Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 14 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 14 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 98 el Lun 15 Mayo 2017, 8:44 pm.
Últimos temas
» Una Segunda Oportunidad (The Second Chance) ¡¡NUEVO LINK!!
por Genesis-9 Hoy a las 1:41 pm

» Me Presento
por Genesis-9 Hoy a las 1:37 pm

» LA HISTORIA DE RON CLARK. (Precioso Mensaje) Español Latino.
por carlitosbond Hoy a las 7:07 am

» El Ascenso ( The Climb) DvdRip-Latino
por carlitosbond Hoy a las 5:57 am

» El Caso para Cristo (The Case for Christ) Basado en Hechos Reales
por Genesis-9 Ayer a las 5:15 pm

» Toma tu Cruz cada dia y sigue a Jesús
por Evangelista Dom 15 Oct 2017, 9:33 pm

» Juan Luis Guerra la canción Las Avispas
por Evangelista Dom 15 Oct 2017, 2:07 pm

» Confianza en la cosecha / Faith Like Potatoes
por nvm7 Dom 15 Oct 2017, 12:20 am

» Secretos del Alma (Wildflower 2016) Subt en Español
por Genesis-9 Sáb 14 Oct 2017, 8:39 pm

» La Fe de nuestros Padres. (FAITH OF OUR FATHERS) 2015 en Español. ¡¡NUEVO LINK!!
por Jesus Gallegos Sáb 14 Oct 2017, 7:45 pm

» EL LEON DE JUDA (Pelicula animada en 3D)
por Rossana Vie 13 Oct 2017, 8:48 pm

» LA CORRECCIÓN DEL ALMA
por sefora7 Vie 13 Oct 2017, 3:28 pm

» CLAMOR DE UN ALMA QUEBRANTADA
por sefora7 Vie 13 Oct 2017, 2:19 pm

» No me Avergüenzo (I'm not Ashamed) Español-Latino
por nathy76 Vie 13 Oct 2017, 12:39 pm

» El Poder de la Fe De Un Hombre Comun (Una buena Pelicula) ¡¡NUEVO LINK!!
por nathy76 Vie 13 Oct 2017, 12:37 pm

» ¿ Según Efesios 5:27 Podremos por nosotros mismo o solo por Cristo ?
por Evangelista Jue 12 Oct 2017, 1:52 pm

» Víspera de año nuevo
por Evangelista Jue 12 Oct 2017, 12:12 pm

» Ser proclamadores de la verdad
por Evangelista Jue 12 Oct 2017, 12:23 am

» DIOS te ama
por Evangelista Miér 11 Oct 2017, 11:26 pm

» La ciudad Dorada
por Evangelista Miér 11 Oct 2017, 10:09 pm

Sondeo

¿Debemos tener miedo de las fuerzas ocultas?

 
 
 

Ver los resultados

Facebook
Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Palabras claves

implicaciones  until  obras  teatro  forever  diezmo  


MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY (SEMANA 2)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY

Mensaje por ZARGOTEAM el Mar 03 Sep 2013, 4:43 am


MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY
CURSO DE INSTRUCCIÓN
INTRODUCCION AL MINISTERIO DE LOS NIÑOS
PAGINA 2
Oración de Inicio
“Padre, te agradecemos este tiempo que nos permites estar juntos, reunidos en Tu nombre, aprendiendo acerca de ti, examinando el cuidado de tus hijos. Ahora te pedimos que estés con nosotros, que formes parte de esta clase, guiándola y llevándola en la dirección que tú desees, en el nombre de Jesús, amen.”
 
Introducción al Ministerio Infantil
Esta tarde vamos a examinar una serie de conceptos.
Uno de los principios generales con el que vamos a comenzar, es el que he escrito en la parte superior del Bosquejo sobre la Enseñanza Básica.
Pero antes de que nos metamos de lleno en el tema, quisiera empezar haciendo la siguiente pregunta: “¿pueden los niños ser salvos?”
Tanto si ha pensado usted en ello a fondo como si no, si ha llegado a una conclusión  como si no lo ha hecho, esto es de suma importancia para entender lo que es el ministerio dedicado a los niños.
Yo he oído hablar acerca de diferentes ideas respecto a si los niños pueden o no pueden ser salvos.
He oído decir que, bueno, que cuando son menores de doce años, resulta un tanto difícil pensar en dicha posibilidad porque ni siquiera poseen el entendimiento intelectual para ello y es posible que no entiendan el concepto de la cruz, de modo que si pensamos en niños de cuatro o cinco años, ni pensarlo!
Su manera de tratar a los pequeños dependerá de la respuesta que haya dado.
Por ella se verá si está usted dispuesto a disciplinarles o a tratarlos como a bebés.
Pero es una pregunta a la que es importante responder.
 
Muchos conocidos dirigentes cristianos fechan su conversión en la primera infancia. Matthew Henry se convirtió a la edad de diez años, Isaac Watts a los nueve, Jonathan Edwards a los siete, Henrietta Miers a los cinco, la Sra. Ruth Graham a los cinco, Corrie Ten Boom a los cinco, mis hijos a los cuatro y a los cinco años y hace poco mi hija a los cuatro años y medio.
Estoy convencido de que los niños pueden y deben hacerlo.
Las Escrituras así lo dicen y así nos lo indican. D.L. Moody dijo que estaba convencido de que si los niños eran suficientemente mayores como para asistir a la Escuela Dominical eran lo suficientemente mayores como para acudir al Calvario.
Charles Spurgeon decía: “Generalmente he hallado un conocimiento mucho más claro del Evangelio y un amor más cálido a Cristo en el niño que se ha convertido que en el hombre, puesto que los niños no tienen necesidad de eliminar las costumbres de la duda, de las malas interpretaciones, que para tantos se han convertido en un impedimento, evitando que pudiesen aceptar el Evangelio.” En otra ocasión Charles Spurgeon dijo: “si se le ha instruido bien a los cinco años el niño puede creer y ser regenerado con la misma facilidad que lo puede hacer cualquiera.” La Palabra de Dios nos dice: “También le presentaban los niños pequeños para que los tocase. Y los discípulos, al ver esto, les reprendían.
PAGINA 3
Pero Jesús los llamó diciendo: “Dejad a los niños venir a mí y no les impidáis, porque de los tales es el reino de los cielos. De cierto os digo que cualquiera que no reciba el reino de Dios como un niño, jamás entrará en él.” Sucede todo lo contrario, en el caso de aquellos que creen que los niños son demasiado jóvenes. Jesús dice que tenemos que volvernos como ellos para entrar en el reino de Dios. Lo cierto es que, con frecuencia el problema que tenemos consiste en que, desde el punto de vista adulto de examinar las cosas,  estamos pensando en el concepto intelectual. El intelecto y el acto de salvación. Aunque es cierto que el intelecto también participa, el conocimiento y la comprensión se basan en la voluntad. Si estamos dispuestos o no, y estoy convencido de que eso es lo que el Señor destaca en la relación con los niños, es el hecho de que están dispuestos a escuchar la verdad y nosotros también debemos de estarlo. No solo es que el niño de corta edad puede entregar su vida al Señor, sino que es preciso que lo haga, es preciso.
Hay una mentira, que brota de lo más hondo del infierno, según la cual se dice “no, lo que tenemos que hacer es esperar hasta que sean suficientemente mayores como para decidir, a fin de que puedan ver y experimentar todas estas cosas, y eso es algo diabólico.
Es preciso que desde la niñez les instruyamos para el reino de Dios. Pienso que la labor de los padres no es necesariamente instruirles para esta tierra tanto como lo es para la vida eterna. Y hay ocasiones en que nos centramos demasiado en esta tierra cuando no deberíamos de hacerlo. Es de gran importancia que veamos y entendamos que es preciso que los niños crean y lo cierto es que pueden y deben hacerlo. Es algo fundamental participar en un ministerio dedicado a los niños. Y si no ha pensado usted en ello en serio, es importante que lo haga.
Pregúntele al Señor mentalmente si en este momento existe un desafío al respecto. Es realmente necesario que piense usted muy en serio si existe un desafío. ¿Por qué pienso de este modo? Es un gozo tan tremendo ver a los niños venir al Señor.
En tantas ocasiones aquí, los Lunes por la noche, es más como si fuese una noche dedicada al evangelismo, y puede que haya en la reunión unas 75 o 100 personas que pasan al frente y lo que la gente no entiende es que, durante toda la semana posiblemente el número sea superior a ese, que están entregando su vida al Señor, pero es algo que se hace de un modo que pasa desapercibido. Hace poco nos encontramos en una situación en la que un maestro de primer curso vino y dijo: “¿tienen algunos tratados que me puedan dar porque estamos estudiando una lección acerca de lo que significa entregar la vida al Señor, acerca de la salvación? Le contesté: “sí, ahí los tiene.” Así que fuimos y cogimos tres o cuatro y yo me sentí movido por el Espíritu, aunque da la impresión de que estoy bromeando,  lo cierto es que el Espíritu me estaba realmente guiando. Cuando esto concluyó nos dimos cuenta y le pregunté: “¿qué está usted haciendo? Solo ha cogido tres o cuatro, llévese unos cuantos más” de modo que cogimos otros tres o cuatro más y me iba a marchar cuando pensé “con esto no basta” de manera que fui y añadí al montón que ya llevaba y acabó llevándose unos catorce folletos. Volvió a su clase y después regresó muy excitado y me dijo: “no puede usted imaginarse lo que ha sucedido.
PAGINA 4
La maestra con la que trabajo pensó que también ella debía compartir, justo cuando acababa de empezar la clase y ella preguntó si había alguien que quisiera entregar su vida al Señor. Estaba siendo guiada por el Espíritu Santo en aquel momento y en seguida se levantaron catorce manos. Estaban muy emocionadas porque aquellos niños habían entregado sus vidas al Señor en aquel momento y el resto del tiempo pudieron discipularles en relación con lo que, de hecho, habían hecho porque de eso precisamente se trataba la lección para empezar.” ¿Creemos lo que dice la Palabra? Los niños están dispuestos y creo que es importante que entendamos esto.
 
Está bien, echemos un vistazo ahora a lo que he escrito aquí arriba. ¿Qué es exactamente el Ministerio Infantil de la Capilla Calvary?
Vamos a echar un vistazo a este bosquejo y posiblemente vayamos a algunas páginas diferentes del bosquejo, pero no vamos a alejarnos mucho de él en estos momentos.
 
A) El Ministerio de Edificación. Tenemos una página aquí, en Nehemías 4, versículos 17 a 20. Al llegar a este punto se lo voy a leer. “Tanto los que reedificaban el muro como los que llevaban cargas estaban armados; con una mano trabajaban en la obra y con la otra empuñaban la jabalina. Los que edificaban llevaban cada uno su espada ceñida al cinto; así edificaban. Y el que tocaba la trompeta estaba junto a mí. Entonces dije a los principales, a los oficiales y al resto del pueblo: -- La obra es grande y amplia, y nosotros estamos distanciados en la muralla, lejos los unos de los otros. En el lugar donde oigáis el sonido de la corneta, allí reuníos con nosotros. Y nuestro Dios combatirá por nosotros.” ¡Es de suma importancia entender algunas de estas verdades de Nehemías. No sé si han tenido ustedes oportunidad de estudiar el libro, pero es un libro impresionante que estudiar.
Nehemías vio la necesidad, contempló la muralla derruida, que era su defensa en aquellos días, era la defensa al exterior de la ciudad, lo cual les permitía entrar y hacer lo que quisieran y lo que deseasen. Las murallas habían quedado dañadas todo alrededor, de modo que los niños no estaban seguros. La labor consistía en reconstruir aquellas murallas, y la labor de proteger al pueblo, que se hallaba en la ciudad y precisamente eso fue lo que Nehemías se dispuso a hacer. La batalla había comenzado. Siempre que se está llevando a cabo la obra de Dios, se desencadena una batalla, pero no olvidemos nunca que mayor es El que está en nosotros, que el que está en el mundo. No permitan usted nunca que el enemigo les mienta porque ya ha perdido, pero en la batalla, en la situación en la que se encontraba Nehemías el enemigo se valió del desánimo, de la burla y del desprecio, diciendo: "Venga, si no lo podéis hacer, no sois capaces. ¿Quiénes os creéis que sois?” Y en el mismo sentido, me encuentro con que se siguen repitiendo estas mismas mentiras y se lanzan esos mismos desafíos a aquellos que desean dedicarse al ministerio. Venga ya, si te conoces a ti mismo, ya sabes lo que te falta. ¿Cómo se te puede ni siquiera ocurrir?” A lo largo de los siglos sus tácticas no han cambiado. Lo que intenta es que aparezca el temor en nuestras vidas, haciendo que nos fijemos en nosotros mismos y esa es una terrible equivocación porque si se miran ustedes a sí mismos, sí, es verdad, tienen ustedes todas las de perder, no podrán lograrlo, es imposible.
PAGINA 5
Lo que descubrirán ustedes con el paso del tiempo, si es que aún no lo han hecho, es que cuando Dios nos pide que hagamos algo, es realmente imposible. Y eso lo hace con el fin de que tengamos que acudir a Él, para que ...     CONTINÚA
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY 2

Mensaje por ZARGOTEAM el Mar 03 Sep 2013, 4:45 am

tengamos que depender constantemente de Él. De modo que, el caso es que es verdad, yo no lo puedo hacer, pero sí, Él puede hacerlo por medio de mí.
 
Hay personas que preguntan qué cualidades es preciso tener para dedicarse al ministerio de los niños. Hay ciertos puntos muy concretos, acerca de los cuales hablaremos, pero la realidad es que lo que es preciso es estar dispuestos. No estamos hablando de habilidad.
Si piensan ustedes que poseen la habilidad su actitud es equivocada. Si creen ustedes que porque lo han hecho con anterioridad pueden volver a hacerlo, están ustedes equivocados.
Precisamente por el hecho de que lo hayan hecho antes yo oraría pidiendo la dirección del Espíritu Santo y el poder de capacitación del espíritu Santo, que es lo que necesitan ustedes de nuevo. Si nunca antes han hecho algo por el estilo es preciso que  confiesen “Señor, necesito tu ayuda.” Y entonces es cuando sucederá, es cuando empezarán a suceder cosas. Será entonces cuando Dios comenzará a obrar por medio de sus vidas, no de las habilidades que tengan ustedes. De modo que Nehemías se dio cuenta, pero perseveró, y es algo de lo que es preciso que sean ustedes conscientes al comenzar este proceso de instrucción. Si Dios les ha llamado al ministerio infantil existe la ligera posibilidad de que el enemigo intente desanimarles. Hasta es posible que ya lo hayan experimentado al venir a esta clase. Con el paso del tiempo encuentro interesante que haya personas que me hablen y me cuenten que los Martes les pasan las cosas más extrañas. ¿Por qué no sucede el lunes o el miércoles o el jueves o el viernes? ¿Por qué es precisamente el martes cuando se les pincha una rueda? En el trabajo le pidieron que se quedase tarde el martes. No es pura coincidencia y es preciso que sean ustedes consciente de ello. Hay personas que se dedican al Ministerio de los Niños, parejas que vienen y me dicen: “¿por qué sucede que precisamente el domingo por la mañana, antes de que tengamos que dar la clase, discutimos? Y cuando termina la clase, todo va estupendamente, todo va bien. Me pregunto ¿por qué pasa esto?” No hay duda de que el enemigo intentará desanimarnos, no hay duda alguna al respecto. Si no lo hace, den ustedes las gracias al Señor, si lo hace posible.
 
(B) En el bosquejo existe un doble propósito. El Ministerio dedicado a los Niños no permite que los adultos estudien con otros adultos. Esto es así para que puedan volver a sus casas y puedan discipular a sus propios hijos y para que ellos aprendan a su propio nivel, según su edad. Esto es algo que siempre se discute, el tema del nivel de la enseñanza. Yo lo encuentro interesante porque es un proceso natural de aprendizaje.
PAGINA 6
Ustedes no pondrían a un niño de siete años en una clase universitaria, a menos que ese niño fuese absolutamente excepcional. ¿Por qué no? Teniendo en cuenta algunas de las ideas que oigo habría que pensar que eso es algo corriente. Hablaremos acerca de los diferentes niveles de enseñanza, cubriremos los diferentes aspectos del ministerio dedicado a los niños con el paso del tiempo. Lo cierto es que existen diferentes niveles apropiados para aprender y poder recibir enseñanza, según la edad, y eso es importante.
 
(C) El objetivo es guiar a los niños para que tengan comunión con Dios, para que crezcan en esa comunión con el Señor, para que conozcan a Dios por experiencia propia Como saben ustedes resulta muy fácil hablar acerca de Dios, es fácil explicarle, pero lo que es importante es que los niños le conozcan por su propia experiencia. Es muy importante y ese es uno de nuestros objetivos.
 
(D) El Ministerio. Vamos a echar un vistazo a una página que tienen ustedes ahí, en su libro, en la que hay algunos pensamientos acerca de la enseñanza de los niños. Es de C.H. Spurgeon. Y antes de que lo leamos quisiera animarles a que lo vuelvan a leer y a que con el paso del tiempo lo lean con frecuencia porque presenta conceptos profundos y claros a lo largo de toda la página, de modo que sean ustedes conscientes de que Dios les está hablando a su corazón. “Es evidente que nuestro Señor Jesucristo sintió un gran cariño por los niños, y en poco se parece a Cristo aquel que viéndoles les considera un estorbo en este mundo y les trata como si los niños no fuesen otra cosa que unos pequeños mentirosos y desgraciados bobalicones. Pero a ustedes, los que trabajan en nuestras escuelas, les ha sido concedido el privilegio de hallar dónde se congregan estos jóvenes discípulos, que son verdaderamente las ovejas del rebaño de Cristo. Y a ustedes les está diciendo: “apacienta mis ovejas.” Es decir, instruyan a aquellos que son verdaderamente condescendientes, aunque sean aún jóvenes en años. Lo que principalmente necesitan los niños cristianos es que se les enseñe la doctrina, los preceptos y la vida conforme al evangelio. Necesitan que se les enseñe la verdad divina de una manera clara y contundente. De nosotros depende que la doctrina sea sencilla y esa debe ser la parte principal de nuestra labor. Enseñen a los pequeños toda la verdad y nada más que la verdad, porque el recibir instrucción es el gran deseo de la naturaleza infantil. La única manera de evitar que la mente del niño se llene de basura es llenarla hasta rebosar de sabiduría. Si instruimos al niño tendrá delante de él cincuenta años de servicio sagrado. Nos complacemos en dar la bienvenida a aquellos que llegan a la viña a la hora undécima, cuando apenas si han tenido tiempo de coger su azada y su pico antes de que se ponga el sol y acabe su corta jornada de trabajo. Oh queridos maestros, y también me dirijo a mí mismo, hagamos que nuestra enseñanza sea cada vez más bíblica. No os angustiéis si vuestros alumnos se olvidan de lo que les habéis dicho, pedid en oración que recuerden lo que dice el Señor. Aseguraos de que sea lo que fuere lo que les enseñéis, no olvidéis tres conceptos primordiales: la ruina, la redención y la regeneración.
 
PAGINA 7
Decidles a los niños que están en ruina a causa de la caída y que solo hay salvación para ellos si son redimidos por la sangre de Jesucristo y regenerados por el Espíritu Santo. Dios perdona a aquellos que desprecian a los pequeñines. ¿Os pondréis furiosos conmigo si os digo que vale más salvar la vida de un niño que la de un hombre? Existe una gracia infinita de parte de Dios, en cuanto a salvar a los que tienen setenta años, porque ¿qué bien pueden hacer ahora al llegar al final de su vida? Cuando llegamos a los cincuenta o los sesenta nos sentimos casi agotados, y si le hemos dedicado al diablo toda nuestra juventud  ¿qué queda para Dios? Pero en el caso de estos queridos niños y niñas, aún se puede hacer mucho con ellos y son el futuro del mundo. El pasado ha quedado atrás y ya no podemos cambiarlo. Hasta el pasado se esfuma mientras lo contemplamos, pero tenemos depositada nuestra esperanza en el futuro y, por lo tanto, debemos dejar lugar para los niños, para todos ellos. Cuando el Señor llama a un hombre a la obra, le da la preparación necesaria para llevarla a cabo. Acercaos a Jesús. Una hora de comunión con Jesús es la mejor preparación para enseñar ya sea a los más jóvenes o a los más mayores. En el caso del maestro fiel de niños poco es lo que se oye acerca de él, a pesar de lo cual está realizando una gran labor y gracias a ella las futuras generaciones le llamarán bendito. Su Maestro lo sabe todo acerca de él, y oiremos hablar de él en aquel día, aunque posiblemente antes no. Los buenos maestros de los más pequeños se cuidan de ellos todos los días de la semana, según tienen oportunidad y se ocupan además de sus almas por medio de la oración y dando un santo ejemplo, cuando no les están enseñando de palabra. El pastorear a las ovejas es una labor diaria, a la que hay que dedicar todas las horas del día. Id y buscad a los niños, no hay ley contra ello, todo es justo en la guerra contra el demonio. De modo que mi primer enseñanza es que salgáis a buscar a los niños, buscadlos ahora que podéis. Aquel que ha enseñado una clase de Shabbat se ha ganado un buen premio. Yo preferiría ganarme el título de MED, maestro de escuela dominical, que un master o cualquier otro título universitario u honor alcanzado por el hombre. Por lo tanto, permitidme que os suplique que os animéis porque vuestra tarea es honorable. Que el ejemplo real de David, que el ejemplo divino de Jesucristo, les inspire con una nueva diligencia y aumente el ardor con confianza y con una constante perseverancia, para que sigan adelante, llevando a cabo esta bendita labor, de la misma manera que la desempeñó David. “Venid hijitos míos y os enseñaré el temor del Señor.” Cuánto abarcan esas palabras, tanto en lo que podemos meditar sobre la importancia que tienen, como en poder continuar pensando en lo que pueden llevar a cabo. Es mucho lo que tenemos aquí y por causa de la falta de tiempo no podemos examinarlo en profundidad, a pesar de que sí vamos a examinar muchas ideas durante el programa de instrucción, respecto a lo que se ha dicho aquí. Pero hay algo que es de vital importancia y es acercarse a Jesús. El que ustedes caminen con Él es de suprema importancia. Aunque no estoy diciendo que si tienen ustedes comunión con Dios y pasan tiempo con El no será necesario que se preparen en clase, porque no es eso lo que estoy diciendo. Pero si se preparan  constantemente, sin desmayar, pero no tienen comunión con El, ¿qué es lo que tienen?
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY 3

Mensaje por ZARGOTEAM el Mar 03 Sep 2013, 4:46 am


PAGINA 8
Él es el poder que nos capacita, es nuestra fortaleza y nuestra salvación y aparte de El no tenemos nada. Por lo tanto, es de suma importancia que nos acerquemos y que permanezcamos cerca de Jesús. En lo que acabamos de considerar hay algunas verdades muy importantes. Pero volvamos al Bosquejo Básico de Instrucción.
 
(E) La Enseñanza. ¿Es preciso que os diga que queremos que se enseñe la Biblia? Enseñen la Biblia. Enseñen la verdad, pues eso es algo que no puedo enfatizar demasiado. Podemos, especialmente cuando no estamos preparados, dedicarnos de lleno a enseñar lo que pensamos u ofrecer buenas ideas y eso es exactamente lo que sucederá si no se preparan para su clase y lo que van a enseñar. Entonces comenzarán a compartir y es importante entender que al hacerlo, ustedes serán responsables de todo lo que suceda en esa clase. De todo. Si desean ustedes seguir esa dirección, es decir enseñar, es posible que se digan: “Bueno, lo único que quiero ahora mismo es ayudar.” Créanme, al adoptar esa actitud de ayuda estarán ustedes enseñando mediante su estilo de vida, por medio de lo que digan, por lo que no digan. De modo que cualquiera que se encuentre en la clase será responsable, en el día del juicio, de lo que hicieron ustedes en ese tiempo. Ese tiempo le pertenece a Dios, son Sus hijos y Él está buscando vasijas que estén dispuestas a ponerse en pie y a decir: "Dios úsame, úsame para influenciar las vidas de estos pequeños.” Pero el rendir cuentas es algo real y es preciso enseñar la verdad. Pasamos demasiado tiempo enseñando mentiras. ¿Qué quiero decir? Está siempre la consideración del conejito de Pascua, los huevos de Pascua, las búsquedas de Pascua, ¿qué se supone que debo yo hacer? Es preciso que informe a la clase lo que siento al respecto, así que dedicaremos más tiempo a las mentiras. ¿Es que le vamos a dedicar tiempo incluso a eso? La más gloriosa de las estaciones, la resurrección de Jesucristo, y ¿vamos a perder tiempo hablando de algo así? Muchas veces no nos damos cuenta de lo listos que son los niños. Ustedes enseñan de qué se trata y ellos se imaginan el resto. ¿Qué hay de la Navidad? ¿Qué diremos del árbol de Navidad, de Santa Claus o para qué perder el tiempo? Se supone que la Navidad representa el nacimiento de nuestro Salvador. ¿Por qué dedicarle tiempo a la mentira? ¿Qué hay de la santidad de la vida? Dios habla con toda claridad acerca de ello, a pesar de lo cual pasamos mucho tiempo hablando y, pueden ustedes rellenar lo que falte, y no solo compartir acerca de lo que Dios siente sobre cada una de las personas antes incluso de que naciesen. Enseñen la verdad, enseñen lo que Dios dice al respecto. Es muy importante que no nos dejemos arrastrar, queremos que se enseñe la Biblia, queremos que los niños aprendan lo que es la Biblia. ¿Cómo enseñan a los empleados de los Bancos para que reconozcan los billetes que son falsos, acaso se pasan mucho tiempo ante el dinero falso? No, lo que hacen es enseñarles el verdadero y de ese modo no se podrán equivocar. Enséñeles la verdad, de manera que cuando se tropiecen con la mentira se marchen, porque es mentira. Resulta realmente evidente cuando se les ha enseñado la verdad y nosotros pensamos que ellos no son conscientes de ella, pero los niños no tienen un pelo de tontos. Ellos se lo imaginan y es posible que si no lo hacen sea porque nunca se les ha enseñado la verdad, pero si se les ha enseñado lo entienden.
PAGINA 9
Ustedes no van a poder ir con ellos durante toda su vida enseñándoles, pero el Espíritu Santo sí puede. Y si Su palabra se halla en su corazón, debemos tener la Palabra de Dios grabada en nuestro corazón para que no pequemos contra Él. En eso consiste nuestra labor, en participar en este ministerio infantil con el fin de enseñar la verdad a los niños.
 
Y (F) sobre el bosquejo, La Comunión.
Primera de Juan habla acerca de la comunión que tenemos con el Padre y con el Hijo. Habla sobre la comunión que tenemos los unos con los otros, la koinonia, y existe semejante koinonia entre aquellos que participan en el ministerio dedicado a los niños. Si están dispuestos a buscarla, existe dicha comunión. Es algo así como cuando entramos en la oficina y hemos pasado un día realmente malo en la clase y vamos con la cabeza agachada, pensando “esto ha sido un verdadero desastre” siempre habrá algunos maestros ahí para sonreírnos y para poner su brazo alrededor de nuestro hombro y para decirnos “yo también he pasado por eso.” O llegan muy excitados porque, como ya he contado con anterioridad, catorce niños han entregado sus vidas al Señor y otra persona lo ha experimentado. O cuando un padre está enfadado o cuando un padre les ha dado las gracias.
El ser parte del cuerpo de Cristo es de suprema importancia y por eso quiero aprovechar la oportunidad para decir, ¿saben ustedes una cosa? Como ya he dicho antes, tal vez Dios no les esté llamando al ministerio entre los niños, pero estoy convencido de que Él quiere que seamos parte del cuerpo de Cristo en alguna parte. Hay un ministerio que Dios ha escogido para usted en alguna parte en el cuerpo. Cada uno de ustedes es importante en el cuerpo de Cristo y todos tienen un lugar que ocupar. Cuando uno de nosotros sufre todo el cuerpo se duele y es importante entender que hay dones que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros, a fin de que podamos usarlos para ministrar en alguna parte del cuerpo, en algún lugar, de alguna manera. De modo que si averiguan ustedes que este no es aquí donde Dios les está llamando, no dejen de buscar lo que Dios desea que hagan para servirle. Eso es de suma importancia.
 
En segundo lugar, acerca del Bosquejo Básico de Instrucción:
¿De qué manera me convierto en parte del Ministerio Infantil?
Lo primero y lo más importante es orar y antes me referí un poco a ello. Es algo entre ustedes y el Señor, entre cada uno de ustedes y el Señor.
Sí, Dios, Dios me ha colocado en el lugar en el que puedo dedicarme al Ministerio dedicado a los Niños y es algo que confirmará en mi corazón, pero a la hora de la verdad es algo entre ustedes y el Señor.
Yo no voy a llamarles, no voy a intentar convencerles porque no quiero hacerlo, porque no me corresponde a mi hacerlo. Lo que debo hacer es orar por cada uno de ustedes mientras asisten a esta clase para que Dios les revele Su voluntad y les capacite, pero Él es quien debe hacerlo. Yo no puedo hacer nada. Si acuden ustedes a mí y me piden mi opinión lo único que podría decirles sería “si quieren ustedes correr el riesgo”.
PAGINA 10
Es más o menos lo que estaría haciendo. Ustedes pueden escuchar la voz de Dios de la misma manera que yo puedo. Él ha hablado, lo que nosotros necesitamos son oídos que oigan, esa es la cuestión. Oren ustedes y pregúntenselo a Él. Muchas veces me preguntan: “¿cuánto tiempo tengo que estar aquí antes de poder formar parte de este Ministerio dedicado a los Niños?” Permítanme que lo explique de la siguiente manera. No voy a ser yo quien les diga el tiempo ni les fije una fecha. Este ministerio funciona con el fin de apoyar al pastor principal. Dios ha obrado por medio de él para llevar a cabo la obra, por lo tanto, nosotros le apoyamos. Si hemos de ser un apoyo para la obra, es preciso que sepamos qué es lo que estamos apoyando. Es necesario que estemos de acuerdo con lo que estamos apoyando. Y si este es el primer mes que pasan ustedes aquí dudo mucho que puedan estar de acuerdo y que sepan lo que él ha estado enseñando a menos que lleven años escuchando sus cassettes o por la radio o lo que sea. Es preciso que puedan decir en su corazón que sí, que desean apoyar el ministerio y que están de acuerdo con él. Eso es muy importante, de modo que cuánto tiempo pasará, no lo sé. Pero es necesario que puedan ustedes decir que sí, que están aquí para apoyar el ministerio de nuestro pastor principal, que Dios le ha colocado en ese lugar porque esa es la respuesta que puedo darles.
 
(B) La Solicitud. Examinemos la solicitud en el primer capítulo. Vamos a dedicar un par de minutos a echarle un vistazo, pues creo que es importante. En la primera página, donde dice Solicitud correspondiente al Ministerio Infantil, pasaremos por alto de momento mucho de esa primera parte, pero donde dice Datos sobre el Ministerio dedicado a los Niños, Maestro o Auxiliar, quiero definirlo para que lo entiendan.
Un maestro es el que se dedica a preparar la lección, a hacer el estudio de la Biblia, a controlar lo que sucede en la clase, el que decide lo que pasa en ella, ese es el puesto del maestro. El puesto de auxiliar consiste en acompañarle y apoyarle. Puede que el maestro le diga: “esta semana te vas a ocupar de los trabajos manuales” o “esta semana quiero que te ocupes de preparar el tiempo de oración” es decir, hay participación, pero no es una responsabilidad absoluta. Nos gusta que el auxiliar se traslade, de manera que se sienta cómodo y puede que durante unas cuantas semanas no esté haciendo nada, pero al final queremos que exista una interacción. Son muchas las clases en las que se enseña en equipo, en las que hay dos maestros que, de hecho, se turnan. Hay otras en las que hay solo un auxiliar y un maestro. Hay una serie de clases en las que participan tres personas y están cambiando  continuamente de turno. De modo que el definirlo no es algo que esté totalmente delimitado debido, hasta cierto punto,  a que depende de los dones y las habilidades y el lugar donde Dios ha colocado a esas personas en ese momento. Intentamos atender a esa necesidad teniendo en cuenta donde están.
PAGINA 11
Pedimos a todo el mundo que pase por el proceso de instrucción sencillamente porque el 85% o tal vez el 90% de los que empiezan como auxiliares quieren enseñar. Porque después de pasar algún tiempo en la clase dicen: “¿saben una cosa? Estoy haciendo de todo, menos tener el gozo de dar un estudio bíblico” de modo que al llegar a ese punto disfrutan de la libertad de hacerlo porque ya han pasado por el proceso de instrucción. Siempre están aquellos a los que Dios no, ha llamado a enseñar, sino sencillamente a que sirvan de apoyo y de ayuda. De manera que esa es básicamente la diferencia entre los dos, y en la solicitud no es cuestión de
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY 4

Mensaje por ZARGOTEAM el Mar 03 Sep 2013, 4:46 am

saber cuándo, qué noche, sino sencillamente es tener alguna idea y marcarlo en ella.
En la próxima página, Por qué quiero formar parte del Ministerio dedicado a los Niños, eso es algo que se explica por sí mismo, de modo que lo saltaremos. Pasando a la próxima página dice ¿Es usted miembro de la Iglesia Calvary? ¿Cuánto tiempo lleva usted asistiendo? ¿A qué estudios bíblicos asiste con regularidad? Los domingos por la mañana, los jueves, los miércoles, los lunes, lo que sea. Y justo debajo de eso, mencionen, por favor, dos referencias con las cuales nos podamos poner en contacto porque enviamos cartas de referencia, de manera que necesitamos las direcciones completas. Así que si no ponen el código postal, el proceso de solicitud será más lento. Si no ponen los números por escrito, todas esas cosas diferentes, sencillamente hace que sea más lento porque tenemos que ponernos en contacto con ustedes y preguntar ¿qué sucede? Esa es la parte que hay que rellenar y quiero volver al tema de las responsabilidades del Ministerio dedicado a los Niños, que se encuentra en las próximas dos páginas. Es algo que vamos a repasar bastante de prisa, pero sería una excelente idea que ustedes lo repasasen fuera de la clase antes de entregar la solicitud, si deciden entregarla.
Es preciso que entiendan lo que dice, para empezar, por motivos espirituales, pues su relación personal con Dios es importante. Ustedes se van a dedicar a enseñar a niños. En segundo lugar, se espera de ustedes que asistan con regularidad a la iglesia Calvary y es preciso que sea la iglesia de la que sean miembros. Si no lo es y Dios les está llamando al ministerio entre los niños, participen en esta iglesia. Estoy seguro de que habrá necesidad y es importante.
 
ESTAR PREPARADO, NÚMERO UNO.
Celebramos seminarios durante todo el año. Me encuentro con que los maestros que están dispuestos a participar en ellos son los que más rápidamente se desarrollan en la clase, más que los demás. Cuando uno se establece y se ha estado enseñando durante un largo período de tiempo hay algo que puede suceder. Es como si dominásemos a fondo el tema, como si nos lo supiésemos todo, pero por desgracia eso no es cierto porque la enseñanza es algo que está constantemente cambiando, desarrollándose y necesitamos seguir aprendiendo. Es posible que de todo el seminario solo se haya quedado con una sola idea, pero es una nueva idea que puede utilizar en la clase, de modo que deseamos animarles encarecidamente a participar.
PAGINA 12
Hace poco celebramos un seminario de trabajos manuales y la semana anterior a eso, hicimos un juego de actividad basado en un seminario de temas bíblicos, de manera que hay muchas cosas que pueden ser de ayuda en la clase y están a nuestro alcance durante todo el año.
 
Pasando a (B) para empezar, un ejemplo, ustedes tiene la responsabilidad de representar a Dios y eso es algo que impone. El momento en que entran ustedes por la puerta, representan a Dios. En segundo lugar, es preciso que se abstengan de sustancias tóxicas. Si hay aspectos de sus vidas con los que están luchando, es preciso que se ocupen de ellos y que los venzan mediante la fortaleza y el poder del Espíritu Santo. Pero si tienen ustedes temas pendientes y creen que participando en el ministerio infantil o en cualquier otro ministerio les ayudará, están equivocados. Están totalmente equivocados, porque eso no va a suceder. Meterse en el Ministerio dedicado a los Niños no es un tema que les vayan a hacerse sentirse realizados, el conseguir un nuevo trabajo no es un tema que les haga sentirse realizado, como tampoco lo es conseguir un coche nuevo o hacerse pastor. El comprar una casa nueva tampoco lo conseguirá. No hay más que una sola cosa que yo sepa, y que nos indican las Escrituras con toda claridad, y es el acudir a Jesús. Si están ustedes cansados y cargados “he aquí Yo estoy a la puerta y llamo,” ¿Están ustedes dispuestos a dejarle entrar? El tema de la realización solo se resuelve acudiendo a Jesucristo y si intentamos realizarnos de alguna otra manera, acabaremos sintiéndonos vacíos. Hay personas que van de iglesia en iglesia, intentando sentirse realizadas, con el fin de hallar la iglesia perfecta. Poco se dan cuenta de que cuando la encuentren la van a arruinar porque dejará de ser perfecta, ese lugar no existe. La realización se halla en Jesucristo y solo en El, no hay ningún otro. Si están ustedes persiguiendo alguna otra cosa, pensando “si tan solo” ese gran “si tan solo”, sepan que todos nos hemos sentido alguna vez atrapados en esa misma situación. “Si tan solo” no hará que se sientan ustedes realizados cuando lo encuentren. Piensen en todos los “si tan solo” que han perseguido ustedes y que aún siguen buscando. Jesús es nuestra realización, el principio, el fin, eso es todo. El Ministerio dedicado a los Niños no hará que se sientan realizados y es de suma importancia que lo entiendan.
 
Su dirigente familiar. ¿Qué es un dirigente familiar? Un dirigente familiar es alguien que ha estado involucrado en el Ministerio Infantil, enseñando y formando parte de sus dirigentes. Han demostrado su fidelidad dedicándose a la enseñanza para el Señor, y en la actualidad ocupan esos puestos como ejemplo, como ayuda y para orientar a los maestros. Los dirigentes familiares se ocupan de la supervisión de X cantidad de clases el domingo por la mañana y de los ministerios de por la noche y están ahí para apoyarles a ustedes. Están ahí con el fin de servirle, para orar por ustedes, para darles ideas y ayudarles cuando tengan necesidad. Un aspecto importante. Tenemos a muchas personas que participan en este ministerio. No habría manera humana de que yo pudiese, hacer frente a diario, a las necesidades de toda esa gente, no podría de ninguna manera.
PAGINA 13
Para eso están los dirigentes familiares. Sí, a pesar de ello sigo participando e interesándome mucho en la vida de las personas, pero ellos pueden participar de una manera muy concreta y ayudar a diez o doce maestros de una vez, de una manera que a mí no me es posible. De manera que si el Señor le guía al ministerio entre los niños es importante utilizarlos. Hagan que oren por ustedes, para eso están. Hablaremos un poco más acerca de ello en una sesión posterior.
 
La primera enseñanza es, estén preparados cuando vengan. En tercer lugar, si están ustedes tratando un tema muy delicado, acudan primeramente a mí y hablemos al respecto, para ver si es realmente necesario. En cuarto lugar, es estar en completa armonía con la enseñanza de aquí, si no pueden estarlo, necesitan ustedes encontrar una iglesia donde si puedan estarlo. No para llegar y crear divisiones, sino para encontrar un cuerpo con el que estén de acuerdo. Dios ha creado muchas de las diferentes partes del cuerpo de Cristo, y necesitan ustedes estar en armonía con la enseñanza.
 
La próxima página Para los hijos y los padres, número dos informe a su clase si se va a ausentar durante una semana, no se limiten sencillamente a ausentarse, pues es usted muy importante para los niños. No es diferente a ser un pastor del personal, al que planean ustedes ir a escuchar, pero no está, por lo que se sienten ustedes decepcionados, pero nada en comparación con lo que puede sentir un niño. De modo que es importante. Habrá ocasiones en las que no podrán estar en la clase, háganselo saber a sus alumnos, diciéndoles “la semana que viene me voy de vacaciones” ¿saben? “Les echaré de menos, oren por nosotros” para que lo sepan. A muchos de los niños les han engañado. Nosotros nos tuvimos que enfrentar con una situación que me partió el corazón. Hace unas semanas, tuvimos una noche a muchos dirigentes familiares, participando el marido y la mujer, y la esposa estaba supervisando esa velada en concreto, pues el marido estaba fuera en viaje de negocios. Había un par de muchachos a los que habían realmente traído de la calle para atender a sus necesidades y teníamos un problema con uno de ellos. No habían estado nunca en una iglesia y salió a relucir el tema de que su marido estaba de viaje y regresaría al día siguiente, así que uno de los muchachos dijo: “¿se ha creído usted eso? Esa es una mentira, no regresará.” Porque eso era lo que él había experimentado, su padre se había marchado y no había regresado jamás. La mujer intentó convencerle diciéndole: “no, no, él ama a Jesús, él también me quiere a mi y volverá.” Pero en lo que al muchacho se refería, el hombre no tenía la menor intención de regresar, porque el otro hombre no lo había hecho. Así que es importante entender que los muchachos a los que atendemos, de los que ustedes se van a ocupar, de maneras que ni ustedes mismos aciertan a entender, de modos de los que ni ustedes mismo son conscientes, sencillamente estando presente. Así que no se limiten a abandonar el campamento.
PAGINA 14
CUARTO, POLÍTICA DE ENTREGA Y RECOGIDA.
Esto es algo que repasaremos un poco más, pero es importante que aquellos que entregan sean los mismos que recojan. Está de por medio el tema de la custodia, hay toda clase de cuestiones que, como he dicho, posiblemente hablaremos algo mas un poco mas adelante, pero la persona que los firma es la única a la que se le permite firmar para que salgan de nuevo. Quinto, por motivos de seguridad, por favor acompañen a los niños cuando tengan que ir al servicio (cuarto de baño) y también de eso hablaremos, ya que el personal de oficina ayuda y presta también su apoyo en esto. Séptimo, no se puede sacar a los niños del terreno de la Iglesia Calvary sin permiso para hacer viajes, sin un formulario médico, y les animamos de veras a no hacerlo de todos modos, y también podemos hablar mas al respecto.
Octavo, las clases de Ministerio Infantil no pueden darse en el exterior los domingos por la mañana. El motivo por el que es así es que es debido a que salimos por las tardes, salimos a los campos, vamos al gimnasio, pero los domingos por la mañana, no lo permitimos, en parte porque causaría distracción y en parte porque el tiempo es mucho mas corto. Es preciso dejar las clases limpias y en orden, porque no disponemos de personal de limpieza que realice el trabajo cuando nos vayamos los domingos, de manera que
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY 5

Mensaje por ZARGOTEAM el Mar 03 Sep 2013, 4:47 am


debemos pensar lo que hacemos con las clases, debemos de estar seguros de que todo quede ordenado para que estén listas para el lunes por la mañana. Son muchas las actividades que se realizan aquí, y pueden ustedes leer acerca del resto de estas cosas y les ruego que, por favor, lo hagan antes de rellenar su solicitud y que oren acerca de ellas. Puede que digan ustedes “oiga, esto es demasiado, no muchas gracias.” Esto es importante, de manera que leanlo y entiendanlo. Volviendo al bosquejo, esa era la solicitud.
El próximo (C) es La Entrevista. Es un tiempo que se concierta para que vengan ustedes a hablar conmigo, durante el cual oramos y vemos lo que está haciendo el Señor. En él hablaremos basicamente acerca de sus solicitudes, de cualquier cosa que quieran preguntarme, de cualquier duda que puedan tener, para ver tal vez a dónde le guía el Señor, lo que pretende hacer.
(D) La Observación. Esa es la página justo después de la de la solicitud del Ministerio Infantil. Echemosle un vistazo rápidamente. Es preciso que se fijen ustedes en tres niveles diferentes de edad, en las diferentes clases antes de la quinta sesión de este curso de adiestramiento. De manera que dentro de cinco semanas será preciso que hayan ustedes observado tres clases, ya sea por las mañanas o por las tardes. ¿Quién es el que tiene que observar? Número uno, aquellos que sientan que el Señor posiblemente les esté guiando a ayudar en el Ministerio para Niños. ¿Quiénes no necesitan observar? Aquellos que asisten a este adiestramiento, procedentes de otras iglesias, los que atienden la clase solamente con el fin de obtener información, aquellos que no consideran la Iglesia
SEMANA 1 - INTRODUCCION AL MINISTERIO DE LOS NA
PAGINA 15
Calvary de Costa Mesa como la iglesia de la que ser miembros. ¿Qué necesitan ustedes hacer para observar las clases? Tienen que escuchar y entender esto, porque siempre hay confusión al respecto y no debería de haberla. Existen dos categorías; una de ellas es el domingo por la mañana y la otra es el ministerio de por la tarde. Vamos a comenzar con el domingo por la mañana. Si desean ustedes observar una clase del Ministerio de los Niños un domingo por la mañana, todo cuanto necesitan hacer es venir a la oficina del Ministerio para Niños, que es la habitación 101, que se encuentra en el piso de abajo de este edificio, diez minutos antes de que empiece el culto. Puede ser el culto de las 7:45, el de las 9:30 o el de las 11:15, diez minutos antes. De manera que si quieren observar el de las 11:15, aparezcan por la oficina alrededor de las 11:05. Entonces o bien yo o uno de los dirigentes familiares les llevarán a la clase de abajo, les presentarán al maestro, haciéndole saber que van a estar ustedes presentes para observar la clase. Y eso es todo cuanto tienen que hacer el domingo por la mañana. No damos ninguna cita porque puede que su horario cambie en el último minuto, y de ese modo no tienen ustedes que intentar llamar, pues resulta engorroso, así que eso es todo lo que tienen que hacer el domingo por la mañana. El ministerio de por la tarde. Tenemos cada noche el ministerio de por la tarde, excepto el sábado por la noche. El horario varia en unas cuantas de las tardes, pero lo que tienen ustedes que hacer para observar el ministerio de por las tardes es llamar a nuestra oficina y que les den una cita y pueden ustedes tomarse el día libre cuando quieran observarla. Es preciso que se lo notifiquemos al dirigente familiar, para que sepa que esa tarde van a estar ustedes observando la clase, de lo contrario lo más factible es que no les dejen entrar. Así que por su propio beneficio, es mejor que llamen y entonces fijaremos la hora. en ese momento. A partir de aquí es cuando resulta confuso. Aunque superviso la guardería, no soy la directora de la guardería. Rosa es la directora y ella lo hace todo y es la ayuda práctica de la guardería. Yo dirijo el Ministerio de los Niños y lo tenemos dividido de un cierto modo, y aquí es donde es preciso que presten ustedes atención. Yo superviso la clase del domingo por la mañana, la de dos años hasta el sexto curso. De manera que si quieren ustedes observar alguna de esas clases, de los dos años al sexto curso, ponganse de acuerdo conmigo. Respecto al ministerio de por la tarde, yo solamente superviso del primer al sexto curso y Rosa la guardería, donde van los bebés hasta el preescolar. De modo que si quieren observar una clase de preescolar por la tarde no lo hagan a través de mi, es algo que desearán hacer los domingos por la mañana. Siempre y cuando esto quede claro, pues es muy, muy importante. Volviendo al bosquejo
(E) La práctica como Interno. Es entonces cuando les pondremos con alguien durante un cierto período de tiempo para averiguar si esa es la clase en la que el Señor desee que estén ustedes, formando equipo con otras personas, en la que habrá bastante variación y sobre eso hablaremos en la entrevista. Y (F) Colocación, que es el momento en que entran ustedes a formar parte del Ministerio dedicado a los Niños y del equipo, para formando parte de él. Estas son las diversas maneras y los motivos por los que se entra en
SEMANA 1 - INTRODUCCION AL MINISTERIO DE LOS NA
PAGINA 16
el Ministerio dedicado a los Niños. Mirando al bosquejo, al número tres, hemos acabado de tratar acerca del número uno y el número dos. Siendo el número uno ¿qué es el Ministerio Infantil de la Capilla Calvary? El número dos, ¿Cómo puedo formar parte de él? Ahora paasamos al número tres: Los Objetivos del Ministerio de los Niños. Esas son las dos primeras páginas que encontrarán ustedes ahí. Tengo la parte superior, que les enseñará lo que están ustedes buscando. Este bosquejo lo repasaremos durante el resto de esta clase. Haremos referencia a varias páginas diferentes, de modo que iremos para adelante y para atrás, de modo que básicamente tendrán ustedes que meter sus notas aquí, pero vayamos adelante y empecemos con esto, con los Objetivos del Ministerio de los Niños.
SEMANA 1 - NIVELES DE APRENDIZAJE
PAGINA 17
Niveles De Aprendizaje
(A) Cumpliendo la Gran Comisión, Mateo 28, versículos 16 a 20. Y una vez mas, por amor al tiempo, no voy a leer este pasaje, ya que debemos de estar bastante familiarizados con él. Deberíamos entender que es nuestro llamamiento ir por el mundo y compartir las buenas nuevas. Para llevarlo a cabo aquí hay dos partes, relacionadas con el Ministerio de los Niños. La primera es la del evangelismo, es la número uno en el bosquejo y la número dos en el crecimiento cristiano.
Ahora bien,  en cuanto al evangelismo, hay muchas maneras de evangelizar. Nos viene de inmediato a la mente Billy Graham, Greg Laurie o tal vez el evangelismo por las calles, o puerta a puerta, el evangelismo misionero y lo que quiero que piensen, en esta tarde, es en el hecho de que aquellos que ministran a los niños pertenecen básicamente a la categoría de misioneros de niños. Esa es la clase de evangelismo que se lleva a cabo. Lo que deben preguntarse a sí mismos es: “¿y bien, qué es lo que hace un misionero?” Un misionero es una persona que va a alguna parte y conoce a las gentes, que averigua cosas en particular acerca de ellas, que descubre cuáles son sus necesidades. Es posible que el misionero necesite aprender su idioma, establecer alguna relación con las personas. Evidentemente, una de las grandes necesidades es llevarles al Señor, conseguir que entiendan el amor del Señor. Eso es de suma importancia y, por lo tanto, evangelizar y el término evangelismo, para dar una buena definición, significaría educar a la persona a fin de que reaccione frente a Dios, educar a alguien para que responda ante Su presencia, algo que se puede conseguir de muy diferentes maneras. Es algo que se puede hacer de un día para otro, incluso en una hora, pero también se puede conseguir durante semanas, mientras vamos educando para conseguir una respuesta ante Dios.
El Evangelismo, como vemos en Filipenses 3:10 es: “anhelar conocerle a él y el poder de su resurrección y participar en sus padecimientos, para ser semejante a él en su muerte.” Queremos que los niños le conozcan. El factor motivador en la vida de Pablo era el amor de Cristo que le impulsaba. El hecho es que Pablo quería conocer a Jesús en todos los aspectos, incluso en Sus sufrimientos. Cuando hablaba acerca de conocer, se estaba refiriendo a conocer por experiencia, conocer, y eso es lo que nosotros queremos, que los niños conozcan por experiencia. No queremos sencillamente que sepan acerca de él, sino que lo que deseamos es que le conozcan personalmente. Resulta realmente sencillo hablar acerca de alguien, yo puedo saber acerca del Presidente, pero sin conocerle personalmente. No queremos que estén tan empeñados en saber acerca de que no lleguen a conocerle a él, que es la fuerza motivadora.
Y (B) Amar a Dios. Marcos 12:30 dice: “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.” Hay personas que vienen y
SEMANA 1 - NIVELES DE APRENDIZAJE
PAGINA 18
dicen “necesito amar más a Dios.” Yo les digo a estas personas, “eso no es realmente correcto. Necesitan conocer mejor a Dios, porque conocerle es amarle.” Cuando somos conscientes del gran amor que El siente hacia nosotros, nos detenemos y pensamos en que es tal su amor que tiene contados hasta los cabellos de nuestra cabeza y cuando nosotros nos apartamos El sigue sabiéndolo. También nos dice que sus pensamientos acerca de nosotros son más numerosos que los granos de arena sobre la faz de la tierra y continua diciendo que esas situaciones son por nuestro propio bien. Cuando le conocemos no podemos evitar amarle, y eso es precisamente lo que queremos que suceda en esta clase, que lo que estemos haciendo sea enseñar a los niños quién es Jesús, para que ellos le conozcan y experimenten Su amor. Para ministrar a los niños lo que se hace básicamente, desde el punto de vista misionero, es que se podría decir que se está ministrando a uno de los más numerosos grupos misioneros del mundo porque los niños están por todas partes.
Algo de lo que la mayoría del tiempo las personas no son conscientes de ello es el hecho de que, en el 85% de los casos el entregarse a Jesucristo es algo que normalmente se hace entre los cuatro y los catorce años. Se puede añadir otro 10% hasta los diecinueve años, porque entre los quince y los diecinueve
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY 6

Mensaje por ZARGOTEAM el Mar 03 Sep 2013, 4:48 am

otro 10% le conocen. ¿Qué les dice eso? En la iglesia en muchas ocasiones no actuamos de ese modo. Es un mal necesario, tenemos que librarnos de los niños para poder hacer algo, pero el mundo es más astuto que eso. Si alguien está intentando iniciar un negocio de carácter general, ¿se van a gastar todos sus fondos y dedicar todas sus energias para que un 15% cubra a toda la población o se van a concentrar en el 85% primero para ver lo que está pasando por ahí? En muchos casos el mundo es mucho más listo. Hay otra manera de expresarlo, el 85% de los niños que no reciben al Señor antes de los catorce años nunca aceptarán a Jesucristo como su señor y salvador. Es un llamamiento, por lo tanto, es preciso que alcancemos esas vidas tan jóvenes. ¿Han pensado ustedes alguna vez en esa época de su vida, cuando eran jovenes y aprendían ustedes cosas que hubiesen deseado no aprender, y no puede librarse de ellas? Y acuden continuamente al Señor diciéndole: “Señor, cámbiame.” Lo que sucede durante nuestra niñez queda firmemente grabado y si podemos presentarles a Jesucristo, su vida cambiará. Es muy difícil volver a aprender las cosas. En mi casa tenemos una especie de filosofía, según la cual debemos de lavarles el cerebro a los niños en la Palabra de Dios mientras tengamos la oportunidad, porque resulta tan terriblemente difícil cambiar cuando nos hacemos mayores.
Mi mayor deseo es que nuestros hijos sirvan al Dios viviente. Lo que aprendemos de pequeños llega muy hondo. Hagamos que la Palabra de Dios penetre en estos niños a una temprana edad, para que cale profundamente en ellos y que vuelva aunque se conmuevan el cielo y la tierra durante el curso de su existencia y para que les hable constantemente, haciéndoles saber lo importante que es el amor de Dios. Es muy importante que seamos
SEMANA 1 - NIVELES DE APRENDIZAJE
PAGINA 19
conscientes de que debemos influenciar las vidas de los niños, Dios desea que así suceda. Esto no es, vuelvo a repetirlo, un servicio de guardería. No estamos aquí para pasar el tiempo, no estamos aquí solo para que estén protegidos, estamos aquí con el propósito de discipular a los niños, a fin de que lleguen al conocimiento salvador de Jesucristo. Ese es nuestro objetivo.
Y el número dos, el desarrollo cristiano, es de suma importancia que haya un crecimiento en todas las cosas. Efesios 4:15 dice: “siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.” Necesitamos discipular, y lo expondremos un poco más ampliamente cuando hablemos acerca de la instrucción bíblica. Precisamente debemos de hacer que se desarrollen a partir de ahí, es decir de la enseñanza de la Palabra de Dios, para que aprendan lo que Dios tiene que decirles, para que lo entiendan, ya que es de vital importancia. Y número dos, bajo la A en el bosquejo: siguiendo nuestro ejemplo, hay algo que es preciso que entendamos con toda claridad, necesitamos ser conscientes de que los niños van a estar observándoles, es preciso que lo entendamos, van a estar observándoles, no se van a decir: “oiga, le estoy observando” pero lo están haciendo. Les están observando a ustedes como ejemplos, porque es posible que en sus casas no tengan un ejemplo. Les están observando a ustedes, es posible que los muchachos les estén observando porque no tengan un padre, y quieren ver cómo se supone que se comporta un hombre santo. O puede que no tengan madre, y les están observando  para ver cómo debe comportarse una mujer santa, para que sus vidas se parezcan todo lo posible a lo que están viendo. A ustedes les van a estar observando, les van a analizar, van a comprobar lo que hacen. Esta es la realidad y es importante que lo entendamos.
El cuatro del bosquejo “Alcanzar el Objetivo”. Queremos alcanzar estos objetivos relacionados con la gran comisión de dos maneras diferentes: una, mediante el entorno y segundo por medio de la instrucción bíblica.
A) El entorno,
B) el de la familia.
 Quisiéramos que las clases siguiesen el patrón de un hogar santo. ¿En qué sentido? Bien, ¿cuál era la intención de Dios? Su intención era que hubiese un marido y una esposa. A lo que ustedes contestarán de inmediato: “¿significa eso que Dios no se puede valer de dos mujeres o de dos hombres?” Vayamos un poco más allá en este sentido. ¿Cuáles consideran ustedes que son las características de una familia santa? Una de ellas sería que en esa familia encontrásemos amor, buena comunicación, en esa familia se compartiría y habría cariño entre sus miembros, honestidad, se recibirían los unos a los otros, se apoyarían y se guiarían los unos a los otros. Queremos clases en las que los niños estén seguros, porque es posible que no vivan en una situación de seguridad. Queremos que entren por la puerta y suspiren aliviados diciendo: “Dios está aquí, en esta clase hay amor. Aprendo acerca de Dios y Su amor por mi.” Eso es lo que deseamos tener en la clase, ese ambiente familiar. Ahora bien, el número uno dice, la Institución Ordenada por Dios y ahí tenemos una página, a la que no vamos a dedicar tiempo. Contenido de la Educación Cristiana. Tratando con tres familias, una es la familia natural, dos es la nacional y tres es la espiritual. Si tienen ustedes alguna duda acerca de la solidez bíblica de esto, yo les sugeriría que lo estudiasen, pero por amor a esta clase voy a dar por sentado que estamos de acuerdo en ello.
PAGINA 20
EL NÚMERO DOS,
la Instrucción de los Niños, volviendo al bosquejo, el número cuatro, “Alcanzando nuestros Objetivos”, Deuteronomio 6, versículos 6 y 7 nos dice: “Estas palabras que yo te mando estarán en tu corazón. Las repetirás a tus hijos y hablarás de ellas sentado en casa o andando por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.” ¿Cuándo? Todos los días de todas las maneras, de ese modo. Nos dice cuando nos sentemos, cuando caminemos, cuando nos acostemos y cuando nos levantemos. Es preciso que lo entendamos y además que quede perfectamente claro, esa es la responsabilidad de criar a los niños y es algo que corresponde a los padres. Es a ellos a los que Dios ha llamado a criar a sus hijos. La instrucción de los niños, es algo de lo que se debe ocupar la familia.
 
(A) El Ministro de los Niños. Un suplemento. Estamos aquí con el propósito de apoyar a la familia. Estamos aquí para estar junto a la familia, es decir, para intentar criar a sus hijos, tal y como Dios desea que lo hagamos, y para prestar apoyo en dicha labor. Puede que haya ocasiones en las que estemos apoyando mucho más que eso, pero es preciso que entendamos que no somos más que un apoyo para la familia. No somos la familia y no debemos participar en cosas que atañen únicamente a esa familia. Estamos aquí para apoyarles, no debemos dirigirles, no debemos de instruir a los padres en ese sentido. En muchas ocasiones decimos: “Mire, yo lo hago de esta manera o de la otra.” Estamos aquí para apoyarles a la hora de enseñar la palabra de Dios a sus hijos y a amar a sus hijos de la manera que Cristo desea que lo hagamos. Eso es importante y trataremos acerca de ello un poco más adelante, hablaremos sobre la importancia que tiene el hecho de que estamos aquí solo para apoyarles. Es importante que entendamos esto y hay motivos para que así sea.
 
(B) los Ministros de Niños como Modelo y eso es algo acerca de lo cual ya hemos hablado un poco, del hecho de que les van a estar observando. Ustedes les servirán de modelo y, por ello, interpretarán cómo debe ser un hombre o una mujer cristiana. Eso no es algo que debamos tomarnos a la ligera, lo que sale de nuestra boca, y también que le estén viendo mientras están en la clase. Es sorprendente la cantidad de niños y la cantidad de padres con los que me tropiezo en esta comunidad, tantos que es posible que ni siquiera me dé cuenta de que están alrededor, hasta el punto de que ni siquiera sé quiénes son. En muchas ocasiones el mundo es mucho más pequeño de lo que nos creemos. Crear un ambiente familiar. Querrán ustedes pasar a esa página que se parece a una diana.
 
PAGINA 21
Existen básicamente tres grupos con los cuales se encontrarán y se involucrarán en el Ministerio de los Niños. El primero es la parte exterior de esta página, que tiene aspecto de un blanco, los visitantes. Son muchas personas las que acuden aquí para averiguar lo que está pasando. Puede que digan: “sencillamente están enseñando la Palabra de Dios” y no deseen regresar o puede que estén aquí de vacaciones, tal vez visitando a la familia. Tal vez uno de los obreros les haya invitado y hayan traído a sus hijos consigo. Esas son las visitas, un grupo de niños que posiblemente verán una vez y nunca les vuelvan a ver. Luego están los que vienen de vez en cuando, los que vienen cada dos o tres semanas. Por desgracia en esta iglesia sucede algo de lo que en muchas ocasiones los padres no son conscientes, de hecho están anulando el propósito por el que traen a sus hijos. El domingo por la mañana celebramos tres cultos. Si quieren ustedes madrugar, acudir para después ir a alguna otra parte, pueden venir al de las 7:45, pero si no quieren levantarse tan temprano durante una semana tienen el de las 9:30, pero es posible que se queden un poco más en la cama el sábado por la noche y puedan ir al culto de las 11:15 a la semana siguiente. Obtienen la misma enseñanza que un padre o madre, tienen al mismo pastor, pero no es así en el caso de los niños. Los niños tienen a una persona diferente cada semana y no acaban de encajar. En ocasiones los padres no aciertan a comprenderlo y comentan: “¿sabe una cosa? No lo entiendo, ¿qué está pasando aquí?” así que comparto esto con ellos. Si acudiese usted al culto, como adulto, y cada semana se encontrase con alguien diferente, ¿cómo se sentiría? Dios usa a los maestros del Ministerio de los Niños para que sean una especie de pastor para ellos. Nunca pueden establecer una relación con los niños, especialmente en la clase. Así que habrá personas que vengan de vez en cuando, poque los padres no son conscientes de lo que están realmente haciendo, ya que todo en cuanto piensan es “estoy consiguiendo para ellos la enseñanza que quiero que reciban.”
Luego está el grupo central, que son los niños que acudirán a su clase pase lo que pase. La única ocasión en la que se ausentarán será durante las vacaciones o si están enfermos, de lo contrario acudirán siempre. Luego está un grupo que se podía clasificar como los irregulares, pero que no lo son en realidad y que, de hecho, es el grupo central y son aquellos que proceden de hogares rotos y cada dos semanas están en un hogar diferente. De modo que la semana que acuden aquí con los padres que asisten, estarán aquí. Y a ese grupo aún se le sigue considerando como el grupo central, porque acabarán ustedes por conocerles y se enterarán de que se encuentran en esa situación. Pero es tan solo con el propósito de que los pueda reconocer y verles y tal vez para que puedan animar a los padres, cuando les vean acudir cada tres o cuatro semanas, entonces sabrán ustedes “lo que está pasando.” Tengo maestros que están siempre diciendo: “Ha, tal y tal persona, sí la he visto” y puede que estén enseñando en el culto de las 11:15 y “estaban despidiéndolas a las 9:30 cuando me estaba preparando para clase. Cómo echo de menos a ese pequeñín.” Los padres no se dan cuenta de que eso es lo que está sucediendo. De modo que tenemos a los visitantes, a los que vienen de vez en cuando y al grupo central.
 
 
PAGINA 22
Se podrá efectuar un ministerio efectivo en relación con todos los grupos si nos centramos en el grupo principal, que es donde debemos concentrar nuestra atención. Ahora bien, no estoy diciendo que ustedes digan: “está bien, es usted una visita, vaya a sentarse al rincón. Lo cierto es que no queremos hablar con usted en estos momentos, porque usted no va a regresar puesto que no acude más que de tarde en tarde, váyase al otro rincón, porque quiero que los niños habituales ocupen este lugar, aquí delante. No, no debemos de hacer eso si es posible que sea la única oportunidad de que esos visitantes conozcan a Jesucristo, porque son tan importantes como cualquier otra persona, pero al atender a las necesidades del grupo central, estarán ustedes también atendiendo a la de las personas que acuden de manera esporádica, estarán ministrando a los visitantes que serán testigo del amor, al ver que ustedes se preocupan de ellos, que sabe sus nombres, que oran por ellos, preguntándose cómo les va la vida. Los visitantes ven eso y comentan: “¡caray!” es algo que sucede todo el tiempo. Los niños conseguirán que sus padres vuelvan a traerles cuando ven que pasa eso, porque saben que ha sucedido algo, aunque no sepan lo que es, pero está pasando, es real y lo pueden sentir. Yo oigo a los niños decir todo el tiempo: “Lo puedes sentir en esa clase. No sé lo que siento, pero me agrada.” De manera que es importante que atendamos a las necesidades de todos ellos. Volviendo al bosquejo, el Evangelismo, es un mensaje que se recibe por medio de la relación.
Bueno, volvemos a cambiar de tema. Quiero que le echen ustedes un vistazo a la Creación de un Ambiente Familiar en la Clase, esta en una de las páginas en, no sé, pero se encuentra en el libro, en alguna parte. está bien, en el mío está por todas partes, de modo que ni siquiera voy a intentar decirle dónde se encuentra en el suyo, pero tiene este aspecto, cómo lo que he escrito aquí, en la parte superior. Creación de un Ambiente Familiar en la Clase.
Dedíquense de lleno a atender cada semana a cada niño en particular primero, reconociendo a cada niño por su nombre. A ustedes no les gusta que se dirijan a ustedes diciéndoles “oiga, usted” ¿verdad? aunque lamentablemente y debido a que disponemos de muy poco tiempo, probablemente me dirija a ustedes diciendo “oigan” ya que no me es posible aprenderme los nombres de todos ustedes. Pero hay manera de aprenderse los nombres al ir pasando el tiempo. Yo tengo una maestra de una clase de niños de tres años y es realmente fabuloso cómo es capaz de aprenderse los nombres. Tenemos hojas en las que hay que firmar, aunque la verdad es que los niños de tres años no son conscientes de lo que está pasando, de modo que al principio de la clase los sentaban en la parte de delante, la maestra cogía la hoja en la que había que firmar y decía: “Oye Carley, Carley, estoy contenta de que estés aquí Carley, saluda con la mano a todo el mundo Carley. Lo cierto es que ella no sabía quién era Carley, pero cuando él saludaba entonces lo sabía. Jimmy, estamos contentos de tenerte en clase, saluda a todo el mundo Jimmy.
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY 7

Mensaje por ZARGOTEAM el Mar 03 Sep 2013, 4:50 am

PAGINA 23
Y valiéndose de este método todas las semanas, descubría los nombres de todos ellos. En algunas de las clases les ponían a los niños un letrero con sus nombres, para que les sirviese de ayuda. Una de las mejores maneras de hacerlo es que siempre va a haber papeles, páginas en las que colorear, en las que buscar palabras, sea lo que sea, y lo pueden conseguir si saben escribir sus nombres en la parte superior de la hoja. Pueden ustedes pasearse por la clase y decir: “qué buen trabajo estás haciendo coloreando” y el nombre aparece justo ahí. “Billy, qué bien lo haces.” Y Billy se dice a sí mismo “sabe quién soy.” Y eso es importante. A ustedes les gusta oír su nombre, sean sinceros, y a ellos también. De manera que es importante aprender los nombres de los niños al pasar el tiempo.
Número dos, entérese de cosas nuevas acerca de cada niño. Tal vez no me he expresado correctamente, pero lo que quiero decir es, especialmente en los momentos de oración, que a la semana siguiente se sentirá usted ansioso por enterarse de sí Dios ha hecho algo en ese sentido, de modo que es preciso estar en contacto. En cuanto a enterarse de algo, número tres, es preciso que actúen ustedes con sabiduría y cautela. Lo que quiero decir con esto es que no es preciso que digan: “bueno, claro, antes de que yo fuese salvo” porque a los niños les cuesta mucho trabajo entender el tiempo y el espacio. No pueden realmente visualizar ese período, por lo que es posible que un niño de siete o de ocho años o incluso de nueve, al decir usted “sí, en aquella época yo estaba metido de lleno en eso” y, “está bien”, piensan de repente los niños, porque no han oído realmente que estaba usted hablando acerca de cómo era usted entonces y todo lo que oyó fue “yo estaba metido de lleno en...” de modo que acude a su madre y le dice: “¿sabes una cosa, mamá? Creo que necesitamos orar por mi maestro.” “¿Por qué?” “Bueno, porque está haciendo eso” y entonces es cuando me llaman por teléfono y me dicen: “no, no lo creo” y entonces tenemos que pasar por el proceso de aclarar las cosas. Lo que quiero decir con que permitan que sus alumnos sepan algo acerca de ustedes, es que ustedes son personas reales. Háganles saber que la otra noche les costó llorar, porque pasó algo que realmente les conmovió. “¿Lo hizo, maestro? Pero si los maestros no lloran.” O “me puse muy contento” para que tengan algo con lo que se puedan identificar con ustedes. Yo oraría para que actuasen con verdadera sabiduría, en lo que se refiere a compartir de dónde les ha traído Dios. En la mayoría de los casos no es realmente necesario. No va a ayudar para nada, porque me resulta realmente sencillo decirles ahora mismo que Dios me ha sacado del basurero para llevarme a Él, que me ha alejado de cosas que realmente no valían la pena, a las que sí valían la pena. Y son una nueva criatura en Cristo, habiendo dejado atrás las cosas viejas, ¿vale? No necesito describir cómo era yo, ¿saben? De modo que hablen de algo nuevo, de algo interesante, usen su sabiduría para ello.
 
PAGINA 24
Número cuatro, muestren su amor o su cariño abiertamente, aunque de nuevo háganlo con sensatez, ándense con cuidado. Actualmente por causa de la época en la que vivimos, debido a los abusos y por causa de ciertas situaciones, en las que se han encontrado algunos niños, por lo que está sucediendo en el mundo, es preciso que seamos sensatos y que pensemos. No es sensato que un hombre se siente a una niña sobre sus rodillas, a una niña de tres años. Es solo que...si fuese mi hija y yo me fuese a marchar al servicio seguramente diría: “¿sabe una cosa? estoy seguro que someten a estas personas a un examen y estoy convencido de que tienen buenas intenciones, pero ¿por qué motivo se ha sentado ese hombre a mi hija sobre sus piernas? ¿Por qué le está dando un abrazo cuando la niña está solo en cuarto grado?” Hay maneras de dar un apretón de manos o un abrazo suave o un golpecito en la espalda para que los padres tengan libertad, pues como ya he dicho, queremos que puedan entrar en el santuario y estar tranquilos respecto a lo que está sucediendo con sus hijos. De manera que es preciso que obren con sensatez y que sean muy, muy sabios.
Quinto, oren por ellos. No se olviden de orar por ellos, cuanto mas lo haga, tanto mejor les conocerán y tanto más bendición recibirán ustedes. ¿Y saben una cosa? Pídanles que ellos oren por ustedes, hagan que un niño ore por ustedes. Entonces es cuando verán ustedes que suceden cosas. Cuando se dedica tiempo a la oración en la clase, de un modo razonable, pueden ustedes hacer que ellos oren por ustedes. La mayoría de las veces no pensamos en ello. Yo tengo ciertas necesidades, orad por mi trabajo y eso es todo cuanto necesitan saber. No necesitan saber que el supervisor les está timando, así que sencillamente pídanles que oren por su trabajo. Fíjense cómo va a obrar Dios, oren por ellos y comuniquen el mensaje de Dios a cada niño, eso es importante, muy importante. La Creación de un Ambiente Familiar. Volvamos a nuestro bosquejo, saltando de un lado a otro, intentando permanecer dentro del tema. Está bien, pasemos al (B) acerca del número cuatro, Alcanzando nuestros Objetivos, la Instrucción Bíblica en ese apartado. El Mensaje Apropiado. Antes de que vayamos demasiado lejos con el tema, pongamos este aparato aquí arriba acerca de C.H. Spurgeon y lo que dice respecto a la Palabra de Dios. “Una frase de la boca de Dios tendrán un poder más permanente sobre un hombre cristiano que la mejor compuesta de las afirmaciones. La palabra de Dios está viva y es poderosa, y tiene el poder como para penetrar en el corazón y llegar mucho más allá que ninguna palabra. Las palabras de la Biblia son contundentes y permanecen. “Lo que nosotros tenemos que decir no es contundente ni permanece y en lo que se refiere a las instrucciones de la Biblia, primero y sobre todo, es importante entender, sí, que deseamos crear un ambiente familiar, de disfrute, divertido, de comunicación, pero es debido al propósito de esta parte, la instrucción bíblica, por lo que abrimos los canales de las relaciones a fin de poder enseñar la palabra de Dios. Si solo nos ocupamos del entorno, de la diversión y los juegos, no estamos pasando demasiado. Y si solo es una conferencia, es decir, el maestro leyendo la Biblia y nada más, lo único que conseguimos, según el niño, es aburrirle.
PAGINA 25
Es preciso que creamos ese ambiente familiar de amor y de interés, siempre con ese fin, eso no lo pierdan nunca de vista, siempre con el propósito de enseñar la palabra de Dios. Eso es lo que tiene que suceder, lo que tiene que tener lugar. El mensaje adecuado, el mensaje adecuado, no se me ocurre un mensaje que pueda ser mas importante que el del tema de la salvación, de lo que Jesús ha realizado a nuestro favor. Es preciso que quede claro, que se entienda. Tienen que entender que sencillamente porque vengan a la iglesia eso no hace que sean cristianos.
Recuerdo una ocasión en la que estaba enseñando una clase de tercer grado hace muchos años, aunque esto se usa mucho, y dije: “¿sabéis una cosa? por el sencillo hecho de que estéis en esta clase dominical, no sois cristianos.” Y el 50% de los ojos quedaron fijos en mi. “¿Cómo?” No acababan de entender lo que les estaba diciendo de modo que les dije: “¿sabéis una cosa? En nada se diferencia de que estéis en el centro de vuestro garaje diciendo que sois un coche”, pero no lo sois y los niños me miraron como diciendo: “¿de veras?” Pues yo me había creído que por estar aquí lo era.” Hay que transmitir el mensaje apropiado porque necesitan entender, necesitan aprender lo que tienen que hacer para convertirse en discípulos de Jesucristo, lo que El desea. Pueden ustedes hablarles a un crio de cuatro años acerca de nacer de nuevo y estoy convencido de que muchos críos de cuatro años entrarán en el Reino de Dios, pero si les habláis acerca de nacer de nuevo puede que se queden anonadados. “Espere un momento, permítame que lo entienda. No estoy muy seguro de cómo nací y ¿me está usted diciendo que tengo que volver a hacerlo?” Son muy literales, y entonces comienzan, si pueden llegar hasta ahí con su pensamiento, tal vez los de cinco o seis años dirán: “Me habían dicho que mi corazón era más o menos de este tamaño y ¿me está usted diciendo que Jesús entre en mi corazón? El es un hombre, puede que mida por lo menos un metro y medio y en mi corazón no va a haber espacio para un metro y medio.” De manera que tenemos que andarnos con cuidado a la hora de comunicar a los niños la palabra de Dios. Hay lo que se llama lo apropiado a su edad. El mensaje adecuado, y no hay nada más importante que entender lo que es preciso hacer para acudir a Jesucristo y hacer de eso un hecho confuso es, y me quedo corto, un hecho realmente lamentable. Hace algunos años alguien me dijo en mi clase: “¿sabe una cosa? Eso es muy cierto. Mi hija y yo íbamos en el coche por la carretera y teníamos puesto a Salty y estábamos cantando “voy a esconderme en Jesús...la palabra de Dios en mi corazón.” Creo que era esa la letra de la canción. Ocultar la palabra de Dios en el corazón. Cuando mi hija dejó de cantar y dijo: “No papá, no, no, no, no podemos esconder la palabra de Dios, es preciso que todo el mundo sepa acerca de la palabra de Dios.” Son literales en su modo de entender las cosas, por lo que debemos de transmitir el mensaje adecuado y entender cómo hacerlo, eso es muy, muy importante.
PAGINA 26
La enseñanza bíblica íntimamente unida con el mensaje adecuado es:
B) la Presentación Adecuada.
Es sumamente importante explicar, puesto que ya saben que muchas veces la gente dice: “¿pues qué es lo que debo enseñar, qué debo enseñar?” Es posible que sean de otra iglesia o que quieran enseñar en su bloque o a los niños que van al parque, “¿qué les enseño?” Lo único que hay que hacer es enseñar acerca de Jesús y no se equivocarán ustedes. Enseñen acerca de Jesús, acerca de quién es, enseñe quién es Dios. Si no se han dado cuenta, aunque estoy seguro de que sí lo han hecho, el mundo ha estado mintiendo acerca de quién es Jesús. “Bueno, es solo un poeta, fue un buen hombre, fue un buen maestro o hasta es posible que fuese un profeta o, ¿ya sabes? un filósofo, ese era Jesús. Y habrá estudiantes que acudan a su clase, dependiendo de la edad que tengan sus alumnos, diciendo para sí mismos: “Bueno, Jesús fue sencillamente un buen hombre.” De modo que cuanto más enseñe usted acerca de quién era Jesús, y lo que dice la Palabra acerca de quién es, mejor irán las cosas a todos. Enséñenles ustedes quién es Jesús. Es preciso hablar acerca de Jesús en todos los estudios, ya sea sobre el Antiguo o el Nuevo Testamento. Se ha publicado un libro, la verdad es que no recuerdo exactamente cuál es el título, lo tengo en mi oficina, pero habla acerca de todo el Antiguo Testamento, todas las escrituras en la Biblia, y explica quién es Jesús, reflejadas en ellas, en cada uno de los capítulos clave, pues Jesús se halla en toda la Biblia. Necesitamos enseñar quién es Jesús, necesitamos guiar a los niños en el camino de Jesús. Él es la respuesta, es todo cuanto tienen, no tienen ninguna otra esperanza aparte de Él.
El crecimiento cristiano. Miren de nuevo el bosquejo, en Colosenses 1:9-10 dice: “Por esta razón también nosotros, desde el día en que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros y de rogar que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y plena comprensión espiritual; para que andéis como es digno del Señor, a fin de agradarle en todo; de manera que produzcáis fruto en toda buena obra y que crezcáis en el conocimiento de Dios.” La enseñanza bíblica es importante para que sean llenos del conocimiento de Su voluntad. La gente me pregunta: “¿pero cómo conoce usted la voluntad de Dios? Necesito conocer Su voluntad.” Él ha hablado, y nos ha dado volúmenes enteros en la Biblia, y de nosotros depende tener oídos para oír. Para que seamos llenos del conocimiento de Su voluntad, es algo que se consigue estudiando, recibiendo y oyendo la palabra de Dios. Resulta un tanto gracioso que lo hagamos tan difícil.
Digamos que tengo un amigo y hemos decidido que el miércoles a las 7 de la tarde nos vamos a reunir y vamos a salir a cenar. No hemos quedado en dónde nos vamos a reunir, tenemos la hora y el día, pero un ligero descuido por nuestra parte ha hecho que cada uno siguiese su propio camino. De modo que, ¿qué hacemos al día siguiente? Me paseo de un lado a otro de mi despacho, con los nervios desquiciados y es posible que él haga lo mismo, sabiendo que hay un teléfono justo ahí, sobre mi escritorio, pero necesito saber qué es, a dónde vamos a ir. Pensarían ustedes que estoy desequilibrado.
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY 8

Mensaje por ZARGOTEAM el Mar 03 Sep 2013, 4:51 am


PAGINA 27
Coja el teléfono, llámele y averígüelo. Eso es algo que hacemos con mucha frecuencia en relación con lo que Dios quiere que hagamos. Permanezcan continuamente en Su presencia, estén con Jesús y sabrán lo que quiere que hagan. “Para que sean llenos del conocimiento de Su voluntad.” Es así de sencillo. Como es natural debemos de estar con él, pero de acuerdo con sus condiciones, ahí es donde puede que surja la dificultad. Él nos dice que es necesario resolver el tema de nuestros pecados, porque tienen ustedes que pedir perdón. “No quiero perdonar a esa gente”, pues en ese caso búsquense otras compañías. Estando en la compañía de Jesús es como lo averiguamos. En toda sabiduría y conocimiento espiritual, ¿cuál es la diferencia entre una persona lista y una persona sabia? Una persona lista posee mucha información, pero la persona sabía sabe cómo utilizar dicha información. Hemos demostrado que en este mundo no hay demasiada sabiduría. Poseen mucho conocimiento, pero no saben cómo cuidar de su propio planeta. “En toda sabiduría y conocimiento espiritual, para que seas dignos del Señor, a fin de agradarle en todo”, siendo hacedores de la palabra es lo que están diciendo: “de manera que produzcáis fruto en toda buena obra y que crezcáis en el conocimiento de Dios.” Para lo que estamos aquí es para enseñar la Biblia, y es lo que queremos ver en la clase. No para llevar a cabo nuestras ideas, nuestros grandes proyectos, nuestros buenos planes, sino para que la palabra de Dios pueda hablar por sí misma, lo ha hecho y continuará haciéndolo.
En la primera sesión hemos cubierto bastante acerca de la instrucción de la Biblia. Una vez más es una introducción y veremos más sobre el tema en el aspecto práctico, al dar la clase sobre cómo llevar al niño a Cristo, que es realmente impresionante. En la clase habrá interacción y haremos diferentes cosas. Habrá muchas oportunidades para que hagan preguntas en las próximas clases, pero estoy convencido de que esta clase es realmente importante y para seguir el curso, la dirección que deseamos que siga el Ministerio de los Niños en la clase. Es preciso que entiendan ustedes aquello en lo que están de acuerdo y si no lo están, es probable que el Ministerio de los Niños no sea el lugar indicado en estos momentos que Dios les está llamando. De modo que es una clase importante, en la que entender esto y yo les recomendaría que leyesen de nuevo algunas de las notas antes de la próxima clase y que orasen. Pídanle a Dios que les hable a sus corazones, que les revele Su voluntad y lo hará. Permanezcan en la compañía de Jesús durante esta semana, pasen tiempo con Él porque ¿saben una cosa? por eso fue que les creó, por eso nos creó a todos nosotros. Si hubiera querido alguien que le sirviese, podría haber hecho una mejor labor con robots, pero nos creó principalmente para que le amásemos. Y cuando se ama a alguien, ¿qué se hace? Se está en compañía de esa persona cada vez que es posible y eso es lo que Él quiere para cada uno de nosotros, establecer esa relación de amor. “Oh, pero si Dios no puede amarme de esa manera.” Ya lo creo que puede. Él les amó a ustedes mientras estaban sumidos en el pecado, cuando eran ustedes rebeldes contra El, Dios les amó aún entonces. Y ahora desean ustedes conocerle y hacer las cosas que le complacen a Él.
PAGINA 28
¿Somos perfectos? No, pero tienen ustedes un deseo que no tenían con anterioridad y eso es lo que Él quiere. Él quiere pasar tiempo con ustedes, quiere estar con ustedes. Quiere que ustedes le escuchen a Él y Él les escuchará a ustedes a su vez. Oremos:
Oración al Concluir
“Padre, te damos gracias por esa comprensión, te damos gracias por Tu palabra, que nos guía y reconstruye nuestras insuficiencias, que nos revela lo importante que eres. Permítenos crecer en nuestro conocimiento de Ti por experiencia propia. Señor ¿podemos estar en Tu compañía? Señor, permítenos que lo hagamos. Danos el deseo de hacerlo, habla a nuestros corazones, Señor, revélanos Tu voluntad, muéstranos cuál es Tu deseo para nuestras vidas. Te damos gracias de nuevo por el tiempo que hemos podido pasar juntos, en el nombre de Jesús, amén.”
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY (SEMANA 2)

Mensaje por ZARGOTEAM el Miér 04 Sep 2013, 5:09 am


DEMOSTRACION DE LA CLASE DEL PRIMER CURSO
SEMANA 2
Dalton: ¿Tú eres?
Juan: Juan.
Dalton: Juan. Bienvenido Juan.
Juan: Gracias.
Dalton: Juan,  me agrada tu sonrisa.
Juan: Gracias.
Dalton: Bien, ¿has pasado un buen día hoy?
 Juan: Sí, estupendo, gracias.
Dalton: Bien, gracias.
 ¿Y tú eres?
Tris: Hola, me llamo Tris.
Dalton: Tris. El nombre de mi vecina también es Tris. ¿Cómo sé que eres la verdadera Tris?
Tris: (Risas)
Dalton: ¿He?
Tris: No lo sé.
Dalton: Bien, pasa Tris.
Tris: Gracias.
Dalton: Coge lo que quieras y escribe tu nombre. Siéntate.
¿Eres Michael? Oh no, no temas, entra. Todo va a ir bien. ¿Cuál es tu color favorito?
 Michael: Quítame las manos de encima.
Dalton: No. (Se ríe) Entra.
Michael: Te voy a pegar.
Dalton: No, eso no lo hacemos en el primer curso, es algo que se hace en preescolar. Ji, ji.
Greg: Hola, soy Greg.
Dalton: Entra Greg y coge lo que quieras. Greg, cuando te sientes, ¿quieres poner tu nombre en la parte superior del papel antes de que empecemos? Greg: Está bien.
Dalton: Hola, ¿qué tal? Aún no nos conocido.
James: Me llamo James.
Dalton: Bienvenido James…
James: Gracias.
Dalton: … me alegra verte. James, entra ¿y tú eres?
Nancy: Nancy.
Dalton: Nancy, bienvenida Nancy.
 Nancy, caray, ¡vaya apretón de manos! Ya veo que también te has traído tu sonrisa. Eso está bien.
Scott: Soy Scott.
Dalton: Scott, me alegra conocerte. Entra Scott.
¿Estáis realizando vuestra búsqueda de palabras y vuestras horas de color? Si necesitáis ayuda para la búsqueda de palabras, levantad la mano y con mucho gusto os ayudaré.
Don, me alegra verte de nuevo Don. Entra, ¿cómo estás hoy?
Don: Ha sido estupendo.
Dalton: Sí, ha sido estupendo, alabado sea el Señor.
Y Donald, me alegra verte de regreso hoy…
Donald: Hola.
Dalton: ¿Cómo te va…?
Donald: Bien.
Dalton: Entra Donald.
¿Y? John: Me llamo John.
Dalton: John. Bienvenido John.
John: Me alegra estar aquí.
Dalton: Me agrada tu sonrisa, es agradable.
¿Cómo te llamas?
Martha: Me llamo Martha.
Dalton: Martha, ¿estás bien Martha?
Martha: Sí, estoy bien. Dalton: ¿Has tenido un buen día? ¿Estás cansada? Martha: No, no lo estoy.
Dalton: Entra Martha. Martha, ¿qué te gustaría hacer, una búsqueda de palabras o una hoja para colorear?
Martha: Esto.
Dalton: Está bien, aquí tienes. Martha, cuando te sientes, ¿quieres, por favor, poner tu nombre en la parte superior del papel? Está bien. ¿Quién necesita ayuda con la búsqueda de palabras? ¿Hay alguna que resulte demasiado difícil… tú también Billy?
Billy: Yo la necesito.
Dalton: Billy,… está bien Billy, ya has encontrado tres. Caramba, eso está estupendo. ¿Cuál estás buscando?
Billy: Estoy buscando la larga.
Dalton: El sembrador. Esa es realmente larga ¿verdad?
Billy: Puede.
Dalton: ¿Dónde está Karen?
Karen: Aquí.
Billy: ¿Dónde está?
Dalton: Oh, está justo aquí y va en esa dirección.
Female: Oh, acabo de hacer la viña, no sabía…
Dalton: Buen trabajo Billy.
Billy: Gracias.
Dalton: Ya me diréis si necesitáis ayuda. Caramba Rhonda, has coloreado las uvas de morado y ese es el color de las uvas efectivamente. Eso está muy bien. Jana, ¿cuál es tu color favorito?
Jana: El verde.
Dalton: ¿El verde? Eso está bien, ¿te gusta el amarillo? No, ese es mi color favorito. ¡Vaya, pero si has encontrado ya una, dos, tres, cuatro, cinco palabras!
Jana: Sí.
Dalton: Caramba, eso es fabuloso. Ah, ¿puedes escribir tu nombre aquí arriba? Tony, ¿cómo has aprendido ya a escribir siendo tan pequeño? Eso está realmente muy bien.
Tony: Solo he encontrado dos palabras.
Dalton: Nancy ha encontrado una, dos, tres, cuatro palabras. Sandy, has encontrado la más larga en toda la página. ¿Cómo te va?
Sandy: Muy bien.
Dalton: ¿Lo has pasado bien hoy?
Sandy: Ya lo creo que sí.
Dalton: ¿Va todo bien en casa?
Sandy: Sí.
Dalton: ¿También en la escuela? ¿Te va realmente bien?
Sandy: La escuela es bastante difícil, pero…
Dalton: Vaya, ¡fíjate en  Don! Don, ¿cuál es tu color favorito?
Don: El azul.
Dalton: ¿El azul? Está bien, ¿pero te gusta el amarillo?
Don: Sí, me gusta.
Dalton: ¿Te gustan las fresas?
Don: Sí.
Dalton: ¿Y la pizza?
Don: Me encanta la pizza.
Dalton: ¿Cuál es tu comida favorita, la pizza?
Don: Los espagetis.
Dalton: Los espagetis, sí, están buenos. ¿Quieres a Jesús?
Don: Sí, yo le quiero.
Dalton: Ama a Jesús, Él también te ama a ti. ¿Verdad que es estupendo?
Don: Sí que lo es.
Dalton: Está bien Tris, ¿necesitas ayuda? ¿Te va bien?
Tris: Me gustaría colorear.
Dalton: ¿Prefieres colorear? Está bien, aquí tienes unos lápices de colores. Tris, ¿cuál es tu color favorito?
Tris: El verde.
Dalton: ¿El verde?
Tris: Sí.
Dalton: Eso está bien. ¿Te gusta el amarillo?
Tris: Sí.
Dalton: A mí me gusta el amarillo.
Tris: A mí también me gusta.
Dalton: Ese es mi color favorito.
Tris: Sí.
Dalton: ¿Te gusta la pizza?
Tris: Sí.
Dalton: ¿De veras?
Tris: Sí.
Dalton: ¿Te agrada Jesús?
Tris: Sí, claro.
Dalton: ¿Le amas?
Tris: Sí, amo a Jesús.
Dalton: Él te ama a ti también,
Tris. Mike, vaya, uno, dos, cuatro, eso está realmente bien. ¡Qué bien estáis haciendo la búsqueda de palabras!
Annette, has encontrado una, dos, tres y qué bien te ha salido Annette, de la manera que has puesto las líneas ahí. Eso está realmente bien.
 ¿Sí, Parker? Parker: ¿Por qué está esta al revés?
Dalton: Bueno, algunas de ellas están al revés y hay otras que están de lado, ¿sabes?… ¿en diagonal?
Parker: Aja.
Dalton: Por eso lo llaman una búsqueda de palabras.
Parker: Ah.
Dalton: Pero me apuesto que a pesar de ellos las puedes encontrar. Mira, cuántas has encontrado ya. Una, dos, cuatro, cinco, seis, siete.
Parker, lo estás haciendo muy bien.
Sandy también lo está haciendo bien.
Todos vosotros lo estáis haciendo muy bien.
 Donald, caramba, que bien te mantienes dentro de las líneas y Elaine, ese es mi color favorito. ¡Qué bien lo estáis haciendo...! ¿Hay alguien que necesite ayuda con la búsqueda de palabras? ¿Hay alguien que no se aclare? Está bien, Juan no se aclara, ¿verdad, Juan?
Juan: No. ¿Qué sucede si encontramos todas las palabras?
Dalton: En ese caso, lo que tienes que hacer es comenzar con la hoja de colorear, pero ¿sabes una cosa? Vamos a empezar la clase dentro de un momento, así que… y …no nos hemos conocido antes, yo soy Dalton.
Sherri: Hola Dalton, soy Sherri.
Dalton: Sherri, bienvenida a primer curso.
Sherri: Gracias.
Dalton: Está bien. Sherri, ¿quieres poner tu nombre en la parte superior? Caramba, os está yendo estupendamente. Vaya, Billy, casi las has encontrado todas ¿verdad?
Billy: Sí.
Dalton: Y Rhonda, fijaos en la hoja de colorear de Rhonda. Caramba, y… Billy: Perdón.
Dalton: Sí, Billy.
Billy: ¿Tenemos que hacer la parte de abajo… podemos hacer la parte de abajo?
Dalton: Sí, también podéis hacer la parte de abajo. Ese es el laberinto.
Billy: Lo que quiero decir es que. ¿No tenemos que hacerlo todo si no queremos?
Dalton: Sí.
Male: ¿Van al revés?
Dalton: Sí, también van al revés. Caray, ¡qué bien os está saliendo! ¿Parker? Parker: Dalton.
Dalton: Si, Park.
Parker: A mí no me gustan las ciruelas.
Dalton: Bueno, no tienes que comértelas. Lo único que tienes que hacer es encontrarlas. ¿Puedes encontrarlas? Seguro que puedes hacerlo, vamos inténtalo. Si no puedes, volveré y te ayudaré. Oh Don, ¡qué bien lo estás haciendo! Donald también lo está haciendo muy bien.
Ah hola, niños bienvenidos. ¿Queréis una hoja para colorear o una de búsqueda de palabras? Y podéis sentaros ahí, supongo.
Paul: Creo que nos hemos equivocado de puerta.
Dalton: ¿Introducción al Ministerio de los Niños?
Paul: Sí, está bien.
Dalton: Habéis llegado, yo soy Dalton.
Paul: Yo soy Paul.
Dalton: ¿Eres de primer curso Paul? Bienvenido. ¿Y tú cómo te llamas? Candace: Candace.
Paul: Mi esposa Candace.
Dalton: ¿Candace?
Candace: Sí.
Dalton: Me alegra conocerte Candace. Habéis llegado justo a tiempo.
Vamos a empezar la clase dentro de un minuto, porque lo estáis haciendo muy bien. Bien, os diré una cosa.… Está bien, niños. Ahora dejad los lápices y dejad los papeles justo donde están, y ahora vais a venir todos… poneos de pie, venid y sentaos justo aquí, en el suelo mirando hacia mí, por favor.
Me da mucho gusto veros a todos esta tarde y espero que todos hayas pasado unas buenas semanas.
Espero que el Señor haya estado cuidando de vosotros y ayudándoos.
Ahora, si es la primera vez que venís, no quiero que estéis asustados. Os voy a dar una idea de lo que vamos a hacer.
Dentro de unos minutos vamos a cantarle al Señor y después vamos a hacer un estudio bíblico y después de eso, puede que tomemos un tentempié y luego veremos las marionetas y a lo mejor un video.
Así que eso es lo que vamos a hacer. Y si nos sobra tiempo también saldremos al campo, pero lo primero que vamos a hacer es orar y pedirle al Señor que nos bendiga en esta noche, así que oremos.
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS 2 (SEMANA 2)

Mensaje por ZARGOTEAM el Miér 04 Sep 2013, 5:11 am


Oración de Inicio
 
“Padre, queremos darte las gracias y alabarte por tu amor hacia nosotros y por tu amabilidad a nuestro favor, Señor y por la verdad de que nos conoces a cada uno de nosotros, Señor. Nos conoces por nombre, porque tú nos creaste y Señor, te pido en esta noche que la obra de Tu Espíritu en nuestros corazones lleve fruto, Señor. Amado Dios, haz posible que nos acerquemos un poco más a ti. Nuestros corazones se rendirán más a ti Señor, de modo que te entregamos este tiempo. Te pedimos que lo bendigas, que seas glorificado Señor. Lo pedimos en el nombre de Jesús, Amen”
 
Cantos
Si Dios me ama, yo lo sé porque la Biblia así lo dice. Los pequeños le pertenecen. Ellos son débiles, pero Él es fuerte. Sí, Dios me ama. Sí Dios me ama, sí Dios me ama, la Biblia así lo dice. …“ Cantad vosotros ahora.”… Sí, Dios me ama, yo lo sé, la Biblia así lo dice. Los pequeños le pertenecen. Ellos son débiles, pero Él es fuerte. Sí, Dios me ama, si Dios me ama, sí Dios me ama, la Biblia así lo dice…Nuestro Dios es un Dios grandioso. El reina allí en el cielo, con sabiduría, poder y amor; nuestro Dios es un Dios grandioso.
Dalton: Veamos, a ver, acabamos de leer… hemos cantado que Jesús me ama y hemos dicho que Dios es un Dios grandioso. Como veis, si Dios me ama y... ¿hay alguien que sea más poderoso que Dios? ¿Hay alguien mayor que Dios o que tenga más poder?
 
Niño: No.
Dalton: No, claro que no lo hay. De manera que si El me ama y Él tiene el poder sobre todas las cosas y se cuida de mí ¿de qué tengo que preocuparme? De nada.
 
Cantos
 
Si sabéis que el Señor os cuida, ¿de qué tenéis que preocuparos? Ah, de nada. Si sabéis que el Señor os guarda, ¿por qué no os ponéis de pie y gritáis aleluya? Si sabéis que el Señor os guarda, si sabéis que el Señor os guarda, ¿de qué os tenéis que preocupar? Ah, de nada. ¿De qué os tenéis que preocupar? Ah, de nada. Si sabéis que el Señor os guarda, que Él os guarda, ¿de qué os vais a preocupar? De nada. Si sabéis que el Señor os guarda, ¿por qué no os ponéis en pie y gritáis aleluya? Si sabéis que el Señor os guarda, si sabéis que el Señor os guarda, ¿de qué os tenéis que preocupar? Ah, de nada. ¿De qué os tenéis que preocupar? Ah, de nada.
 
Dalton: Alabado sea el Señor. No tenemos que preocuparnos si Él nos cuida, ¿verdad? Bueno, veamos. Cantamos que Jesús me ama y que lo sabemos. Nuestro Dios es un Dios grandioso y Él se cuida de mí, así que ¿de qué tengo que preocuparme? Hemos estado cantando varios cánticos acerca de Dios ¿verdad? ¿Sabéis una cosa? ¿Por qué no le cantamos una canción a Dios? Quiero que cerréis los ojos mientras cantamos esto. No quiero que os preocupéis por la persona que tenéis al lado, así que vamos a cantar Padre, te adoro. Vamos, aún veo algunos ojos abiertos. Ahora tenemos que cerrar los ojos, mientras cantamos.
 
Cantos
Padre, te adoro, pongo mi vida ante ti, ¡cuánto te amo, Jesús, te adoro, pongo mi vida ante ti! cuánto te amo. Espíritu, te adoro, pongo mi vida ante ti, ¡cuánto te amo!
 
Dalton: ¿Verdad que Dios es bueno? Él es tan bueno. Veamos. Está bien, veo que todos vosotros sois de primer curso, ¿verdad? No tenemos… ¿no tenemos a nadie de preescolar aquí? Uno de preescolar, está bien, eres grande. Podrías estar… bueno, veamos. Cuando estáis en primer grado, estáis aprendiendo a escribir ¿no es cierto? ¿Sabe alguien cómo se deletrea gato? Billy, ¿sabes deletrear gato? Billy, ¿Karen, tú sabes deletrearlo?
Billy: Sí que sabe.
Dalton: Karen, ¿sabes deletrear gato? ¿Puedes deletrear gato para mí? Karen: Sí, G-a-t-o.
Dalton: Eso está bien. ¿Quién sabe deletrear perro? ¿Quién...solo… pero no todos a la vez, levantad la mano o no os llamaré? …
Billy? ¿Puedes deletrear perro para mí?
Billy: Sí. P-e-r-r-o.
 Dalton: Muy bien. Así que deletrear y leer. ¿Y qué tal contar? ¿Estáis aprendiendo a contar?
Female: Si.
Dalton: Está bien. ¿Quién sabe contar de uno a diez? Don, ¿sabes contar de uno a diez?
Don: Sí. Dalton: Te escuchamos. Don: Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez.
Dalton: ¡Diez! Eso está bien, Don. (Aplausos) Buen trabajo. Bien, pero… ¿quién puede contar de uno a diez muy deprisa? Parker, ¿puedes contar... Kent: Uno, diez…
Dalton: … te has olvidado de algunos. Está bastante bien Kent, pero te has saltado algunos números, como del dos al nueve. ¿Puedes contar realmente deprisa del uno al diez? Oigámoslo.
Parker: (cuenta deprisa).
Dalton: Bastante bien, pero ¿hay alguien que sepa contar más deprisa que Parker? Cuenta tu Sandy.
Sandy: (cuenta deprisa).
Dalton: ¿Quién puede contar ahora más deprisa que Sandy? Venga, Juan, ¿puedes contar más deprisa que Sandy? Hazlo.
Juan: (cuenta deprisa).
Dalton: Caramba, creo que contáis muy bien y además deletreáis bien y hasta es posible que se os dé bien leer, pero… ¿estáis seguros de que sois buenos contables? ¿Creéis que sois buenos contables? Creo… bueno…
Un niño: Sí.
 Dalton: … bueno, veamos, normalmente los estudiantes de primer curso son buenos contables, así que teniendo en cuenta que lo sois, quiero que hagáis algo por mí. ¿De acuerdo? Ya sé que solo estáis en el primer curso, sé que sabéis contar bien, porque Parker ha contado y Juan ha contado muy deprisa y Don, tú has hecho un buen trabajo contando también del uno al diez. Así que ahora, como sois buenos contables, cuando yo eche la arena de la jarra al plato, quiero que lo contéis. ¿De acuerdo?  ¿Estáis listos? ¿Listos? (Risas) Dalton: ¿Rhonda? ¿Has contado los granos de arena? ¿Cuántos has contado? Rhonda: Oh, unos veinte.
Dalton: Veinte, Rhonda, creo que hay algo más de veinte.
Billy: Cien.
Dalton: ¿Cien? Bien… Donald, ¿cuántos has contado tú?
Donald: No se puede hacer.
Dalton: Bueno, tu… acabo de oíros contar. Vosotros sois… sois de primer curso. Sois buenos contables. Os diré una cosa. Hagámoslo otra vez. Mira, mira… ¿estáis mirando todos? Cuando yo eche la arena, quiero que vertáis los granos de arena, porque sé que sois buenos contables. ¿Estáis listos? Billy: Siete mil.
Dalton: ¿Siete mil, Billy? ¿Hay alguien que haya obtenido una cifra diferente a la de siete mil?
Niño: Sí, yo sí, mil.
Dalton: Mil. ¿Quién…
Niño: Díez mil.
Dalton: Díez mil.
Niña: Demasiados.
Dalton: ¿Díez mil y uno? Bueno…
Niña: Ha ido demasiado deprisa.
Dalton: Ha ido demasiado deprisa, ¿verdad? ¿Sabéis una cosa? Es posible que al verter yo la arena, fuese demasiado deprisa, al caer en la taza aquí de manera que no habéis podido contar… de modo que lo que quiero que hagáis ahora… un cuenco. Gracias, Parker. Lo que quiero que hagáis ahora es que cuando yo diga “ahora” quiero que contéis los granos de arena que están en la jarra. ¿Estáis listos? ¿Listos? ¡Ya! ¿Cuántos… estáis contando?
Niño: No.
Niña: Sí.
Dalton: Bien… esperad un minuto, vosotros los niños sois buenos contables. ¿Cuántos granos de arena hay ahora en esa jarra? ¿Sandy?
Sandy: Son demasiado pequeños.
Dalton: Demasiado pequeños. Billy, ¡cómo… sí?
Billy: ¿Qué es lo que hay que ver en un grano? (Se ríen)
Dalton: Es una de esas cosas insignificantes, que tenemos aquí mismo.
Niño: ¿Cuántos granos de arena hay?
Dalton: ¿Hay alguien que sepa cuántos granos de arena hay aquí? Yo sé cuántos hay. Hay tantos granos de arena en esta pequeña jarra que no se pueden contar. Pero ¿sabéis una cosa? Dios se vale de la arena para decirnos algo acerca de sí mismo y acerca de nosotros. ¿Lo sabíais? Quiero leer de la Palabra de Dios, la Biblia. ¿Es ésta la Biblia? Esta es la palabra de Dios, ¿verdad que sí? ¿Habéis oído hablar alguna vez acerca de David? Dios dijo acerca de David, que era un hombre conforme a Su propio corazón y David escribió el Salmo 139, y quiero que oigáis lo que Dios dice acerca de él, y acerca de vosotros, y acerca de la arena. ¿De acuerdo? En el salmo 139 versículo 17, de la palabra de Dios, esto es lo que dice Dios… dice: “¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena.” ¿Sabíais que Dios piensa en vosotros? ¿Os habéis detenido alguna vez a pensar en eso… Creo que Dios está pensando en mí ahora mismo. Aquí mismo dice: “¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos!” ¿Sabéis que Dios piensa en vosotros, sin que sea ninguna clase de pensamiento en concreto? Son pensamientos preciosos. Juan, ¿Sabes lo que significa precioso? ¿Qué es un pensamiento precioso? ¿Se os ocurre lo que pueda ser un pensamiento precioso?
Juan: Precioso.
Dalton: Precioso, sí, está bien. Don, se te ocurre algo… ¿qué es… si Dios está pensando en mí y al hacerlo tiene pensamientos preciosos, ¿qué es precioso, … Karen, ¿para ti qué significa precioso?
 Karen: Algo de valor.
Dalton: ¿De valor?
Karen: Sí.
Dalton: Sí, sí. Eso sería, sí, claro. ¿Sabéis lo que pienso? Tengo una nietecita y cuando acababa de nacer, me gustaba cogerla en mis brazos de este modo, y entonces… oh… yo me la quedaba mirando, una y otra vez y decía: “ah, ¡eres tan preciosa! ¡Te quiero tantísimo!”, y entonces le ponía toda clase de caras para que ella se sonriese. ¿Estoy siendo yo precioso para con ella? ¿Es ese un pensamiento precioso? ¿Estoy teniendo yo pensamientos preciosos en lo que se refiere a mi nieta?
Niña: De cariño.
Dalton: Pensamientos de cariño, sí. Aquí dice: “¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos!” ¿Sabéis una cosa? Yo acostumbraba a pensar: “Oh Dios, si tan solo pudiese pensar lo que piensa Dios acerca de mí, aunque fuese solo una vez al mes, mi corazón se llenaría con solo pensar que Dios pensase en mí una vez al mes.” Pero ¿sabéis una cosa? Dios piensa en nosotros todo el tiempo. Lo hace, lo dice aquí mismo:   “¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena.”  Pues me pregunto cuántos granos de arena habrá en esta jarra. Niña: Mucha. Dalton: Pero ¡sabéis una cosa? ¿Sabéis de dónde he sacado esta jarra de arena? De la playa Huntington. ¿Creéis que hay muchos granos de arena en la playa de  Huntington? Creo… caramba, hay muchísimos… ¿sabéis una cosa? Si durante mis vacaciones este verano me fuese con el coche a Huntington Beach, y consiguiese que me siguiesen esos enormes camiones de arena, y tuviese unas tijeras… o unas pinzas, y durante dos semanas, me agachase y dijese “aquí tengo un grano de arena, ah, allí hay otro. Ya he cogido otro”, y pudiera hacer eso durante dos semanas, ¿estaría bien, niños? Cuando vengáis a la playa de Huntington, y veáis la playa, ¿qué creéis que vais a ver? Niña: Arena.
Billy: Mucha arena.
Dalton: Arena. ¿Sabéis una cosa? Ni siquiera os daríais cuenta si yo estuviese allí, ¿verdad? Podría quedarme allí durante el resto de mi vida, recogiendo granos de arena y metiéndolos en el camión y ¿sabéis una cosa? Cuando me muriese, podríais venir allí y sería como si yo nunca hubiera estado allí. Ah, se me acaba de ocurrir algo. Oh no, esto es Huntington…Newport Beach, Balboa, San Diego. ¿Creéis que hay muchos granos de arena entre aquí y   San Diego en las playas?
Niña: Sí.
Billy: Sí.
Dalton: Oh no, Hawái. ¿Habéis estado alguna vez en Hawái? Sí Parker. Parker: Mi mamá y mi papá me van a llevar allí la semana que viene.
Dalton: Maravilloso, maravilloso. (Risas)
 Dalton: Pero, espera un momento. El Desierto del Sahara. ¿Hay muchos granos de arena en el Desierto del Sahara?
Male: Sí.
Dalton: ¿Creéis que Dios está intentando decirnos algo? Sí, creo que sí. ¿Sabéis una cosa? ¿Vais a ir a la playa este verano?
Female: Sí.
Female: Sí.
Dalton: Pues, cuando salís del coche y lo dejáis en el aparcamiento de allí y hasta es posible que arrastréis detrás del coche vuestra barquita, y dejéis atrás el asfalto y caminéis sobre la arena, dejando que el pie se hunda en la arena, ¿por qué no os paráis un momento y pensáis: “Ah sí, gracias Dios. Estás pensando en mí y Tus pensamientos son preciosos, y si los pudiese contar, Padre, serían más numerosos que la arena. Oh Señor, gracias.” ¿Le damos gracias al Señor por pensar en nosotros? Hagámoslo.
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS 3 (SEMANA 2)

Mensaje por ZARGOTEAM el Miér 04 Sep 2013, 5:12 am


Oración
 
“Padre, te damos gracias por Tu amor hacia nosotros y, Señor, por pensar en nosotros y, Señor, no son pensamientos malvados ni negativos, sino que los pensamientos que tienes acerca de nosotros son preciosos y son pensamientos de amor. Y Señor, si pudiésemos contar el número, son más numerosos que la arena. Señor, te damos gracias. Ayúdanos Señor a pensar acerca de Ti. Ayuda a nuestros corazones, Señor, a ser agradecidos también. Te damos gracias, en el nombre de Jesús, amen.
 
Dalton: Está bien, eso ha durado cerca de ocho minutos. Y ese es más o menos el tiempo que podemos conseguir que un niño de primer curso nos preste atención, después de haber pasado todo el día en la escuela y ha ido a casa y a lo mejor ha tenido el tiempo justo para comer rápidamente y cosas así. Y luego sus papás le han traído a clase. Está bien, de modo que lo que quiero decir es, ¿qué estábamos intentando hacer?
Billy: Transmitir un mensaje.
Male: …o una parábola.
Dalton: Bien. No queríamos echarles un sermón a los niños de primer curso, sino que lo que queremos es que nos presten atención, captarla y conseguir que participen… en ese momento que están muy tranquilos. ¿Quién puede contar de uno a diez? Todas las manos en la clase se van a levantar y van a estar meneando el brazo de esta manera. ¿Se dan cuenta? Y entonces… participan y empiezan a decir: “Yo puedo contar de uno a diez muy deprisa… uno, dos, tres”… está bien, y una vez que participan y que están prestando atención, les llevan ustedes directamente a la Palabra de Dios, enfatizando la verdad, a su nivel, de manera que la puedan entender, ¿de acuerdo? Eso es mejor que ponerse en pie y hacer un discurso, ¿no es cierto? Porque los de primer curso, es como si fuesen ustedes estudiantes de primer curso, ¿vale? De modo que quiero que hagan otra cosa ahora. ¿Sabéis una cosa niños? ¿Sabéis lo que a mi realmente me gusta? ¿Os gustan las tostadas para el desayuno? A mí me encanta tomar tostadas en el desayuno. No sé, me encanta el olor a las tostadas y ¿sabéis lo que me gusta ponerle a las tostadas? Mermelada de albaricoque. ¿Os gusta a vosotros, os gusta la mermelada de albaricoque? ¿Os gusta la confitura de albaricoque? Las fresas…
Niña: A mí me gusta con el pollo.
Dalton: Sí, eso también está bueno. El albaricoque azucarado, pero ¿sabéis una cosa? A veces voy a la tienda y quiero comprar confitura de albaricoque y no les queda, pero aún les queda de fresa y de frambuesa y de uva, pero a mí me gusta el albaricoque. Y a veces voy a comprarla y no está ahí. Así que ¿sabéis lo que voy a hacer? Esta noche, cuando llegue a casa, voy a plantar una semilla... ¿dónde está el cuchillo?
Niña: Está aquí.
Dalton: ¿Dónde? Gracias. Porque me estoy cansando de que se queden sin ella en la tienda, de manera que voy a hacer que crezca mi propio albaricoquero, para que cuando sea grande, pueda recoger los albaricoques de él y hacer mi propia mermelada de albaricoque. De esa manera, nunca me quedaré sin albaricoques. Así que, fijaos en esto. Esta es una preciosa semilla, como veis. Es un poco grande… (Risas)
Female: ¿Es eso un albaricoque?
Dalton: ¿Qué? Sí, quiero que crezca la semilla de un albaricoque, porque es mi favorita, es la mermelada que más me gusta de todos, mi favorita, el albaricoque. Y este tiene una gran semilla. Fijaos lo grande que es. ¿Lo veis? ¿Verdad que es una semilla estupenda?
Niño: ¡Maestro! ¡Maestro!
Dalton: ¿Qué?
Niño: Esa semilla es la equivocada.
Dalton: Pero es preciosa.
Niño: No es un...
Otro: Está verde y todo.
Niña: Es un avocado.
Otra: Vas a criar avocados.
Dalton: Espera, espera un momento. Voy a cavar un agujero cuando llegue a casa. Voy a meter la semilla en él, y luego lo voy a cubrir y me voy a asegurar de que vale y a continuación lo voy a regar, y antes de que pase mucho tiempo, en unas dos semanas, habrá un pequeño albaricoquero, ¿verdad?
Niña: No.
Dalton: ¿No? Bueno… pero si yo quiero un albaricoquero. ¿Entonces qué clase de árbol va a salir?
 Niña: Un avocado.
Niño: Un avocado verde.
Dalton: Un avocado, pero si yo no quiero un avocado. Bueno, en ese caso creo que tendré que plantar una semilla diferente, porque no me gusta la confitura de avocado. Así que voy a coger esta otra semilla que está aquí, que es un poco más pequeña, pero estoy seguro de que funcionará y  la voy a cubrir con tierra y la voy a regar y antes de que os queráis dar cuenta, tendré un albaricoquero. Saldrá una pequeña planta y...
Clase: ¡No!
Dalton: ¿No?
Niña: Eso es una manzana.
Dalton: ¿Esa es una semilla de manzana?
 Niña: Sí.
Dalton: Pero si yo quiero un albaricoquero.
 Niña: Pero eso no lo es.
Dalton: Quieres decir que si lo planto… que si planto este hueso, ¿qué va a salir de esta semilla un manzano?
Niña: Sí.
Dalton: Ah, bueno. La verdad es que se parece bastante a un albaricoque. Es un poco más grande, pero el color se le parece mucho, pero esta vez voy a hacer algo diferente. Cuando saque esta semilla, y la meta en la tierra, voy a hacer algo diferente. La voy a cubrir, voy a cavar un agujero un poco más grande allí, y la voy a meter y la voy a cubrir, y esta vez después de regarla, me voy a colocar encima y voy a decir: “Espero que salga un albaricoquero. Espero que salga un albaricoquero.” ¿Y sabéis una cosa? Saldrá un albaricoquero.
Niño: Noooo.
Dalton: ¿Cómo qué no?
Niño: Na.
Dalton: Está bien, espera un momento. ¿Me estás diciendo que si planto una planta de avocado...o una semilla, lo único que va a salir es, el qué?
Clase: Un avocado.
Dalton: Un avocado. Y si planto una semilla de manzana, ¿lo único que va a salir es qué?
Niño: Una manzana.
Dalton: Una manzana. Y aunque plante esta semilla de ciruela y me coloque sobre ella y desee y desee que salga un albaricoquero, ¿qué es lo que va a salir?
Clase: Un ciruelo.
Dalton: ¿Un ciruelo? ¡Caramba! Entonces esto es como una norma, ¿verdad? ¿Como si fuese una ley? Que lo que plantamos, sea lo que sea, ¿es lo que va a salir? Me da la impresión de que tenéis razón. ¿Sabéis una cosa? Dios ha establecido esta norma, lo hizo al crear el mundo. Podéis leer acerca de ellos en el Libro de Génesis. Esta es una de las normas establecidas por Dios, es una ley física que sea cual fuere la semilla que plantemos, eso será lo único que pueda dar como fruto. ¿Sabéis una cosa? Dios tiene otras clases de normas, tiene normas espirituales. Y de la misma manera que no se puede quebrantar una ley física, tampoco podemos quebrantar las normas espirituales de Dios. Leamos acerca de una de ellas ¿de acuerdo? Voy a leer otra vez, otra vez, ¿pero qué es esto?
Clase: Una Biblia.
Dalton: ¿Y qué es la Biblia?
Clase: Es la Palabra de Dios.
Dalton: La Palabra de Dios, y es verdad y en ella no hay ninguna equivocación. Está bien. Y es lo que dice aquí. Dice: “No os dejéis engañar”,… ¿sabéis lo que quiere decir dejarse engañar? Significa creerse la mentira en lugar de la verdad. De manera que Dios está diciendo que no debemos de creen en las mentiras, porque Dios no puede ser burlado.” Es preciso que creamos la verdad. “No os dejéis engañar, Dios no puede ser burlado.” Eso quiere decir que no podemos burlarnos de Dios sin que tenga graves consecuencias. O que no podemos quebrantar Sus normas y librarnos de las consecuencias. De modo que “No os engañéis; Dios no puede ser burlado; pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.” Esa es una de las grandes leyes espirituales de Dios. De la misma manera que no podemos quebrantar sus leyes físicas, tampoco podemos quebrantar sus leyes espirituales. Veamos aquí, dice: “No os engañéis, Dios no puede ser burlado; porque todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Niños, ¿sabéis que todos los días se están sembrando cosas en vuestra mente?
Niña: No.
Dalton: ¿Sabéis una cosa? Hay semillas que están siendo plantadas en vuestra mente y en vuestro corazón, sí señor.
Billy: No.
Dalton: Es por medio de lo que escucháis, por medio de las cosas que veis en la televisión, por medio de las cosas que leéis, lo que oís decir a vuestros amigos. Esas son las semillas que se introducen en vuestra mente y en vuestro corazón. Y cualquier cosa que plantemos, eso será lo que segaremos. De modo que dice: “el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción” y eso significa muerte. “Más el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.” ¿Qué es lo que quiere decir, pues, sembrar para la carne? ¿Tiene alguien idea? Permitidme que os dé un ejemplo. Si yo voy a mi casa de la escuela, y tiro mi cartera, me voy a buscar un bocadillo de mantequilla de cacahuete y  madre no está, y pongo el canal MTV, y estoy escuchando esa clase de música mundana, ¿estoy sembrando para la carne o para el Espíritu?
Niño: ¿Qué?
Clase: Para la carne.
Dalton: Para la carne, así es. ¿Qué sucede si llego a casa de la escuela y pienso, bueno, la verdad es que esto está muy tranquilo, no hay nadie aquí, así que pienso:  “Voy a dedicar un poco de tiempo a leer la Palabra de Dios, oh sí, alabado sea el Señor.” ¿Estoy sembrando para la carne o para el Espíritu? Clase: Para el Espíritu.
Dalton: ¿Y qué sucedería su fuese a casa y pensase: “vaya, no ha pasado un día muy bueno en la escuela y no conoce a Jesús. Señor, deseo que te conozca de verdad. Señor, ¿quieres Tu tocar el corazón de Billy para que sepa que Tú le amas?” ¿Es eso sembrar para la carne o para el Espíritu?
Clase: Para el Espíritu.
Dalton: Sí, así es, efectivamente.
Así que, decidme ¿para qué queréis sembrar vosotros?
¿Queréis sembrar para la carne?
Clase: No.
Dalton: ¿Queréis sembrar para el Espíritu?
Clase: Sí.
Dalton: ¡Sí! Digamos esto juntos. Quiero que repitáis después de mí. No os engañéis…
Clase: No os engañéis…
Dalton: … Dios no puede ser burlado.
Clase: … Dios no puede ser burlado.
Dalton: … todo lo que el hombre sembrare,…
Clase: … todo lo que el hombre sembrare…
Dalton: … eso también segará.…
Clase: … eso también segará.…
Dalton: … porque el que siembra para su carne…
Clase: … porque el que siembra para su carne…
Dalton: … de la carne, segará corrupción.…
Clase: … de la carne, segará corrupción.…
Dalton: … Pero el que siembra en el Espíritu,…
Clase: … pero el que siembra en el Espíritu,…
Dalton: … del Espíritu segará vida eterna.
Clase: … del Espíritu segará vida eterna.
Dalton: Eso ha estado bien. ¡Qué buenos sois, muchachos!
Niño: Creo que eso está en Gálatas 6:7 y 8.
Dalton: Tienes razón. Eso ha llevado un poco más de tiempo. Eso duró como unos diez minutos y, una vez más, ese va a ser prácticamente el único tiempo del que van a disponer para hacer que la Palabra llegue a sus corazones de verdad, consiguiendo mantener su atención. Y además, ¿qué estábamos intentando hacer?
Hombre: Conseguir que participasen.
Mujer: Estar al mismo nivel de los niños.
Dalton: Conseguir que se involucren, que participen. Llamar su atención, su concentración respecto a lo que vamos a decirles. ¿De acuerdo? Y eso lo logramos valiéndonos de objetos y dejando que ellos digan: “Oh maestro, si planta usted eso, una semilla de avocado...no podrá obtener un albaricoque.” Como ven, ellos entienden. Así que nos hemos valido de un principio, o una de las leyes de Dios… de las leyes físicas… que ellos pueden entender. Y a continuación hemos intentado trasladarla a la esfera espiritual, a fin de que tengan la misma clase de comprensión. Es algo que no podemos esperar. ¿Recuerdan cuando yo estaba sobre la semilla? Y era un hueso de ciruela, pero yo iba a tener la esperanza, la esperanza de que de ella surgiese un albaricoquero. Ven, no se puede quebrantar la ley. Aunque digamos: “oh, quiero ser espiritual, pero caray, solo quiero ver este próximo episodio de MTV.” Como ven, no se puede hacer eso. “Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” De modo que estas son las maneras… hay muchas otras cosas que se pueden hacer en sus clases. Cuando estudiamos el capítulo 15 de Juan “Yo soy la vid verdadera, vosotros los pámpanos” usamos racimos de uvas y les dejamos que las prueben. ¿Cómo ha llegado a ser esta uva tan grande y dulce? Pues, cuando estaba en la viña, ¿acaso salió corriendo de allí y regresó después? No, permaneció unida a la viña, porque de ahí es de donde proceden sus nutrientes y eso es algo semejante a nosotros. Cuando permanecemos unidos a Cristo, somos dulces y jugosos y todo lo que debe de ser una uva. Así que, usen cosas por el estilo. Bien, esas son tan solo algunas maneras de realizar un estudio bíblico. Hay algunos pasajes de las escrituras acerca de los cuales no se pueda hacer otra cosa que darles una conferencia sobre ellos. ¿De acuerdo? Pero sí tenemos cosas para suplementar eso. Tenemos, por ejemplo, tarjetas, franelogramas y cosas por el estilo. De nuevo el primer curso. Al pasar a los cursos más elevados, es posible que deseen ustedes pasar un boceto o algo, y sencillamente hablar con ellos; pero en el primer nivel, resulta verdaderamente efectivo conseguir que participen y atraigamos su atención. Pero, ¿cuándo comienza el ministerio? ¿Es cuando abrimos la Palabra de Dios y empezamos a enseñar de ella? No. El ministerio que llevan ustedes a cabo, en relación con los niños, empezará en algún momento durante la semana anterior y comenzará en el tiempo personal que pasen ustedes con el Señor y con Su Palabra.
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS 4 (SEMANA 2)

Mensaje por ZARGOTEAM el Miér 04 Sep 2013, 5:13 am


El tiempo de ministerio con los niños no será otra cosa que una consecuencia del tiempo que hayan pasado con el Señor, de su entrega a Él. Bien. Durante esa semana, ustedes le estarán pidiendo: “Señor, ¿quién quieres que comparta con los niños? ¿Qué pasaje de las Escrituras debería realmente enseñarles?” Y en mi caso eso sucede en ocasiones cuando estoy a solas con El, durante mi lectura personal. Entonces me pongo a pensar: “Oh Señor,” empezaré a entender algo y le diré: “Oh Señor, qué bueno es eso” y luego pienso, “Oh Señor, ¿puedes ayudarme a transmitirles esto a los niños?” Ya sabes, “me gustaría poder compartir eso Señor? ¿De qué modo lo puedo hacer para que lo entiendan?” Está bien. De modo que es algo que empieza incluso antes de que ni siquiera estén en la clase. Bien, vemos que comienza con la necesidad de estar preparados. Teníamos las hojas de colorear y la búsqueda de palabras y los lápices, y la habitación estaba preparada, hasta habíamos puesto música y todo. Entonces empieza cuando el niño entra por la puerta. Salúdenles de la manera que esperarían ustedes… ¿cómo saludaría Jesús a un niño pequeño que acudiese a él? Él dijo: “Dejad a los niños venir a mí y no se lo impidáis, porque de los tales es el reino de los cielos.” De modo que lo que deben hacer es recibirles con una sonrisa, con un abrazo y con palabras amables, como: “¡Cuánto me alegro de que estés aquí! ¡Has regresado! Estoy muy contento de verte. ¿Qué tal te ha ido el día hoy? ¿Cómo te ha ido esta semana?” Entonces lo que tienen que hacer es darles algo para que empiecen. “¿Quieres una hoja para colorear o una búsqueda de palabras, con cuál de ellas te gustaría empezar? Y recuerda escribir tu nombre en ella antes de empezar.” Al haber saludado al niño y darle la bienvenida, le han mostrado ustedes su cariño. Ahora se va a sentar porque van a tener ustedes 30 más entrando por la puerta y cuando vayan ustedes por la mitad y la clase esté medio llena, no quieren que haya una situación de caos en la clase, pero si concentran su atención y tienen algo que hacer, no va a oírse voces muy altas ni va a haber alboroto, porque habrá ocasiones en las que un niñito o una niña no quieran entran y es posible que sean tímidos y si al echar un vistazo al interior de la clase ven que hay lápices y aviones de papel tirados por el suelo, no hay duda de que entonces no van a querer entrar, pero si miran y todo está tranquilo y en orden, y se oye la música, mientras ustedes les sonríen y les dan la bienvenida, es más factible que entren en su clase sin lágrimas, sin que la madre les tenga que empujar para que entren. Está bien. Al llegar a este punto todos están haciendo algo y ahora es casi hora, ya saben, de que todos hayan llegado ya. Bien, entonces lo que tienen que hacer es pasearse por toda la clase hablando con ellos y animándoles diciéndoles: “Oh, ¿necesitas ayuda con eso? Jesús, sí, justo ahí. Bueno, veo que lo has encontrado.” Anímenles de verdad y asegúrense de hablar con cada uno de ellos. Les abrazamos, les tocamos, les animamos en todo. A la mitad de mis niños les enseño los lunes y los miércoles por la tarde, la mitad de ellos proceden de hogares donde solo está presente uno de los cónyuges. La mitad de esos niños, que vienen de hogares con un solo padre, viven con sus padres. Ya sé que no se lo parecerá, pero se puede decir que sucede en el caso de la mitad de los niños y está aproximadamente equiparado. Pero no tenemos ni la menor idea de lo que ha pasado el niño ese día o dos o tres días antes. Así que queremos que, cuando vengan a la clase, sepan que se encuentran en un lugar seguro donde se les quiere, que es diferente a lo que experimentan afuera en el mundo. Es posible que no recuerden el mejor estudio bíblico que den ustedes, pero lo que sí recordarán es que se sintieron queridos, que recibieron aceptación, que les animaron y todo lo hicieron por amor a alguien llamado Jesucristo. Lo que van a hacer ahora es establecer una relación con ellos, y eso es estupendo, eso está bien, pero lo que realmente queremos que sepan, es que esta persona, que es Jesucristo, es Dios, y que Él les ama y no está lejos de ellos. Ellos lo creerán y le aceptarán en sus corazones. Él se trasladará y sencillamente habitará con ellos y nunca estarán sin Él. Les sorprenderá lo que sucede. En una ocasión entró en mi clase una niña pequeña, entró muy sonriente y todo eso. Y esa tarde en particular acabamos la clase, tengo a dos auxiliares en mi clase los Lunes por la noche, y nos despedimos, dividiéndonos antes en grupos de oración y ella fue la primera en orar, diciendo: “Oh Señor, te doy gracias porque mi mamá está ahora contigo en el cielo.” No hacía más que dos días que había perdido a su madre, pero oyendo a esta niñita orar te dabas cuenta de que sabía dónde estaba su madre. Entendía perfectamente que su mamá estaba con Jesús en el cielo, pero hay otros que llegan y se ponen a hablar. Han estado viniendo y, de repente, les miras y sabes que algo anda mal, pues no están tan sonrientes como de costumbre ni son tan sociables como de costumbres. Y hablando con ellos al pasar por la clase les preguntas: “Oye, ¿qué te pasa? Hoy no has traído tu sonrisa contigo a clase. ¿Va todo bien? Dime, ¿qué ha pasado? ¿Va algo mal en casa?” te contesta: “Es que mi papá se ha ido, ya no va a vivir más con nosotros. (Suspiros)” o “Estaba hoy en la escuela y mi maestro me gritó.” Ya saben, suceden toda clase de cosas y ustedes están ahí para atenderles y para manifestarles el amor de Dios incluso antes de comenzar el estudio de la Biblia y luego se hace el estudio bíblico. Bien. Después de hacer lo de la arena, hacemos trabajos manuales y normalmente durante los meses de invierno, los hacemos porque hace demasiado frío y puede que esté lloviendo y no podemos salir al exterior hasta que no llegue el verano, pero cuando llega el verano, salimos al campo y lo pasamos muy bien. Pero después del estudio de la arena, entonces hacemos un trabajo manual. Y éste es el trabajo manual. No es más que una pequeña jarrita. Los niños pintan la tapa y la llenan de arena y a continuación pegan con goma un versículo de las Escrituras: “¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena.” Para que se lo puedan llevar a sus casas y colocarlo en una estantería y cada vez que los miren digan: “¡Oh sí, la arena! Sí, Dios está pensando en mí, pensamientos preciosos.” Por eso nos esforzamos en hacer un trabajo manual que sirva para reforzar el estudio bíblico. Cuando hacemos las semillas, tenemos pequeños vasos de cartón con mezcla para plantar y plantamos las semillas y se lo llevan a casa, normalmente son judías pintas porque realmente funcionan. Si se planta una semilla de judía pinta, va a salir, los niños van a ver algo y luego van a volver diciendo: “¡Están saliendo mis judías!” y están todos emocionados por ello. De modo que intentamos usar un trabajo manual que refuerce lo que hayamos estado estudiando en la Biblia durante ese período de tiempo. Bien, ahora ha terminado el estudio bíblico, pero el Pastor Greg se ha alargado bastante, pues pasan ya diez minutos de las nueve, ¡quiero decir que van a venir los padres! ¿Qué vamos a hacer? Bueno, normalmente lo que se hace es llevarnos un video y solo para casos así porque no queremos perder el control de la clase, de modo que entonces ponemos el video en funcionamiento hasta que lleguen los padres. Bien. O tenemos un espectáculo con marionetas. El muchacho que me ayuda, Brian Moreno, se le dan muy, muy bien las marionetas, es su llamamiento. Puede hacer voces que yo jamás he oído y las voces encajan perfectamente con las figuras de las marionetas y a los niños les encanta. “¿Están aquí esta noche Luke y Muffet?” Luke es el caimán y Muffet es el oso panda. ¿Ven? Y a los niños eso también les encanta. Bien, se ha terminado el estudio bíblico, entonces los padres están empezando a venir a recoger a sus hijos.
Despídanse de ellos con el mismo cariño y la misma sonrisa que tuvieron ustedes para ellos al entrar en la clase por la mañana,  diciéndoles: “Me he alegrado mucho de tenerte en la clase esta noche. Billy, si no vienes la semana que viene, te voy a echar de menos, de modo que espero que vengas. ¿De acuerdo? Recuerda, Jesús está pensando en ti, Billy.” Billy: Sí. Dalton: Si se pudiera contar el número de los pensamientos, ¿cuáles serían los más numerosos? ¿Los que piensan en la arena? La arena. De modo que intenten enviarles de nuevo al mundo con mucho amor y animándoles siempre. Invítenles a que vuelvan a acudir a su clase. A partir de ese momento están empezando a poner orden en la clase, a limpiar y todo eso. Están pensando en lo que ha pasado en la clase y están pensando: “Oh sí, oh Señor. Solo te pido...Señor, que estés con Billy.” En ese momento muchos de los maestros recogen la hoja de entrada y cuando regresan al despacho, y cuando están guardando las cosas, la pasarán por la fotocopiadora y se la llevarán a casa con ellos y luego, durante la semana, si tienen tiempo, orarán por cada uno de los niños en la clase. Piensen, eso es realmente estupendo. De modo que, una vez más, Dios nos ha dado a cada uno de nosotros diferentes personalidades y así es exactamente como el Señor me ha enseñado a que dé la clase. Él trabaja con aquellos que Él ha creado, cada uno de nosotros con nuestras habilidades, las realza y la obra es toda suya, de todos modos. Así que es posible que ustedes vayan a una clase más antigua, y al intentar servir al Señor, puede que Él les muestre un camino diferente. Eso es exactamente lo que el Señor me ha mostrado a mí. ¿Tiene alguien preguntas que hacer? ¿Sí, señor?
Hombre: Bueno, después de haber estado orando acerca de qué va a ser el estudio y los trabajos manuales, ¿traemos cualquier cosa?… ya sabe…
Mujer: … los materiales…
Dalton: … los materiales...en la oficina hay muchos de los materiales. El papel para construir y el fieltro, la goma de pegar y las grapadoras, los palitos y toda esa clase de cosas están en el centro de recursos. ¿De acuerdo? Hombre: ¿Todas están en el centro de recursos? Dalton: Está bien, Larry les llevará en algún momento allí donde está todo eso, para que paseen por allí y vean lo que es exactamente y lo que está disponible. En el tablón de anuncios hay libros de ejemplos de trabajos manuales. Ahora bien, como se acerca la Pascua, hay varios trabajos manuales de Pascua que están allí arriba, y acabamos de completar un Seminario de trabajos manuales de Pascua, que se celebró hace dos sábados por la mañana. Todos los maestros están invitados a él, a fin de que aporten sus ideas para los trabajos manuales de Pascua.
Hombre: Y si el Espíritu le pone en el corazón, digamos que...como a ciertas edades, digamos que quisiera uno enseñar acerca de los milagros de Cristo…
Dalton: Ya.
Male: … o como ven, para las clases intermedias hasta la tercera… los de tercer curso o los de sexto, ya saben, de manera que lo que hay que hacer es dejar que nos guie el Espíritu de Dios.
Dalton: La verdad es que aquí tenemos mucha. Están los libritos del curriculum...
Hombre: Sí.
Dalton: …que hacen un estudio de todo el Antiguo Testamento, ¿verdad Larry?
Larry: Oh, sí.
Dalton: Tiene sus hojas para colorear allí, las búsquedas de palabras, toda clase de cosas… ¿verdad?
Hombre: Está bien, para los de primer curso, después del estudio de la Biblia ¿qué es lo que hacen ustedes durante el resto del tiempo? Volviendo atrás a… Dalton: Bueno, en lo que a los meses de invierno se refiere, nos gusta usar trabajos manuales que refuercen el tema bíblico que se ha estado tratando… Hombre: Además los pequeños talleres manuales y qué.
Dalton: Sí y luego decimos: “está bien, volvamos a nuestros asientos y empecemos los trabajos manuales. Vale, ¿de acuerdo, sí?
Mujer: ¿Tienen ustedes que idear su propio curriculum?…
Dalton: No.
Mujer: … o trabajos manuales o…
Dalton: No.
Dalton: Está bien. ¿Algo más acerca del primer curso o acerca de lo que vieron esta noche?
Mujer: ¿Son las clases normalmente así de numerosas?
Dalton: Sí.
Mujer: Hay algunas que son más numerosas.
Dalton: En el verano los lunes por la noche, suele haber unos treinta a treinta y cinco y durante los meses de invierno alrededor de veinticinco. Los Miércoles por la noche más o menos lo mismo, y los Domingos por la mañana, depende, en algunas alrededor de treinta, como promedio en las clases.
Mujer: ¿Hay siempre un mínimo de dos maestros por clase?
Dalton: Bueno, a veces solo hay uno, porque es posible que el otro maestro esté enfermo, pero yo diría que, en general, hay dos maestros en cada clase. Sí, y los lunes por la noche tenemos tres y los miércoles por la noche también, a veces dos. Vosotros sois unos estupendos estudiantes de primer curso. (Risas y aplausos)
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS 5 (SEMANA 2)

Mensaje por ZARGOTEAM el Miér 04 Sep 2013, 5:16 am


Pastor Larry: Capítulo sobre el Nivel de la Enseñanza.
 
He colocado aquí esto, en la parte superior, con un diagrama con aspecto de escalera y vamos a tratar de cubrir el aspecto de los distintos niveles de la enseñanza. Es algo de suma importancia que creo que en demasiadas ocasiones se pasa por alto.
Tenemos tendencia a pensar y a decir:
“Bueno, me voy a limitar a hablar.
Voy a compartir” y nunca sabemos a dónde vamos, no entendemos realmente nunca las diversas etapas del desarrollo, no entendemos realmente nunca los diversos niveles que existen a la hora de aprender.
Lo que me gustaría que viesen en estos momentos se encuentra en sus Biblias, en Santiago 1, en los versículos 22 a 25. “Pero sed hacedores de la palabra, y no solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque cuando alguno es oidor de la palabra y no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que mira su cara natural en un espejo. Se mira a sí mismo y se marcha, y en seguida olvida cómo era. Pero el que presta atención a la perfecta ley y que persevera en ella, sin ser oidor olvidadizo sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.”
 Los niveles de aprendizaje, el entender lo que estamos esforzándonos por ser, estudiando y aprendiendo la Palabra de Dios. La meta no debiera ser tan solo la de oidores de la Palabra, sino que debiera ser la de hacedores de lo que hemos oído. Por lo tanto, cuando desarrollamos los diferentes niveles de la enseñanza y los examinamos, no se olviden de eso, lo que queremos conseguir no es sencillamente oidores de la Palabra, sino hacedores de ella. Y eso les ayudará, de algún modo, a mantenerse en línea y en el camino de lo que estamos intentando transmitir esta tarde en esta clase, porque vamos a estar yendo de un sitio a otro, en lo que se refiere a las ideas de los cinco niveles de la enseñanza. Puede que ustedes digan: “Ah, ¿dónde estamos? No entiendo esto al llegar a este punto. Pero no se desanimen y no olviden que la meta que nos hemos propuesto alcanzar es la de ser hacedores de la Palabra de Dios, no solamente oidores. Estoy convencido de que antes de que nadie se dedique a enseñar la Palabra de Dios, necesitan entender con un poco más de claridad estos diferentes niveles, pero si no los entienden, eso no significa que no puedan enseñar, pero si es de gran ayuda entenderlos y entendiéndolos, lo que sucede es que les ayuda a ver lo que está haciendo el Espíritu Santo, de qué modo está dirigiendo la clase, cómo se está moviendo de un lado a otro y hecho diferentes cosas, atrayendo a los niños mediante diferentes preguntas y recordándoles ciertas cosas acerca de las cuales no tenían planeado hablar y, por lo tanto, cuando pueden reconocer estos diferentes niveles, pueden ver las cosas con más claridad y ser dirigidos por el Espíritu Santo y por eso es por lo que creo que es beneficioso.
 
Es importante entender y ahora vamos a echar un vistazo a la primera, al Nivel de la Repetición Mecánica. Este nivel es el que requiere la habilidad primeramente para repetir, sin pensar siquiera en el significado, diciendo las cosas sencillamente de memoria. De eso se trata este nivel que vamos a examinar. La habilidad necesaria para decir algo, sin pensar en su significado. Ahora, valiéndonos de este nivel de aprendizaje, vamos a intentar aprender algo. Voy a ponerlo aquí, en la parte superior.  Si tienen ustedes, por casualidad, el don de la interpretación, por favor guardenlo en secreto durante unos cuantos minutos, pero si no es así, vamos a aprender lo que dice aquí, según dirían ustedes y esto es realmente sencillo. “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”, que es muy fácil, muy facilita. Así que esto es lo que vamos a aprender esta noche y cuando se marchen ustedes de la clase, van a poder decir “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”. ¿De acuerdo? De manera que necesitamos empezar a practicarla juntos aquí en la clase. Pero, necesito decirles, antes de que vayamos mas lejos, que a mi me costó mucho trabajo aprender a decir “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”, pero lo he logrado y haciéndolo, he experimentado en la práctica el nivel de aprendizaje, es decir, el primer nivel, el nivel en el que se aprende mediante la pura repetición. El aprender a decir algo sin pensar ni siquiera en su significado es el nivel repetitivo del aprendizaje. ¿De acuerdo? para ayudarles un poco, desde el punto de vista fonético, tiene un aspecto semejante a este.
Así que necesitan echar un vistazo a esto, tal vez incluso escribirlo.
No se si tendrán tiempo de escribirlo, porque todos lo vamos a aprender esta noche.
Quiero que, cuando se marchen de la clase, si tienen que ir al mercado o a echar gasolina al coche, si tienen a alguien cerca, quiero que se lo puedan decir a esas personas.
Sencillamente van y les dicen esta “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”, será una experiencia fabulosa.
Está bien (risas) ¿Estamos todos listos? Lo veo en sus rostros, todo el mundo está pensando: “sí, claro que puedo hacerlo.”
Pero entiendan una cosa, necesitan  aprenderlo de verdad porque es posible que yo...permítanme que lo diga de este modo. En clases pasadas, he tenido por costumbre hacer que las personas me ayuden, de modo que puedo apuntar a cualquiera de ustedes, y entonces se les acelerará el corazón, y esto es algo que vamos a aprender todos juntos. Así que ahora mismo, vamos a hacer esto juntos. ¿De acuerdo? Cuando yo diga tres, quiero decir esto y quiero que ustedes también lo digan. Una, dos, tres... (Todo el mundo diciendo “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”). Ah, lo estamos consiguiendo. Lo han hecho muy bien para ser la primera vez. He visto unas cuantas bocas que no se han movido, de modo que no estoy seguro de si es una manera diferente de comunicarse.
Intentémoslo de nuevo al contar tres. Uno, dos, tres...(todo el mundo dice de nuevo la “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”).Esto no es tan difícil, están empezando a conseguirlo, puedo oírlo. Vamos a repetirlo cuando cuente tres, uno, dos, tres... (Todo el mundo vuelve a repetir la “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”). ¿Hay alguien que se sienta ya valiente? Mujer: ¿Valiente? Pastor Larry: ¿Hay alguien que quiera intentarlo sin el resto de la clase? Está bien. Hombre: “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”. Pastor Larry: ¡Muy bien! De acuerdo, sí. (Aplaudiendo) Está bien, vamos a repetirlo cuando cuente tres, uno, dos, tres... (Todo el mundo dice “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”) Bien, bien. Si, y no quiero ir más allá con esto, si son capaces de decirlo “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”, acaban ustedes de aprender haciendo uso de la repetición mecánica, que es el nivel básico del aprendizaje. Puede que digan ustedes: “Ya, está bien, pero ¿qué es esto? ¿qué es lo que he aprendido?” No es ese el punto al llegar al nivel de repetición mecánica. El hecho es que han aprendido ustedes algo al nivel de repetición mecánica del aprendizaje. ¿Por qué es esto importante? ¿Por qué es importante que lo entendamos? Podrían ustedes pasar mucho tiempo en clase enseñando a sus estudiantes, haciendo que memorizasen los pasajes de las Escrituras. Podrían coger, por ejemplo, Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea no se pierda, mas tenga vida eterna.” ¡qué pasaje tan especial de las Escrituras! y si les dejan ustedes solo con la memorización, y se sienten muy emocionados cuando se marchen por la puerta, habiendo podido compartir eso, si no han ido ustedes mas allá, al salir por la puerta lo que estarán diciendo será “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da” y eso es lo que significaría, tal y como lo entienden ahora, posiblemente es lo que querría decir para un niño pequeño que esté diciendo:  “Porque de tal manera amó Dios al mundo”. ¿Queremos que salgan de la clase sin haber entendido eso? Tal vez no posean un concepto de Dios, quizás su concepto sea: “hay un Dios en cada uno de nosotros y podemos ser dioses.” Es posible que no entiendan lo que significa el amor, quizás proceden de un medio de abuso y ustedes están hablando del  “amor”, y ellos pregunten: “¿y eso qué es?” Y mientras se marchan ustedes se sienten tan entusiasmados....están ustedes escuchando las palabras “Porque de tal manera amó Dios al mundo” que sale de sus boquitas,  pero lo único que están diciendo es “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”, eso es todo. En realidad no es demasiado por lo que entusiasmarse, aunque lo hiciésemos por el mero hecho de escuchar palabras con las que estamos familiarizados. Es más o menos como en situaciones en las que oyésemos… oh en una clase, puede que le pregunten ustedes a uno de los estudiantes qué es la fe y puede que respondan sobre la fe diciendo: “…es la constancia de las cosas que se esperan y la comprobación de los hechos que no se ven.” Entonces ustedes dirán: “Sí, lo entiendo, el versículo 11:1 lo dice, ¿pero qué es la fe?” Puede usted seguir presionando, pero no es realmente lo que estoy buscando. Y finalmente dirían: “la verdad es que eso es lo único que sé. El año pasado tuve que memorizarlo para poder ir al campamento.” Y la cosa no va más allá, y eso no es mas que el nivel de aprendizaje usando el método de la repetición mecánica y la mayor parte del tiempo podemos sentirnos confusos, en lo que se refiere a nuestra manera de enseñar, pensando que: “¡Qué fantástico, lo estamos haciendo estupendamente, haciendo lo que necesitamos hacer” y eso es todo. Pero Dios ha prometido que Su Palabra no volverá a El vacía, de manera que hemos llegado al punto en el que tenemos que esforzarnos por ella, pero si nos quedamos en este punto en particular, nos perdemos la bendición de ver de lo que puede hacer Dios y él traerá a alguna otra persona que sea capaz de empezar a explicar lo que significa, para que lo puedan entender, de manera que Su Palabra no vuelva vacía, pero nos perderemos la bendición de ver cuándo los niños empezar a darse cuenta de verdad de que Dios les ama, y como acabamos de oír, piensa más en ellos que en los granos de la tierra que hay sobre la superficie de la tierra y todos estos pensamientos son para bien. Y nos perdemos la bendición de ver cómo se le iluminan los ojos al niño, viendo de qué modo tiene lugar la sanidad, porque nos habíamos creído que eso era todo. El próximo nivel de aprendizaje en nuestro pequeño gráfico es aquel en el que tenemos el nivel de reconocimiento de lo que se está aprendiendo y es la habilidad de reconocer un concepto bíblico. Define lo que es, la habilidad necesaria para reconocer un concepto bíblico, pero ¿qué quiere decir esto? ¿Reconocer? Bien, si al llegar a este punto yo les dijese que “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da” es coreana y dice: “Dios es amor”, en ese momento tendrían ustedes alguna información al respecto y ahora tiene esta información y han subido la escalera del aprendizaje para alcanzar el nivel de reconocimiento. De manera que vendría a ser como si yo pudiese decir la “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da”, les daré dos opciones, una opción múltiple, “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da” que quiera decir que la vaca saltó por encima de la luna o que Dios es amor. Eso sería hasta dónde podrían ustedes entender hasta llegar a ese punto, en el tiempo. Podrían decir: “sí, Dios es amor.” O podría darles algo que es cierto y algo que es falso, “Ha Na Neem Mun Sa Rang Eem Nee Da” es coreana, ¿verdad o mentira? Podrían reconocer lo que es, eso es todo. Al llegar a este nivel del aprendizaje, la verdad es que no descubriremos en general demasiados cambios en una vida, pero además es...es de suma importancia que establezcamos estos niveles al enseñar. No me malinterpreten, como si estuviese diciendo que un nivel fuese inferior a otro. Todos nos llevan a que nos convirtamos en oidores de la Palabra de Dios a fin de poder saber lo que hacer. De manera que existen aspectos importantes en lo que se refiere a ser oidores, teniendo oídos para escuchar lo que se está diciendo. Y estas son las etapas en las que tenemos los oídos para poder escuchar. El estar escuchando, de modo que al llegar el momento, podamos ser obedientes y hacedores de la Palabra. Toda la enseñanza, en este sentido, lo único que requiere es que el estudiante posea la habilidad necesaria para reconocer aquellas cosas que se han enseñado, así que es importante. Ahora bien, para darles una información un poco más extensa acerca del nivel del reconocimiento; si, hipotéticamente, tuviésemos una clase de cuarto grado, y esa clase hubiese estado estudiando los evangelios y la salvación y lo que significa ser salvo, una vez que la clase hubiera hecho básicamente su estudio bíblico, lo que tendrían ustedes, en cuanto a la interacción que tuviese lugar sería, posiblemente el maestro haciendo algunas preguntas y diciendo: “¿qué opináis? ¿Cuál de ellas es?” Y les daré un ejemplo de tres cosas diferentes una vez que se ha estudiado el evangelio. Número uno, ¿puede una persona ir al cielo por el hecho de haber obedeciendo siempre a los padres y haber sido amable con los amigos? El maestro lo preguntaría y si los niños hubiesen entendido de verdad lo que dice la Palabra de Dios acerca de lo que significa ser salvos, el maestro escucharía la respuesta: “No. No, no es eso”, porque poseen la habilidad, a ese nivel, como para reconocer cuál es la verdad o, ¿puede una persona ir al cielo sencillamente por el hecho de ir a la iglesia y de leer la Biblia todos los días? Eso, como ven, se acerca un poco más. Esto posee algunas de las características de lo que vemos que hace un cristiano. Eso no va a ser lo que haga que pueda ir al cielo, de manera que la clase respondería: “No, no, de ninguna manera.” Y tercero, ¿puede una persona ir al cielo creyendo en el Señor Jesucristo como su Salvador, que les ha salvado del pecado, muriendo en la cruz para pagar el precio por sus pecados? Y al llegar a este punto, los niños, si han estado escuchando y se ha realizado el estudio de una manera apropiada, responderán: “Sí, eso es, eso es.” Ese es el nivel de reconocimiento. Como ven, una persona que acaba de aprender a ese nivel, que no va a ser una herramienta, en su mayor parte, respecto a lo que han aprendido, no puede ir e influenciar otra vida, porque ni siquiera lo pueden explicar. Todo cuanto pueden hacer es, cuando intentan tener una conversación, es decir: “Sí, eso me suena correcto, sí, creo que suena por el estilo.” Ese es el nivel de reconocimiento. Pero si seguimos ascendiendo la escalera alcanzamos el nivel de la reafirmación, es decir, aquel en el que poseen la habilidad necesaria para expresar o transmitir un concepto básicamente en sus propias palabras. De nuevo, lo que es el título de ese nivel es reafirmar y lo que está diciendo es que el estudiante ha entendido suficientemente el concepto como para poder volver a explicarlo. Examinando, una vez más, lo que estábamos diciendo, hipotéticamente, si una clase de cuarto curso ha estado aprendiendo acerca de lo que significa ser salvo, lo que encontrarán que se ve en esa clase, al llegar a ese punto, es conseguir que ellos hagan una afirmación, después de haber estudiado la lección, una vez que tengan claros los hechos de lo que significa ser salvos. El maestro entra, hipotéticamente, en la clase y le dice a los estudiantes: “Clase, hay un niño pequeño, que vive un poco más abajo en mi calle y el otro día estábamos hablando y me dijo que le iban a confirmar en su iglesia y me dijo que el Obispo le iba a ungir con el Espíritu Santo, y con el Espíritu Santo para ayudarle, estaba seguro que sería suficientemente bueno como para ir al cielo. Ahora bien, los niños están sentados aquí diciendo: “Bien, tenemos un problema aquí, porque acabamos de estudiar lo que es, que necesitamos creer y recibir.” Y lo que el maestro está intentando conseguir ahora, sin dar la información, pero literalmente no dando la información correcta, es lograr que el estudiante pueda hacer una afirmación. Entonces se explica. ¿Como se lo explicarían a ese niño pequeño, lo que estaba diciendo? Al llegar a este punto, es preciso que entiendan ustedes lo que se estaba enseñando, es preciso que entiendan los términos, tienen que tener alguna relación con lo que el maestro ha estado enseñando, a fin de poder expresarlo de nuevo. Resulta interesante que, en algunas ocasiones, muchas personas se dedican a realizar una crítica, que es una buena manera de expresarlo, personas, que pasan al frente a enseñar, que es algo realmente fácil de hacer. “Oh, dijeron la palabra equivocada.” Ya saben: “Ah, no habían querido decir eso, estoy seguro, pero…” Cuando llegamos al momento en que tenemos... la habilidad para volver a expresar algo para poder enseñar a alguien, requiere el captarlo… el entender lo que es, que no es una manera sencilla de aprender y requiere algún tiempo. Requiere cierta diligencia por nuestra parte, de modo que al llegar a este nivel de reafirmación, podemos comenzar a ver un posible cambio en nuestra vida, porque empiezan a poder expresarse y la única manera de poder hacerlo, es tener alguna forma de comprensión, pero, lamentablemente, lo que descubro, hablando con la gente, es que estos tres primeros niveles son aquellos mediante los cuales se lleva a cabo una gran parte de la enseñanza, y nunca se pasa de ellos. Les daré un ejemplo. En una clase, el maestro hace una pregunta, un estudiante contesta y explica que pueden reafirmarlo, por lo que el maestro se siente emocionado y dice: “Lo están entendiendo” o “lo han entendido.” Bueno, lo cierto es que aún no han pasado de ser oidores a ser hacedores y nos entusiasmamos prematuramente al oírles repetir como loros. “Oh, la respuesta correcta. ¡Está bien! Debo ser un buen maestro, porque “¡lo han entendido!” pero ¿lo han entendido de verdad? ¿Qué demostración tenemos, al llegar a este punto, de que lo han entendido? Poseen la habilidad necesaria para reafirmar y esto es algo muy importante que entender, al llegar a este nivel, porque en la clase, en la vida, en su vida, en la mía, nos podemos engañar a nosotros mismos o dejarnos engañar porque sabemos. Es necesario que sepamos algo si hemos de hacer una afirmación.. Pablo habló acerca de los fariseos, diciendo en II Corintios: “tenéis, sabéis.” No hacía más que decir: “sabéis” porque lo que ellos estaban diciendo, lo sabían, pero Pablo continúo diciéndoles: “Pero no sabéis, no sabéis.” estaba diciendo, respecto al aspecto del conocimiento, que les había sido transferido a sus vidas, que no estaban haciendo lo que estaban diciendo y es importante entender, que sencillamente porque seamos capaces de repetir versículos de memoria, por que sepamos expresar nuestro punto de vista y nuestra opinión, eso no significa que estén activos en nuestra vida. Y podemos cometer una gran equivocación al asumir que en nuestra vida hay niveles de espiritualidad que no existen en realidad, o en nuestros propios hijos, o en la clase. De manera que es importante entender el nivel de repetición mecánica, a fin de poder tener claro el nivel de reconocimiento y luego el de la afirmación. ¿No es cierto? Hombre: Estos niveles son casi, quiero decir, casi niveles espirituales también, desde cierto punto de vista.
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS 6 (SEMANA 2)

Mensaje por ZARGOTEAM el Miér 04 Sep 2013, 5:18 am


Pastor Larry: Se puede aplicar totalmente al ámbito de lo espiritual porque, una vez más, es preciso ir de ser un oidor a ser un hacedor. Y al pasar al próximo nivel, que es el nivel de relación del aprendizaje, el nivel de relación del aprendizaje es la habilidad de relacionar las verdades de la Biblia con la vida, ver y entender la relación adecuada con lo que debiéramos estar haciendo porque hemos entendido lo que es la verdad, ¿no creen? Hombre: ¿Está esta parte relacionada con la enseñanza o existe como una aplicación futura de los trabajos manuales o algo que practican en su vida? Pastor Larry: Esa es una buena pregunta. Muchas veces nos sentimos confusos y decimos:  “Está bien, me voy a sentar y voy a hacer un plan de estudios aplicado a las lecciones, y voy a poner el nivel de repetición mecánica, voy a repasarlo y voy a...” No, eso no es esa clase de situación. Esto es algo que, una vez que se ha entendido, verá que suceden cosas, o intentará usted moverse cuando tenga esa clase de estudiante, que ha memorizado un pasaje de las Escrituras y solamente puede reconocer y afirmar lo que significan las Escrituras. Entonces podrán ustedes guiarle y hacer que sigan avanzando, en lugar de que se quede atrás y no se sentirán tan emocionados por el hecho de que haya sido capaz de memorizar las escrituras. No aplicarán esto en el sentido de que van a crear un plan de estudio de las lecciones por medio de él o interpretar la lección a partir de ahí.. No, y ahora mismo, están ustedes en el lugar en el que, si estuviesen ustedes estudiando alguna forma de defensa física, digamos, y el maestro estuviese intentando decirles: “No, tienen que aprender esto ahora mismo. Tienen que rellenar estos formularios y hacer estos ejercicios para una ocasión futura y entonces pasarán fácilmente por esto. Se encuentran en la etapa en la que posiblemente no tenga mucho sentido, pero al dedicarse a la enseñanza, comenzarán a ver de qué modo se transfiere esto a la clase, entonces empezarán a entender y todo lo que será precisamente será una comprensión intelectual. Sencillamente será entender lo que está sucediendo en la clase. De acuerdo, así que ahora, nos encontramos en el nivel de relación y al llegar a este nivel, la Palabra de Dios es álgo mas que información, es un punto de contacto con Dios mismo. El tema crucial por el que nos da información acerca de Dios, por medio de una experiencia personal con El, es la de la reacción. Poseemos la información, la hemos oído, pero ahora es preciso que la entendamos. “¿Qué quiere decir eso respecto a mi vida?” Lo entendemos. Ahora bien, volviendo a esta clase hipotética sobre el evangelio... digamos que eso es lo que estamos enseñando. Al llegar a este nivel de aprendizaje, lo que sucedería sería que ustedes verían u oírian a un estudiante o surgiría la pregunta...el estudiante dirían algo por el estilo a esto: “Pero si eso es lo que significa ser cristiano. Caray, pues entonces eso quiere decir que mi padre no lo es o tal vez que yo no lo soy.” Entienden de qué manera tiene una relación con ellos, de manera personal. Ese es el nivel de relación. Puede que haya un momento en que hayan estado en la clase estudiando acerca del perdón y uno de los estudiantes diga: “Vaya hombre, eso significa que tengo que perdonar a mi hermano o a mi hermana y no quiero hacer eso.” De eso se trata, precisamente, es como si entendiesen lo que la Palabra de Dios les está pidiendo que hagan o sean. La relación implica relacionarlo con la experiencia de la vida, en qué consiste esa verdad. Cuántas veces hemos estado en el santuario y Dios ha hablado a nuestros corazones y decimos: “Sí, oigo lo que me estás diciendo, lo entiendo.” Pues bien, lo que tenemos es una opción, que nos trae al próximo nivel. Permanecemos en el nivel de relación, entendiendo en qué consiste nuestra opción, y podemos optar por obedecer o no hacerlo. Si no lo hacemos, permanecemos al nivel de relación, entendemos lo que quiere decir, pero si optamos por obedecer y decimos: “Está bien, Señor, hay un aspecto de mi vida que quieres que limpie, te doy permiso para que lo hagas. Está bien. Toma ese aspecto de mi vida y transfórmala.” Es nuestra voluntad. En ese nivel, en ese momento concreto, hemos llegado al nivel de realización y, es decir, estamos dispuestos a hacerlo. Un niño en la clase, un estudiante está estudiando los evangelios. Al llegar a ese punto diría: “¿Sabes una cosa? esto es algo que no he hecho nunca con anterioridad, y no he entregado mi vida a Jesucristo y entiendo que la Palabra de Dios dice que necesito hacerlo y quiero hacerlo.” Ahora bien, es muy importante que lo haya entendido. Pero el sencillo hecho de que el estudiante haya dicho: “quiero hacerlo” no significa que aún se haya realizado la transferencia, pues aún se encuentra en el nivel de relación, en ese cuarto nivel. Esto es lo que los transfiere. “Maestro, ¿quiere usted orar conmigo ahora para que pueda entregarle mi vida a Jesús?” Y el maestro responde: “Sí.” Y oran, y han puesto en práctica el nivel de realización del aprendizaje. Se han hecho responsable de ello, se han dado cuenta y lo han recibido y aceptado. Cuántas veces en la clase nos perdemos esta oportunidad. Puede que estén ustedes estudiando lo que significa nacer de nuevo, pero todo lo que están haciendo es transmitir un conocimiento intelectual, al nivel de la repetición mecánica, al nivel de reconocimiento, hasta puede que alcancen el nivel en que los niños puedan expresar lo que significa, pero eso es todo. Y a la semana siguiente, pasan a otra lección o la sacan ustedes y preguntan: “¿Hay aquí alguien que desee entregar su vida al Señor?” Y vienen los padres a la puerta, porque se ha acabado el culto, y ustedes les dicen: “Bueno, se ha terminado el culto” o un estudiante responde: “Sí, yo quiero hacerlo.” Pero sus padres están a la puerta y ustedes se marchan diciendo: “pues tus padres están a la puerta, ve a casa y hazlo.” Puede que nunca mas vuelva a suceder. Cuando nos reunimos como cuerpo de Cristo, es muy importante hacer inventario y actuar en esos casos, porque el momento en que se marchen, pueden suceder toda clase de cosas, y no se resuelve nunca y la obra de Dios queda sencillamente de lado. Es una lección que también nosotros debemos de aprender, cuando Dios está hablando a nuestros corazones, es preciso tomar acción en ese momento exactamente, que es especial, es algo especial que escuchar del Dios viviente, pero lo tratamos a la ligera.
Es muy importante entender estos niveles en clase, porque qué lástima, que cosa más terrible, permitir que un niño venga a la puerta mientras Jesús está llamando a ella y debido a que estamos demasiado ocupados, o porque no entendemos lo que está sucediendo, ellos no lleguen a entrar nunca por esa puerta. Yo diría: “Perdónenme un momento. ¿Pueden cerrar la puerta, por favor? No vamos a tardar mas que un par de minutos. Tenemos algo realmente importante que está sucediendo aquí.” A veces no entenderán, pero eso no importa, pues nuestro Padre celestial sí que lo entiende. El entiende y ustedes aprovechan esa oportunidad y guían a ese pequeño a Jesucristo, es realmente que entendamos esto. Este ministerio, como ya hemos mencionado con anterioridad, es un ministerio cuyo fin es alcanzar a otros, es un ministerio evangelístico, es una obra misionera. Deseamos ver estas pequeñas vidas transformadas, para que no tengan que pasar por algunas de las espantosas experiencias que hemos tenido que pasar algunos de nosotros para conseguir que Dios more en su interior. De manera que es importante que lo entendamos y que tengamos alguna clase de concepto acerca de los distintos niveles de aprendizaje. No va a afectarles a ustedes, pero les ayudará a ver, como he dicho con anterioridad, lo que está haciendo el Espíritu Santo y es realmente impresionante estar sincronizado con la dirección de Dios, es emocionante. Cuando las personas desean sentirse realizadas, buscan diferentes cosas, haciendo y siendo, pero para el hombre no hay nada como ver a Dios obrar y poder reconocer, ir y ver lo que El está haciendo y saber lo que va a ser la próxima cosa, porque lo han visto antes y el deseo de Dios, en lo que se refiere a este tema de la salvación, es que nadie se pierda, sino que todos vengan a El. Un elevado porcentaje de los niños deberían llevar escrito “Este es el día de salvación” en sus camisetas al entrar por la puerta. Este es el momento de discipularlos, de instruirles, en el camino del Señor, no cuando lleguen a los dieciocho, ni a los dieciseis, sino que éste es el momento apropiado. C.H. Spurgeon afirmó: “El conocimiento de las escrituras es sabiduría cuando influencia el corazón, cuando gobierna la mente, cuando afecta a la vida diaria, cuando santifica el espíritu y cuando renueva la voluntad, en eso consiste el conocimiento de las Escrituras (este no es nuestro libro de instrucciones).” Influencia nuestro corazón, influencia y gobierna nuestra mente y afecta a nuestra vida diaria. Es entonces cuando sabemos que hemos recibido, no porque lo hayamos memorizado, no porque podamos memorizarlo, no porque podamos citar de las Escrituras, por apuntar con los dedos, no por amoldar las vidas de otras personas, sino cuando nuestra vida diaria es transformada. Cuando los estudiantes mismos ven sus vidas diarias transformadas, qué importante es, que permitamos a Dios que hable a nuestros corazones, y entonces nos convertimos no solo en oidores, sino en hacedores de la Palabra, pero como dice Santiago, nos convertimos en esos hacedores de Su palabra. Es realmente importante que eso lo recibamos y lo entendamos y ahora quisiera que me entregasen un par de páginas, para que averigüemos si han pasado del nivel de repetición mecánica al nivel del reconocimiento, al de la afirmación, al de la relación, hasta alcanzar el nivel de la realización en esta clase. Y vamos a hacer un pequeño test con nosotros mismos, respecto a los diferentes niveles de aprendizaje, con ese pequeño que está ahí a la derecha, con los signos de interrogación por todas partes sobre su cabeza, preguntándose de qué se trata todo esto de los niveles de aprendizaje. Lo que me gustaría hacer es dedicar unos cuantos minutos ahora a repasar y examinar del uno al díez. Miren en esta página y quiero que en esa pequeña barra antes del número, escriban si es del nivel uno hasta el cinco. Para darles un ejemplo de lo que quiero decir, en el número tres dice: “Ahora que me acuesto a dormir, le pido al Señor que guarde mi alma.” Me imagino que en ese caso pondría por escrito un uno o escribirían nivel de aprendizaje por repetición mecánica, porque eso no es más que repetir algo sin tener en cuenta su significado. De modo que repasen las díez preguntas e intenten averiguar cuál es la respuesta correcta. Dedicaremos unos minutos a ello, tal vez unos tres minutos. Hombre: ¿Dónde está? Pastor Larry: Está en la sección del nivel de aprendizaje...justo ahí. Oh, algunas de ellas pueden tener una pequeña mano con un lápiz en ella, de modo que tal vez deseen echarle un vistazo a eso. Las otras tienen un hombrecito con signos de interrogación a su alrededor. Hay dos dibujos diferentes. Dediquenle un minuto mas. En esta clase estamos haciendo lectura rápida. Está bien. Echemos un vistazo al número uno. “que todo lo consideréis con gozo al enfrentaros con diversas pruebas, porque es para mi propio bien.” ¿Qué creen que es eso? ¿Qué nivel? Hombre: El tres. Pastor Larry: ¿El tres? Mujer: El cuatro. Pastor Larry: ¿El cuatro, el tres o el dos? Hombre: El uno. Pastor Larry: ¿Cualquiera de los cincos con tal de que podamos completar eso? pero ¿qué está pasando aquí? Debiera considerarlo todo con gozo al enfrentarme con diversos sufrimientos porque es por mi propio bien. Es una afirmación. Puede que piensen que porque dice o dicen que es por mi propio bien, pero no sabemos realmente que esa es la dirección en la que están guiando o si van un paso más allá, pero es básicamente una afirmación, y es el nivel tres. Número dos, Juan 13:34: “que os améis los unos a los otros. Como os he amado, amaos también vosotros los unos a los otros” eso significa que tengo que amar incluso a mi hermana. ¿A qué nivel pertenece esto? Mujer: Al número cuatro. Pastor Larry: ¿Dos, cuatro? Mujer: Al cuatro. Pastor Larry: Cuatro, los cuatros están venciendo a los dos. ¿Hay alguien mas a favor del dos? Bueno, dos es reconocimiento, que os améis los unos a los otros...están reconociendo “como yo os he amado. Eso significa que tengo que amar incluso a mi propia hermana.” A mi me da la impresión de que, cuando dicen “eso se refiere a mi” lo relacionan con su propia vida y, por lo tanto, es el nivel cuatro, que es el nivel de aprendizaje por repetición mecánica. Vayamos al número cuatro. “La Biblia dice que debemos de perdonarnos los unos a los otros. Por eso es por lo que yo debo perdonarle a él.” Clase: El cinco, el cuatro… Pastor Larry: El cinco, el cuatro. Clase: El cuatro. Pastor Larry: El cuatro. ¿Puede alguien explicarme por qué es el cinco? Hombre: Porque él lo está haciendo. Pastor Larry: ¿Porque él lo está haciendo? Hombre: Porque él lo está haciendo. Pastor Larry: De modo que porque él lo está haciendo, ¿he? Qué interesante. “La Biblia nos dice que nos perdonemos los unos a los otros, y por eso es por lo que yo necesito perdonarle.” Hombre: Porque se da cuenta de que la Biblia dice que eso es lo que tiene que hacer. Pastor Larry: ¿Que tiene qué? Lo relacionó con su vida. Lo relacionó con su vida, pero ¿qué representa el nivel de realización? El deseo de hacerlo, no es hacerlo. Aquí dice que quería hacerlo, al menos eso creo, y tal vez, quizás lo hiciese, pero no se puede entender que sucediese nada. Hombre: Deme un ejemplo, por favor. Pastor Larry: Podría decir: “La Biblia dice que debemos de perdonarnos los unos a los otros, por eso es por lo que necesito perdonarle, pero no voy a hacerlo.” No tenemos ese entendimiento. De modo que al llegar a este punto, con lo que tenemos aquí abajo, es le nivel cuatro. ¿De acuerdo? Hombre: No dice si de hecho le perdonó.
Pastor Larry: Exactamente. Por eso es por lo que le perdoné. Transfiriéndolo, eso es importante. Fue por eso por lo que lo hice. Está bien. Lo estamos entendiendo. El número cinco. “John, no deberías decir palabrotas, la Biblia lo dice.” ¿Es el dos o el tres? Mujer: El tres. Pastor Larry: El tres, esto está bien. Normalmente me encuentro con que la opinión varía entre el uno y el cinco, prácticamente en cada una de ellas, de modo que lo están entendiendo. La cosa es que no es tan malo acercarnos tanto, porque en ocasiones resulta difícil diferenciar un nivel del otro. Cuando se salta del uno al cinco, es otra historia completamente diferente, pero si se va del dos al tres, eso es comprensible porque a veces hay indicaciones que podemos leer en el texto. Pero en este caso, es una reafirmación, de modo que es el nivel tres. El número seis, “juro fidelidad a la bandera”… oh bien, bien, bien. Se le da a usted bien. El número siete. “Fue una tremenda bendición trabajar ayer durante tres horas en el Hospital Infantil.” Clase: El cinco. Pastor Larry: Eso ha sido tan impresionante que nadie se ha atrevido a llevar la contraria, ¿verdad? Es el cinco, ¿pero por qué es el cinco? Clase: Porque lo hizo. Pastor Larry: Porque fue una gran bendición. Lo hizo, eso es lo que importa. El número ocho. “Se dice que Jesús me ama.” Clase: El tres. Pastor Larry: “Se dice que Jesús me ama.” Mujer: Creo que es fantástico saber que Jesús me ama. Pastor Larry: “Se dice que Jesús me ama.” Es un reconocimiento. Es solo un reconocimiento. Ahora bien, para evitar discusiones, puedo aceptar la posibilidad de que pueda pasar al tres. ¿De acuerdo? Bueno ¿es eso hacer las paces o qué? Está bien, el número nueve. “La Biblia dice que debemos de perdonarnos los unos a los otros, por eso es por lo que le perdoné.” Mujer: El cinco. Pastor Larry: Por eso es por lo que le perdoné. Bien. “Jesús dijo que debiamos amar a nuestro prójimo y Santiago dijo que la verdadera religión es ocuparse de los huerfanos y de las viudas, de modo que esta tarde me pasaré por el hogar de ancianos para ver si necesitan alguna ayuda.” Clase: El cuatro, el cinco. El cuatro, el cinco... Pastor Larry: De modo que pasaré por allí. ¿Está bien? Veamos, situemos la acción en este caso. Iba montado en su bicicleta y pasó por el parque cuando algunos compañeros estaban jugando al baseball, de modo que no llegó nunca. Es el cuatro porque no lo ha hecho todavía. Ha tenido buenas intenciones, pero no lo ha hecho y eso es muy importante.
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

MINISTERIO DE LOS NIÑOS 7 (SEMANA 2)

Mensaje por ZARGOTEAM el Miér 04 Sep 2013, 5:19 am


Hablamos acerca de esto hace unos minutos. Puede que tengan ustedes un alumno que tenga buenas intenciones y que diga: “voy a irme a casa a hacerlo.” Si tienen alguna manera posible de tratar eso en la clase, háganlo. O es posible que estén dando testimonio en la calle, y alguien diga: “Ah, eso está realmente muy bien, tal vez lo haga en casa. De ningun modo, siéntese y hablemos.” ¿Saben una cosa? cuando pueden reconocer y entender lo que está pasando, Dios puede hacer cosas...es algo impresionante. Y por eso es por lo que en esta sesión única dedicamos tiempo a examinar los diferentes niveles de aprendizaje. Si no han acabado de captarlo, no se sientan frustrados, pero lo que sí pueden hacer es leerlo de nuevo y pedirle al Señor que les hable y les ministre. ¿De acuerdo? Hombre: Si el número siete dice...en lugar de decir que era, si dijera que es, ¿sería eso un dos o un tres? Pastor Larry: Está bien, el número siete, siete. Fue una gran bendición trabajar tres horas. Todavía sigue siendo sería porque está básicamente haciendo una afirmación de que se hizo. Hombre: De modo que sería una realización. Pastor Larry: No, era … bueno, entiendo lo que está usted diciendo. Es una bendición tan grande trabajar tres horas… la verdad es que esa es difícil, está entre medias, porque es preciso tener más información sobre ello, y por eso es por lo que hemos preparado estas preguntas, de modo que no es tan difícil, pero posiblemente se pudiese transferir de ese modo. Pero además, no sabemos, es algún conocimiento anterior porque ellos lo hicieron. Todavía sigue dando la idea de que se hizo. El punto es, la diferencia entre los dos últimos niveles. Y el nivel de realización es… o bien se ha hecho o no se ha hecho. Sencillamente por el hecho de que entiendan lo que tienen que hacer, no significa que lo hayan hecho y puede acercarse. Y es importante que entendamos porque podemos decir: “Sí Señor, lo haré” justo después de que nos haya hablado a nuestro corazón de una manera tan firme, tan pura, con tanta amabilidad y suavidad. “Sí Señor, entiendo lo que me estás diciendo y lo necesita, sí, sí, sí.”  Pero a pesar de ello continuar haciendo lo que queramos y podemos interpretar eso como arrepentimiento. No he acabado de lograrlo. Y, por lo tanto, estas son verdades realmente importantes, que debemos de entender al intentar enseñar a los niños.
Oremos.
 
Oración al Concluir
 
“Padre, permite que estas verdades penetren en nuestros corazones, que no nos limitemos sencillamente a ser oidores de Tu Palabra, sino hacedores de ella. Si hay aspectos que han sido tocados por tu Espíritu Santo, Tu has hablado, y ojalá que se resuelvan esos aspectos. Padre ayúdanos, ayúdanos a comprender estas verdades y no solo en nuestras propias vidas, sino que seamos capaces de comunicar y entender lo que Tú estás haciendo en la clase. De nuevo, te damos gracias por Tu Hijo, y esto lo pedimos en en Su nombre, amen.
avatar
ZARGOTEAM
Colaboradores
Colaboradores


Volver arriba Ir abajo

Re: MINISTERIO DE LOS NIÑOS DE LA CAPILLA CALVARY (SEMANA 2)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.