Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 11 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 98 el Lun 15 Mayo 2017, 8:44 pm.
Últimos temas
» Descargue gratuitamente libro Discipular
por rmv2 Sáb 09 Dic 2017, 7:07 pm

» Miel San Marcos (Pentecostés) Album en Vivo 2017
por Genesis-9 Vie 08 Dic 2017, 2:02 pm

» Josue del Cid (Mi Dios Es Grande) Álbum 2017
por ceaucaro Vie 08 Dic 2017, 8:33 am

» David y Abraham – Discografia ¡¡NUEVOS LINKS!!
por ceaucaro Vie 08 Dic 2017, 8:24 am

» Evan Craft (Impulso) Álbum 2017
por ceaucaro Vie 08 Dic 2017, 7:55 am

» Marcos Witt – Tu y Yo (Versión Remasterizada) (Album 2016)
por ceaucaro Vie 08 Dic 2017, 7:48 am

» Hillsong En Español (El Eco de Su Voz) Album 2017
por ceaucaro Vie 08 Dic 2017, 7:43 am

» MARCELA GANDARA – CERCA ESTÁS (ALBUM 2017)
por ceaucaro Vie 08 Dic 2017, 7:39 am

» Necesito consejo
por Evangelista Mar 05 Dic 2017, 11:47 pm

» Historia Del Cristianismo - Kenneth S. Latourette Tomos I y II
por Sergio Arauz Gutierrez Mar 05 Dic 2017, 1:31 pm

» First Call – Comienza A Sanar
por elchocolatoso Lun 04 Dic 2017, 6:22 am

» Inquebrantable – La juventud de Josh McDowell (Dvdrip 2012) ¡¡NUEVOS LINKS!!
por Jimmy Suyón Sáb 02 Dic 2017, 10:21 pm

» La Fe de nuestros Padres. (FAITH OF OUR FATHERS) 2015 en Español. ¡¡NUEVO LINK!!
por Jimmy Suyón Sáb 02 Dic 2017, 9:50 pm

» En Él están nuestras fuerzas, valor y esperanzas
por Evangelista Vie 01 Dic 2017, 11:42 pm

» El Libro de Daniel (The Book of Daniel)
por carlinmex Vie 01 Dic 2017, 4:04 am

» Sansón y Dalila ( Samsom And Delilah )
por carlinmex Vie 01 Dic 2017, 3:53 am

» Obra de Teatro: DIOS SIEMPRE NOS CUIDA
por Pilar Ramos Jue 30 Nov 2017, 5:44 am

» Cicatrices 2 (Hombre o macho)
por carlinmex Miér 29 Nov 2017, 3:20 am

» Cicatrices del Alma
por carlinmex Miér 29 Nov 2017, 3:12 am

» va-yikra feliz Cumpleañitos hermanito
por Genesis-9 Mar 28 Nov 2017, 9:02 pm

Sondeo

¿ la Biblia que prefieres leer?

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Facebook
Colectivo Cristiano Ekkaleim

Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social digg  Bookmarking social delicious  Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña


PARA PAPÁS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

PARA PAPÁS

Mensaje por ZARGOTEAM el Sáb 13 Abr 2013, 4:15 am


Para Papás
por Charles R. Swindoll


Pocas veces recomiendo un libro sin reservas, pero pienso que todo hombre debe leer Men Face de Tom Eisenman. No estoy diciendo que concuerdo con todo lo que dice, o que usted concordará, pero es una de esas obras que merecen que se las lea . . . especialmente los hombres. Aprecio el candor y sentido práctico del autor. Él no se anda por las ramas, ni tampoco le retuerce a uno el estómago con culpabilidad. Sus observaciones, nociones y sugerencias son a la vez penetrantes y provocativas. Es más, el libro me hizo pensar en las tentaciones principales que enfrenta un padre.


En primer lugar, la tentación de dar cosas en lugar de dar de nosotros mismos: nuestra presencia, nuestra intervención personal.

No me malentienda. Proveer a la familia de uno es bíblico. Primera a Timoteo 5:8 dice que el hombre que no provee para las necesidades de su familia es “peor que un incrédulo.” Pero la tentación a la que me refiero va más allá del nivel básico de necesidad. Es la batalla entre juguetes y tiempo: el deseo de un papá que trata de compensar sus largas horas en el trabajo y su ausencia colmando a su familia con cosas materiales, en lugar de estar allí cuando se lo necesita: como en los graderíos durante juegos de pelota, o al lado de su hijo cuando la tarea escolar pide el estímulo de un padre, o aplaudirlo por el esfuerzo que está dando al aprender andar en bicicleta. Nada puede ocupar el lugar de un padre que participa. N-A-D-A.

Segundo, la tentación de reservar lo mejor de nosotros para el lugar de trabajo.

Nadie tiene provisión inagotable de energía y emocional, creatividad, entusiasmo, ideas, humor, impulso de liderazgo y gusto por la vida. Qué fácil es que los papás agoten esas cosas en su trabajo, virtualmente sin dejar nada para el fin del día. Como resultado, la esposa y los hijos reciben sólo las sobras. Padres, ¡nuestras familias merecen mejor que eso! Al no regularnos nosotros mismos, al no guardar deliberadamente algo de nuestra energía creativa para el hogar, tendemos a estar inquietos, a ser negativos, aburridos y predecibles en casa. Qué raros son los hombres desprendidos que piensan de antemano, que mantienen las prioridades en su debido puesto, y que mantienen a sus familias asombradas por la alegría.

Tercero, la tentación de sermonear en lugar de ganarnos el respecto al escuchar y aprender.

Vale la pena leer Santiago 1:19: “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.” Cuando las cosas se salen de control en casa, nuestra tendencia normal es invertir el orden que sugiere Santiago. Primero nos enfurecemos; después gritamos (sermón número 38 . . . ¿o era número 39?). Sólo al último escuchamos. Cuando eso sucede, nos apagan (he aprendido eso por la vía dura)
Los miembros de nuestra familia tal vez se detengan; tal vez miren; pero no están escuchando. Arden al rescoldo. Es una noción aleccionadora, papás; pero nuestra casa no es una extensión del trabajo. . . y nuestra esposa e hijos no son empleados. Tal vez nos ganemos automáticamente el respeto en donde trabajamos, pero en casa debemos ganárnoslo a la antigua. Debemos esforzarnos por merecerlo.

Cuarto, la tentación de exigir perfección de los que están bajo nuestro techo.

Nosotros, padres, podemos ser extremadamente irrealistas, ¿verdad? Me sirve bien recordar que un bateo de .350 como promedio se considera excelente en las grandes ligas. Eso quiere decir que el beisbolista profesional batea y yerra mucho más de la mitad de las veces que pasa al plato. Y sin embargo, .350 quiere decir que con todo se le considera campeón. Es más, si él mantiene eso por suficiente tiempo, lo colocan en el salón de la fama. Es muy fácil fijar las expectativas para nuestra esposa e hijos fuera de su alcance, esperando que bateen mil veces de cada mil. A los padres se les ordena que no exasperen a sus hijos (Efesios 6:4), y la palabra exasperar quiere decir ser un fastidio, una irritación, alguien que causa
aflicción. Un hijo exasperado es el que no puede saltar a suficiente altura, gracias a un padre exigente que erróneamente piensa que ser buen entrenador quiere decir siempre alzar más la barra.

Quinto, la tentación de buscar satisfacción íntima fuera de los vínculos de la monogamia.

Gracias a nuestra capacidad para racionalizar, los hombres podemos convencernos nosotros mismos como para meternos en los atolladeros más ridículos imaginables. He oído casi todos ellos. También he escuchado a los hijos de los adúlteros después del hecho, que nunca entienden, que sufren más allá de toda descripción, y que llevan indefinidamente las cicatrices. El encanto de la pasión seductora es increíblemente fuerte, capaz de cegar incluso a los más consagrados. La seducción puede ser poderosa lo suficiente como para hacer que el hombre se olvide momentáneamente de su familia, así como también que ignore las devastadoras consecuencias de su pecado. Por eso sugiero que los papás lleven un retrato de su familia, y lo miren con frecuencia. Es imposible darse a las
fantasías de lujuria sensual mientras se mira a las caras sonrientes y confiadas de la familia de uno.

Sexto, la tentación de subestimar la importancia de cultivar el apetito espiritual de la familia de uno.

Sí, se lo cultiva. Padres, escuchen: su esposa e hijos anhelan que usted sea el que marca el paso espiritual. A los hijos les encanta saber que su papá ama a Dios, anda con Dios y habla de Dios.
Nunca subestime su papel como cabeza espiritual de su hogar. Si su esposa lo rodea en este aspecto, eso me dice mucho más en cuanto usted que en cuanto a ella; y no piense que los hijos no lo notan, y se preguntan.

¿Listo para un reto? Empiece pasando tiempo con Dios, convirtiéndose en hombre de oración, ayudando a su familia a saber que usted ama profundamente a Cristo y desea honrarle.

¿Por qué no empezar hoy? Vamos, hombres; es una de las mejores cosas que un padre puede darle a su familia.
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.