Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 17 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 17 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 98 el Lun 15 Mayo 2017, 8:44 pm.
Últimos temas
» Su presencia es una muralla segura
por Evangelista Ayer a las 11:47 pm

» Él es también la cabeza del cuerpo, la iglesia
por Evangelista Ayer a las 11:36 pm

» SEGÚN REINA VALERA
por Evangelista Ayer a las 9:38 pm

» ¿Debemos tener miedo de las fuerzas ocultas?
por Evangelista Ayer a las 9:34 pm

» Mi Dios me oirá
por Evangelista Mar 19 Sep 2017, 3:44 pm

» En Espíritu y En Verdad -No Puedo Callar- (Album 2016)
por Magadan777 Mar 19 Sep 2017, 3:14 am

» Marco Brunet (Adora A Jesús En Vivo) Album 2015
por Magadan777 Mar 19 Sep 2017, 3:11 am

» Marcos Brunet (Diálogo Íntimo 2) 2015.
por Magadan777 Mar 19 Sep 2017, 3:08 am

» Ideas creativas para la escuela cristiana dominical
por Evangelista Lun 18 Sep 2017, 8:17 pm

» FURIA OCULTA (HIDDEN RANGE). Sobre el Bullying
por Miriam Elizabeth Lun 18 Sep 2017, 1:55 pm

» La ruleta de las letras
por gitanodesanjuan+ Dom 17 Sep 2017, 2:05 pm

» El Dominio de la Roca.
por jorgehijodelazaro Dom 17 Sep 2017, 7:52 am

» UN TOQUE AL CORAZÓN (2014)...El toque de Dios ¡¡LINK NUEVO!!
por ruben Sáb 16 Sep 2017, 6:12 pm

» ¿Es pecado donar sangre y recibir transfusiones?
por jorgehijodelazaro Sáb 16 Sep 2017, 8:45 am

» Jesús decendiendo del cielo
por Evangelista Jue 14 Sep 2017, 11:24 pm

» El Reloj - Actividades para niños
por Evangelista Jue 14 Sep 2017, 10:49 pm

» También sus cielos destilarán rocío
por Evangelista Miér 13 Sep 2017, 9:00 pm

» Descargue gratuitamente libro Discipular
por Magadan777 Miér 13 Sep 2017, 7:08 am

» qué concepto le dan a la Trinidad?
por jorgehijodelazaro Mar 12 Sep 2017, 10:51 pm

» Cuando Dios te diga
por Evangelista Mar 12 Sep 2017, 9:43 pm

Sondeo

¿Es pecado donar sangre y recibir transfusiones?

 
 
 

Ver los resultados

Facebook
Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Palabras claves


"¿Que quieres que te haga?".

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"¿Que quieres que te haga?".

Mensaje por Genesis-9 el Miér 27 Nov 2013, 6:27 pm

Le solicito que usted se tome el tiempo en leer este importante estudio. No se arrepentirá.
Introducción:
Siempre compartimos temas sobre la Sanidad Divina por estos medios, así también en la congregación donde pastoreamos debido a que la Biblia muestra de manera clara que es uno de nuestros beneficios (Salmos 103:2-3) y parte integral de la salvación. Dice las Escrituras que El murió por nuestros pecados y enfermedades (Isaías 53:3-5). Para aquellos que interpretan que esto se refiere únicamente al ámbito espiritual debemos remitirle a Mateo 8, donde dice:

Mat 8:16 Al caer la noche le llevaron muchos endemoniados, y con la palabra echó fuera a los demonios y sanó a todos los enfermos,

Mat 8:17 para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías: "Él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias".

Mateo confirma que las sanidades físicas fue profetizado por Isaías. Claramente esa porción bíblica confirma y corrobora que las enfermedades que Jesucristo llevó en la cruz para brindarnos sanidad no se refieren a la espiritual sino la física. Murió por nuestros pecados (espiritual y emocional) y tomó nuestras enfermedades (físicas).

Lamentablemente nos sorprende ver como muchos cristianos prefieren entrar en debates defendiendo LA ENFERMEDAD en lugar de defender la SANIDAD. Hay quienes parecen sentirse "bien", pensando que si no sanan, es porque Dios deliberada, soberana ó voluntariamente ha decidido negar la sanidad. Este pensamiento/razonamiento contradice las Escrituras cuando vemos que la salvación y la sanidad fue ya otorgada por Jesucristo, y es para todo aquel que cree. La salvación espiritual como la sanidad física, se recibe por FE. Por eso la siguiente pregunta aplica a ambos casos: se salvan todos? No. Más eso no invalida el sacrificio de Cristo. Se sanan todos? No, más eso no invalida el sacrificio de Cristo. Entonces porque no todos se salvan y porque no todos se sanan? La respuesta y la raíz sigue siendo la misma, pues el sacrificio de Cristo fue completo y perfecto. La falta de Fe (cuestionamiento, incredulidad, desconocimiento de la voluntad de Dios, desconocimiento de la Palabra de Dios), es lo que impide que recibamos CUALQUIER COSA (Santiago 1:6-7) de parte de Dios. Por supuesto, eso incluye la sanidad divina.

La Biblia no puede ser interpretada con el corazón, y las experiencias personales no son normas de interpretación bíblicas. Es común encontrarse con personas que acomodan la Biblia a los resultados de sus vidas, a su falta de Fe, a su falta de conocimiento sobre la voluntad de Dios, entre otros. Las experiencias personales no pueden invalidar los principios divinos. Por ello es necesario conocerlos para comenzar a disfrutar el beneficio de la Sanidad Divina que Dios nos ha otorgado.
Mensaje:
Hoy, como parte de los temas sobre Sanidad Divina quiero compartir una porción bíblica que se encuentra en Lucas 18.

Luk 18:35 Aconteció que, acercándose Jesús a Jericó, un ciego estaba sentado junto al camino mendigando,

Luk 18:36 y al oir a la multitud que pasaba, preguntó qué era aquello.

Luk 18:37 Le dijeron que pasaba Jesús nazareno.

Luk 18:38 Entonces gritó, diciendo:

--¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!

Luk 18:39 Los que iban delante lo reprendían para que callara; pero él gritaba aún más fuerte:

--¡Hijo de David, ten misericordia de mí!

Luk 18:40 Jesús entonces, deteniéndose, mandó traerlo a su presencia. Cuando llegó, le preguntó,

Luk 18:41 diciendo:

--¿Qué quieres que te haga?

Y él dijo:

--Señor, que reciba la vista.

Luk 18:42 Jesús le dijo:

--Recíbela, tu fe te ha salvado.

Luk 18:43 Al instante recobró la vista, y lo seguía glorificando a Dios; y todo el pueblo, cuando vio aquello, dio alabanza a Dios.

Nuestra cultura nos ha enseñado que el enfermo debe ser la persona que reciba atenciones, sea tratado con cuidados especiales, entre otros. Es por eso que en muchas ocasiones cuando una persona enferma, espera que alguien acuda. Sin embargo, es interesante notar durante el Ministerio de Jesús la gran cantidad de enfermos que eran llevados ó VENÍAN a Jesús para solicitar SANIDAD [Mateo 8:16]. Bien dice un refrán pueblerino: "el que necesita es el que debe pedir". Este ciego procuró captar la atención de Jesús. Este hombre ciego pudo aludir a su incapacidad y limitación, más no fue así. Este ciego no tenía vista, pero tenía muy buenas cuerdas vocales. Entendió que no solo necesitaba un beneficio sino que él quería su sanidad y haría lo necesario para obtenerla. No hubo persona capaz de silenciarle. Tenía claro que no quería permanecer ciego. Aunque no veía, ciertamente había escuchado de la fama de Jesús. Sabía que ese hombre llamado Jesús, sanaba enfermos. Ese conocimiento fue suficiente para activar su Fe, creer, querer sanidad y salir de una buena vez de un impedimento que le limitaba físicamente. Leí un interesante comentario de una hermana por estos medios que dijo: "Tu FE va a operar hasta donde llegue tu conocimiento sobre la Palabra y voluntad de Dios."
Ante la insistencia de este hombre ciego, Jesús lo manda a llamar, y pronunció unas palabras claras y reveladoras: "Que quieres que te haga?". Jesús estaba dispuesto a sanarle. Jesús podía sanarle. Jesús quería sanarle. Sólo faltaba una cosa: que el hombre PIDIERA su sanidad. Esta breve porción es importante. Hay personas que se han aferrado a su enfermedad, esperando que Dios los sane, sin tan siquiera pedir la sanidad. "Dios me sanará cuando El quiera, El sabe que yo quiero salir de esto pero El conoce cuando esto terminará". La anterior oración no es bíblica. La persona que padezca de una enfermedad debe anhelar, querer, y pedir que Dios le sane sin ambivalencia. Hubo un paralítico que fue llevado por sus amigos a Jesús (Mar 2:3). Una mujer de flujo de sangre se hizo en la multitud hasta alcanzar el borde de Su manto (Mt. 9:20). Cada cual, conforme a su Fe y su deseo de sanar hará lo necesario para recibirla.
Me llama la atención la sencillez de todo este "proceso" de Sanidad Divina, mostrada en este relato. No hubo oraciones especiales. El hombre ciego pidió sanidad, y Jesús le dijo: "Recíbela, TU FE te ha salvado". Jesús dejó claramente constatado que la razón por la cual se produjo la sanidad fue por SU FE. El hombre creyó que Jesús podía sanarle. Su Fe fue honrada.
No me cabe la menor duda, que el ministerio de Jesús fueron las primicias de lo que la Iglesia en la Tierra debería experimentar y vivir día a día. Jesús sanó enfermos como parte integral de las Buenas Nuevas y de su ministerio (Mt 9:35). Ordenó a su iglesia a hacer lo mismo (Mr. 16:18) hasta hacer mayores cosas de las que El hizo (Juan 14:12). La pregunta obligada es: porque no lo estamos viviendo, porque no lo estamos haciendo, porque no lo estamos viendo? Hoy, tuvimos en nuestra congregación a la Hna. Yasmín Mejías. Dijo unas palabras impactantes: "La iglesia no está viviendo a la altura del Dios al cual sirve. El problema no está en Dios, sino en nosotros". Su acertado comentario es una triste realidad pues ante la escasez de resultados en la vida de muchos creyentes se procede a responsabilizar a Dios adjudicándole alguna razón misteriosa, algún propósito divino, alguna voluntad desconocida u oculta. Pensamos que nada tiene que ver con nosotros, sino que Dios ha decidido negarles un beneficio, que ya les ha otorgado, cayendo así en una clara contradicción. No nos preocupa las contradicciones de nuestras creencias siempre y cuando acomodemos a Dios a los resultados. Permítame mostrarle un ejemplo: Si oro por un enfermo y no sana, el problema no está en el enfermo (que posiblemente no tenía ni pizca de Fe), tampoco en usted (que posiblemente oró a ver si Dios le quería sanar, o sea, oración de duda), sino que debió ser que Dios tenía "una razón" para negarle sanidad. Aveces parece ser que muchos creyentes se preocupan más por quedar bien ante el enfermo que no recibe sanidad (tipo Jonás). " "Si fulano no sana, que va a decir de mi. Que soy un fatulo. Que no soy muy espiritual." Algunos les preocupa tanto quedar bien ante los resultados, que en lugar de identificar y trabajar con la verdadera razón, se recurre a dar explicaciones de las posibles causas como: "No te preocupes, Dios sabe porque está permitiendo esto en tu vida. Todo tiene un propósito. Todo obra para bien. El obra por senderos misteriosos (dicho sea de paso, esto no se encuentra en la Biblia)".
El pasado martes le pregunté a la congregación, cuantos tienen plan médico. Muchos levantaron la mano. Si usted que me lee tiene plan médico, sabrá que el mismo le brinda una CUBIERTA DE SALUD. En la mayoría de los casos, estas cubiertas de salud cubren casi todas las enfermedades. El plan médico le permite asistir a médicos de su preferencia, le cubre laboratorios, medicamentos (en algunos casos), sala de emergencias, entre otros beneficios. La mayoría de los planes médicos no son gratuitos, hay que pagar una mensualidad y deducibles. La persona que tiene y hace uso de su plan médico debe conocer todo lo que éste abarca para recibir su mayor y óptimo servicio. La desventaja de los planes médicos es que la mayoría no aceptan personas con condiciones pre-existentes. En el peor de los casos donde se desarrolla alguna enfermedad crónica, ni siquiera cubre la totalidad de los gastos. Estas cubiertas de salud parecen beneficiar más a los planes, que al paciente. Ahora quiero que usted como hijo de Dios visualice y entienda que usted tiene una CUBIERTA DE SALUD otorgada por Dios, através de Jesucristo. Usted no paga mensualidad ó deducible por que Jesús ya pagó el precio. Esta cubierta NO rechaza a personas con condiciones pre-existentes y cubre TODA enfermedad. Usted no experimentará efectos secundarios y sus resultados son permanentes. Si usted conoce SU CUBIERTA puede hacer uso eficiente de ella cada vez que experimente un síntoma de enfermedad. Estamos cubiertos! Ya El nos lo otorgó.
Antes de cerrarse a lo que por mucho tiempo usted ha creído y/o leer de manera prejuiciada escudriñe cada texto mostrado y aplíquelo a su vida. Este estudio, como todos los anteriores, tiene como FUNDAMENTO la palabra de Dios. No se aferre a tradiciones, doctrinas conciliares, y pase este tema por el filtro de Su palabra.
Debo admitir que es muy difícil la receptividad hacia este tema por personas que viven y/o han atravesado la enfermedad y hasta la pérdida de un familiar. No es nuestro deseo herir sensibilidades sino todo lo contrario, exponer la Palabra de Dios, para que podamos entender la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Romanos 12:2) registrada en Su palabra, cambiando el escenario de enfermedad a sanidad.
Si usted cree en la Sanidad Divina, no persista en defender la enfermedad. Aférrese a la Sanidad, entienda que ya Dios otorgó la sanidad através de Jesucristo, y está disponible para aquel/aquella que vaya a El con Fe.
"Que quieres que te haga"? Recibe la sanidad que Jesús quiere darte hoy! En el nombre de Jesús!

Que el Señor os siga bendiciendo grandemente en vuestras vidas, un saludo.


avatar
Genesis-9
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.