Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 98 el Lun 15 Mayo 2017, 8:44 pm.
Últimos temas
» Película-Luchando con las Tentaciones. (Hablada en Español)
por ferpianist2018 Ayer a las 6:31 pm

» David y Abraham – Discografia ¡¡NUEVOS LINKS!!
por Aylasra Sáb 13 Oct 2018, 3:48 pm

» Una Tormenta que se repite.
por Armisam Vie 12 Oct 2018, 4:26 pm

» Sé que te sientes mal
por Evangelista Vie 12 Oct 2018, 12:57 am

» Jezabel manda un mensajero, pero Dios manda otro
por Evangelista Jue 11 Oct 2018, 5:09 pm

» Nunca podría ganar el perdón y la salvación
por Evangelista Jue 11 Oct 2018, 4:59 pm

» ¡Bienaventurados los indignados!
por Evangelista Jue 11 Oct 2018, 4:53 pm

» Retén lo que tienes
por Evangelista Jue 11 Oct 2018, 12:24 am

» EL LEON DE JUDA (Pelicula animada en 3D)
por timaclito1 Mar 09 Oct 2018, 5:01 pm

» El Refugio Secreto (The Hiding Place). En Español
por timaclito1 Mar 09 Oct 2018, 4:56 pm

» Revelation Road 1 (Dvdrip Subtitulada en Español)
por MauroZM Lun 08 Oct 2018, 10:48 pm

» El Diablo y el Espiritu Santo no pueden Estar en un mismo lugar al mismo tiempo...
por Maranata Lun 08 Oct 2018, 7:31 pm

» Omninsciencia de Dios ¿Me ayudan con esta aparente contradicción?
por Armisam Lun 08 Oct 2018, 1:16 am

» RAGAMUFFIN 2014...La Historia de Rich Mullins ¡¡NUEVO LINK!!
por GaBo Sáb 06 Oct 2018, 10:06 pm

» LOS DIEZ MANDAMIENTOS Español-Latino
por Doctor11 Sáb 06 Oct 2018, 6:39 pm

» DEJADOS ATRÁS (Serie Completa en Español)
por Doctor11 Sáb 06 Oct 2018, 6:38 pm

» ¿Jehová es Dios Padre o Jesucristo?
por Armisam Sáb 06 Oct 2018, 5:37 am

» La Predestinacion: Los Predestinados, elegidos, y escogidos son el pueblo de Israel y no los Pueblos Gentiles.
por Maranata Vie 05 Oct 2018, 3:00 pm

» ¡QUE LA BIBLIA HABLE DEL DIEZMO!
por Armisam Vie 05 Oct 2018, 7:04 am

» El Evangelio de Mateo. (Español-Latino DvdRip) 1 Link
por Doctor11 Miér 03 Oct 2018, 10:34 pm

Sondeo

¿Puede un Cristiano ser poseído por demonios?

32% 32% [ 8 ]
56% 56% [ 14 ]
12% 12% [ 3 ]

Votos Totales : 25

Facebook
Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social digg  Bookmarking social delicious  Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña


¡Bienaventurados los indignados!

Ir abajo

¡Bienaventurados los indignados!

Mensaje por Evangelista el Mar 14 Mayo 2013, 12:39 am



¡Bienaventurados los indignados!
______________________________________

A veces el pecado no es enojarse, sino ¡no enojarse!



Por Juan Stam
**********************

Hace unas semanas recibí un correo que expresa una actitud típica de muchas iglesias:

Hermano, nosotros en México tendremos elecciones.

Queremos un cambio, pero muchos cristianos no entienden esto.

La iglesia institucional no participa en las cuestiones sociales.

¿Oponerse a que las cosas sigan igual es oponerse a Dios?

Nos dicen que Dios es el que pone las autoridades y hay que dejarlo así. ¿Como entender esto?
_____________________________________

La consigna parece ser:

«Bienaventurados los conformes y sumisos, porque ellos no tendrán problemas».

En muchas iglesias prima la cultura de la sumisión ciega, la cual impide el necesario discernimiento crítico.

Es la cultura del «amén automático» , irreflexivo y acrítico.

A menudo, decir amén es algo así como roncar, porque ambos ocurren mientras se duerme y sin pensar.

¿Sumisión absoluta?

Comentemos primero la pregunta específica:

¿Establece Dios a los gobernantes y es pecado oponerse a ellos?

Pues, ¡jamás de los jamases! Ni en la sociedad, ni en la iglesia.

Dios, por su providencia y gracia, ha establecido el orden en la sociedad y ha puesto al gobierno para castigar a los injustos y defender a los justos (Ro 13.3-4).

No obstante, cuando un gobierno procede de manera contraria, cuando protege a los injustos y persigue a los justos, tal como actuaba el Imperio romano en tiempos de Juan de Patmos, Dios no instaló ese gobierno sino el diablo (Ap 13.2-4).

En Israel, la tarea más significativa de los profetas fue la de criticar al gobierno.

De Micaías, un profeta ejemplar, el rey Acab se quejó:

«me cae muy mal porque nunca me profetiza nada bueno» (1Re 22.8).

A eso respondió Micaías: «Vive Yahvéh, que lo que Yahvéh me hablare, eso diré» (22.14), por mucho que eso ofenda al rey.

Históricamente, la religión ha sido una espada de dos filos.

Con demasiada frecuencia ha sido una institución legitimadora del sistema.

A eso corresponden los profetas del palacio, que siempre predican lo que el rey quiere escuchar.

Pero la religión puede ser también transformadora, como tantas veces en la historia lo ha sido.

En esa ambivalencia, la religión suele ser opio, como bien observó Marx, pero puede ser también una poderosa levadura de procesos históricos de liberación y transformación.

Si Marx hubiera conocido a Camilo Torres, a Oscar Arnulfo Romero, a Dietrich Bonhoeffer y a Martin Luther King, hubiera reformulado su frase:

«La religión suele ser opio, pero también puede ser una poderosa levadura de cambio».



continua

________________________



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Bienaventurados los indignados!

Mensaje por Evangelista el Mar 14 Mayo 2013, 12:46 am



¡Bienaventurados los indignados!
______________________________________

A veces el pecado no es enojarse, sino ¡no enojarse!



Por Juan Stam
**********************

Una peligrosa arma de la religión paralizadora consiste en entender el amor como pasividad.

Entendido bíblicamente, el amor no es principalmente un sentimiento sino un compromiso radical con el bien del otro y de todos (cf. Pr 25.21), lo que Camilo Torres llamaba «amor eficaz».

Por eso Cristo nos ordena amar a nuestros enemigos, aunque nos caigan insoportablemente mal.

Significa desearles el mayor bien y responderles en la forma que mejor corresponde para su mayor bien.

Jesucristo, el indignado:

Esto lo ejemplificó Jesús en la totalidad de su vida.

Sin duda él amaba a los fariseos y saduceos, pero no los trató con «amabilidad» (en el sentido moderno burgués).

De hecho, los insultaba una y otra vez.

Según el cuarto evangelio advirtió a los judíos:

«ustedes son hijos de su padre el diablo» (Jn 8.31, 44); son «generación de víboras» y convierten a la gente en «hijos del infierno» (Mt 23.15).

Al rey Herodes lo llamó «aquella zorra» (Lc 13.32) y a los escribas y fariseos, ¡con cuántos insultos los agredía!

Aun a su discípulo Pedro Cristo lo llamó «Satanás» (Mt 16.23; Mr 8.33; o agente de Satanás, que también era insulto).

¡Jesús fue (y es) todo un ejemplo de indignación!

Jesús mismo nos llama a unirnos solidariamente con los indignados de nuestro siglo.

Lejos de ser un modelo de tranquilo conformismo, Jesús nos sirve de ejemplo de la más radical criticidad, incluso contra las autoridades religiosas y políticas de su nación.

Podemos notar aquí también que el Jesús de los evangelios se enojaba contra la injusticia, la falsedad y el pecado.

Nunca se enojó por interés propio, por aquello que lo afectaba en lo personal.

Ante el juicio totalmente injusto con que lo condenaron, no abrió su boca.

Pero cuando sanó a un enfermo y los fariseos, indiferentes al sufrimiento humano, se dedicaban a tenderle trampas legalistas, vemos a Jesús

«mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones» (Mr 3.5).

Y aun con sus mismos discípulos, cuando quisieron impedir a los niños acercarse a él, «se indignó» (Gr. aganaktew, enojarse).

A veces el pecado no consiste en enojarse sino precisamente en lo contrario, en no enojarse.

Un Jesús incapaz de enojarse ante la injusticia no sería nada convincente, ni sería Hijo de Dios.

Se muestra una paradoja muy significativa en las relaciones humanas de Jesús.

Se pronunció a favor de los pobres («bienaventurados ustedes los pobres»), pero con hostilidad hacia los ricos («ay de ustedes ricos», Lc 6.20, 24; cf. Mt 19.23–26; Mr 12.41; Lc 16.19; 18.23; 19.8–9).

Para «los de abajo» (publicanos, adúlteras, rameras, pobres) Jesús dirigía solo palabras compasivas, de comprensión y perdón, mientras que, para «los de arriba» (ricos, fariseos, sacerdotes, escribas), cuesta mucho encontrar palabras que no sean severas y –reconozcámoslo– a menudo insultantes.

Ni al gran maestro Nicodemo le mostró deferencia alguna.

Una paradoja similar marca la figura de Jesús como Príncipe de Paz, pero que no había venido a traer paz a la tierra sino espada (Mt 10.34).


continua

_________________



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Bienaventurados los indignados!

Mensaje por Evangelista el Mar 14 Mayo 2013, 12:59 am



¡Bienaventurados los indignados!
______________________________________

A veces el pecado no es enojarse, sino ¡no enojarse!



Por Juan Stam
**********************

Aunque Jesús censura a la iglesia de Éfeso por haber perdido «el primer amor», en seguida (¡qué paradoja!) los felicita por «aborrecer las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco» (Ap 2.4, 6).

En efecto, les señala, «ustedes han perdido el primer amor, y por eso son una iglesia caída e infiel, pero por lo menos una cosa buena tienen, que aborrecen ... conmigo, como yo aborrezco» (nunca afirma que aborrece a los nicolaítas mismos, sino a la doctrina y las obras de ellos).

El Jesús de las cartas a las siete iglesias, y del Apocalipsis en general, es un Jesús indignado con la indignación de su amor.

Tomás Münzer, el reformador anabautista del siglo xvi, denunciaba «la bondad ficticia» de un Cristo dulce, que desconocía al Cristo amargo de los evangelios.

El Cristo dulce es el Cristo de la gracia barata, domesticado y aburguesado, un Cristo simpático y complaciente.

Esa dulzura sacarina y anodina, inocua e inofensiva es más bien una negación total del Cristo de los evangelios.

¡Dios mismo es el primero de los indignados!

Todos sabemos que Dios es amor, pero no un amor sentimental sino un amor que sabe indignarse.

Sorprenden, y poco se toman en cuenta, los muchos textos bíblicos que hablan del odio y el enojo de Dios.

Estos textos nos mandan también a nosotros a «odiar como Dios y con Dios».

Veamos una breve síntesis:


Dios ama la justicia y por eso odia la injusticia y la corrupción:

«Yo, Yahvéh, amo la justicia, pero odio el robo y la iniquidad» (Is 61.8).

«No maquinen el mal contra su prójimo ni sean dados al falso testimonio, porque yo aborrezco todo eso, dice Yahvéh» (Zac 8.17).

Del rey mesiánico afirma, «tú amas la justicia y odias la maldad» (Sal 45.7; cf. 26.5; 119.163; cf He 1.9).

¿Dónde está la voz profética de nuestros políticos «cristianos» ante tanta injusticia y corrupción en nuestros países hoy?

Solo por nuestras voces conseguiremos que todos escuchen el odio de Dios contra esas realidades.

Dios ama la paz y odia la violencia.

Proverbios 6.16–19 da un registro muy revelador de los odios de Dios:

Hay seis cosas que Yahvéh aborrece,
y siete que le son detestables [odiosas],
Los ojos que se enaltecen,
la lengua que miente [falsedad],
las manos que derraman sangre inocente [violencia],
el corazón que hace planes perversos [corrupción, injusticia]
los pies que corren a hacer lo malo,
el falso testigo que esparce mentiras [falsedad, injusticia]
y el que siembra discordia entre hermanos.


Qué raro, pero muy, muy extraño, que tantos «cristianos» y «cristianas» de hoy, en vez de odiar la violencia y la guerra, sean los más enamorados de ellas.

Dios ama la verdad y odia la falsedad (Pr 6.17, 29 citado arriba).

«Aborrezco y repudio la falsedad, pero amo tu ley», canta el salmista (Sal 119.163).

Satanás es por naturaleza un mentiroso y engaña a las naciones.

La segunda bestia de Apocalipsis 13 es la cara buena del sistema, como

«Ministro de Propaganda y Relaciones Públicas» de la primera bestia.

En Apocalipsis 16 los sapos diabólicos que van a todos los palacios del mundo para convencer a los reyes que hace falta una guerra de agresión, y ellos creen esa propaganda militar de puras mentiras, como siempre, y se desata la guerra de Armagedón (Ap 16.13–14).

Si amamos la verdad y aborrecemos la mentira, tendremos mucho cuidado con toda la propaganda que nos traen los medios de comunicación.

Tendremos el «sospechómetro» en su máximo nivel.

Al prender el televisor, veremos los muchos sapos de engaño que se arrastran por la pantalla.


continua

_______________________



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Bienaventurados los indignados!

Mensaje por Evangelista el Mar 14 Mayo 2013, 1:07 am



¡Bienaventurados los indignados!
______________________________________

A veces el pecado no es enojarse, sino ¡no enojarse!



Por Juan Stam
**********************

Dios odia, con un odio especial, la falsa espiritualidad.

Cuando el pueblo es infiel, y vive en la injusticia, la violencia y la mentira, hacen aún peor cuando pretenden adorar a Dios (es como pensar, «por lo menos una cosa buena tenemos, que somos religiosos»).

Su falsa espiritualidad no compensa por sus pecados, sino constituye la peor de sus ofensas:

Yo aborrezco sus fiestas religiosas,
no me agradan sus cultos solemnes...
Aleja de mí el bullicio de tus canciones;
no quiero oír la música de tus cítaras.
Pero que fluya el derecho como las aguas,
y la justicia como arroyo inagotable.
Amós 5.21–24

Conclusión:

Podemos afirmar, muy paradójicamente, que uno de los grandes defectos de la iglesia de hoy es que no sabe odiar.

No sabemos aborrecer con Jesús lo que él aborrece, no sabemos odiar con Dios como él odia.

Dios es amor, pero amor que odia, y hasta odia al odio.

El amor que odia con un odio santo.

El odio contra la injusticia, la violencia y la falsedad es de hecho el amor en acción frente al desamor y la maldad.

Lo contrario del amor no es la indignación sino la indiferencia.

Este odio de Dios es la ternura de su compasión ante tanta injusticia; es un odio que llora (cf Mr 3.5).

Eduardo Galeano, en un reciente escrito, afirmó que existen dos clases de personas:

«los indignados» y por otra parte «los indignos».

Ser neutral o pasivo ante la maldad es renunciar a la propia dignidad de ser humano.

«No me duelen los actos de la gente mala», declaró Martin Luther King,

«me duele la indiferencia de la gente buena».

Ese silencio, según King, va minando la misma humanidad de los indiferentes:

«nuestra vida comienza a terminar en el momento en que nos callamos ante asuntos importantes».

A través de la historia esa clase de «amor eficaz» y su converso, la ira santa y justiciera, ha sido la motivación que ha impulsado a los grandes héroes de la libertad.

Moisés, viviendo en el palacio, amaba a su pueblo y odiaba la opresión.

Los profetas hebreos amaban apasionadamente la justicia y odiaban la corrupción y la maldad en su propio pueblo.

Abraham Lincoln y José Simeón Cañas odiaban la esclavitud. Dietrich Bonhoeffer odiaba el nazismo. Martin Luther King odiaba el racismo.

Todos ellos pertenecían a a la compañía noble de los indignados.

¿Cuales son los «santos odios» que deben inspirarnos a nosotros hoy?

Igual que los cristianos de Éfeso, tenemos que aprender a odiar con Cristo las cosas que él aborrece:

Ya queda claro:
¡Dios mismo es un indignado,
y Jesucristo también!

¡Qué importante saber enojarnos!

¡Ay de mí si me quedo indiferente!

Bienaventurados los indignados,
porque ellos buscan el reino de Dios,
que se haga la voluntad de Dios
en estas tierras nuestras.

¡Unidos para una fe más militante!


A veces el pecado no es enojarse, sino ¡no enojarse!






pescadito BENDICIONES

_____________________



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Bienaventurados los indignados!

Mensaje por Armisam el Jue 11 Oct 2018, 6:35 am

Evangelista escribió:

¡Bienaventurados los indignados!
______________________________________

A veces el pecado no es enojarse, sino ¡no enojarse!



Por  Juan Stam
**********************

Hace unas semanas recibí un correo que expresa una actitud típica de muchas iglesias:

Hermano, nosotros en México tendremos elecciones.

Queremos un cambio, pero muchos cristianos no entienden esto.

La iglesia institucional no participa en las cuestiones sociales.

¿Oponerse a que las cosas sigan igual es oponerse a Dios?

Nos dicen que Dios es el que pone las autoridades y hay que dejarlo así. ¿Como entender esto?
_____________________________________

La consigna parece ser:

«Bienaventurados los conformes y sumisos, porque ellos no tendrán problemas».  

En muchas iglesias prima la cultura de la sumisión ciega, la cual impide el necesario discernimiento crítico.

Es la cultura del «amén automático» , irreflexivo y acrítico.

A menudo, decir amén es algo así como roncar, porque ambos ocurren mientras se duerme y sin pensar.

¿Sumisión absoluta?

Comentemos primero la pregunta específica:

¿Establece Dios a los gobernantes y es pecado oponerse a ellos?

Pues, ¡jamás de los jamases! Ni en la sociedad, ni en la iglesia.

Dios, por su providencia y gracia, ha establecido el orden en la sociedad y ha puesto al gobierno para castigar a los injustos y defender a los justos (Ro 13.3-4).

No obstante, cuando un gobierno procede de manera contraria, cuando protege a los injustos y persigue a los justos, tal como actuaba el Imperio romano en tiempos de Juan de Patmos, Dios no instaló ese gobierno sino el diablo (Ap 13.2-4).

En Israel, la tarea más significativa de los profetas fue la de criticar al gobierno.

De Micaías, un profeta ejemplar, el rey Acab se quejó:

«me cae muy mal porque nunca me profetiza nada bueno» (1Re 22.8).

A eso respondió Micaías: «Vive Yahvéh, que lo que Yahvéh me hablare, eso diré»  (22.14), por mucho que eso ofenda al rey.

Históricamente, la religión ha sido una espada de dos filos.

Con demasiada frecuencia ha sido una institución legitimadora del sistema.

A eso corresponden los profetas del palacio, que siempre predican lo que el rey quiere escuchar.

Pero la religión puede ser también transformadora, como tantas veces en la historia lo ha sido.

En esa ambivalencia, la religión suele ser opio, como bien observó Marx, pero puede ser también una poderosa levadura de procesos históricos de liberación y transformación.

Si Marx hubiera conocido a Camilo Torres, a Oscar Arnulfo Romero, a Dietrich Bonhoeffer y a Martin Luther King, hubiera reformulado su frase:

«La religión suele ser opio, pero también puede ser una poderosa levadura de cambio».



continua

________________________


Judy.
Bendiciones.

  Esta actitud que pide Stam, es un arma de dos filos. Stam muestra su inclinación política y espera que la iglesia se manifieste en contra de la injusticia, popularmente. La iglesia no está de acuerdo con la injusticia, por supuesto, pero no significa salir a las calles y gritarlo, porque se está manifestando al igual que otros grupos y ese es el error. Al hacerlo prerdemos el propósito de la Iglesia en el mundo, además, la Iglesia es el cuerpo de Cristo, lo cual no permite movernos con ideas o filosofías ajenas.

  ¿Por qué Pablo no se manifestó en contra de la esclavitud en el siglo 1?  Por eso mismo, pero Pablo, sin lanzarse a la calle, combatió contra la esclavitud desde lo más profundo del problema como nadie, es decir, el Espíritu Santo lo hizo de forma perfecta en la carta a Filemón.

  Cuando Stam cita el pasado con los profetas, estos profetas eran judíos, dentro de un pueblo judío, con gobernantes judíos, con situaciones de corrupción en Israel. Dios quitaba y ponía gobernantes en Israel. Dios quitó a Saúl y puso a David; Dios quitó a Acab y puso a Jehú. Jehú se corrompió y también lo quitó del gobierno.

 Eso no significa que Dios quitaría reyes en Grecia, en Roma, en Asia Menor. ¿Por qué no quitó a Nerón quien mató a Pedro y a Pablo?  La Iglesia, la verdadera, ataca los problemas según Dios la vaya dirigiendo. Lanzar a la calle a los hermanos son ideas o posturas de los líderes de hoy y Stam está entre ellos.

  Yo entiendo la teología de Stam. Es la teología de hoy en día, la cual pretente lanzar a la Iglesia en las filas de la política y política de izquierda. La fe tiene sus propias maneras de conducirse. Stam pretende mover a la Iglesia como lo hacen otros.  El problema está en el corazón del hombre y solo Cristo cambia a la persona. Solo Cristo cambia el corazón. El evangelio es poder (Rom. 1.16).
avatar
Armisam
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Bienaventurados los indignados!

Mensaje por Evangelista el Jue 11 Oct 2018, 4:53 pm

Armisam escribió:
Evangelista escribió:

¡Bienaventurados los indignados!
______________________________________

A veces el pecado no es enojarse, sino ¡no enojarse!



Por  Juan Stam
**********************

Hace unas semanas recibí un correo que expresa una actitud típica de muchas iglesias:

Hermano, nosotros en México tendremos elecciones.

Queremos un cambio, pero muchos cristianos no entienden esto.

La iglesia institucional no participa en las cuestiones sociales.

¿Oponerse a que las cosas sigan igual es oponerse a Dios?

Nos dicen que Dios es el que pone las autoridades y hay que dejarlo así. ¿Como entender esto?
_____________________________________

La consigna parece ser:

«Bienaventurados los conformes y sumisos, porque ellos no tendrán problemas».  

En muchas iglesias prima la cultura de la sumisión ciega, la cual impide el necesario discernimiento crítico.

Es la cultura del «amén automático» , irreflexivo y acrítico.

A menudo, decir amén es algo así como roncar, porque ambos ocurren mientras se duerme y sin pensar.

¿Sumisión absoluta?

Comentemos primero la pregunta específica:

¿Establece Dios a los gobernantes y es pecado oponerse a ellos?

Pues, ¡jamás de los jamases! Ni en la sociedad, ni en la iglesia.

Dios, por su providencia y gracia, ha establecido el orden en la sociedad y ha puesto al gobierno para castigar a los injustos y defender a los justos (Ro 13.3-4).

No obstante, cuando un gobierno procede de manera contraria, cuando protege a los injustos y persigue a los justos, tal como actuaba el Imperio romano en tiempos de Juan de Patmos, Dios no instaló ese gobierno sino el diablo (Ap 13.2-4).

En Israel, la tarea más significativa de los profetas fue la de criticar al gobierno.

De Micaías, un profeta ejemplar, el rey Acab se quejó:

«me cae muy mal porque nunca me profetiza nada bueno» (1Re 22.8).

A eso respondió Micaías: «Vive Yahvéh, que lo que Yahvéh me hablare, eso diré»  (22.14), por mucho que eso ofenda al rey.

Históricamente, la religión ha sido una espada de dos filos.

Con demasiada frecuencia ha sido una institución legitimadora del sistema.

A eso corresponden los profetas del palacio, que siempre predican lo que el rey quiere escuchar.

Pero la religión puede ser también transformadora, como tantas veces en la historia lo ha sido.

En esa ambivalencia, la religión suele ser opio, como bien observó Marx, pero puede ser también una poderosa levadura de procesos históricos de liberación y transformación.

Si Marx hubiera conocido a Camilo Torres, a Oscar Arnulfo Romero, a Dietrich Bonhoeffer y a Martin Luther King, hubiera reformulado su frase:

«La religión suele ser opio, pero también puede ser una poderosa levadura de cambio».



continua

________________________


Judy.
Bendiciones.

  Esta actitud que pide Stam, es un arma de dos filos. Stam muestra su inclinación política y espera que la iglesia se manifieste en contra de la injusticia, popularmente. La iglesia no está de acuerdo con la injusticia, por supuesto, pero no significa salir a las calles y gritarlo, porque se está manifestando al igual que otros grupos y ese es el error. Al hacerlo prerdemos el propósito de la Iglesia en el mundo, además, la Iglesia es el cuerpo de Cristo, lo cual no permite movernos con ideas o filosofías ajenas.

  ¿Por qué Pablo no se manifestó en contra de la esclavitud en el siglo 1?  Por eso mismo, pero Pablo, sin lanzarse a la calle, combatió contra la esclavitud desde lo más profundo del problema como nadie, es decir, el Espíritu Santo lo hizo de forma perfecta en la carta a Filemón.

  Cuando Stam cita el pasado con los profetas, estos profetas eran judíos, dentro de un pueblo judío, con gobernantes judíos, con situaciones de corrupción en Israel. Dios quitaba y ponía gobernantes en Israel. Dios quitó a Saúl y puso a David; Dios quitó a Acab y puso a Jehú. Jehú se corrompió y también lo quitó del gobierno.

 Eso no significa que Dios quitaría reyes en Grecia, en Roma, en Asia Menor. ¿Por qué no quitó a Nerón quien mató a Pedro y a Pablo?  La Iglesia, la verdadera, ataca los problemas según Dios la vaya dirigiendo. Lanzar a la calle a los hermanos son ideas o posturas de los líderes de hoy y Stam está entre ellos.

  Yo entiendo la teología de Stam. Es la teología de hoy en día, la cual pretente lanzar a la Iglesia en las filas de la política y política de izquierda. La fe tiene sus propias maneras de conducirse. Stam pretende mover a la Iglesia como lo hacen otros.  El problema está en el corazón del hombre y solo Cristo cambia a la persona. Solo Cristo cambia el corazón. El evangelio es poder (Rom. 1.16).

Pues tienes toda la razón; claro que este escrito lo subi en el 2013, desde ese entonces he madurado en la fe y lo que antes era pero ahora Dios me ha madurado un poquito mas jejeje; pero si es cierto lo que dices; las politicas no entra en el nivel del Espiritu de Dios, Jesus mismo dijo - Padre no te pido que los quites del mundo sino que los guardes del mundo, y eso ya habla mucho .... gracias hermanito , recibe un abrazo en el amor de Cristo; okj



avatar
Evangelista
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Bienaventurados los indignados!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.