Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

El record de usuarios en línea fue de 179 durante el Lun 25 Nov 2019, 12:14 am
Últimos temas
» Colorear aprendiendo de las historias de la Biblia
por Manuel922 Ayer a las 12:27 pm

» Libros para colorear (N.T) del 1 al 6.
por Manuel922 Ayer a las 12:21 pm

» Pelicula Cristiana "VOLVER A CREER". Crisis en el Matrimonio.
por raymondsan Jue 23 Jun 2022, 6:00 pm

» Pelicula infantil Mi Pequeña Biblia (esp) RMVB
por 34jlu Vie 17 Jun 2022, 10:00 pm

» APOCALIPSIS
por Invitado Vie 17 Jun 2022, 8:42 pm

» QUIERO SER DIFERENTE
por Evangelista Miér 15 Jun 2022, 11:42 pm

» Indiomar - Pre-Nexus (2016)
por edac94 Miér 15 Jun 2022, 2:31 am

» Bajo la verdad de Dios
por Evangelista Lun 13 Jun 2022, 2:28 pm

» ¡La fe sustenta a los que la poseen!
por Evangelista Dom 12 Jun 2022, 11:09 pm

» NO DISCUTAS CON BURROS
por Evangelista Dom 12 Jun 2022, 8:36 pm

» QUE PRECIOSA ES LA PALABRA DE NUESTRO SEÑOR
por Evangelista Vie 10 Jun 2022, 8:02 pm

» EL MUNDO DE LAS TIENDAS
por Evangelista Vie 10 Jun 2022, 7:57 pm

» Los fracasos de la vida
por Evangelista Vie 10 Jun 2022, 7:32 pm

» por el camino de santidad
por Evangelista Jue 09 Jun 2022, 10:42 pm

» el Señor, no se desvía ni se distrae con cosas de este mundo
por Evangelista Jue 09 Jun 2022, 5:01 pm

» ADQUIRIENDO EL PASAPORTE PARA EL CIELO
por 20120077 Jue 09 Jun 2022, 4:04 pm

» Dandote las gracias mi Dios por otro año más- 8 de Junio 2022)
por Evangelista Miér 08 Jun 2022, 10:15 pm

» Ella sonrió y se alejó
por Evangelista Miér 08 Jun 2022, 9:50 pm

» presentarte a Dios aprobado
por Evangelista Miér 08 Jun 2022, 9:45 pm

» ¿Por qué dudaste?. Mateo 14:29-31
por Evangelista Miér 08 Jun 2022, 9:35 pm

Sondeo

Llamar "Padre espiritual" a tu líder ¿Es esto en verdad bíblico?

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 I_vote_lcap25%DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 I_vote_rcap 25% [ 2 ]
DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 I_vote_lcap75%DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 I_vote_rcap 75% [ 6 ]
DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 I_vote_lcap0%DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 I_vote_rcap 0% [ 0 ]

Votos Totales : 8

Facebook
Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social reddit  Bookmarking social google      

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña


DOCTRINA UNIFICADA

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Sáb 09 Ene 2021, 7:47 pm

LOS 5 MINISTERIOS Y LOS DONES

 7 Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.  8 Por lo cual dice:  Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad,  Y dio dones a los hombres. 9 Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra?  10 El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.  11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,  12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,  13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;  (Efe 4)

 El diseño original de la iglesia se sustenta en los 5 ministerios y los dones del Espíritu, ésta iglesia tuvo su comienzo en el día de Pentecostés pues el Señor ya había anunciado que cuando El regrese al cielo enviaría al Espíritu Santo para continuar con la obra del evangelio. El diseño de la iglesia fue constituido por Cristo después que Él ascendió al cielo, y para saber porque éste diseño fue constituido después que ascendió debemos examinar lo que pasó en el huerto del Edén. A causa del pecado de Adán lamentablemente el diablo tomó autoridad sobre la creación de Dios y entre otras cosas, Satanás le robó al hombre la imagen y semejanza de Dios. Antes de caer Adán era una criatura que podía moverse en la dimensión terrenal y en la espiritual porque podía hablar cara a cara con Dios, lo veía pasearse por el huerto y comía frutos de árboles espirituales como es el árbol de la vida (Ap 2:7); Adán era lo más parecido a un superhombre porque tenía enormes capacidades físicas, mentales y espirituales; sin embargo, Satanás lo despojó de esas bellas cualidades y de todo lo sobrenatural que había recibido y las llevó en cautividad a las partes más bajas de la tierra; también perdió la comunión con su Creador es por esa razón que Él tuvo que levantar profetas para poder comunicarse con un hombre despojado de su imagen y semejanza.

 Pero llegado el tiempo de restaurar todas las cosas Cristo vino, entre otras cosas, ha recuperar lo que el hombre había perdido en manos del diablo y restablecer la imagen y semejanza. Ejemplo de ello lo vemos en Juan 5 donde se relata que en el estanque de Betesda había un ángel que, por misericordia divina, sanaba enfermos pues el hombre carecía de esa capacidad. LA IGLESIA DE LA “ASCENSIÓN” A la iglesia de la gracia bien se la puede llamar la iglesia de la “ascensión” porque fue constituida por Cristo después que ascendió al cielo; el v. 8 enseña que Cristo después de recuperar el poder sobrenatural que el hombre había perdido lo restituye desde el cielo; estos son conocidos como los dones del Espíritu Santo (1 Cor 12) sanidades, milagros, lenguas, discernimiento de espíritus, etc. son algunos de ellos; de la misma manera que Jesús hizo milagros, su cuerpo en este tiempo también debe hacerlos. Pero Cristo no solo recupera todo lo sobrenatural que el hombre había perdido, sino que también establece el diseño de su iglesia fundamentada en los 5 ministerios; los dones ministeriales son el fiel reflejo de la imagen del Hijo de Dios porque Jesús fue apóstol, profeta, evangelista, pastor y maestro; por lo tanto, los 5 ministerios le dan la identidad que corresponde al cuerpo de Cristo. Asimismo, como la iglesia todavía no logró ser edificada hasta llegar “a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” los 5 ministerios son imprescindibles para lograrlo (v. 13). Las iglesias que no creen en la vigencia de los 5 ministerios lamentablemente no van a poder ser edificadas como corresponde porque le va a faltar algunos de sus cimientos indispensables como los son apóstoles y profetas (Efe 2:20); no se debe confundir los 12 apóstoles del Cordero (apostolado de la circuncisión) que fueron constituidos personalmente por el Señor, con el apostolado de la incircuncisión (Gal 2:7-9) que fue constituido después que Cristo ascendió al cielo. El cuerpo de Cristo debe manifestar lo sobrenatural y los 5 ministerios para que pueda identificarse con la imagen y semejanza del Hijo de Dios; y éste objetivo se logra sometiéndose al verdadero y original diseño de la iglesia de la gracia, un diseño que fue dado por el Señor después de que ascendió al cielo.
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Lun 18 Ene 2021, 5:36 am

LA VERDADERA ENSEÑANZA DE PABLO

 HEREDAR EL REINO: Profundizaremos la diferencia entre las dos etapas de la salvación desde un nuevo punto de vista y para ello analizaremos lo que nos enseña el apóstol Pablo con respecto a la HERENCIA que nos espera en el siglo venidero. 

 9 ¿No sabéis que los injustos no HEREDARÁN el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,  10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.  11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios. (1 Cor 6)

 Pablo le está hablando con cristianos pues les dice que ellos ya fueron santificados (v. 11) el apóstol le describe a la iglesia la condición necesaria para heredar la salvación eterna en el siglo venidero: La Santidad, porque ningún injusto, idólatra, adúltero, etc. entrará al Reino. 
La palabra “heredarán” hace referencia a algo que se recibirá como herencia en un futuro próximo; si se va a recibir en el futuro es obvio que todavía no podemos disfrutarla en el presente, es decir, tenemos la esperanza de recibirla más adelante. Esta realidad es completamente opuesta a lo que describe Efe 2:8-10: 

 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  9 no por obras, para que nadie se gloríe.  10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. (Efe 2) 

 Aquí Pablo está hablando de algo que se puede gozar en este mundo, está describiendo una bendición que no es necesario esperarla a futuro sino que ya la tenemos ahora pues se recibe de manera inmediata. La salvación de la cual habla este texto se recibe únicamente por fe y sin obras pues no se exige obediencia de ningún tipo para recibirla, es inmerecida y gratuita como se acostumbre decir. Pablo describe claramente las diferentes formas de acceder ya sea, a la etapa de la salvación en el tiempo presente como a la etapa de la salvación del tiempo postrero o “Heredar el Reino”. De esta manera la biblia una vez más enseña que para acceder a la salvación en el tiempo presente no se exige obras (obediencia) en cambio, para acceder a la salvación del tiempo postrero si se exigen obras (obediencia) pues la obediencia produce las obras.

 LA VERDADERA ENSEÑANZA DE PABLO 

 Según la doctrina de la gracia el creyente no debe esforzarse para entrar al reino de Dios porque todo el esfuerzo ya lo hizo Cristo, dicen que el hombre no puede ni debe agregar nada a la obra de la cruz para ello; a partir de estos razonamientos quedó establecido lo “inmerecido y gratuito” como el argumento clásico que caracteriza esta doctrina. Los partidarios de la doctrina de la gracia afirman que sus creencias se basan en las enseñanzas del apóstol Pablo y tienen a Efesios 2:8-10 como la piedra angular de su fe; sin embargo si analizamos en profundidad los textos de Pablo veremos que el apóstol enseña algo muy diferente, primero analicemos los fundamentos de la doctrina de la gracia: 

 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  9 no por obras, para que nadie se gloríe.  10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. (Efe 2) 

 Según Calvino el apóstol Pablo en éste pasaje enseña que la entrada al Reino en el siglo venidero no es por obediencia (la obediencia produce las obras); sino que es solo por gracia; por lo tanto el creyente no debe hacer obras (obediencia) como requisito indispensable para lograrlo porque la entrada al reino no es por nuestras propias fuerzas; si esta verdad fuese cierta estaría respaldada en otros pasajes, veamos: 

 1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.  2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. 3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos;  4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.  5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.  (Efe 5) 

 En el mismo libro de Efesios, en el mismo contexto y dirigido a las mismas personas Pablo enseña algo muy diferente. El apóstol le habla a la iglesia del Señor y les advierte que para entrar al reino de Dios la condición ineludible es la obediencia; deben vivir en santidad pues nadie que viva en la carne heredará el reino de Dios. Pablo no enseña que no hay que hacer obras ni que no deben agregar nada a la obra de Cristo para heredar el reino; no dice eso, todo lo contrario pues su enseñanza siempre se caracterizo por un marcado llamado a la obediencia. Si Pablo en Efe 2:8-10 enseña que la salvación se obtiene sin OBEDIENCIA pero en Efe 5:1-5 enseña que para heredar la salvación en el reino de Dios es necesaria la OBEDIENCIA significa sin dudas que estos dos textos están describiendo dos cosas que son completamente diferentes entre sí. Recibir la salvación en este mundo y en este siglo (Efe 2:8-9) NO ES LO MISMO que alcanzar la salvación que será manifestada en el tiempo postrero (1 Ped 1:5) porque para recibir la salvación en este mundo no se piden obras (obediencia) pero para recibir la salvación (heredar el reino) en el siglo venidero si se exige obediencia (obras). Esto es lo que Pablo enseña, veamos más pasajes. 

 5 Para avergonzaros lo digo. ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos,  6 sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio, y esto ante los incrédulos?  7 Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos. ¿Por qué no sufrís más bien el agravio? ¿Por qué no sufrís más bien el ser defraudados?  8 Pero vosotros cometéis el agravio, y defraudáis, y esto a los hermanos.  9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,  10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.  11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios. (1 Cor 6)

 En esta cita Pablo enseña a la iglesia que para HEREDAR el reino existen condiciones: No hay que ser injusto, fornicario, idólatra, adúltero, etc., es decir, deben ser obedientes. El apóstol no está enseñando que no deben hacer nada para heredar el reino de Dios ni les dice que no deben ni pueden agregar nada a la obra de Cristo como se enseña hoy en algunos ámbitos cristianos.

 13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.  14 Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 15 Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros. 16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.  17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. 18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.  19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,  21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.  (Gal 5)

 En este otro texto Pablo enseña que el cristiano posee la libertad de decidir si vive en la carne o en el espíritu (v. 13) porque el hombre es una criatura que posee la potestad de tomar decisiones propias. Pablo amonesta (v. 21) a la iglesia del Señor advirtiéndole que para heredar el reino de Dios no deben vivir en la carne, no le dice que la herencia del reino es inmerecida y gratuita como muchos creen pues la santidad (obediencia) es una condición indispensable. 

 4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?  5 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios,  6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: 7 vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad,  8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia; 9 tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego,  10 pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente y también al griego;  11 porque no hay acepción de personas para con Dios. (Rom 2)

 En este contexto Pablo predica el evangelio a todo hombre sea éste judío o gentil; el apóstol está enseñando que aquellos que no se arrepientan (obediencia) de sus obras atesoran ira para el día del juicio; en cambio los que si se arrepientan recibirán por herencia la entrada al Reino de Dios en el siglo venidero. Pablo no enseña que la entrada al reino es inmerecida y gratuita, no dice que no hay que hacer nada por ello; el apóstol enseña una vez más que para heredar salvación en la gloria del Reino es necesaria la obediencia (obras). 

 16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren. (1 Tim 4) 

 Pablo le enseña a Timoteo que para salvarse (heredar el Reino) debe cuidar la doctrina y cuidarse a sí mismo, es decir, debe ser obediente. Pablo no le dice a Timoteo que no debe hacer nada como se enseña hoy

. 14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;  15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.  (2 Tim 3) 

Pablo le aconseja a Timoteo que debe persistir en lo que aprendió de él y de la biblia para obtener la sabiduría que le permita salvarse (heredar el Reino); no le dice que no hace falta hacer nada ni que no debe agregar nada a la obra de Cristo. 

 3 Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.  (2 Tim 2) 

 Pablo le aconseja a Timoteo que sufra penalidades, no le dice que no hace falta esforzarse como se enseña en ciertos ámbitos cristianos. 

 12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.  13 Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, 14 que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, (1 Tim 6) 

 En el verso 12 Pablo le dice a Timoteo que debe pelear la batalla de la fe para que pueda obtener la vida eterna (heredar el Reino), debe luchar, esforzarse, perseverar, etc.; asimismo, también le ordena a Timoteo (v. 13) que guarde el mandamiento para presentarse irreprensible y sin mancha en la venida del Señor. Pablo no le dice que no debe hacer nada ni que debe agregar algo a la obra de Cristo para alcanzar la gloria eterna. 

 1 Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. (2 Tim 2) 

 Aquí Pablo le pide a Timoteo que se esfuerce pero no en sus propias fuerzas, sino en la gracia de Dios; sin embargo en ciertas iglesias se enseña lo contrario pues dicen que no deben hacer nada y que no deben agregar nada a la obra de Cristo. 

 24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.  25 Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.  26 Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,  27 sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado. (1 Cor 9)

 Pablo mismo se pone como ejemplo enseñándonos que hay que esforzarse y luchar para heredar el Reino de Dios. 

 6 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano.  7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.  8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. (2 Tim 4) 

 Pablo enseña que entregará su vida como sacrificio, no dice que no debe agregar nada a la obra de Cristo..... También enseña que ha peleado y ganado una batalla y gracias a su esfuerzo, podrá heredar el Reino. Existen muchísimas citas más en donde Pablo enseña lo mismo pero con éstas son suficientes para exponer la verdadera enseñanza bíblica. 

 1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.  (1 Cor 11) 

 Si Pablo mismo dice que debemos imitarlo ¿Por qué en muchas iglesias enseñan lo contrario a sus enseñanzas? ¿En dónde dice Pablo que la herencia del Reino es inmerecida y gratuita? ¿En dónde dice que no hace falta hacer nada para heredar el Reino? ¿En dónde dice Pablo que no hay que agregar nada a la obra de Cristo para heredar el Reino? La biblia aconseja a examinarlo todo, y es necesario hacerlo porque en la actualidad existen doctrinas que no provienen de una revelación dada por Espíritu Santo sino que son el fruto del razonamiento humano. Esperamos que este estudio le permita discernir cuáles son las verdaderas enseñanzas del apóstol Pablo para que las ponga por obra conforme a los propósitos del Reino de Dios.
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Dom 18 Abr 2021, 10:49 pm

LA FE ES ACCIÓN 

 Cuando Santiago dice que la fe sin obras es muerta está enseñando que la fe debe estar acompañada por nuestra obediencia para que dicha fe tenga obras:

 5 y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre;  (Rom 1) 

 El apóstol Pablo enseña que la gracia que recibimos es para obedecer a la fe porque el que ama a Dios le obedecerá. La fe se obedece. 

 26 pero que ha sido manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe,  (Rom 16) 

 Pablo nos confirma que Dios ordena al hombre a que obedezca a la fe. Otra vez vemos que la fe se obedece, el que tenga fe verdadera tomará la decisión de obedecer porque la fe es acción, Hebreos 11 enseña lo mismo pues dice que los héroes de la antigüedad demostraron su fe a través de poderosas obras; comenzando por Abel, Noé, Abraham, Moisés, los profetas antiguos, etc.; todos ellos son exaltados por su obediencia y son puestos por ejemplo de que fe es sinónimo de acción. Las obras dan testimonio de la fe (Heb 11:2) por eso es tan importante la obediencia porque la fe y sus obras actúan juntas y la fe se perfecciona por las obras (Sant 2:22); es decir, a mayor obediencia, mayor será nuestra fe y nuestro testimonio; ejemplo de ello lo vemos en Abraham quien por fe salió sin saber a dónde iba, Abraham creyó y accionó (Heb 11:8). 

 33 que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, 34 apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. (Heb 11) 

 Estos creyentes decidieron poner por obra su fe y realizaron tremendas hazañas que son puestas de ejemplo para nosotros. También el Señor Jesucristo enseñó que la fe es acción cuando Él envió a sus discípulos por un pollino de asna para que se cumpla la escritura que decía que el Rey de Sion vendría sentado sobre un pollino de asna (Mat 21:5); asimismo, cuando estaba a punto de morir Jesús dijo que tenía sed para que se cumpla la escritura que dice: “En mi sed me dieron de beber vinagre” (Sal 69:21). Jesús, el Autor y consumador de la fe, tuvo que hacer algo para cumplir con lo que estaba escrito porque si no hacía nada no se iba a cumplir, Jesús creyó en las escrituras y actuó conforme a esa fe. 

 La fe cristiana debe ser sometida a prueba y procesada para que se fortalezca, dicho proceso se lleva a cabo mediante la obediencia; es por esa razón que Dios demanda obediencia para que pueda cumplir con su propósito de hacer al hombre a imagen y semejanza de su Amado Hijo. ¿Ud. cree en Cristo? Entonces está obedeciendo y obrando. Pero si Ud. no está procurando ser hecho a imagen del Señor entonces Ud. no es un cristiano, está confundido y muy lejos de la voluntad de Dios porque cristiano es aquél que sigue los pasos de su Señor. 

 Entonces ¿Por qué Efe 2:8-9 dice que la salvación es “solo por fe” y sin obras? Como ya lo dije, este texto describe cuando el hombre del mundo pasa de muerte a vida al creer en Cristo por primera vez; en ese momento recibe justificación solo por fe y sin obras porque al hombre que recién viene del mundo no se le puede pedir obediencia pues es un esclavo del pecado que no conoce la voluntad de Dios. Eso es lo único “solo por fe” y sin obediencia (obras) que recibe el creyente porque a partir de que conoce la verdad del evangelio entiende que debe obedecer ya que fue llamado para eso. ¿Ud. ya reconoció al Cristo como su Señor y Salvador? Entonces ya recibió todo lo que es “solo por fe”, ya recibió todo lo “gratuito” que ofrece la biblia porque a partir de este momento Ud. debe obedecer la fe para ponerla por obra pues ya está capacitado para hacerlo, no es igual al hombre del mundo a quién que no se le puede pedir obediencia para justificarlo. 

 Si a Ud. no le enseñaron esta verdad entonces busque un lugar donde se predique el verdadero evangelio, donde se enseñe que la fe es acción y que se la debe obedecer pues hay mandamientos para guardar; donde se prediquen que la fe debe ser forjada mediante desiertos, pruebas, sacrificios, esfuerzos, aflicciones, etc., donde enseñen que debe seguir los pasos de su Señor porque Ud. debe ser hecho a su imagen. Busque un lugar donde le enseñen que debe pelear y ganar la buena batalla de la fe y que no todo es gratuito pues hay que pagar un precio para ser hecho a semejanza del Hijo de Dios. Aprenda a discernir las verdaderas enseñanzas de la que no lo son pues nuestro Señor Jesucristo dijo: “el que no es conmigo, contra mí es” (Mat 12:30) 

 Paz a Vosotros
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Miér 21 Abr 2021, 10:22 pm

LAS OBRAS TAMBIEN JUSTIFICAN 

 La biblia enseña que las obras del evangelio también justifican y veremos los porqués: 

 20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?  21 ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? 22 ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras?  23 Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios. 24 Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.  25 Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? 26 Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. (Sant 2) 

 1) LA FE SIN OBRAS ES MUERTA: La fe viva o verdadera debe tener buenas obras que la validen porque si no las tiene es una fe muerta similar a la fe de los demonios (Sant 2:19). 

 2) LA FE ACTÚA JUNTO A SUS OBRAS: La fe es acción porque la fe motiva al hombre a asumir una actitud de obediencia hacia su Dios. Una fe viva acciona porque todo lo que está vivo se mueve; en cambio lo que no se mueve es porque está muerto. 

 3) LA FE SE PERFECCIONA POR LAS OBRAS: Este es un principio espiritual muy importante; cuando el hombre decide hacer más obras, más crecerá su fe ¿Ud. considera que le falta fe? Entonces haga más obras y su fe se perfeccionará pues todo pámpano que lleva fruto, será limpiado para que lleve más fruto (Juan 15:2) Dios desea que nuestra fe crezca cada día más. 

 4) LAS OBRAS JUSTIFICAN: Sabemos que la justificación es por fe pero la fe que justifica es una fe viva porque una fe muerta no justifica a nadie. La fe viva es aquella que actúa junto a sus obras y es por esa razón que las obras también justifican; en otras palabras, fe y obras son las dos caras de una misma moneda y no se las puede considerar por separado la una de la otra. Santiago también enseña que las obras perfeccionan la fe; es decir, mientras más obras hagamos, más se fortalecerá nuestra fe. He aquí el tremendo valor que tienen las obras porque gracias a éstas mantendremos una fe viva, saludable y fortalecida; tal es el caso de Abraham y Rahab quienes fueron justificados por sus obras y su fe es puesta por ejemplo para nosotros. Las obras siempre justificaron al hombre, desde la antigüedad hasta nuestros días las obras justifican porque actúan junto con la fe pues la fe verdadera se manifiesta en sus obras. Sin embargo cabe aclarar que existe solo un tipo de obras que no justifican, estas son las obras de la Ley pues estas obras no fueron diseñadas para justificar (Rom 3:20)

 Existen doctrinas que enseñan que las obras del cristiano no justifican pero su error se origina al comparar las obras de la ley con las obras de la era de la gracia ¿Qué tiene que ver el antiguo pacto con el nuevo? Son pactos que tienen propósitos muy diferentes; es un grave error teológico comparar obras que no justifican (la Ley) con obras que si justifican (Sant 2:24); por desgracia este error ha provocado en muchas ocasiones que se desestime y se tenga en poco el valor que poseen las buenas obras del evangelio. 

 Quizá muchos se pregunten ¿Por qué Efe 2:8-9 dice que la salvación es solo por fe y sin obras? Como ya lo expliqué antes, esta cita describe el momento cuando el hombre del mundo cree en Cristo por primera vez, a éste hombre no se le puede pedir obediencia (obras) porque es un esclavo del pecado y tampoco conoce la voluntad de Dios, por esa razón recibe justificación solo por fe. Esta es la única bendición que se recibe sin tener en cuenta las obras porque a partir de aquí el creyente debe validar su fe con las buenas obras del evangelio; por esa razón en Efe 2:8-9 aparecen fe y obras separadas porque la justificación a los pies de Cristo es lo único inmerecido que describe la biblia ¿Ud. ya reconoció al Señor como su Salvador? entonces ya no hay nada más gratuito por recibir, ahora debe poner la mano en el arado y no mirar hacia atrás (Luc 9:62) (Fil 3:12-14) y como ya lo dije antes, las obras del evangelio se hacen con la gracia de Dios y no con fuerzas humanas. 

 25 Y al que puede confirmaros según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos,  26 pero que ha sido manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe,  (Rom 16)

 La revelación de la era de la gracia que estaba oculta desde tiempos eternos se resume a una sola orden dada por Dios: El hombre debe obedecer a la fe. ¿Cuántos saben que Dios pide obediencia al hombre? y al pedir obediencia por lógica también está pidiendo obras; obras que actúan junto a la fe; obras que fortalecen y vivifican nuestra fe que es en definitiva, la fe que nos permitirá entrar al reino de Dios; por todas estas razones las obras también justifican. 

 Paz a Vosotros
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Sáb 24 Abr 2021, 4:03 am

ANALISIS DE EFESIOS 2:8-9 

 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  9 no por obras, para que nadie se gloríe.  10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. (Efe2) 

 Este es el pasaje que ha recibido la peor interpretación en toda la historia del cristianismo porque no se examino correctamente el contexto ¿A quién va dirigido esta cita? ¿Cuál es su objetivo? Para ello debemos leer todo el capítulo: 

 Si bien es cierto que la carta va dirigida a creyentes cristianos en los versos 2 y 3 vemos que está hablando de su anterior vida cuando ellos vivían en los deseos de la carne y por lo tanto, eran hijos de ira. El contexto nos enseña que esta palabra va dirigida a personas que están espiritualmente muertas en sus pecados.

 ¿Estas personas cómo pueden reconciliarse con Dios? Efe 2:8-9 enseña que la justificación de pecados es solo por gracia y sin obras, es decir, la enorme bendición que describe Efe 2:8-9 es solo para aquellas personas que están muertas en sus pecados, es para aquellos que vienen a los pies de Cristo por primera vez a recibir misericordia; por esta razón reciben salvación gratuita porque no se le puede pedir obediencia (obras) al que es un esclavo del pecado y que tampoco conoce la voluntad de Dios. El verso 5 lo confirma así: 

 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), (Efe 2)

 La salvación por gracia es UNICAMENTE para los que están muertos espiritualmente por esa razón está destacada entre paréntesis. La justificación de pecados se obtiene de forma inmediata por medio de la fe, en ese momento se pasa de muerte a vida, nuestro nombre es inscrito en el libro de la vida y en el espíritu, somos posicionados en lugares celestiales. De esta manera vemos que el contexto enseña que Efe 2:8-10 describe la salvación que se obtiene EN ESTE MUNDO Y EN ESTE SIGLO porque es únicamente para personas espiritualmente muertas. Los versos siguientes confirman esta realidad porque dice que los gentiles antes de la llegada de Cristo estaban sin esperanza y lejos de Dios pues gracias al Él se pudo reconciliar a judíos y gentiles en un solo pueblo para edificar el cuerpo de Cristo en este mundo. 

 Ahora examinemos la otra enseñanza de Pablo en el mismo libro de Efesios: 

 1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.  2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. 3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos;  4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.  5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.  6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.  7 No seáis, pues, partícipes con ellos.  8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz  (Efe 5) 

 1. ¿A quién va dirigida esta palabra? Esta dirigida para personas espiritualmente vivas, es decir, es para la iglesia del Señor pues les dice a ellos que: “ahora sois luz en el Señor…” (v. 8)

 2. ¿Qué les enseña Pablo? Les dice que deben vivir en santidad porque ningún desobediente tiene herencia en el reino de Dios; o sea, Pablo les enseña que existe una CONDICIÓN para heredar el reino de Dios en el siglo venidero, y esa condición es una Obediencia que los lleve a la santidad. 

 Como podrán observar existen dos contextos diferentes; el 1ro es para personas que están espiritualmente muertas (Efe 2:8-9), y el 2do es para personas que están espiritualmente vivas (Efe 5:1-8). Para que las personas que están muertas espiritualmente puedan recibir la salvación que se obtiene en este mundo y en este siglo no existe ninguna condición, solo deben creer pues es solo por gracia. En cambio para que las personas que están espiritualmente vivas puedan entrar al reino de Dios en el siglo venidero existe una condición indispensable, la Obediencia. El mismo Pablo quien enseña que la salvación en este mundo y en este siglo no es por obediencia (obras), es el mismo Pablo que enseña que para heredar el reino de Dios es imprescindible la obediencia (la obediencia produce obras). Podríamos detallarlo así: 

 a) Gracia + fe= Salvación gratuita en este mundo y en este siglo (Efe 2:8-9) 

 b) Gracia + fe + Obediencia= Heredar el reino de Dios en el siglo venidero (Efe 5:1-8) 

 De esta manera Pablo enseña que la vida eterna a pesar de que es una sola, posee dos etapas que se diferencian claramente entre sí. La 1ra etapa comienza en este mundo y en este siglo cuando se cree en Cristo por 1ra vez; y la 2da etapa comenzará cuando se establezca el reino de Dios en el siglo venidero para que entren los que resultaron vencedores en la batalla de la fe pues pudieron superar las pruebas y vivieron en santidad durante la 1ra etapa de la salvación. Otros textos de Pablo que confirman esta verdad son 1Cor 6:9 y Gal 5:21. Resulta increíble que después de tantos años gran parte de la iglesia no haya podido discernir la verdadera enseñanza del apóstol Pablo que la palabra de Dios la presenta de una manera tan clara y precisa. 

 Paz a Vosotros
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Dom 16 Mayo 2021, 11:09 pm

“NO ES POR SUS PROPIAS FUERZAS” 

 Deseo hablar sobre un conocido argumento que, a pesar de que tiene muchos siglos de vida, no tiene ningún sustento bíblico. La doctrina de la gracia argumenta que la salvación en el reino de Dios es únicamente por los méritos de Cristo y que el hombre no puede añadir obra alguna para entrar al Cielo; dicen que no es por obras porque “no es por nuestras propias fuerzas”, pero con este argumento están dando a entender que el cristiano hace las buenas obras con sus propias fuerzas y he aquí el grave error. ¿Dónde dice que el cristiano debe hacer las buenas obras con sus propias fuerzas? En ninguna parte lo dice, sino están de acuerdo muestren una cita donde diga que el hombre debe obrar con sus fuerzas. En realidad, si hay algo que la biblia deja bien en claro es que el creyente debe hacer las buenas obras con la gracia de Dios y no con sus propias fuerzas:

 10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.  11 Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén. (1 Ped 4) 

 Somos administradores de la multiforme gracia de Dios como por ejemplo, los dones del Espíritu (Efe 4:7) entonces, si hablamos, enseñamos, ministramos, sanamos, etc. todo lo debemos hacer con la gracia para que sea Dios quién reciba toda la gloria, porque si hacemos las obras con nuestras propias fuerzas la gloria será para nosotros y no para Dios. A Dios se lo glorifica cuando se usa su gracia y su sabiduría; y para lograrlo debemos renunciar a nuestras propias capacidades, eso significa “morir a nosotros mismos”. 

La nueva criatura es aquella que ha renunciado a sus propias fuerzas y a su propia sabiduría para vivir completamente sumergida en la gracia de Dios: “Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí” (Gal 2:20). Por lo tanto, si yo argumento que el acceso al reino no es por obras porque no es por nuestras propias fuerzas, por lógica estoy dando a entender que el cristiano hace las obras con sus fuerzas, sino no lo diría de esa manera; entonces me pregunto ¿Por qué insinúan que las obras del cristiano están hechas con sus propias fuerzas si la biblia enseña que deben ser hechas con la gracia? La respuesta es simple: Todavía no conocen el evangelio de la gracia; se llama doctrina de la gracia pero no sabe cómo vivir en ella, no han entendido que el cristiano debe obrar con la gracia de Dios y no con sus fuerzas. 

 14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? (Sant 2) 

 Aquí se enseña claramente que sin obras nadie entrará al reino de Dios ¿Se contradice la biblia? No, no se contradice sino que Santiago está hablando de obras hechas con la gracia de Dios y no de obras hechas con fuerzas humanas (véase: LAS DOS CLASES DE OBRAS) 

 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  9 no por obras, para que nadie se gloríe.  10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. (Efe 2) 

 Esta enorme confusión se origina en la incorrecta interpretación de éste texto. Piensan que Efe: 2 describe cómo se accede al reino de Dios, y como la “entrada al reino” no es por obras, dicen que no es por nuestras propias fuerzas. Pero Efe 2 NO enseña cómo se accede al reino de Dios, sino que describe cuando un hombre del mundo llega a los pies de Cristo por primera vez para recibir justificación. El hombre del mundo solo puede hacer obras con sus propias fuerzas por la sencilla razón de que nunca fue ungido con la gracia; en cambio, el único que puede hacer buenas obras con la gracia es el cristiano porque él si es ungido con ella. 

 Aquí vemos el pasaje de la vida mundana de un hombre hacia su nueva vida espiritual. Las “obras” del verso 9 están hechas con fuerzas humanas porque son las obras que hizo el hombre del mundo antes de creer en Cristo por primera vez. Pero en el verso 10 hacen su aparición las obras hechas con la gracia de Dios porque este hombre, al creer y someterse a Cristo, es ungido con la gracia para que haga las obras preparadas de antemano. Podemos ver que hay un antes (sin gracia) y un después (con gracia) en la clase de buenas obras que hace el cristiano. 

 También hay una división entre lo que es la gloria del hombre con lo que es la gloria de Dios ya que al hombre del mundo le complace recibir gloria, y donde hay esfuerzo humano habrá deseos de recibir gloria por ello. Por este motivo la justificación de pecados se da solo por gracia y sin obras para que éste hombre no tenga la tentación de adjudicarse gloria que le pertenece a Dios, el verso 9 lo confirma cuando dice: “para que nadie se gloríe” obviamente se trata del hombre del mundo porque es imposible que el cristiano le robe la gloria a Dios ¿Ud. realmente cree que la nueva criatura cuando esté ingresando al reino pueda gloriarse por ello? ¿Cree que sea capaz de robarle la gloria a su propio Padre? Ya lo dije, el único que puede gloriarse a sí mismo es el hombre del mundo porque él todavía no conoce lo que es la gloria de Dios. 

 Con estos análisis comprobamos que el argumento que dice: “no es por nuestras propias fuerzas” carece de toda lógica bíblica; asimismo, vimos una vez más que Efe 2:8-10 NO describe la forma de entrar al reino de Dios, sino que describe la forma en que el hombre del mundo recibe justificación por primera vez. Y lo más importante de todo es que demostramos que para entrar al reino de Dios SI HAY QUE HACER OBRAS, pero no obras hechas con fuerzas humanas, sino hechas con la gracia; de esta manera el creyente no entrará al reino por sus propias fuerzas, sino que podrá entrar por la gracia de Dios. Lo que sí es responsabilidad humana es manifestar OBEDIENCIA pues el hombre es quién toma la decisión de obedecer. Dios pone la gracia y el hombre la obediencia, así funciona el evangelio de la gracia. ¿De acuerdo? 

 Paz a Vosotros
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Dom 16 Mayo 2021, 11:11 pm

https://sites.google.com/view/elerrordecalvino/p%C3%A1gina-principal
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Jue 27 Mayo 2021, 3:29 am

EL SIGLO VENIDERO 

 Hoy veremos que hay que hacer para acceder a las enormes bendiciones que nos esperan en el siglo venidero y para ello, examinaremos lo que la biblia dice al respecto de esta etapa que comenzará al fin del presente tiempo. 

 5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.  (1 Ped 1:5) 

 Pedro enseña que existe una salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero, es decir, en el siglo venidero. Si va a ser manifestada en el tiempo postrero es obvio que dicha salvación no puede manifestarse en el tiempo presente. 

 21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. (Mat 7) 

 El Señor Jesucristo en varias ocasiones habló del Reino de los Cielos que se manifestará en el siglo venidero. 

 5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.  (Efe 5) 

 Al reino de Dios el apóstol Pablo lo describe como una “herencia”, y si es una herencia es obvio que es algo que todavía no lo tenemos ahora ya que lo tendremos en el siglo venidero. 

De estos textos podemos deducir que “La salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero”, “entrar al reino” y “heredar el reino” están haciendo referencia a lo mismo, a la gloria del reino que se manifestará en el siglo venidero; entonces la pregunta que sigue es: ¿Existen condiciones para alcanzar la salvación en el siglo venidero? 

 CONDICIONES PARA ALCANZAR EL SIGLO VENIDERO 

 5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.  6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,  7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,  8 a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;  9 obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas. (1 Ped 1) 

 En el verso 5 Pedro enseña que hay una condición para que seamos guardados por el poder de Dios; cuando dice “mediante la fe” significa que mientras tengamos fe seremos guardados, pero si no tenemos fe Dios no podrá guardarnos; es decir, la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero depende de nuestra fe. Esta verdad la confirma el verso 7 donde enseña que la fe primero debe ser sometida a prueba para poder ser hallada en alabanza, gloria y honra cuando regrese el Señor. Si la fe supera la prueba a la que será sometida podrá alcanzar la salvación que será manifestada en el tiempo postrero porque el fin de la fe es la salvación del alma (v. 9). Pedro enseña que la vida eterna que se manifestará en el siglo venidero dependerá de nuestra fe, esta verdad también la confirma el apóstol Pablo: 

 12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. (1 Tim 6) 

 Timoteo ya era un creyente salvo cuando Pablo le dijo que eche mano de la vida eterna, es decir, de la salvación que será manifestada en el tiempo postrero. Para lograr dicha salvación Timoteo debe superar la prueba de la fe. 

 21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. (Mat 7) 

 El Sr. Jesucristo enseña que para “entrar al reino” hay que ser obediente porque hay que hacer la voluntad del Padre, ésta verdad también es confirmada en otros pasajes: 

 23 Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. 24 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. (Luc 9) 

 El que pierda su vida por causa de Cristo podrá alcanzar la salvación que se manifestará en el siglo venidero; “morir a sí mismo” es la condición indispensable. 

 29 Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,  30 que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna. (Luc 18) 

 El Sr. Jesucristo enseña que para obtener la vida eterna en el siglo venidero hay que renunciar a ciertas cosas. 

 11 Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. (2 Ped 1) 

 Para obtener una amplia y generosa “entrada al reino” hay que poner por obra los consejos dados desde el verso 5 hasta el verso 10. Como podrán observar, el apóstol Pedro enseña que la entrada al reino en el siglo venidero está condicionada por la obediencia del creyente. 

 16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren. (1 Tim 4) 

 ¿Por qué Pablo alienta a Timoteo para que se salve si él ya era salvo? Porque Pablo está hablando de la salvación que será manifestada en el tiempo postrero; para que Timoteo pueda acceder a la vida eterna en el reino de Dios debe ser obediente a esta palabra. 

 22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. (Hech 14) 

 Esta cita enseña que para “entrar al reino” es necesario pasar por muchas tribulaciones, el apóstol Pablo esta mencionando el proceso de perfeccionamiento para ser formado a imagen del Sr. Desiertos, pruebas, luchas, etc. son las que forjan el carácter cristiano; asimismo, todas estas tribulaciones también demuestran que la fe del creyente está siendo probada. De esta manera vemos que para ser tenidos por “dignos” del reino de Dios es necesario padecer (2 Tes 2:5) porque si sufrimos, reinaremos (2 Tim 2:12) 

 3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos;  4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.  5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. (Efe 5) 

 Pablo está hablando a la iglesia pues les dice “santos”; a estos cristianos el apóstol les advierte que deben obedecer pues ningún desobediente tiene herencia en el reino de Dios. Pablo enseña lo mismo en 1 Cor 6:9 y en Gal 5:21; su enseñanza es clara e incuestionable, para “heredar el reino” de Dios hay que ser obediente. 

 Para ir concluyendo vemos que para acceder a la salvación que será manifestada en el siglo venidero hay que ser obediente porque el Sr. Jesús, Pablo y Pedro así lo enseñaron; la obediencia cristiana se aprecia en las buenas obras y en los frutos de arrepentimiento. Asimismo, hay que pasar por un proceso para ser hechos a imagen del Hijo de Dios en donde el “morir a sí mismo” es absolutamente indispensable. Otra condición para ser partícipe del siglo venidero es superar con éxito la prueba a la que será sometida la fe, esfuerzos, sacrificios, aflicciones, etc. son necesarios para obtener la victoria sobre este mundo y sobre Satanás. Ahora veamos la otra perspectiva, examinaremos Efesios 2:8-10 considerado por muchos como el texto que describe el acceso al siglo venidero: 

 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  9 no por obras, para que nadie se gloríe.  10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. (Efe 2) 

 Aquí el apóstol Pablo no está hablando de “entrar o heredar el reino” en el siglo venidero sino que describe el momento en el cual el hombre del mundo viene a los pies de Cristo por primera vez a recibir justificación de pecados y con ello, vida eterna en el tiempo presente. No son las mismas condiciones para acceder a la salvación que se manifiesta en el tiempo presente que las condiciones para acceder a la salvación que será manifestada en el tiempo postrero. 

Ya vimos que el acceso al siglo venidero dependerá de la prueba de la fe, de la obediencia y de la muerte del viejo hombre; en cambio para obtener la salvación que describe Efe 2 no se exige obediencia (obras), no se prueba la fe del creyente ni es necesario “morir a sí mismo”; tampoco se exige soportar aflicciones, sacrificios, desiertos, etc.; asimismo, no se exige santificación ni renunciar al mundo, ni siquiera hay que transpirar o despeinarse ¿Pueden ver la diferencia? 

 Existen muchos más textos que confirman esta verdad pero con estos son suficientes para demostrar que el acceso a la salvación del tiempo presente es incondicional (solo por fe); en cambio para acceder a la salvación del tiempo postrero existen condiciones que hay que cumplir. Cuando se coloca a Efe 2:8-9 en el lugar que le corresponde se terminan todas las contradicciones porque la biblia es perfecta y ninguna contradicción hay en ella, la fuente de toda imperfección y error es el hombre que no acude a Dios para recibir revelación de su palabra. 

 Paz a Vosotros
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Dom 26 Dic 2021, 4:42 pm

¿GRACIA Y LEY SON INCOMPATIBLES? 

 Existen doctrinas que presentan a la gracia y a la ley como si fuesen incompatibles u opuestas, se esfuerzan en diferenciarlas una de la otra y exaltan el valor que posee la gracia en detrimento del valor que tiene la ley; sin embargo plantearlo de esa manera es un grave error de interpretación porque gracia y ley no solo son perfectamente compatibles, sino que se necesitan la una de la otra. Otra forma de expresar este argumento es: “Ya no estamos bajo la Ley, sino bajo la Gracia, no tenemos que preocuparnos por guardar la Ley, eso era para los judíos que estaban bajo el pacto de la Ley, pero nosotros estamos en la edad de la Gracia.” Este argumento sutilmente conduce a la iniquidad porque el pecado no ha dejado de ser, en 1 Juan 3:4 dice que el pecado es infracción de la ley; por lo tanto, mientras exista el pecado, existirá la ley que lo condene. 

 La biblia no enseña que cuando llegamos a la gracia inmediatamente quedamos fuera de la Ley; el peregrino espiritual por experiencia propia debe conocer la Ley para identificar el pecado en su vida, sino ¿Cómo va a agradar a su Señor? Todo hombre que desee acercarse y conocer a Dios necesita conocer y practicar sus leyes porque éstas revelan sus cualidades y su carácter; asimismo, la ley enseña al hombre como ordenar su camino para perfeccionar su vida. Cuando el hombre guarda la ley está demostrando que ha sometido su voluntad a la voluntad a Dios. Romanos 7 habla de las grandes pruebas que vienen como consecuencia de haber entrado a la gracia de Cristo; es una batalla entre lo carnal y lo espiritual (la cual no existía antes de que uno viene a Cristo). Para resultar victorioso el creyente debe someterse a la ley de Dios pues ningún peregrino se salta el paso de llegar a un conocimiento personal de la Ley, todos deben entender por experiencia propia que guardando la ley se honra a Dios y no guardarla acarrea consecuencias.

                   “SOLO POR GRACIA” 

 Otro argumento erróneo es el que dice: “solo por gracia”; cuando se remarca esta frase se está dejando de lado la respuesta del hombre a esa gracia porque cuando Dios da su gracia es para que el hombre haga algo con ella, veamos: 

 11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,  12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente,  13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,  14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.  15 Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie. (Tit 2) 

 El primer objetivo de la gracia es para salvación, o sea, cuando creemos en Cristo por primera vez recibimos vida eterna (salvación). ¿Cuáles son los otros propósitos de la gracia? Tito dice que la gracia nos enseña que debemos renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos para que vivamos sobria, justa y piadosamente. Donde hay alguien que enseña hay otro que aprende; en otras palabras, la gracia ordena y el hombre obedece (o no) pues para renunciar al pecado hay que obedecer la ley que la propia gracia enseña. El verso 14 dice que Cristo (la gracia) vino para purificar un pueblo celoso de buenas obras; por lo tanto, es imprescindible la obediencia porque la obediencia a la ley produce los frutos y las obras del cristiano. Esto hay que enseñar, exhortar y reprender con toda autoridad en la iglesia actual. Una vez que el hombre pone por obra la ley ya puede tener la firme esperanza de su glorificación en la segunda venida del Señor (v. 13). Como podrán ver, la gracia ha sido dada para obtener como respuesta la obediencia del hombre a la ley de Dios. 

 4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;  5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.  6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. (1 Juan 2)

 El que dice que conoce la gracia (Cristo) y no guarda la ley de Dios es un mentiroso. El que dice que permanece en Cristo (la gracia) debe andar como Él anduvo, es decir, guardando mandamientos (Juan 15:10). De esta manera vemos que gracia y ley son perfectamente compatibles entre sí y no hay ninguna contradicción entre ellas. 

 26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.  (Juan 14) 

 Este texto dice que el Espíritu Santo (la gracia) nos enseñará y recordará todo lo que el Señor nos dijo ¿Cuántos saben que el Señor nos enseñó a obedecer sus mandamientos? Entonces vemos que para reconocer la ley de Dios hay que tener el Espíritu de Dios. 

 37 Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.  (1 Cor 14) 

 Este texto confirma que para reconocer la ley de Dios (mandamientos del Sr.) es necesario tener el Espíritu Santo porque un hombre espiritual es el que ha sido ungido con el Espíritu de Dios. Una vez más vemos que para reconocer la ley es imprescindible tener al Espíritu Santo, de lo contrario no la podremos identificar. Por lo tanto, es un error decir “solo por gracia” porque la ley cumple un rol destacadísimo dentro de los propósitos de Dios. 

.             LA IMAGEN Y SEMEJANZA 

 Para entender a cabalidad el rol que cumple la ley en la era de la gracia debemos remontarnos hacia atrás en el tiempo en el huerto del edén, allí es donde el hombre perdió la semejanza a Dios a causa de su desobediencia. Pasaron muchísimos siglos hasta que Dios decidió restaurar lo que se había perdido, dicha restauración se produjo en la era de la gracia con la venida del Salvador pues había llegado el tiempo de mostrar al mundo una nueva criatura que jamás se había visto, una criatura que sea capaz de vivir en santidad, que sea luz en medio de las tinieblas, que anhele lo bueno y aborrezca lo malo, es decir, una criatura a imagen del señor Jesucristo. ¿Cómo se restaura la imagen y semejanza en un hombre caído? La biblia es clara en ese punto, para que la obra perfeccionadora se lleve a cabo se necesitan dos cosas: La gracia de Dios y la obediencia del hombre. Es aquí donde podemos apreciar el tremendo valor de la ley porque cuando el hombre obedece la ley, la gracia día a día lo va transformando a imagen del señor. Dios no podía restaurar la imagen y semejanza en el judío del antiguo testamento porque éste hombre, al no contar con la unción del Espíritu Santo, vivía conforme a sus propias fuerzas y sabiduría; y por esa razón el judío no podían guardar la ley. En cambio el creyente cristiano si puede ser hecho a imagen de su Señor porque cuenta con la unción del Espíritu Santo quién lo ayuda a guardar la ley y a perfeccionarse día a día; esta es la vital y decisiva diferencia. La nueva criatura solo puede formarse en el creyente cristiano, esta es la razón por la cual Dios espera más de nosotros. 

                    LA NUEVA CRIATURA 

 La biblia dice que: “El justo por la fe vivirá”, eso significa que el hombre ya no debe vivir conforme a sus propias fuerzas y sabiduría como lo hacía antes cuando sobrevivía en el mundo, sino que ahora en la era de la gracia, debe aprender a depender por completo de Dios para vivir. Dios es su proveedor, su sustentador, su protector, su sanador, su consejero, el que lleva sus cargas, el que le da sabiduría, el que lo guía, el que lo corrige, el que lo empodera, el que le da propósito, etc.; para que todos los aspectos de Dios se manifiesten en la vida del creyente, éste primero debe morir a sí mismo pues a medida que muere el “yo” el hombre más dependiente se hace de Dios; la imagen y semejanza se alcanza cuando muere la vieja criatura para que Cristo viva en el creyente. La ley es quien ordena, aconseja, enseña, orienta y guía al hombre en pos de esa nueva criatura a través de mandamientos tales como: 

 “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros…” (Col 3) “despojaos del viejo hombre…y vestíos del nuevo hombre…”  (Efe 4) “Limpiaos, pues, de la vieja levadura” (1 Cor) “Aborreced lo malo, seguid lo bueno” (Rom 12) “Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabra deshonestas de vuestra boca.” (Col 3) “Absteneos de toda especie de mal” (1 Tes 5) “no os canséis de hacer el bien” (2Tes) “prediques la palabra…a tiempo y fuera de tiempo” (1Tim) “soporta las aflicciones” (2Tim) “haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado” “Seguid la paz con todos, y la santidad” (Heb 12)  “sed hacedores de la palabra” (Sant 1) “No améis al mundo” “guardemos sus mandamientos” (1 Juan) “amaos unos a otros” (1 Ped 1) etc., etc., etc. 

 ¿Cuántos saben que estos mandamientos son para nosotros? A medida que el hombre obedece la ley y los consejos de la palabra, la gracia lo va formando a imagen del Señor; por lo tanto, no puede haber ninguna era de la gracia sin la Ley de Dios. Los que creen que viven en la gracia sin haber experimentado la Ley han sido engañados por una falsa doctrina. La ausencia de ley no es otra cosa que iniquidad, un terreno propicio para que Satanás haga de las suyas; pero los verdaderos cristianos aman y confirman la ley de Dios: 

 “¿Entonces invalidamos la Ley por la fe? ¡En ninguna manera! Antes bien, confirmamos la Ley.” (Rom 3:31)

 Ley y gracia trabajan en perfecta armonía; la gracia enseña que hay una ley para cumplir, luego nos damos cuenta que no podemos cumplirla; entonces clamamos a Dios y recibimos más de su gracia para poder cumplirla. La falsa doctrina desestima la Ley; y por ende, vive en la iniquidad llamándole “gracia”. Creen que todo es por fe y que son nuevas criaturas solo por haber aceptado a Jesús como su Salvador; dicen que toda la obra perfeccionadora la hace Dios, piensan que el Señor ya lo hizo todo y que ellos ya no tienen que agregar nada esa obra. ¿Cómo es posible que el hombre renuncie a la voluntad del diablo para hacer la voluntad divina sin la ley de Dios? ¿Cómo podrá saber si está haciendo bien o está haciendo mal? ¿Por qué corrige y disciplina el Padre a sus hijos? Hay que tener mucho cuidado cuando se hable de la ley de Dios porque generalmente las falsas doctrinas crean falsos creyentes. 

 Paz a Vosotros
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Sáb 15 Ene 2022, 12:13 am

LA LEY DE CRISTO

2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. (Gal 6)

A pesar de que muchos creyentes están convencidos que en la era de la gracia ya no hay ninguna ley que cumplir la biblia desmiente rotundamente esta creencia pues el cristiano debe cumplir la ley de Cristo. ¿Cuál es la ley de Cristo? Es todo lo que Cristo enseñó que debemos cumplir y bien lo podemos resumir en dos mandamientos tal como Él lo dijo en una ocasión: “Amar a Dios y amar al prójimo. Entonces vemos que Cristo no solo nos trajo la gracia, sino que también nos trajo una nueva ley para que la cumplamos pues la ley de Cristo reemplaza la ley dada por Moisés; la ley de Cristo es la única válida para esta era de la gracia. Mal que le pese a muchos “gracia” no significa ausencia de ley, ausencia de ley equivale a iniquidad, es decir, se le da la oportunidad al diablo para haga prevalecer su voluntad. ¿Y cómo se cumple la ley de Cristo?

16 En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. 
17 Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? 
18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. (1 Juan 3)

Cristo vino a entregar su vida por nosotros, esa es la esencia de la ley de Cristo, hacer lo posible por bendecir la vida del prójimo. El cristiano debe hacer crecer el amor que Dios puso en su corazón ayudando al prójimo pues el amor se fortalece cuando se pone por obra la Ley de Cristo.

10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. (Juan 15)

Primero es la obediencia a la ley de Cristo para vivir en el amor de Dios; en otras palabras, para ser llenos del amor hay que hacer OBRAS, esa es la condición.

14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? 
15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 
16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? 
17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.  (Sant 2)

Otra vez vemos que la ley de Cristo se cumple haciendo OBRAS porque el que no hace obras tiene una fe muerta, y el que tiene una fe muerta es un falso cristiano pues no hay amor de Dios en su corazón. Por desgracia “Obras” y “ley” son dos palabras que no gozan de aceptación por parte de ciertos creyentes; sin embargo la ley de Cristo se cumple haciendo obras a favor del prójimo, por esa razón 1 Juan 3 dice que no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. Las buenas obras no se hacen “solo por gracia”, para hacer obras el hombre debe poner por obra los mandamientos del Señor pues la ley de Cristo se cumple cuando se acciona, las buenas obras no se hacen solas ni como por arte de magia.

17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. (Ap 12)

Aquí se describe las principales características de la iglesia de Cristo. Lo primero que se destaca es que cumplen con la ley de Cristo pues Jesús dijo que sus palabras no eran suyas, sino que eran del Padre que le envió (Juan 14:24) por lo tanto, los mandamientos del Sr son mandamientos de Dios. Como podrán ver, el sello distintivo del cristiano es que cumple con la ley de Cristo. Entonces nos preguntamos ¿Por qué muchos creyentes no pueden reconocer que estamos bajo una ley en la era de la gracia?

                                       LOS MANDAMIENTOS DEL SEÑOR

Como lo sabemos, en la era de la gracia está en plena vigencia la Ley de Cristo que está expresada en los mandamientos del Señor, veamos algunos de ellos:

14 Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. (1 Cor 10)

34 Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios;. (Mat 5)

1 Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.
2 Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa;  (Efe 2)

15 Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno;  (1 ped 4)

4 Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios. (Heb 13)

1 Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, (1 Ped 2)

Como podrán ver, los mandamientos del Señor son muy similares a los mandamientos de la ley de Moisés, verdad que la biblia también confirma:

8 No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.
9 Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor. (Rom 13)

En los versículos 8 y 10 Pablo enseña que el cristiano que cumple la ley de Cristo también está cumpliendo la ley de Moisés en sus ordenanzas más significativas. Todo aquel que quiera acercarse y agradar a Dios debe sujetarse a su ley porque la ley tiene por propósito que el hombre sujete su voluntad a la voluntad de Dios, esto es básicamente el fin de toda ley. 

21 a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. (1 Cor 9)

Hoy muchos creen que ya no están bajo ninguna ley, sin embargo Pablo mismo reconoció que él no estaba sin ley. Amar al prójimo es amarlo como Cristo lo amaría, y para amar como Cristo amó  hay que hacer lo que Cristo hizo: 

10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.  (Juan 15:10) 

Guardar la ley es la clave para permanecer en el Amor pues a medida que el hombre guarda los mandamientos se va llenando del Amor de Dios: 

3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. (1 Juan 5)

Muchos creen que es imposible guardar los mandamientos, sin embargo la biblia dice que no son difíciles; quizá lo están guardando con sus propias fuerzas por eso no pueden. La ley de Cristo no fue diseñada para cumplirla con fuerzas humanas sino con el poder de Dios, es la única manera de poder guardarla. ¡¡¡Pero el punto es que hay que cumplirla!!! Los mandamientos se cumplen obedeciendo. 

19 La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino el guardar los mandamientos de Dios. (1 Cor 7)

No importa quién seas o quién te creas que seas, lo que en verdad importa es que guardes los mandamientos de Dios. Hablar del Amor de Dios es hablar de Obediencia y es hablar de buenas obras pues la ley de Cristo no se cumple “solo por gracia”, las buenas obras no se hacen solas. Para cumplir la ley de Cristo el hombre primero debe adoptar una actitud de obediencia, debe accionar porque fue llamado para hacer las buenas obras preparadas de antemano para que se hiciesen. De esta manera vemos que para que se cumpla la ley de Cristo se necesitan dos cosas, el Amor de Dios y la obediencia del hombre. El Amor de Dios nunca va a faltar, y si vemos que en algún lugar está faltando el Amor puede ser por dos causas; o está faltando la obediencia del hombre o está faltando el conocimiento de la Ley de Cristo, o ambas a la vez. El que cree tener el corazón de Cristo tendrá obras dignas de Cristo porque Jesús vino al mundo a servir por Amor al prójimo. 

5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? (2 Cor 13)

La biblia aconseja que nos examinemos para saber si estamos en la fe, si Cristo está en nuestra vida examinando nuestras buenas obras. Una vez más vemos que gracia y Ley son perfectamente compatibles pues ningún conflicto hay entre ellas.

Paz a Vosotros
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Maikol Miér 09 Feb 2022, 3:21 am

EL PODER DE LA OBEDIENCIA

La obediencia del hombre posee un tremendo valor en el reino de Dios porque el poder de Dios se manifiesta con la obediencia. La biblia enseña que Dios es amor y que no hay nada más poderoso que Dios; por lo tanto el amor (ágape) es la fuerza más poderosa que existe en el universo; entonces ¿Qué debe hacer el hombre para vivir con y en el amor de Dios?

10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.  (Juan 15)

La condición para permanecer en el amor de Cristo es obedecer sus mandamientos de la misma manera que Cristo obedeció al Padre. 

3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 
4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; (1 Juan 2)


La condición para saber si de verdad conocemos al Señor es si obedecemos porque el cristiano que no guarda sus mandamientos es un falso cristiano. 

2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos.  (1 Juan 5)

La condición para saber si de verdad amamos a nuestros hermanos es si obedecemos a Dios. 

46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?  (Luc 6)

¿De quién es Señor Jesús? De los que guardan sus mandamientos.

22 y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él. (1 Juan 3)

¿Cómo se reciben bendiciones? Guardando los mandamientos de Dios.

21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.  (Juan 14)

¿Quiénes aman a Jesús? Los que guardan sus mandamientos; asimismo, los que obedecen serán amados por el Hijo y por el Padre, y Cristo se manifestará en ellos.

3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.  (1 Juan 5)

¿Qué es el amor a Dios? Es guardar sus mandamientos; por lo tanto, amar es obedecer y obedecer es amar. De lo visto hasta aquí concluimos que amar a Dios equivale a obedecerle porque su poder (amor) se manifiesta mediante nuestra obediencia; además, comprobamos que la fe por sí sola no es suficiente ya que debe estar acompañada por la obediencia (obras) tal como enseña Santiago porque el que obedece es el que hace las obras. El mayor ejemplo de ello es Jesús quien para establecer el reino de Dios tuvo que someterse en obediencia al Padre.

8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; 
9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;  (Heb 5)

El Hijo tuvo que transitar por un proceso a través del cual aprendió a obedecer, proceso necesario para poder vivir en el amor de Dios; de esta manera vemos que la Obediencia es el principal medio por el cual podemos manifestar el poder de Dios. Si Jesús tuvo que aprender a obedecer ¿Cuánto más nosotros, simples mortales, debemos aprender a obedecer? El Hijo permaneció bajo la cobertura del Padre mediante su obediencia; de la misma manera el cristiano permanecerá bajo la cobertura del Hijo si es que es obediente; por esa razón la condición para recibir la eterna salvación que traerá el Señor en su venida es la obediencia (v. 9). La falta de obediencia es la razón por la cual muchos cristianos no manifiestan el poder de Dios y no pueden vivir en el amor ágape; los mandamientos no se llevan a cabo solo por fe o solo por gracia, para cumplirlos hay que accionar, hay que ponerlos por obra. El Hijo obtuvo su tremenda victoria gracias al poder de Dios que operó en Él mediante su obediencia, este es el ejemplo a seguir pues fuimos llamados para seguir sus pisadas y andar como Él anduvo. 

4 Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas.  (Ap 3)

Sabemos que el mensaje a las 7 iglesias del Apocalipsis también es un mensaje profético para la iglesia actual, y en este mensaje se revela que son pocos los creyentes que viven conforme al evangelio. Aquí el Señor exalta a los obedientes calificándolos como Dignos, además les confirma que por su obediencia podrán acceder a su Reino en el siglo venidero. El problema que tiene gran parte de la iglesia actual es que no se sustenta en el poder de Dios sino que se sustenta en la doctrina; su doctrina ocupa el primer lugar en su escala de valores, y la obediencia vaya a saber qué lugar ocupa. Pero déjenme decirles una cosa, el reino de Dios solo puede establecerse con su poder (amor) y no con doctrina pues el evangelio es poder de Dios (Rom 1:16); por lo tanto, para vivir el evangelio del Señor Jesucristo hay que obedecer.  

Cristo permanece en ti? Amas a Dios? Amas a tus hermanos? Jesús es tu Señor? Te aman el Hijo y el Padre? Para responder estas preguntas debes examinar si obedeces porque tu obediencia revela el grado de amor (poder) en el cual vives tu vida de fe. La biblia dice que nos examinemos para saber si Jesucristo está en nosotros (2 Cor 13:5). Quién tenga el corazón de Cristo tendrá pasión por evangelio y hará todo lo que este a su alcance para llevar a cabo sus buenas obras con el fin de que sean salvas la mayor cantidad de almas posibles. Por esa razón es hora de examinar ciertas doctrinas que no se sustentan en el poder de Dios porque generalmente las falsas doctrinas producen falsos cristianos.
Maikol
Maikol
Miembro Registrado
Miembro Registrado


Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA UNIFICADA  - Página 2 Empty Re: DOCTRINA UNIFICADA

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.