Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 23 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 22 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Genesis-9

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 98 el Lun 15 Mayo 2017, 8:44 pm.
Últimos temas
» Apocalipsis 21:1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva
por jorgehijodelazaro Hoy a las 12:19 am

» Coros Unidos (Nada es Imposible) 2015.
por JohannFM Ayer a las 5:54 pm

» SEGÚN REINA VALERA
por jorgehijodelazaro Jue 21 Sep 2017, 10:36 pm

» Su presencia es una muralla segura
por Evangelista Miér 20 Sep 2017, 11:47 pm

» Él es también la cabeza del cuerpo, la iglesia
por Evangelista Miér 20 Sep 2017, 11:36 pm

» ¿Debemos tener miedo de las fuerzas ocultas?
por Evangelista Miér 20 Sep 2017, 9:34 pm

» Mi Dios me oirá
por Evangelista Mar 19 Sep 2017, 3:44 pm

» En Espíritu y En Verdad -No Puedo Callar- (Album 2016)
por Magadan777 Mar 19 Sep 2017, 3:14 am

» Marco Brunet (Adora A Jesús En Vivo) Album 2015
por Magadan777 Mar 19 Sep 2017, 3:11 am

» Marcos Brunet (Diálogo Íntimo 2) 2015.
por Magadan777 Mar 19 Sep 2017, 3:08 am

» Ideas creativas para la escuela cristiana dominical
por Evangelista Lun 18 Sep 2017, 8:17 pm

» FURIA OCULTA (HIDDEN RANGE). Sobre el Bullying
por Miriam Elizabeth Lun 18 Sep 2017, 1:55 pm

» La ruleta de las letras
por gitanodesanjuan+ Dom 17 Sep 2017, 2:05 pm

» El Dominio de la Roca.
por jorgehijodelazaro Dom 17 Sep 2017, 7:52 am

» UN TOQUE AL CORAZÓN (2014)...El toque de Dios ¡¡LINK NUEVO!!
por ruben Sáb 16 Sep 2017, 6:12 pm

» ¿Es pecado donar sangre y recibir transfusiones?
por jorgehijodelazaro Sáb 16 Sep 2017, 8:45 am

» Jesús decendiendo del cielo
por Evangelista Jue 14 Sep 2017, 11:24 pm

» El Reloj - Actividades para niños
por Evangelista Jue 14 Sep 2017, 10:49 pm

» También sus cielos destilarán rocío
por Evangelista Miér 13 Sep 2017, 9:00 pm

» Descargue gratuitamente libro Discipular
por Magadan777 Miér 13 Sep 2017, 7:08 am

Sondeo

¿Es pecado donar sangre y recibir transfusiones?

 
 
 

Ver los resultados

Facebook
Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Palabras claves

implicaciones  diezmo  


" Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Romanos-cap:10

Mensaje por Evangelista el Miér 19 Dic 2012, 11:50 pm



Aquí el Apóstol se detiene un poco.

Ello se debe a la presión del amor de su corazón.

«Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación.»

Ellos tenían celo por Dios, pero no según conocimiento.

El Apóstol había sentido una enorme angustia por los perturbadores que trataron de pervertir a los gálatas.

Incluso había deseado que se mutilasen.

Pero, ¡cómo se dolía por la masa de judíos engañados!

¿Nos sentimos nosotros dolidos por las multitudes que nos rodean? ¿Podemos decir que el deseo
de nuestro corazón y nuestra oración a Dios por ellos es para salvación?

Versículo 3.

«Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado
a la justicia de Dios.»

Recordarás que la justicia de Dios se revela en el evangelio (ver cap. 1:17; 3:21-25). Así, los judíos que rechazaban el evangelio permanecían necesariamente ignorantes de aquella justicia.

Y así es hasta el día de hoy, que todos los que rehúsan la revelación de que Dios es justo y sin embargo el Justificador del impío tienen que, si desean en absoluto salvarse, intentar establecer su propia justicia, y así rehusan someterse al hecho de que Dios es justo al justificar gratuitamente por medio de la redención que es en Cristo Jesús.

El encuentro del padre con el hijo pródigo en Lucas 15 ilustra este tema.

El pródigo, como el pobre gentil, había vuelto en sí.

Toda la parábola es sumamente destacable: el pastor había venido a buscar la oveja perdida, y, como sabemos, murió por ella.

El Espíritu Santo ha sido enviado del cielo y busca lo que se ha perdido.

Ahora el padre tiene su pleno gozo en recibir al hijo perdido.

Él, el padre, acudió a su encuentro.

En el hijo pródigo ha actuado un profundo ejercicio de conciencia.

El sentimiento de que en la casa de su padre había abundancia y su buena disposición a confesar su pecado son la marca de la obra del Espíritu en él.

Pero por ahora ignoraba el excelente vestido que le esperaba.

Esperaba ser un siervo, como sucede con cada corazón humano, pero desconocía totalmente lo que le aguardaba.

Tenía sus harapos, su culpa, su vergüenza.

Todo esto lo reconoció ante su padre.

¿Tenía él acaso un vestido digno para presentarse a su padre?

No tenía nada más que unos míseros harapos.

¿Acaso le dijo el padre que tenía que hacerse un vestido, un atavío que le hiciera digno de estar
en su casa? No.

El padre tenía un vestido para él.

¡Ah, contempla el padre!

«Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó» (Lc. 15:20).

Así es como Dios sale al encuentro del pecador arrepentido en sus harapos, sin vestido.

El padre dijo: «Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies» (v. 22).

Así se llena de gozo el corazón de Dios al recibir al pecador perdido.



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Jue 20 Dic 2012, 12:01 am

------------------------------------------------

¿Y qué sucede con el hermano mayor?

Que prefiere labrarse una justicia propia.

¡Qué contraste! El pródigo no tenía vestido para presentarse ante el padre.

No tenía nada sino harapos y pecado.

El Padre tenía el mejor vestido, la justicia de Dios, para el pródigo. Sí, y el anillo para su mano, amor eterno, y la provisión para el andar, calzado para sus pies.

Todas las cosas eran nuevas, y eran de Dios.

Israel, como el hermano mayor, no quería aceptar esta compasión y justicia de Dios.

Lo cierto es que la ignoraban.

«Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado
a la justicia de Dios.»

Habían seguido la ley de justicia; habían tratado de guardar la ley para ser justos.

Habían intentado confeccionar un vestido para presentarse ante Dios, pero ignoraban el mejor vestido que Dios tenía para darles.

¿Sucede esto contigo? ¿Estás intentando por tus obras trabajar una justicia que presentar ante Dios?

¿Dices tú:

Acaso no debo tratar de guardar la ley para ser bueno y apto para la presencia de Dios?

¿No ves tu error?

¿No estás intentando traer el vestido a Dios? ¿Cuál es, entonces, el vestido mejor?

Versículo 4.

«Porque Cristo es el fin de la ley, para justicia a todo aquel que cree» (RVR77).

Sí, Cristo es el mejor vestido —el fin de todas las demandas, y de todos los tipos sacrificiales de la ley.

Dios lo ha hecho a Él justicia nuestra.

No necesitamos de otro que vaya a la presencia de Dios nuestro padre.

La justicia práctica ante los hombres es otra cuestión, pero no es lo que se está tratando aquí.

Versículo 5.

«De la justicia que es por la ley Moisés escribe así:

El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas.»

Pero el pródigo no había hecho estas cosas.

No hemos hecho estas cosas.

Somos culpables, y no tenemos justicia que traer ante Dios.

Pero creyendo a Dios, Él puede contarnos y nos cuenta como justos, y ello por una obra cumplida, no por nada que tenga que ser hecho.


Cristo no necesita ahora descender del cielo para morir en la cruz.

Él ya ha venido y muerto por nuestros pecados.

Él no necesita ser resucitado de los muertos;

Así como el padre fue al encuentro del pródigo,

«cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón … que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo».

Esto es lo que Israel no estaba dispuesto a hacer.

No querían confesar que aquel mismo Jesús que ellos habían rechazado y crucificado, Dios lo había hecho Señor y Cristo.

Ellos querían aferrarse a la ley para justicia, y no querían creer en sus corazones en Cristo como su justicia delante de Dios.

¡Cuántos están haciendo lo mismo hoy!

Buscarán ser justos, pero nunca llegarán a ello.



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Miér 02 Ene 2013, 5:48 pm

-----------------------

Nunca conocen la justicia de Dios al justificarlos en el momento en que creen.

Versículo 11.

Ahora el Apóstol cita de la misma Escritura de ellos como prueba:

«Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado».

Esto demuestra que ha de haber un tiempo en el que la doctrina de la no-diferencia debería estar en vigor.

«Porque no hay diferencia entre judío y griego [o, gentil], pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan» (Ro. 10:12).

«Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo» (Jl. 2:32).

¡Qué realidad más bendita! Todos, judíos o gentiles, que realmente acudan al Señor, invocando Su
nombre, tienen tanta certidumbre de ser bienvenidos como lo fue el pródigo.

¿Qué prefieres tú? Si fuese posible, ¿preferirías no haber pecado nunca, y tener así una justicia apropiada para presentar ante Dios, llevando así tu propio vestido ante Dios, o, reconociendo todo lo que eres y has hecho como pecador merecedor del infierno, confesar con tu boca y creer con tu corazón al Señor Jesús como tu justicia imperecedera ante Dios?

No podemos aborrecernos demasiado, pero, ¡ah, Su profunda compasión, que Él salga a nuestro encuentro tal como estamos, y que nos revista del mejor vestido, que nos ponga el anillo, y nos dé calzado!

versículos 14-15 para la respuesta.

Es por oír la palabra, el evangelio de la paz que ha sido enviado.

¡Qué gratas nuevas! Aquellos que buscaban la justicia por la ley odiaban estas buenas nuevas y a los predicadores del evangelio.

Así es exactamente hasta el día de hoy de parte de aquellos que dicen que son judíos y no lo son.

¿No es algo asombroso, que el hombre odie y rechace su mayor bien, el evangelio de la paz?

Él intentará o esperará algún día emprender hacer su propia paz con Dios.

Pero no tendrá la paz conseguida por la sangre de Jesús —la paz predicada a los que están lejos y a los que están cercanos.

Sí, esta paz que se proclama a todos.

Versículo 16.

«Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice:

Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?»

La palabra del evangelio fue predicada a todo Israel, pero ellos no quisieron creerla.

Se predica hoy, quiza como nunca antes, a toda la Cristiandad, pero no quieren creerla.

Veremos el resultado final de todo esto en el próximo capítulo.

Versículo 20. Dios tiene a los Suyos, a pesar de toda la perversidad humana, sean judíos o gentiles, como dice Isaías resueltamente:

«Fui hallado de los que no me buscaban; Me manifesté a los que no preguntaban por mí».

Así ha demostrado el Apóstol dos cosas en base de sus propias escrituras del Antiguo Testamento:

que no hay diferencia, y la soberanía de Dios.

Todo aquel, judío o gentil, que invoque el nombre del Señor, será salvo —y, oh, qué bendita verdad sustentadora del alma, Él tendrá misericordia de quien tenga misericordia.

¿Acaso Israel se había perdido entonces porque Dios no estaba dispuesto a salvarlos?

«Pero acerca de Israel dice: Todo el día extendí mis manos a un puebo rebelde y contradictor.»

Ellos no querían acudir a Él. Rehusaron el mejor vestido, el anillo y el calzado.

Que no sea esto cierto de los lectores de estas líneas.

El que a Él viene, de ningún modo lo echará fuera (cp. Jn. 6:37).



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Romanos-cap:11

Mensaje por Evangelista el Vie 18 Ene 2013, 10:19 pm



«Digo, pues:

¿Ha desechado Dios a su pueblo?

En ninguna manera.»

Pablo mismo era prueba de esto, porque era israelita.

«No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció.»

No es Dios quien ha rechazado a Su antiguo pueblo:

«Dice: Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor».

Es importante ver este aspecto de la verdad —la buena y perfecta disposición de Dios de que Israel —y más aún,
que todos los hombres— fuesen salvos.

Es el hombre quien es el rebelde, el quebrantador de la ley, y ahora quien rechaza la misericordia de Dios.

Versículo 3. Pero luego hay también la otra cara.

Cuando Israel se había rebelado de tal manera contra Dios, Elías dijo que sólo él había quedado. Dijo:

«Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme».

Aquí tenemos el profundo y universal rechazo y el odio del hombre contra Dios.

Este es el hombre en el pleno ejercicio de su propia voluntad.

Pero, ¿ha dejado Dios a todos los hombres a su propia voluntad y a sus malvados caminos?

«Pero ¿qué le dice la divina respuesta?

Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal.»

Dios no dice que se han reservado o preservado a sí mismos; no, Él dice «he reservado».

Lo mismo que hemos visto en el capítulo 9, si Dios no hubiera hecho esto, hubieran sido como Sodoma y Gomorra.

Versículo 5.

«Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia.»

Sí, nadie podía negar que la nación, como tal, estaba enloquecida en su aborrecimiento y rechazo de Cristo.

El mismo Saulo era prueba de la furia superlativa de los israelitas contra Cristo.

Pero, lo mismo que en tiempos de Elías, había entonces una elección de gracia, de un gratuito e inmerecido favor de Dios.

En nuestros días pocos lo creen de corazón.

No es evidente que tanto Israel como nosotros los gentiles sean tan malos, unos rechazadores tan absolutos de la gracia de Dios, hasta el punto de que, si no hubiera sido por Su elección en gracia, nadie se hubiera salvado.

Todos, sí, todos, hubiéramos sido como Sodoma.

La total ruina del hombre y la elección de Dios se mantienen o caen juntas.

No se puede mantener lo uno y rechazar lo otro.

Observa bien, estas escrituras muestran que no hay mala disposición de parte de Dios, sino que el hombre no admite la gracia de Dios.

Cuando se ve esto, ¡qué preciosa es para el creyente la bendita verdad de la elección de gracia!

Versículo 6.

«Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia.

Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.»

Esto es evidente de sí mismo.

La salvación por las obras, de la clase que sea, tiene necesariamente que relegar el libre favor de Dios.

¿Te encuentras en el libre, pleno y eterno favor de Dios, o estás tratando de alcanzarlo por obras?

Versículo 7-10. Israel buscaba el favor mediante obras, pero «lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado».

Con todo su odio hacia Dios, que se les había revelado en Cristo, eran al mismo tiempo celadores de la ley y
buscaban la justicia por las obras.

La rechazaban del libre favor de Dios, y nunca la podrían obtener por obras.

Fue por esta misma razón que su ciudad fue destruida y ellos fueron dispersados o muertos.

«Pero los escogidos sí lo han alcanzado», esto es, el libre favor de Dios en el que estaban.




avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Vie 18 Ene 2013, 10:29 pm

-------------------------

En cuanto al resto, los que rechazaban el gratuito e inmerecido favor, «fueron endurecidos».

Y las escrituras del Antiguo Testamento son citadas de manera abundante para demostrar que esto sería así.

Los profetas predijeron que estos menospreciadores serían entregados a la ceguera judicial, y así ha sido durante muchos siglos.

Si un confiado menospreciador de la verdad de la elección de gracia leyera esto, oh, cuídate que no te entregue también a ti a la ceguera y al endurecimiento de corazón.

¿Cuánto tiempo ha estado Dios extendiendo las manos listo para acogerte? ¿Sigues rechazándole, como el
pretendidamente justo Israel? Dios puede, en justo juicio, entregarte a endurecimiento del corazón y a las tinieblas
que están cayendo rápidamente.

Pero, ¿acaso el actual rechazo de la gracia de Dios de parte de Israel y su consiguiente ceguera van a alterar de
forma definitiva el propósito y la promesa de Dios?

Tenemos ahora que contemplar con cuidado el aspecto dispensacional de esta cuestión.

Dios había vuelto la caída de ellos en ocasión para una gran bendición para los gentiles.

Si esto es así, ¿cuanto más grande será la bendición de la plenitud de ellos?

El mundo gentil había sido entregado a una burda idolatría, como se afirma en el capítulo 1.

Pero ahora, si la exclusión de Israel como nación ha sido «la reconciliación del mundo», ¿qué será la recepción de ellos, sino vida de entre los muertos?

El Apóstol no está aquí refiriéndose al llamamiento o a los privilegios celestiales de la iglesia, sino a los privilegios
terrenales.

Cuando Dios llamó a Abraham a que saliese, y lo separó de entre las naciones, él vino a ser el olivo de bendición y de promesa sobre la tierra.

Su linaje vino a ser aquel árbol del privilegio del que él fue la raíz.

No se trata aquí, pues, de ser ramas en Cristo, sino de ramas del olivo de la promesa y del privilegio.

Esto involucraba también una santidad o separación relativa del mundo.

Algunas de las ramas naturales fueron desgajadas —no todo Israel, sino algunas—. Para expresar la figura, los
gentiles habían sido injertados en este olivo de privilegio.

Sin embargo, que no se jacten los gentiles, porque Él dice:

«No sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.»

Observa esto: fue debido a la incredulidad que fueron desgajadas.

No fue porque Dios quisiera desgajarlas, sino debido a su incredulidad.

El gentil por la fe está en pie.

«No te ensoberbezcas, sino teme.»

Hubo juicio, severidad para con Israel, que cayó por su incredulidad, pero bondad para con los gentiles —

«Si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado.»

Dios puede también volver a injertar a Israel.

Es totalmente contrario a la naturaleza injertar olivo silvestre en el bueno.

En toda la naturaleza se injerta el buen olivo en el silvestre.

Pero Dios ha tomado al pobre y silvestre gentil y lo ha injertado en el buen árbol abrahámico del privilegio.

Además, el Apóstol no quiere que ignoren esta verdad dispensacional,

«que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito».

Versículos 25-26.

Este tiempo de ausencia de diferencia llegará a su fin.

El propósito de Dios en la reunión de los gentiles se habrá cumplido.

Luego todo Israel será salvo, como está escrito.

Entonces se cumplirán todas las promesas dadas a ellos.

Toda la nación entonces preservada de Israel será recogida a su propia tierra y nacerá de Dios, como está escrito.

Así es el propósito de Dios.

Aunque ahora son los más acerbos enemigos, Dios ha decretado que así sea.

Versículo 29. «Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.» Él no cambia. Ni una jota ni una
tilde de Su palabra fallarán.

Versículos 30-31. La traducción literal de estos versículos es importante:

«Por que ciertamente vosotros [también] una vez no habéis creído en Dios, pero ahora habéis sido objetos de misericordia, por la incredulidad de éstos; igualmente éstos ahora no han creído en vuestra misericordia, a fin de que puedan ser también objeto de misericordia».

Esto es sumamente maravilloso, y es ejemplo del principio ya dado: Él tendrá misericordia de quien tenga misericordia.

Los gentiles no tenían derecho a la salvación. Estaban muertos en pecados y en incredulidad.

Dios les mostró una pura misericordia.

Israel no estaba dispuesta a creer tal misericordia y perdió derecho a todos sus privilegios por su incredulidad, para
que Dios pudiera finalmente salvarlos como nación, pero como objetos de misericordia.




avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Vie 18 Ene 2013, 10:30 pm

------------------------

Versículo 32.

«Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos.

¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios!»

No se hallará a nadie en la iglesia arriba o en el reino futuro de Dios en la tierra que no haya sido salvo
como objeto de misericordia.

Así, en ambos casos reina triunfante el libre favor de Dios.

Concluimos este capítulo con la solemne advertencia de que si la Cristiandad gentil no permanece en Su bondad,
ella será también cortada.

¿Cuándo ha habido un tiempo en el que la bondad y el libre favor de Dios fuesen más claramente rechazados que en la actualidad?

Nunca,
desde los tiempos de los apóstoles, ha sido tan predicada la plena y libre gracia de Dios, y por tanto nunca ha sido
tan rechazada.

Hace poco tiempo visitamos una gran población donde se había edificado un gran auditorio para la predicación del evangelio de la gracia de Dios.

Estaba cerrado.

Cerca había un edificio muy grande ocupado por aquellos que están, como Israel en la antigüedad, buscando alcanzar la justicia por obras y ritual y mediante una Misa apenas disimulada.

Estaba atestado de gente sentada y de pie.

¿Soportará esto Dios para siempre? Ciertamente, el fin está cerca.

Las ramas gentiles han de ser cortadas.

Así es como el Espíritu de Dios ha explicado este período de «no diferencia» en estos tres capítulos, 9, 10 y 11.

Después de su conclusión vendrá la dispensación del reino de Cristo tal como ha sido predicho en todos los profetas.

En aquel tiempo, todo Israel será salvo, como objetos de Su misericordia.

«A él sea la gloria por los siglos. Amén.»

Esto concluye la sección doctrinal de esta maravillosa revelación de la justicia de Dios en Sus tratos con el hombre, la lectura de la cual no nos aprovechara de nada a no ser que sea hecha efectiva en nuestras almas por el
Espíritu Santo.

¿Ha usado Él de esta manera Su propia Palabra, al ir pasando por sus maravillosas páginas?

¿Nos hemos reconocido como pecadores arruinados e impíos?

¿Hemos aprendido que no hay ni puede haber bien alguno en la carne?

¿Hemos creído a Dios que

«levantó de los muertos a Jesús Señor nuestro, el cual fue entregado por nuestros delitos» (4:24, 25, RV).

¿Hemos considerado estos delitos y hemos visto que habían sido transferidos a nuestro santo Sustituto?

¿Puedo yo decir que Él fue resucitado para mi justificación?

De cierto que en tal caso estamos justificados por la fe y tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.


Ahora bien, al encontrarnos en este abundante y libre favor de Dios, ¿cómo debería ser nuestro andar?

Habiendo sido liberados y teniendo el Espíritu de vida, ¿cuál debería ser el fruto?

Los capítulos restantes dan la respuesta a estas preguntas.

CONTINUAMOS CON EL CAPITULO 12

Bendiciones




avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Romanos : CAPÍTULO 12

Mensaje por Evangelista el Mar 19 Feb 2013, 10:52 pm

Romanos : CAPÍTULO
____________________






Llegamos ahora a la justicia práctica, el estado y el andar de aquellos que han sido hechos objeto de la gracia de Dios, que han sido aceptados en un favor soberano y libre, justificados de todas las cosas, y que están sin
condenación en Cristo.

Es por esta misma compasión de Dios que les son dirigidos estos preceptos.

«Así que, hermanos, os ruego por las misericordias [o, compasión] de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional [o, inteligente].»

Desde luego, se precisa de alguna inteligencia, respecto a estos cuerpos, para presentarlos así en servicio inteligente.

Estamos «esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo» (Ro. 8:23).

En breve «traeremos también la imagen del celestial.»

Incluso por lo que respecta a nuestros cuerpos, pronto le veremos y seremos como Él es (Fil. 3:20-21; 1 Co. 15:49; 1 Jn. 3:2).

Teniendo inteligencia respecto a todo esto,
podemos ya presentar nuestros cuerpos por adelantado para que sean
de Él, usados en santa separación a Él y para Él.

¡Qué privilegio! Pero esto es imposible si nos amoldamos a este mundo —un mundo en enemistad con Él.

Somos exhortados: «Transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta».

Si Dios nos ha salvado en pura misericordia y compasión, entonces busquemos de manera inteligente conocer Su voluntad y probar cuál sea esta voluntad.

Esto exigirá inteligencia espiritual en cuanto a la dispensación en la que nos encontramos.

La «buena voluntad de Dios, agradable y perfecta» en cuanto a esto sólo puede ser conocida y probada en humildad de alma y plena dependencia.


continua



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Mar 19 Feb 2013, 10:54 pm

*****************************

Versículo 3.

«Digo, pues, por la gracia que me es dada.»

¡Qué constante necesidad de la conciencia del libre favor que nos es mostrado individualmente,

y que nos ha sido dado!

Es esto lo que posibilita que tengamos
pensamientos humildes acerca del yo, y que pensemos con sobriedad para tener sabiduría, de la manera en que
Dios ha otorgado a cada uno una medida de fe.


Versículos 4-5.

Así como había una nación en la carne en la pasada dispensación y un pacto de mandamientos adaptados a aquella dispensación,

«así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros».

¡Qué contraste con Israel! Debemos tener inteligencia respecto a esto, o no podremos probar la excelente voluntad de Dios para con nosotros ahora.


En el pasado, nadie podía estar en Cristo.

Cristo tenía que morir y ser resucitado de entre los muertos, o bien quedaba solo, pero ahora somos un cuerpo en Cristo.

Esta verdad tiene que regir toda nuestra obediencia a Cristo.

Tenemos que actuar en unión, como los diversos miembros del cuerpo humano, así como somos un cuerpo
en Cristo.

No se trata tanto de la doctrina del un cuerpo aquí como de la práctica de todos los miembros de aquel un cuerpo.

Versículo 6. Luego tenemos que recordar que tenemos «diferentes dones, según la gracia que nos es dada».

Ciertamente, sea cual sea el servicio de cada uno en el un cuerpo de Cristo, es todo de gracia, todo un libre favor.

Con esta bendita conciencia del libre favor de Dios, seamos diligentes en el servicio, sea el que sea —

trátese de profecía, ministerio, enseñanza, exhortación o gobierno.

Que todo se haga con alegría.

Estos preceptos celestiales son tan claros que no precisan de explicación alguna,
aparte de ver que todo se debe hacer con referencia al un cuerpo en Cristo.

Pero cada precepto es de la mayor importancia, y sólo se puede guardar en tanto que se ande en el Espíritu.

¿Acaso podrá la carne, que sigue en nosotros, «procurar lo bueno», o actuará

«en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros», o practicará la instrucción

«bendecid a los que os persiguen»?

No, no lo hará.

Siempre perseguirá aquello que es nacido del Espíritu.

Versículo 16. Debería ser:

«Tened el mismo respeto unos hacia otros, no altivos, sino asociándoos con los humildes».

Esto es precisamente lo contrario a los caminos del mundo.

Versículo 17.

Estas son unas palabras que deberían ser puestas en cada oficina, tienda, taller y hogar:

«PROCURAD LO BUENO DELANTE DE TODOS LOS HOMBRES».

¡Qué propensos somos a olvidar esta bendita enseñanza! ¡Cuán dispuesta está la carne a devolver mal por mal!

Es triste cuando la indolencia toma el lugar de procurar lo bueno delante de todos los hombres.

Sí, sin solicitud, el cristiano puede caer en la falta de honradez casi universal del mundo.

¿Acaso una transacción engañosa y poco honrada no participa del mismo carácter que un asalto en un camino?

¡Ah, por más fe y una obediencia inalterable en las cosas comunes de la vida diaria!

Estamos persuadidos de que la negligencia en estas cosas, si no algo peor que la negligencia, está en la raíz de mucha de nuestra debilidad.


continua



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Mar 19 Feb 2013, 10:55 pm

***********************




Versículos 19-20.

¡Cómo la carne en nosotros buscaría la venganza! Pero estas son las palabras del Espíritu dirigidas a nosotros:

«No os venguéis vosotros mismos, amados míos».

¿Acaso se vengó Aquel cuyo precioso nombre llevamos nosotros?

El día de la venganza, del juicio sobre un mundo impío, llegará indefectiblemente, pero,

¿no somos seguidores de Aquel que restauró la oreja de Su enemigo?

¡Oh, que seamos más como Él! ¡Qué palabras más tiernas son éstas:

«Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber».

¿Dónde encontraremos unas palabras así, fuera de las inspiradas Escrituras de verdad?

Dejando al hombre a sí mismo, ¿actuará así?

No, no, este es el precioso fruto del Espíritu.

Que abunde en nosotros más y más.

CONTINUAMOS Con el Capitulo 13







avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Romanos : CAPÍTULO 13

Mensaje por Evangelista el Jue 14 Mar 2013, 11:18 pm



Se prosigue aquí acerca del caminar del hombre celestial en la tierra.

¿Cuál ha de ser su conducta con respecto al gobierno de este mundo?

Debe estar sometido.

Debe considerar a los poderes de gobierno que existen como designados por Dios.

Debe alejarse de toda rebelión e insubordinación.

«Y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos», esto es, se harán culpables.

El cristiano debe, incluso por causa de la conciencia, «Paga[r] a todos lo que [debe]: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra».

Obsérvese que no hay aquí precepto alguno de que tengamos que tomar puesto o parte en la política del mundo, sino a someterse.

La iglesia y cada individuo en la misma son contemplados como no de este mundo, pero, como en él, tiene que estar sujeto a las autoridades que Dios ha ordenado en el mismo.

Sométete, querido joven creyente.

Dios es más sabio que nosotros.

Versículo 8. «No debáis a nadie nada.»

Estas pocas palabras son de gran alcance.

No sólo debemos pagar las deudas cuando vencen, sino buscar pagar todas las demandas tan pronto como venzan.

Para ello, un cristiano debería siempre tratar de vivir dentro de sus ingresos y hacer sus negocios dentro de sus medios.

Esto puede que exija mucha diligencia y negación del yo, pero, ¡cuánto sufrimiento se evitará!

Estas palabras, por tanto, son importantes cuando se aplican a los ingresos y a los gastos.

Además, toda aquella bondad que nos sea mostrada debemos tratar de devolverla con buenos
intereses.

«No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros» (v. 8).

Esta es una deuda que nunca queda pagada del todo, porque es amarnos unos a otros como Él nos ha amado.

«El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado» (Ro. 5:5).

Ahora, en su ejercicio, fluye a otros —el amor de Dios en nuestros corazones por el Espíritu—, y el
resultado es:

«El que ama al prójimo, ha cumplido la ley».

Así se cumplen los mandamientos respecto a nuestro prójimo:

«Amarás a tu prójimo como a ti mismo».

Esto es por el doble poder del amor de Dios, ya derramado en nuestros corazones, y por el Espíritu que ha sido dado.

Dios no está poniendo al cristiano de nuevo bajo la ley, diciéndole que si la guarda, lo amará y le dará el Espíritu Santo.

Tampoco está diciéndole que ore pidiéndole el Espíritu a fin de poder guardar la ley.

Es lo contrario a todo esto.

Tiene el amor de Dios en su corazón por el Espíritu, y este amor no obra mal alguno a su prójimo.

Por ello, el amor es el cumplimiento de la ley.

¡Qué hermoso es el orden de Dios! Y el efecto nunca se pone antes de la causa.


continua continua continua



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Jue 14 Mar 2013, 11:38 pm





**************************

Versículos 11-13.

Tiene que haber inteligencia a fin de que estemos «conociendo el tiempo» .

Si los cristianos no conocen el tiempo, sino que suponen al contrario que el mundo está para ser convertido y mejorar, que la noche no está avanzada, que en realidad no hay noche en absoluto sino un magnífico día de desarrollo y de adelanto humano,

¿cómo podrán conocer la perfecta voluntad de Dios para andar en santa separación de un mundo que se dirige indefectiblemente a su juicio?

¿No será cosa imposible? ¡Qué palabra para este tiempo!

«Conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; … La noche está avanzada, y se acerca el día.»

¡Qué motivo para despertar a la santidad!

Cuídate de toda pretendida santidad que no tenga esta inteligencia y este motivo.

¿Qué? ¿Está el Señor cercano, y nosotros, los cristianos, estamos dormidos?

¡Qué cerca está nuestra salvación y gozo de estar para siempre con el Señor!

Y también, qué cerca está el día de la ira y del juicio sobre un mundo que ha rechazado a Cristo.

«Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.»

Si el mundo está revestido de deshonestidad en esta negra noche,

«andemos como de día, honestamente».

¡Qué cambio habría en la conducta, incluso de los cristianos, si realmente estuviésemos despiertos, para esperar a nuestro Señor, cada día!

¿Te gustaría ser encontrado por Él andando en glotonerías y borracheras, en lujurias y lascivias, en contiendas y envidia?

Seguro que no.

Por tanto, «vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne».

¡Ah, que despertemos del sueño, y esperando a nuestro Señor, nos vistamos así de Él!

El mundo no quiere escuchar el evangelio, y no quiere leer a Cristo en la Palabra.

Entonces, que vean a Cristo en nosotros, y en todo lo que hacemos; que seamos epístolas vivientes, leídas y conocidas de todos los hombres.



continua continua continua continua



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Evangelista el Vie 15 Mar 2013, 12:20 am






Ellos nos contemplarán; nos vigilarán de la manera más
estrecha.

No saben cómo Satanás intenta hacernos tropezar.

No conocen las tentaciones y los golpes que recibe el creyente, y cómo, sin la constante dependencia del poder de Dios, es susceptible de fracasar.

Que el mundo nunca nos vea proveyendo para la carne, para dar satisfacción a sus deseos.

Que el Señor bendiga estos preciosos preceptos tanto para el escritor como para el lector.

La noche está avanzada, y se acerca el día.

¡Oh, qué pronto estaremos para siempre con el Señor!





avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: " Estudios de Romanos por Capitulo "-C. Stanley

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.