Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 98 el Lun 15 Mayo 2017, 8:44 pm.
Últimos temas
» El Hijo Prodigo - Hablada en Español HD
por cris2016 Hoy a las 2:43 am

» Guerra de Resistencia (War of Resistance) Pelicula en Español.
por cris2016 Hoy a las 2:34 am

» Como el barco en la tormenta
por Evangelista Ayer a las 10:16 pm

» Enamorarse a la manera de Dios. (Old Fhasioned) Sub en Español.
por carlitosbond Ayer a las 8:54 am

» Una promesa para Cuidar. (Dvdrip Español Latino)
por trovitas Ayer a las 7:17 am

» EL APOSTOL PEDRO Y LA ULTIMA CENA 2012 ¡¡NUEVO LINK!!
por carlitosbond Ayer a las 4:43 am

» Película-Luchando con las Tentaciones. (Hablada en Español)
por carlitosbond Ayer a las 3:58 am

» EL LADRÓN DE LA ALEGRÍA-Obra de Teatro
por rubenz_7 Ayer a las 12:44 am

» El payaso no se cree merecedor de ese amor
por rubenz_7 Ayer a las 12:43 am

» Obra de Teratro: DIOS CREÓ LA TIERRA
por rubenz_7 Ayer a las 12:43 am

» Obra de Teatro: DIOS SIEMPRE NOS CUIDA
por rubenz_7 Ayer a las 12:42 am

» EL SECRETO- Obra de Teatro para niños
por rubenz_7 Ayer a las 12:40 am

» BIBLIA ARCOIRIS [Rainbow Bible SPANISH]
por luisitoc2 Mar 17 Oct 2017, 11:50 pm

» Una Segunda Oportunidad (The Second Chance) ¡¡NUEVO LINK!!
por Genesis-9 Mar 17 Oct 2017, 1:41 pm

» Me Presento
por Genesis-9 Mar 17 Oct 2017, 1:37 pm

» LA HISTORIA DE RON CLARK. (Precioso Mensaje) Español Latino.
por carlitosbond Mar 17 Oct 2017, 7:07 am

» El Ascenso ( The Climb) DvdRip-Latino
por carlitosbond Mar 17 Oct 2017, 5:57 am

» El Caso para Cristo (The Case for Christ) Basado en Hechos Reales
por Genesis-9 Lun 16 Oct 2017, 5:15 pm

» Toma tu Cruz cada dia y sigue a Jesús
por Evangelista Dom 15 Oct 2017, 9:33 pm

» Juan Luis Guerra la canción Las Avispas
por Evangelista Dom 15 Oct 2017, 2:07 pm

Sondeo

¿Debemos tener miedo de las fuerzas ocultas?

 
 
 

Ver los resultados

Facebook
Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Palabras claves

promesa  until  diezmo  para  biblia  rainbow  forever  cuidar  obras  implicaciones  teatro  


La historia de una niña soldado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La historia de una niña soldado

Mensaje por Evangelista el Vie 04 Ene 2013, 5:03 pm


p o r C a m e r o n L a w r e n c e---------------------------------------------------------------------------------

Cuando Grace Akallo empacó sus pocas pertenencias para asistir al colegio Santa María —una escuela secundaria de Aboke, en el norte de Uganda— no imaginaba que le aguardaría aprender cómo limpiar y recargar rifles de asalto; técnicas para sobrevivir sin agua o comida en la selva ugandesa; y las maneras de matar de manera rápida e inmisericorde con un arma o con las manos desnudas.

La única lección predecible era la que debía dar cualquier escuela católica: cómo rezar.

Y esto fue lo que hizo de verdad la noche en que fue raptada.

Akallo recuerda la experiencia en su autobiografía: Girl Soldier: A Store of Hope for Northern Uganda Children [La niña soldado: Una historia de esperanza para los niños del norte de Uganda]:

“Estaba durmiendo como una bebé cuando mi ventana se hizo añicos contra mí.

Como si se tratara de un sueño, me arropé con la sábana, temblando, y me lancé al piso.

Entonces me enrollé debajo de la cama, y allí estaba ya una de mis amigas.

Entonces se produjo el furioso ruido de los golpe del fusil sobre nuestra puerta”.

La agitación se apoderó del cuarto. “Ayúdame, Jesús” dijo, el mismo grito de desesperación que ha sido dirigido a Dios durante siglos.

Las palabras le salieron rápidas, entre dientes mientras el temor se extendía por el dormitorio de las niñas.

“Cuando miré por la ventana, me quedé boquiabierta”, escribe.

“No había ninguna forma de escapar; el lugar estaba rodeado por cientos de personas, muchas de ellas niños”.

Los niños eran solados del Ejército de Resistencia del Señor (ERS), un grupo rebelde dirigido por Joseph Kony, un autotitulado médium espiritista, y un brutal asesino.

El sencillo clamor de petición de ayuda a Cristo se convertiría pronto en la cantinela de su existencia como la cautiva de un “desquiciado”.

Uno de los niños soldados amenazó con lanzar una granada por la ventana si alguien no abría la puerta.

Muy pronto, los jóvenes rebeldes habían detenido a 139 estudiantes de la escuela para niñas, a las que ataron con cuerdas.

No pasó mucho tiempo sin que los jóvenes soldados se las llevaran en medio de la noche; muchas de ellas iban descalzas y vestidas sólo con sus camisones de dormir.

La hermana Rachele, la maestra de las estudiantes, se escondió para no tener que revelar donde se encontraban las demás niñas. Las que vivían en el segundo dormitorio del colegio tenían un escondite preparado bajo el porche.

“Los que se llevaron a Akallo en la oscura noche habían sido llevados a la fuerza por otros soldados rebeldes, que también habían sido raptados”, escribe la coautora de Akallo, Faith McDonnell, directora del Instituto sobre Religión y Democracia.

“Así es como el Ejército de Resistencia del Señor de Joseph Kony ha reclutado sus soldados —más de 30.000. McDonnell dice que el ERS ha capturado y esclavizado a niños inocentes durante 21 años, transformándolos en asesinos despiadados a través del hambre y la violencia.

El propósito declarado del ERS es derrocar al gobierno de Uganda y crear un estado basado en la
torcida versión de Kony en cuanto a los Diez Mandamientos.

Sin embargo, en la práctica, el intento del jefe no parece muy claro.

Un analista llegó a la conclusión de que el único factor verdadero para querer perpetuar el conflicto,
es la insaciable sed de poder de Kony 1.

Las niñas raptadas por el ERS son obligadas a convertirse en soldados y esclavas sexuales para los soldados de Kony.

Grace fue ambas cosas; se la dieron a un hombre mayor que su padre.

Se dice que el solo Kony tiene 60 de esas “esposas”.

Nadie sabe con certeza cuántos niños han muerto, aunque más de 15.000 han sido rescatados por la Fuerza de Defensa del Pueblo de Uganda desde 19862.

Se calcula que 50.000 niños han sido raptados en los 21 años de operaciones de Kony3.

De esta manera, los niños se han convertido en herramientas políticas.

El prolongado conflicto de Uganda ha desplazado internamente a aproximadamente 1.700.000 personas, obligándolas a ir a campamentos donde abundan la desnutrición y las enfermedades.

Los rebeldes asaltan con disparos a estos campamentos que reciben ayuda del gobierno, encienden
las viviendas y raptan a los niños.

Para evitar ser robados en la noche, muchos niños y niñas de Uganda tienen que viajar grandes distancias cada día, dejando sus viviendas antes de que oscurezca.








avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de una niña soldado

Mensaje por Evangelista el Vie 04 Ene 2013, 5:29 pm



Para evitar ser robados en la noche, muchos niños y niñas de Uganda tienen que viajar grandes distancias cada día, dejando sus viviendas antes de que oscurezca.
para dormir en centros urbanos y volver después.

Según McDonnell, “en una noche cualquiera, 40.000 niños, duermen en los refugios que les proporcionan autobuses, iglesias, corredores de hospitales y terrazas de casas”.

El largo viaje nocturno les roba a los niños algo más que sus camas:

“Exhaustos y asustados, todavía tienen que lidiar con la búsqueda de un albergue para pasar la
noche.

Sin embargo, hacen lo que pueden por estudiar y hacer sus deberes escolares.

Pero la ansiedad que los agobia día tras día, hace sentir su efecto sobre sus espíritus, de la misma manera que el tener que dormir, noche tras noche, en un piso frío y duro, hace sentir su efecto en sus cuerpos”, dice McDonnell.


Se mantiene la fe

Se mantiene la fe La noche oscura dio paso a la mañana, mientras los rebeldes llevaban a las niñas a su base.

Con sus pies desnudos llenos de ampollas y cubiertos de barro endurecido, Akallo y sus compañeras de estudio se encontraban marchando hacia la esclavitud.

Después del secuestro, la hermana Rachele comenzó a rastrear las pisadas de las niñas con la esperanza de lograr su liberación.

Akallo recuerda el momento en que la monja las encontró.

“Cuando la vi, las lágrimas que habían estado ocultas debajo de mis párpados surgieron libremente.

Era un alivio ver a alguien que yo creía que podía hacer algo”.

La hermana Rachele caminó al lado de sus estudiantes todo el día, rogando a sus captores que las liberaran.

Por fin, al final de la tarde, su persistencia dio resultado, pero sólo parcialmente: el capitán decidió
quedarse con 30 niñas y dejó en libertad a las restantes 109 para que se fueran con su maestra.

Grace Akallo estuvo entre las elegidas para quedarse.

Los rebeldes arrearon al grupo de 30 niñas hasta una pequeña choza donde no había agua ni comida.

Akallo recuerda esa primera noche de cautiverio:

“Fuimos amontonadas como cerdos en una pequeña cabaña, donde escasamente había espacio para una sola cama.

“Esa noche no pude dormir; lo único que hubo fue lágrimas –ríos de lágrimas.

Nunca había rezado antes de esa manera.

Me arrepentí de mis pecados y le prometí a Dios que nunca le daría la espalda si sobrevivía.

Mi fe se fortaleció después de mis oraciones.

Creí que Dios me rescataría, y esa fe me mantuvo viva”.

Sin embargo, aunque la fe la sostuvo su vida peligraba en todo momento.

Mata o te matamos; dispara o te disparamos; no ayudes a nadie o te liquidamos.

Éstas eran las reglas por las cuales se regía el ERS.

Las semanas de tormentos y de hambre, junto con la obligación de pelear y de complacer al “esposo” asignado, le nublaron la mente a Akallo.

Lo que una vez pareció ser una esperanza invencible, se debilitó después por los invariables golpes de la dura realidad.

En una ocasión, desmayada por la deshidratación extrema, sus camaradas soldados la enterraron viva en una tumba poco profunda, pero ella se las arregló para sobrevivir; tres veces intentó suicidarse, pero fue detenida en sus intentos.

Después de estar siete meses como prisionera, Akallo seguía rezando, a pesar de que, básicamente, no tenía ninguna esperanza de las circunstancias cambiaran.

“No sabía si le estaba pidiendo a Jesús que me ayudara a vivir, o me ayudara a morir”, dice.

De hecho, con el tiempo llegaron a resonar en sus oídos las palabras de Esteban, el primer mártir del cristianismo, cuando éste oró diciendo:

“Señor, recibe mi espíritu”.

Pero, a pesar de que llegó a envidiar la liberación de quienes habían muerto, su fe nunca la abandonó.






avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de una niña soldado

Mensaje por Evangelista el Vie 04 Ene 2013, 5:52 pm

-----------------------

La libertad

El día de la liberación de Akallo llegó de repente.

Kony reunió a sus soldados en un sitio que él llamaba “el árbol sagrado”, el lugar de reunión donde les daba sus decretos proféticos.

El jefe le dijo al grupo que 700 “rebeldes” del ejército ugandés venían a atacarlos, pero que sólo
100 niños y un grupo de soldados árabes (provistos por el gobierno de Sudán) serían enviados para derrotarlos.

Akallo recuerda que sólo los soldados regresaron, corriendo y gritando aterrorizados.

Todos los 100 niños habían muerto.

Después de enviar un segundo grupo de niños, que tampoco regresaron, Kony huyó en un vehículo.

“Parecía como si el fin hubiera llegado”, escribe Akallo.

“Todos estaban corriendo, confundidos.

No había dónde esconderse, las balas volaban por todas las partes y alcanzaban a cualquiera que se atravesara.

Quemaron las chozas que había en el campamento, vi como morían las madres.

Los niños que cargaban en sus espaldas no sabían si su madre se iba a levantar.

El solo ver esta escena hizo que quisiera rendirme”.

Akallo luchaba contra el temor y la duda que llevaba por dentro; luchaba contra lo que ella describió como una “voz extraña” que la torturaba con acusaciones y preguntas acerca de su valor como persona.

“La lucha que tenía por dentro era peor que la lucha externa; la lucha interior me hacía sentir culpable”.

Desesperada, recurrió una vez más a la oración. “Con el corazón adolorido, dije:

‘Señor, si me amas, ayúdame, por favor. Jesús, si me amas, llévame a casa’” Pero, cuando ella esperaba que le llegara la muerte, Dios le aseguró, con una voz apacible, que viviría:

“Levántate, y márchate de aquí”, le dijo.

“Obedecí esa tierna voz”, recuerda Akallo.

“No sabía adónde me estaba dirigiendo, pero Dios me estaba llevando a casa. Yo no lo sabía en ese momento, pero Dios me estaba cargando sobre Sus espaldas, cuando yo pensaba que estaba andando por mí misma”.



Estuvo caminando durante cuatro días.

El Viernes Santo de 1997, siete meses después de haber sido raptada, Grace Akallo llegó a
la libertad.

“No había llorado desde el día en que fue raptada, excepto cuando oraba”,
recuerda. “Pero ese día, me fluyeron abundantes lágrimas de alivio cuando vi corriendo hacia mí a la hermana Rachele, con sus brazos abiertos”.

Akallo volvió a inscribirse en el colegio Santa María, y se graduó en el 2001.

Luego siguió sus estudios en la Universidad Cristiana de Uganda, en Mukono, de la cual se graduó en el 2004, y en el Gordon College, cerca de Boston, Massachussets, del cual egresó el año pasado.

Como alguien que conoce la efectividad y el poder de la oración, Grace Akallo es muy franca en su desafío a los que quieran escuchar su mensaje:

“Quiero que oren por los niños que, en este momento, está viviendo un infierno en la tierra.

Ellos merecen un futuro.

Pero no estoy hablando sólo de los niños de norte de Uganda, sino de todos los pequeños que se encuentran atrapados en medio de la guerra”.

Y, en favor de estos “más pequeños”, como los llamó Jesús, doblar nuestras rodillas, es lo menos que podemos hacer.




Spoiler:
1 J. Carter Johnson, “Deliver Us From Kony,”
Christianity Today.
2 http://web.amnesty.org/wire/August2005/
Uganda
3 Girl Soldier, p. 31




avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de una niña soldado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.