustituto de entre los muertos?

La primera cuestión respecto a tus iniquidades es:

¿Fueron transferidas a Cristo, fueron puestas sobre Él?

No los pecados de un año, como Israel en el día de la expiación, sino todos tus pecados e iniquidades, incluso antes que nacieses.

¿Asumió Él toda la responsabilidad de los mismos según las santas demandas de Dios?

¿Vino Él y fue entregado para este mismo propósito?

¿Fue que Él estaba llevando la ira de Dios contra tus pecados lo que le hizo clamar:

«Dios mío, Dios mío, por qué me has desamparado»?

¡Oh, qué amor, amor más allá de toda posible descripción o pensamiento!

¿Acaso ha fracasado Él? No.

Escucha Sus palabras:

«Consumado es».

Sí, aquella obra que Él vino a cumplir ha quedado consumada.

Dios ha sido glorificado.

Nuestras iniquidades fueron echadas sobre Él, transferidas a Él, llevadas por Él; no algunos de nuestros pecados, sino todos ellos fueron puestos sobre Él.

El Señor, Jehová, cargó en Él el pecado de todos nosotros, y quedó todo consumado.

¡Oh, alma mía, pondéralo bien:

«Consumado es»!


Él ha hecho tu paz con Dios mediante Su propia sangre.
Y ahora, ¿qué es lo que dice?:

«Paz a vosotros»:

Paz a ti.

¿Respondes, acaso:

«Pero, ah, mis horribles pecados»?

Él contesta: fueron cargados en mí; paz a ti.

Él muestra Sus manos y Su costado.

«Pero yo te he negado …»

La respuesta es: «Paz a ti».

Habiendo Dios juzgado nuestros pecados, todos ellos, sobre Su Hijo, ¿puede Él de nuevo, en justicia, juzgarlos sobre nosotros?

Quizá respondas tú:

«No dudo ni por un momento que Jesús murió en la cruz como mi Sustituto y que llevó mis pecados en Su propio cuerpo en el madero, pero no tengo la bendita certidumbre de que soy justificado y de que tengo paz para con Dios; no experimento la dicha que debería sentir».



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Sáb 17 Nov 2012, 8:24 pm


Pero, ¿acaso esta escritura, o ninguna otra, nos dice que somos justificados o que tenemos paz por una experiencia?

¿Nos dice acaso que tenemos que explorar nuestros sentimientos buscando evidencia de que estamos
justificados?

Dios ha hecho una cosa segura para dar a la fe la certidumbre de nuestra justificación, y esta cosa, que Él ha hecho con este preciso propósito, ha sido muy pasada por alto.

No sólo Jesús fue entregado por nuestros delitos, sino que Él fue

«resucitado para nuestra justificación».

Sí, Dios lo levantó de entre los muertos, no debido a que estábamos justificados, sino con el preciso propósito de que, creyéndole, fuésemos justificados.

Así, si Cristo no ha resucitado, estamos engañados y seguimos en nuestros pecados (1 Co. 15:17).

Pero Él ha resucitado, y para la fe esta cuestión queda resuelta.

Acaso dirás:

¿Pero no debo yo aceptar la expiación de mi Sustituto?

No, en este caso es Dios que nos ha mostrado que Él ha aceptado el un sacrificio por nuestros
pecados al levantar a Jesús de entre los muertos y al darle un lugar más allá de todos los cielos.

Y en cuanto a tus pecados, compañero creyente, ¿dónde están?

Han sido transferidos a tu Sustituto.

No podrían estar sobre ti y sobre Él a la vez.

No.

¿Dónde están ahora?

¿Están ahora sobre Cristo? [strike]

No. Pero si estuviesen sobre alguien ahora, tendrían que estar sobre Él, porque Él ha asumido toda la responsabilidad de ellos ante Su Dios.

No están ahora sobre Él; entonces no pueden estar sobre ti.

¡Oh, gracia maravillosa!

Dios dice que de tus pecados no se acordará ya más.

Si lo hiciera, tendría que recordarlos como contra Cristo, y esto es imposible.

Cristo está en la presencia de Dios en luz, sin nube que pueda interponerse.

Entonces, de la misma manera estás tu justificado de todas las cosas —no con la esperanza de serlo.

¿Acaso podría nada tener más certidumbre que este descansar en las mismas palabras de Dios?

¿Acaso no dio Dios a Su amado Hijo para este mismo propósito, que pudiésemos tener una paz despejada, sin nubes, con Él?

¿Por qué deberíamos dudar de Él?



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Romanos-cap:5

Mensaje por Evangelista el Lun 19 Nov 2012, 9:42 pm

Romanos-cap:5

Al conectar los primeros once versículos del capítulo 5 con el último versículo del capítulo 4, tenemos tres cosas que nos son aseguradas.

La primera es que, siendo justificados (contados como justos delante de Dios), tenemos paz para con Dios respecto a todos nuestros pecados.

Con todo, reconocemos plenamente Su santidad y justicia, y esta paz no procede de nada que nosotros
hayamos hecho, sino que es por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Es una paz que resulta del bendito conocimiento, por la fe, de que todos nuestros pecados han sido quitados por la sangre de Jesús, de modo que Dios no puede tener acusación acerca de culpa alguna
contra nosotros.

Tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.

En cuanto al pasado, todo queda limpiado.

La segunda cosa es: «Por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes».

Por la fe entramos en el pleno favor de Dios, sin nube alguna.

Esta gracia implica el favor gratuito, revelado en la redención que tenemos, habiendo sido justificados
gratuitamente.

Esta es nuestra feliz y permanente morada; allí estamos firmes.

¡Qué paz tan maravillosa, ya presente!

No es necesario decir que no podemos gozar de esto si caminamos de manera negligente o si admitimos el pecado en forma alguna en nuestras vidas.

La tercera cosa es respecto al futuro:

«Nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios».

No tenemos la esperanza de ser justificados o de tener paz —estas cosas las tenemos—, pero tenemos esperanza, con gozo, de la gloria de Dios.

¿No debería llenar nuestros corazones de gozo saber que estaremos pronto en la escena donde todo
es para la gloria de Dios, todo apropiado para Él, todo puro por dentro y por fuera?

Sí, estaremos en un estado de pureza impecable apropiada a Su presencia, cuando Él que nos ha redimido haya venido y nos haya llevado consigo.

¿Hay algo que pueda dar a nuestros corazones un gozo tan grande como éste —estar con Él y ser como
Él? Versículos 3-5.

«Y no sólo esto» —no sólo tenemos paz para con Dios, un acceso presente al favor gratuito de Dios y la esperanza anhelante de Su gloria, sino que esto nos capacita también para gloriarnos en las tribulaciones presentes.

«Sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;
y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.»

Debemos observar un error muy común en cuanto a estos versículos.

A menudo son leídos como significando exactamente lo contrario de lo que dicen, como si debiéramos tener esta experiencia a fin de que el amor de Dios pueda ser derramado en nuestros corazones, y que si oramos mucho y somos muy diligentes en la paciencia, experiencia y esperanza, entonces podemos esperar que el Espíritu Santo nos será dado.

No hay palabras para expresar lo erróneo que es todo esto.

El Espíritu Santo nos es dado porque Jesús ha consumado la obra de redención, y estando Él ahora glorificado, somos sellados por el Espíritu, y el amor de Dios es derramado en nuestros corazones.

Así, la suposición de que el Espíritu Santo vaya a ser dado debido a ningunos esfuerzos de
experiencia o de devoción propia es echar a un lado la perfecta obra de Cristo.

No, la verdad es precisamente lo contrario; toda esta bendita y paciente experiencia se debe a que el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado.



continua



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Lun 19 Nov 2012, 9:57 pm

Supongamos ahora que eres invitado a una cena con Su Majestad el Rey, y que él te muestra toda posible atención y bondad.

Pero en lugar de gozar de su bondad, dices a los presentes que vas a orar con todo fervor que puedas
tener un rey y que el rey te muestre su favor.

¿Qué diría él, o cualquier presente, de una conducta así?

Sólo los ciegos y sordos podrían cometer tal error.

Es indudable que los que conocen un rey así son los más leales, y que aquellos que conocen que el amor de Dios ha sido derramado en sus corazones por el Espíritu Santo que les ha sido dado le amarán mejor y tendrán esta bendita experiencia debido a la misma realidad.

¿Qué diremos de los ciegos y sordos que no perciben nada del amor de Dios a nosotros o que haya sido derramado en nuestros corazones, sino que, convirtiendo esta preciosa escritura en legalidad, piensan y dicen que Dios nos amará sólo en tanto que nosotros le amemos, y afirman:

Cuanto más amemos a Dios, tanto más nos amará Él?

Este pensamiento está en la raíz de una gran cantidad de falsos esfuerzos en pos la santidad de parte
del hombre.

Muchos se sobresaltarían al ver esto descrito de una manera tan clara.

¿Qué dirías acerca de esforzarte por hacer santa la carne a fin de que Dios pueda amarla?

¿No son a miles los que están en esta empresa?

¿Es acaso esto lo que tú has estado intentando?

¿No hemos dicho en la práctica que el viejo «Yo» ha de ser santo a fin de que Dios me pueda amar?

Es cierto que la carne ha de ser sometida, pero no para que Dios pueda amarme, sino debido a que me ha amado.

Pasaremos ahora a considerar cómo Él nos ha amado y en qué estado estábamos cuando Él nos amó.

Versículos 6-11.

«Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.»

¿Se han inclinado nuestros corazones a esta realidad?

No sólo éramos culpables, sino que no teníamos fuerzas, carecíamos de fuerzas para ser mejores.

Mientras estábamos en este estado mismo, se nos manifestó un amor infinito:

«A su tiempo murió por los impíos».

No había otro posible medio para que Dios justificase a los impíos sino que Su Hijo muriese por dichos impíos.

Por Su muerte nos resplandece el amor de Dios.

«Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.»

¿Fue esto en base del principio de que cuanto más amamos a Dios tanto más nos amará Él a nosotros?

¿Puede haber una exhibición más grande de Su amor que esta realidad, que

«Cristo murió por nosotros»?

¡Imposible!

Y esto sucedió cuando nosotros éramos aún pecadores.

¡Oh, deténte, y medita en el amor de Dios hacia nosotros —no nuestro amor a Dios primero, ni que
nosotros hayamos amado a Dios, sino que Él nos amó de tal manera.

Cuanto más este pensamiento domine nuestras almas, tanto más le amaremos.



continua



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Mar 20 Nov 2012, 1:33 am

Es posible que digas:

Todo esto puede ser bien cierto respecto al pasado, pero, ¿no podemos fallar en el futuro,y, en este caso, no dejará Dios de amarnos?

Habiendo conocido el amor de Dios, ¿no será posible que seamos dejados al final bajo la ira eterna?

Oigamos la respuesta del Espíritu Santo a esta tan solemne cuestión.

Si Dios ha mostrado de tal manera Su amor por nosotros, que cuando éramos aún pecadores, Cristo murió por nosotros, «mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira».

Observa esto: estando justificados por Su sangre es algo que queda inmutable e inalterable; no es que habiendo sido justificados una vez por Su sangre necesitemos serlo de nuevo, sino que, estando justificados, ello permanece para siempre.

Su sangre es siempre la misma delante de Dios, habiendo hecho la expiación por todos nuestros pecados.

Por tanto, estamos siempre justificados por Su sangre.

No hay cambios.

Luego, no sólo estamos, sino que «por él seremos salvos de la ira».

¡Oh, que gracia tan preciosa, infinita!

Y hay más aún:

«Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho
más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida».

¡Ah, cuánto esfuerzo se toma nuestro Padre para convencernos de Su amor eterno, inmutable!

Sólo piensa esto:

toda la obra expiatoria de reconciliarnos con Dios fue llevada a cabo por la muerte de Su Hijo.

Dios quedó glorificado; nuestros pecados, todos nuestros pecados, fueron transferidos a Cristo y llevados por Él, ¡cuando nosotros éramos enemigos! Y ahora somos justificados de todas las cosas, redimidos para Dios, hechos hijos Suyos.

Él, que nos reconcilió por Su muerte, vive para servir, para lavar nuestros pies, para salvar hasta el final mediante Su sacerdocio y mediante Su abogacía si fracasamos.

«Mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.»

Esta certidumbre por lo que atañe al futuro elimina todo obstáculo al pleno gozo del corazón en Dios.

No sólo tenemos esta certidumbre de ser salvos al final por Su vida, «sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación».

Esto concluye toda la cuestión tocante a nuestros pecados.

Dios es absolutamente justo en la manera en que los ha quitado mediante la muerte de Su Hijo.

En infinito amor a nosotros, han sido puestos sobre el Sustituto expiatorio cuando nosotros éramos enemigos y débiles.

Aquel que los llevó en Su cuerpo ha sido resucitado de entre los muertos para nuestra justificación.

Estamos justificados y tenemos paz para con Dios.

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

El amor de Dios y la justicia de Dios han quedado plenamente revelados y expuestos en que nos ha reconciliado con Él mismo por la muerte de Su Hijo.

Nuestra liberación y salvación de la ira en el futuro y de forma práctica son cosas absolutamente ciertas.

Hemos recibido en nuestras almas el pleno efecto de todo esto por lo que respecta a nuestros pecados. Y, ¡oh, maravilloso privilegio!, nos gloriamos en Dios con un gozo sin estorbos.



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Mar 20 Nov 2012, 1:44 am

La salvación es totalmente de Dios, y le conocemos de
tal modo que nos gozamos en Dios según todo lo que Él es.

No es necesario decir que esto no podía ser con la ley.

Incluso si la ley nos hubiera podido justificar de nuestros pecados pasados —lo cual es imposible—,

¿quién podría mantenerse en base de su propia responsabilidad con respecto al futuro, y gozarse en Dios? No,

es todo por medio de nuestro Señor Jesucristo, de comienzo a fin.

Cuidémonos de dejar escapar esta perfecta gracia, de admitir la más mínima confianza en la carne.

Es Cristo en el futuro, como es Cristo en el pasado.

Así, el versículo 11 concluye la cuestión de los pecados —los actos de desobediencia contra Dios.

La cuestión del pecado —la carne adentro— es lo que se trata a partir de ahora.

Quiera el Espíritu Santo profundizar en nuestras almas un sentimiento de la gracia infinita de nuestro Dios, de modo que podamos gozarnos continuamente en Él.

Versículo 12. Llegamos ahora a la cuestión del pecado —de la naturaleza caída del hombre— y a las cabezas de las dos familias; la primera cabeza, Adán, por quien el pecado entró en el mundo, y la otra cabeza, Cristo, por quien ha abundado la gracia por encima del pecado.

Muchos que creen que sus pecados han sido perdonados sienten gran perplejidad al encontrar la raíz,
el pecado, en la carne.

Mucha de esta confusión surge por falta de observar cuidadosamente la distinción entre los pecados y el pecado.

Como hemos visto, el versículo 11 concluye la cuestión de los pecados.

El versículo 12 afronta la cuestión del pecado.

«Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.»

En este versículo tenemos dos pruebas del origen del mal: en primer lugar, el pecado entró en el mundo por un hombre, y en segundo lugar, todos los de la raza humana pecan y todos mueren.

¡Qué coherencia más absoluta entre la Palabra de Dios y los hechos!

Y la muerte reinó tanto si el hombre era puesto bajo la ley como si estaba sin ley.

Después de la entrada del pecado y de la caída del hombre, la ley no fue dada durante dos mil quinientos años.

«Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir» (vv. 13-14).

Esto es, no transgredieron una ley dada, pero había muerte, lo que era prueba de que había la presencia del pecado.

El pecado y la muerte entraron en la creación por medio de su cabeza, Adán.

La muerte no es meramente la pena de una ley quebrantada, sino que al haber entrado el pecado, el resultado es la muerte, como lo expresa la Palabra:

«La paga del pecado es muerte».

En contraste con el pecado y la muerte que entraron por la primera cabeza, a Dios le agradó revelarnos que la justicia y la vida han entrado para una nueva raza por la dádiva de Su propio Hijo.

Sólo que el don infinito tiene que sobreabundar sobre el finito, por terrible que haya sido el resultado del pecado del hombre.

Dios no podía, en Su favor gratuito a nosotros, darnos un don que se quedase corto de nuestra necesidad.

Por ello, el Espíritu Santo nos muestra con todo esmero cómo el don del favor gratuito ha sobreabundado por encima del pecado (la raíz del mal) y por encima de la muerte que entró por
Adán.



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Miér 21 Nov 2012, 9:30 pm

Versículo 15.

«Pero el don [el acto de favor] no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia
de un hombre, Jesucristo.»

Es indudable que el efecto de la ofensa del pecado de Adán sobre los muchos, sobre toda su posteridad, es grande y terrible, y todos pertenecemos a estos «muchos».

La muerte pasó a todos los hombres.

Sin embargo, si hemos pasado de muerte a vida en la Cabeza resucitada de la nueva creación,
tenemos que ver ahora cómo la gracia de Dios, y el don por gracia, por Uno —Jesucristo— ha abundado a los muchos en Él.

Versículo 16.

«Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino
a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación.»

En Adán vemos un pecado, y las consecuencias que se han derivado del mismo en juicio.

Ahora contemplemos el don gratuito.

Veamos a Jesús, nuestro Sustituto: todas nuestras iniquidades fueron cargadas sobre Él, y ello para
el propósito mismo de que por fe pudiésemos ser justificados de todas ellas. Y mucho más que esto, no sólo justificados de todas nuestras iniquidades por Su sangre, sino que Él, habiendo muerto por nuestros delitos, fue resucitado para nuestra justificación.

Meditemos acerca de esta gran realidad —la resurrección de Jesús de entre los muertos.

Su resurrección tuvo lugar con el expreso propósito de nuestra completa y abundante justificación.

Cuando Jesús fue resucitado de entre los muertos, Él tomó para Sí mismo aquella santa vida que Él tenía y que Él mismo era.

Pudo asumirla en perfecta justicia, al haber glorificado a Dios y al haber redimido a «los muchos»
según aquella gloria, y podía comunicar a ellos (a nosotros) aquella misma vida eterna —una vida
justificada en una justicia inmutable y perdurable.

Será de gran bendición si nuestras almas comprenden esta justificación reinante y perdurable de vida, aunque admitiendo plenamente que habíamos perdido todo derecho a nuestra vida, como hijos de Adán.

Versículo 17.

«Porque, si por un delito reinó la muerte por uno, mucho más reinarán en vida por un Jesucristo los que reciben la abundancia de gracia, y del don de la justicia» (RV).

(Este versículo cierra el paréntesis iniciado en el versículo 13.)

¿Puede nadie negar que la muerte reina por el pecado sobre la raza de Adán?

¿Dónde está el médico que pueda suprimir el reinado de la muerte?

Jesús dice de Sus muchos:

«Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano» (Jn. 10:28).

La muerte no tiene derecho alguno sobre aquellos que reciben la abundancia de la gracia y del don
de la justicia.

Ellos reinan en vida por Uno —Jesucristo.

Nada puede detener el curso de esta gracia; nadie puede arrebatarlos de Su mano.

Versículo 18.

«Así que, de la manera que por un delito vino la culpa a todos los hombres para condenación, así
por una justicia vino la gracia a todos los hombres para justificación de vida» (RV).

El verdadero sentido de este versículo es:

por un delito vino juicio hacia todos los hombres; asimismo por un acto de justicia vino el don gratuito hacia todos para justificación de vida.

Es, como en el versículo 19, el efecto de las dos acciones —el pecado de Adán y la obediencia de Cristo hasta la muerte— sobre los dos «muchos» —las dos familias.

«Porque como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así por la
obediencia de uno los muchos serán constituidos justos»(RV).

Es de absoluta importancia ver que esta justificación de vida está relacionada con, y resulta de, Su Resurrección de entre los muertos.

No está escrito que Él guardase la ley para nuestra justificación, sino que Dios lo resucitó de entre los muertos para este mismo propósito —para nuestra justificación.

Ni es ni podría ser nuestra vida en la carne bajo la ley la que es justificada; esto no podría ser en manera alguna.

Es juzgada y desechada.

La vida que tenemos ahora delante de Dios es la vida de uno que ha pasado por la muerte por nosotros; y todo aquello que había en contra de nosotros en las justas demandas de Dios queda plenamente satisfecho por aquella sola muerte de nuestro Sustituto.



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Jue 22 Nov 2012, 2:35 pm

Cristo es nuestra vida.

¿Puede haber una acusación contra Él, incluso como nuestro Sustituto?

Así, por la abundancia de la gracia tenemos una vida contra la que no hay ni puede haber acusación alguna —y por tanto, una vida justificada.

En Adán, o en la carne bajo la ley, nada hay que nos pueda justificar en la vida de pecado.

La muerte y el juicio están sobre ella.

En Cristo tenemos una vida que reina, una vida completamente justificada, y que nada puede condenar.

Por lo que respecta a nuestros pecados, somos contados justos —la fe es contada como justicia—,
y, estando justificados, tenemos paz para con Dios.

Por lo que respecta a nuestra naturaleza pecaminosa adánica, a nuestra vida y posición adánicas, ya no estamos más en ellas, sino en Cristo resucitado de entre los muertos, y la vida eterna que tenemos en Él es la vida justificada —¡en Él, y cuán totalmente justificados!

Es de la mayor importancia asirse de esto —completamente justificados por Él de nuestros pecados, y, estando en la nueva creación, completamente justificados en Aquel que resucitó de entre los muertos.

Esto es totalmente de parte de Dios, a la vez por medio de y en Cristo Jesús.

Querido joven creyente, ¿sabes que ya no estás más en Adán ni relacionado con las cosas viejas que pertenecen a Adán?

El gran punto que debes ver es éste:

«Si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto es de Dios» (2 Co. 5:17-18).

¡Qué triste error cometerías si volvieras atrás o te aferrases a las cosas viejas —a la ley y a una
naturaleza pecaminosa— y supusieras que ninguna cosa podría mejorar esta naturaleza o justificarte bajo la ley, cosas que ahora han pasado!

Observa esto, tu justicia y vida son para ti como cosas totalmente nuevas y todo ello es de Dios.

Lo que es de Dios tiene que ser perfecto.

Así, estamos perfecta y eternamente justificados en el Cristo resucitado.

Versículos 20-21.

¡Oh, el maravilloso y gratuito favor de Dios, su gracia! Acaso preguntes:

¿Por qué fue dada la ley, si el hombre no puede ser justificado por ella, si no agrandar la ofensa» (RVA).

Y puede que así haya sido incluso en tu misma experiencia personal.

Puede que haya entrado con poder mortífero, y cuanto más te hayas esforzado por guardarla, tanto más ha abundado la ofensa.

¡Cuánto te habrás esforzado por hacer santa la carne! Y cuanto más te has esforzado, tanto más has
fracasado.

«Mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia.»

¿Crees tú a Dios en cuanto a esto? ¿Puedes ahora cesar de obras y reposar en el infinito y gratuito favor de Dios?

«Para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine» —Sí, y ello

«por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro».

No es la gracia sola la que reina, porque esto sería indiferencia al pecado; ni es la justicia sola, o el pecador tendría que ser condenado; sino que es la gracia por la justicia. Sí, y así reina y sigue reinando, para vida eterna.

Pero si somos constituidos justos por y en Cristo, totalmente aparte de cualquier obra propia, habiendo sido perdonados los pecados, y no siéndonos contado el pecado a nosotros, luego se suscita una cuestión por lo que atañe a la justicia práctica:

¿Persistiremos en la práctica del pecado?

Los enemigos de la gracia de Dios siempre plantean esta pregunta, o la presentan como acusación de que aquellos que mantienen las doctrinas de la gracia soberana de Dios implican que viven en pecado
para que la gracia abunde.

Esta acusación es tan común en nuestro tiempo como lo era de parte de los fariseos en aquellos tiempos contra el Apóstol.

En el próximo capítulo tenemos su respuesta inspirada contra esta acostumbrada calumnia.

Pero ten la seguridad de que nada menos que esta gracia abundante puede dar reposo al alma.



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.