Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

El record de usuarios en línea fue de 179 durante el Lun 25 Nov 2019, 12:14 am
Últimos temas
» ¿JESÚS NO SABIA EL DÍA Y LA HORA DE SU REGRESO?
por Maranata Hoy a las 12:10 am

» EL LEON DE JUDA (Pelicula animada en 3D)
por kim Ayer a las 9:26 pm

» 99 minutos en el cielo
por ejbm Dom 24 Ene 2021, 5:02 pm

» Facing the Giants (Gigantes hacia la Victoria) En Español-NUEVO LINK-
por Genesis-9 Dom 24 Ene 2021, 3:20 pm

» El Cielo Es Real [2014] Español, Latino
por ejbm Dom 24 Ene 2021, 3:20 pm

» Danilo Montero – Colección de Danilo Montero [2012]
por Mario Conti Jue 21 Ene 2021, 3:22 am

» REPORTAR LINK CAIDOS.
por Mario Conti Jue 21 Ene 2021, 1:48 am

» RESURECCIÓN....Una Historia de Max Lucado
por julian2020 Miér 20 Ene 2021, 11:01 pm

» ¿PREEXISTIÓ JESÚS EN EL CIELO ANTES DE NACER EN BELÉN?
por Maranata Lun 18 Ene 2021, 4:53 pm

» DOCTRINA UNIFICADA
por Maikol Lun 18 Ene 2021, 5:36 am

» CUIDA TUS DECISIONES
por Evangelista Miér 13 Ene 2021, 10:16 pm

» cual es la Iglesia verdadera
por iskonic Dom 10 Ene 2021, 7:25 am

» Nueva - frases -reflexionando
por Evangelista Miér 06 Ene 2021, 11:15 pm

» la mentira de los magos de oriente
por Evangelista Miér 06 Ene 2021, 11:13 pm

» La Iglesia Hoy [Software Administrativo para Iglesias]
por THELETON Lun 04 Ene 2021, 4:23 pm

» El Proscrito de Dios-Español Latino 1Link
por wilmanhorn Sáb 02 Ene 2021, 4:51 pm

» BIBLIA PARA VIDEO BEAM
por PIERROTH Mar 29 Dic 2020, 9:18 am

» ¿Por qué es tan difícil
por Evangelista Mar 29 Dic 2020, 12:24 am

» JUAN vs. ELIAS
por jalmado Lun 28 Dic 2020, 12:14 pm

» Comentario Bíblico Matthew Henry
por joeljabel Lun 28 Dic 2020, 3:28 am

Sondeo

¿Cuales son los enemigos de la fe ?

El ABC de la Fe. I_vote_lcap52%El ABC de la Fe. I_vote_rcap 52% [ 12 ]
El ABC de la Fe. I_vote_lcap17%El ABC de la Fe. I_vote_rcap 17% [ 4 ]
El ABC de la Fe. I_vote_lcap4%El ABC de la Fe. I_vote_rcap 4% [ 1 ]
El ABC de la Fe. I_vote_lcap26%El ABC de la Fe. I_vote_rcap 26% [ 6 ]

Votos Totales : 23

Facebook
Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social reddit  Bookmarking social google      

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña


El ABC de la Fe.

Ir abajo

El ABC de la Fe. Empty El ABC de la Fe.

Mensaje por Armisam el Lun 24 Ago 2020, 8:41 pm

     Jorge Ramos, periodista, ícono de la cadena de televisión Univisión, habló de asuntos personales en una entrevista con CNN en Español. Jorge dijo ser agnóstico y luego dijo no creer en Dios y más después “Me gustaría tener fe”, dijo. Uno se pregunta si la es un salvavidas para flotar en el agua. Quienes hablan de fe somos los cristianos pero, al mismo tiempo, enfrentamos la dificultad de definir en propias palabras esa fe que decimos tener; si nos preguntan ¿qué es fe? Nos cuesta elaborar un concepto sobre la fe y echamos mano de Hebreos 11.1. Si seguimos a Jesús con la cruz a cuestas es necesaria la fe. Teniendo esto en mente, la fe es un patrón de conducta, porque “Sin Fe es imposible agradar a Dios” (Heb. 11.6). La fe es un asunto propio, es más, “El justo por su fe vivirá“ (Hab. 2.4). Esto la hace aún más personal porque el sustantivo posesivo “su” hace a la fe un asunto muy propio de cada quien. No me refiero a la fe salvadora sino a la fe del diario vivir al hacer decisiones o en la manera de resolver problemas. En la galería de los grandes héroes de la fe, Hebreos 11, el crédito de cada persona es haber puesto su confianza en el Dios vivo; ¿quién de nosotros puede tener la fe del profeta Moisés? Quien “Por la fe abandonó Egipto sin temer la ira del rey porque se mantuvo como quien ve al invisible” (Heb. 11.27); esa fue su manera de vivír, ese fue su patrón de conducta.


 Una idea muy común es pensar sobre la fe como un don de Dios. Hay una interpretación inapropiada sobre Efesios 2.8, posiblemente se debe a la redacción del texto. Es recomendable ver otras redacciones para mejor comprensión como  “Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso, es un regalo de Dios” (NTV). No quiero ignorar 1 Corintios 12.9. Trata de una fe por la acción del Espíritu Santo en la madurez del creyente. Es una fe “gigante” por así decirlo: “A otro el mismo Espíritu le da gran fe y a alguien más, ese único Espíritu le da el don de sanidades” (NTV); o bien esta otra, “A unos les da una fe extraordinaria; a otros, poder para sanar enfermos” (NBV).

   Estas cosas no se ven hoy en día y muchos creyentes señalan a otros en la fe cuando estos últimos afirman la no vigencia de estas cosas sobrenaturales. Deberíamos preguntarnos ¿Cuál es el propósito de Dios para darnos una fe extraordinaria o poder para sanar enfermos? Tanto lo uno como lo otro es producto de las circunstancias y la permisión De Dios; por ejemplo, la iglesia de Filipos envió a Epafrodito con una ofrenda para Pablo, preso en Roma. Epafrodito también ayudaba a Pablo como mensajero, pero enfermó. Pablo decidió enviarlo de regreso a Filipos con la carta a los filipenses en la cual les dice: “Pues en verdad estuvo enfermo de muerte, pero Dios tuvo misericordia de él” (Fil. 2.25-27). Las cosas pasaron como Dios quiso, Pablo pudo haberlo sanado ya que Pablo resucitó a Eutico (Hec, 29.9), pero Epafrodito sanó cuando Dios quiso, se trata de la voluntad y designios De Dios.

   El otro lado de la moneda. Marty Sampson escribía música de adoración para Hillsong. En Agosto del 2019, dijo en su cuenta de Instagram: “Realmente, estoy perdiendo la fe”; tiempo después dijo: “Es increíble haber sido uno de ustedes, pero ya no lo soy”. Dejó la banda y abandonó el cristianismo. ¡Quién sabe a dónde fue a perder la fe! El da la impresión de la fe como una la vela que poco a poco La Luz se desvanece. En algún lugar leí esto: “La Fe que fracasa antes de terminar, tiene una falla desde el principio”.

   ¿Podemos definir la fe como un sentimiento? El sentimiento por ser emoción es débil y podría entrar en conflicto con nuestros propios sentimientos lo cual afectarían nuestra salud emocional y espiritual. La fe debe ser en nosotros una convicción, lo cual viene de leer la Biblia con la intención de conocer a su autor y por tener una relación con el autor mismo de la Biblia. Esto se ve en la vida de los apóstoles, ellos tuvieron una profunda convicción sobre el Mesías como lo expresó Pedro: “Le respondió Simón Pedro: —Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Santo de Dios” (Jn. 6.68). Esto es una definición de fe en propias palabras de Pedro. Mi propósito es poder definir la fe en nuestras propias palabras porque eso es convicción, eso significa saber en qué creemos. “Palabras de vida eterna” es el contenido de esa convicción. “Tomar las palabras de Jesús solamente en sentido material es no comprenderlas. Comer la carne del Hijo del Hombre y beber su sangre reflejan una actitud y una actividad del reino espiritual” (BEMH. 2012. Pág. 2126).

   La Biblia tiene muchos ejemplos de hombres y mujeres de fe muy importantes, registrados para nuestra edificación, para conocer sus convicciones. Estas personas tuvieron grandes valores espirituales sin tener un libro para leer acerca del verdadero Dios sino una relación con el Dios que decían creer. Tanto en el AT como en el NT se describe a personas como faros de fe en las densas tinieblas del mar de angustia.
Job. Una fe Bajo Fuego. Job tenía una esposa descarada. —pobre Job, le sufrió  mucho—, pero Job tenía una fe extraordinariamente grande. Job perdió su familia en un abrir y cerrar de ojos, ¿cómo es posible estar en esas circunstancias y decir: “Yo sé que mi redentor vive” (19.25). Sentado sobre ceniza, con la piel rojiza y ardor, y con personas con cara de pocos amigos, les dijo: “He aquí, aunque  él me mate, en él he de esperar” (13.15). ¿Quién quiere estar metido en los zapatos de Job? La fe es un imán de problemas.
El padre de la fe. Todos conocemos al padre de la fe como el patriarca Abraham, con valores espirituales, con fuerte carácter pero con algo de debilidad, sin hijos y desilusionado. La fe no viene así por así; Abraham tuvo encuentros a nivel de Dios cambiarle el nombre, su fe echó raíces y cuando Dios le prometió un hijo, Abraham lo dio por sentado. “Entonces Abraham se postró sobre su rostro y se rió diciendo en su corazón: “¿A un hombre de cien años le va a nacer un hijo?  ¿Y a Sara, ya de noventa años, dará a luz?” (Gén. 17.17). Hay quienes creen que Abraham dudó al reírse, pero cuatro motivos nos pueden ayudar a pensar que no fue así. Primero, Abraham se postró, esto era de muy alto respeto en su cultura. Segundo, Dios les cambió el nombre a los dos ellos, algo que sólo Dios lo hacía (Jesús le cambió el nombre a Simón, Jn. 1.42);  tercero, reírse o dudar es incongruente para su fe, y cuarto, Abraham al darse cuenta que no se trata de Ismael, pidió protección y benndición para el muchacho. Abraham se rió por el gozo de poder tener un bebé de Sara en casa.
Sara. Una mujer de fe y ella también se rió Pero tampoco dudó, ella tomó muy en serio la promesa de Dios porque le ofreció a Abraham su esclava para hacer realidad la promesa; Sara se rió por el placer de una relación sexual a esas alturas del partido; ella se pregunta, “¿Tendré placer, siendo también anciano mi señor? (18.12). La fe los llevó a Abraham y Sara a un encuentro de intimidad.

Esdras, el escriba. (480 aC-440 aC). Esdras de familia sacerdotal, era secretario de asuntos judíos en la corte de Babilonia. ¿Quién era Esras? El estaba interesado en su propia vida espiritual y también en la vida espiritual del pueblo “Porque Esdras había preparado su corazón para escudriñar la ley del Señor y para cumplirla, a fin de enseñar a Israel los estatutos y los decretos” (7.10). El rey persa Artarjerjes I, comisionó a Esdras como maestro y líder de Israel, y lo envió en una segunda expedición de cautivos de a Jerusalén, a demás, llevaba los utensilios del templo, oro, plata y provisiones dadas por el rey, lo cual era una inmensa cantidad de dinero. Él mismo dice: “ Pues tuve vergüenza de pedir al rey una tropa de soldados y jinetes que nos defendieran del enemigo en el camino, porque habíamos hablado con el rey diciendo: ‘la mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que lo buscan, pero su poder y su furor están sobre todos los que lo abandonan” (8.22). Esto es una convicción, una fe como patrón de conducta.
Un cinturión. (Mt. 8.5-13; Lc. 7.1-10).  Pasando al NT, tenemos a un militar quien tenía a cargo una cinturia o cien cien soldados bajo su mando, a demás, sirvientes para asuntos personales. Este pasaje tomó lugar en Capernaum, en el primer siglo había puestos militares en el norte por los levantamientos políticos allí (Hec. 5.36, 37). El cinturión rogó a Jesús sanar a uno de sus sirvientes, pero sabía que Jesús como judío no entraba en casa de Gentiles y al mismo tiempo se sintió indigno: “—Señor, yo no soy digno de que entres bajo mi techo. Solamente di la palabra, y mi criado será sanado; porque yo también soy un hombre bajo autoridad y tengo soldados bajo mi mando. Si digo a este: “ve”, él va; si digo al otro: “ven”, él viene; y si digo a mi siervo: “Haz esto”, él lo hace. Cuando Jesús oyó esto, se maravilló y dijo a los que le seguían: “—De cierto les digo que no he hallado tanta fe en ninguno en Israel” (Mt. 8.8-10). Jesús se maravilló de la fe del centurión un valor espiritual que no hayó en el pueblo de los suyos.

La mujer sirofenicia. (Mt. 15.21-28; Mc. 7.24-30). Jesús estaba en Galilea y salió para la región de Tiro y Sidón, estos lugares tenían malos recuerdos para los judíos en casi toda la Historia de Israel; al llegar él, una mujer cancanea apareció pidiendo ayuda a Jesús para su hija quien estaba siendo atormentada por un demonio. La mujer llama a Jesús por su título mesiánico, “Jesús, hijo de David” y esto llamó mucho su atención por ser sirofenicia. Los apóstoles querían salir de ella porque “en la mente judía, dar importancia a una mujer cancanea era una verdadera ofensa” (Notas en BEMH. Pág. 1903). Jesús le planteó un argumento acerca de sus prioridades, es decir, él vino a las ovejas perdidas de Israel diciendo: “—No es bueno tomar el pan de los hijos y echarlo a los perritos”, y ella respondió: “—Si, Seńor, pero aún los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus dueńos”. Entonces respondió Jesús y le dijo: “¡Oh, mujer, grande es tu fe!”, Sea hecho contigo como quieres. Y su hija fue sana desde aquella hora” (Mt. 15.21-28). La fe de ella pudo hacer todo. Esto es otra evidencia de que la fe surge en la mente y corazón de la persona.

Una mujer toca el mato de Jesús. (Mt. 9.19-25; Mc. 5.26-35; Lc. 8.43-48). Mucha gente tocaba el manto de Jesús y sanaba (6.56), pero este caso fue muy diferente.  Ella  padecía de una enfermedad muy propia de la mujer, lo cual no le permitía adorar en el templo y ya tenía como doce años de estar así; ella creyó que tan sólo tocar el manto de Jesús sanaría. Luego Jesús preguntó: “¿Quién ha tocado mi manto?”. Los escépticos arguyen de que Jesús no sabía quién lo había tocado sin saber que en la narrativa de Mateo, Jesús no pregunta, sino Jesús se voltea y la ve (Mt. 9.22), la intención de Jesús fue que ella no se quedara en el anonimato y porque él tenía que expresar su palabra de pureza, es decir, declararla limpia en su papel de sacerdote; él le dijo: “—Hija, tu fe te ha salvado”, “salvado”l era sanar, es decir, ella sanó para siempre. La fe es espontánea, precisamente por ser propio de la persona.

Hombres de poca fe. (Mt. 6.30; 8.26; 16.8; Lc. 12.28). Si la fe es poca sigue siendo fe en la persona, pero este no es el caso. Jesús usa un lenguaje llamado eufemismo lo cual se usa para no ser franco o grocero con sus apóstoles. Ellos no tuvieron fe en algunos casos como cuando quisieron echar fuera a un demonio; ellos preguntaron: “¿Por qué no pudimos echarlo fuera? Jesús les dijo: ‘Por causa de la poca fe de ustedes” (Mt. 17.19,20); es decir, no tuvieron ninguna. Pero donde lo podemos ver más evidente es en el caso de Pedro cuando quiso andar sobre el agua también: “—¡Oh hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?” (Mt. 14.31). Dudar es no tener fe.

La fe salvadora. Se le llama Fe salvadora porque es el momento de creer en Jesús como Señor y Salvador. Uno pone su confianza en que Jesús perdonará sus pecados y tendrá vida eterna (Rom. 10.17).

La fe como cuerpo de doctrinas. Se usa la palabra “Fe” para expresar un credo, es decir, el conjunto de doctrinas en el cual se cree. Judas, hijo de José y María y medio hermano de Jesús, dijo: “Amados, mientras me esforzaba por escribirles acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario necesario escribir para exhortarles a que contiendan eficazmente por la fe que fue entregada una vez a Los santos” (Jud. 1.3), es decir, las doctrinas cristianas. Es necesario defender nuestras creencias mayormente en estos tiempos de congregaciones “Cristianas” con doctrinas características de los últimos días.

Viudas con la fe quebrantada. (1Tim. 5.9, 11, 12, 14). La Iglesia tomó cuidado de las viudas desde el principio (Hec. 6.1), lo cual la Torá lo exijía (Dt. 16.14), y siempre se hizo; pero de una u otra forma esto daba problemas. Pablo quería admitir viudas sólo de sesenta años precisamente por los problemas. Hablando de viudas jóvenes Pablo dijo a Timoteo: “Porque cuando, impulsadas por sus deseos, se revelan contra Cristo y quieren casarse, incurriendo así en condenación, por haber quebrantado su primera fe” (V.9,11,12). No se trata de apartarse de Cristo sino de ya no tener la misma dedicación al servicio de la Iglesia como antes; a Pablo le parece mejor que se casaran (V.14). “Su primera Fe” consiste en el compromiso que hacían de no volverse a casar llevadas por el dolor de la pérdida del esposo. Ese compromiso nada tiene que ver con la fe nuestra.

La fe bajo pandemia. Días en los cuales debemos tener una fe responsable; tomar las medidas necesarias para ayudar especialmente “...a los de la familia de la fe” (Gál. 6.10); y hasta donde se pueda atender las medidas de las autoridades del país (Rom. 13.1). No se trata de que el gobierno quiere dominar la iglesia sino es un asunto biológico fuera de control.
Conclusión. La fe es un patrón de conducta el cual nos mantiene en comunión con el Dios vivo y nos hace tener una buena relación de servicio tanto con la familia de la fe como con la comunidad en donde vivimos.
Armisam
Armisam
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.