Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 13 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 13 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 98 el Lun 15 Mayo 2017, 8:44 pm.
Últimos temas
» Para los niños de escuelita dominical
por Evangelista Hoy a las 1:08 am

» El Medallón Perdido DVDRip (2013)
por level-b Ayer a las 3:50 pm

» Revelation Road 1 (Dvdrip Subtitulada en Español)
por Diogenes Jesus Oscar Jue 19 Oct 2017, 11:43 pm

» El Hijo Prodigo - Hablada en Español HD
por cris2016 Jue 19 Oct 2017, 2:43 am

» Guerra de Resistencia (War of Resistance) Pelicula en Español.
por cris2016 Jue 19 Oct 2017, 2:34 am

» Como el barco en la tormenta
por Evangelista Miér 18 Oct 2017, 10:16 pm

» Enamorarse a la manera de Dios. (Old Fhasioned) Sub en Español.
por carlitosbond Miér 18 Oct 2017, 8:54 am

» Una promesa para Cuidar. (Dvdrip Español Latino)
por trovitas Miér 18 Oct 2017, 7:17 am

» EL APOSTOL PEDRO Y LA ULTIMA CENA 2012 ¡¡NUEVO LINK!!
por carlitosbond Miér 18 Oct 2017, 4:43 am

» Película-Luchando con las Tentaciones. (Hablada en Español)
por carlitosbond Miér 18 Oct 2017, 3:58 am

» EL LADRÓN DE LA ALEGRÍA-Obra de Teatro
por rubenz_7 Miér 18 Oct 2017, 12:44 am

» El payaso no se cree merecedor de ese amor
por rubenz_7 Miér 18 Oct 2017, 12:43 am

» Obra de Teratro: DIOS CREÓ LA TIERRA
por rubenz_7 Miér 18 Oct 2017, 12:43 am

» Obra de Teatro: DIOS SIEMPRE NOS CUIDA
por rubenz_7 Miér 18 Oct 2017, 12:42 am

» EL SECRETO- Obra de Teatro para niños
por rubenz_7 Miér 18 Oct 2017, 12:40 am

» BIBLIA ARCOIRIS [Rainbow Bible SPANISH]
por luisitoc2 Mar 17 Oct 2017, 11:50 pm

» Una Segunda Oportunidad (The Second Chance) ¡¡NUEVO LINK!!
por Genesis-9 Mar 17 Oct 2017, 1:41 pm

» Me Presento
por Genesis-9 Mar 17 Oct 2017, 1:37 pm

» LA HISTORIA DE RON CLARK. (Precioso Mensaje) Español Latino.
por carlitosbond Mar 17 Oct 2017, 7:07 am

» El Ascenso ( The Climb) DvdRip-Latino
por carlitosbond Mar 17 Oct 2017, 5:57 am

Sondeo

¿Debemos tener miedo de las fuerzas ocultas?

 
 
 

Ver los resultados

Facebook
Like/Tweet/+1
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Foro Huellas Cristianas La Salvación es para Todos en tu sitio de bookmarking social

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Palabras claves

promesa  para  diezmo  biblia  implicaciones  until  rainbow  cuidar  forever  teatro  obras  


Tener Hijos imperfectos en la familia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tener Hijos imperfectos en la familia

Mensaje por Genesis-9 el Jue 19 Abr 2012, 1:50 pm

¿Qué podemos hacer si nuestros hijos se drogan, abusan del alcohol o tienen otras adicciones igualmente pecaminosas? ¿Qué harías tú, como líder?
Sería maravilloso si pudiéramos decir que cuando ejercemos algún tipo de liderazgo en la obra del Señor, nuestros hijos automáticamente reciben una “vacuna” contra el pecado, de tal forma que se convierten en hijos perfectos, modelos de excelencia para siempre.
Creo que todos anhelaríamos ser líderes para tener así hijos perfectos, pues la vida es muy compleja y llena de curvas inesperadas.

Lamentablemente, sabemos que tal vacuna no existe, pero muchos siguen esperando que los hijos de los líderes sean el modelo perfecto y, cuando no lo son, viene el reproche y la acusación de “que no sabe gobernar bien su propia casa”.
Hay quien comenta que Adán y Eva tuvieron un padre perfecto y aun así pecaron. Creo que es necesario enfrentar esas situaciones en las que nuestros líderes están luchando con hijos imperfectos con la misma gracia que Dios nos brinda.

Recuerdo claramente el día –mi hija era todavía pequeña– cuando Dios habló a mi corazón diciendo: “Esly, quiero que tengas paciencia con tu hija en su rebeldía, así como yo la tengo contigo cuando eres rebelde”. Como siempre, hay que tener presente que no hay padres perfectos en esta Tierra. Todos tuvimos padres y madres que cometieron errores con nosotros. A final de cuentas, lo que habla más fuerte es el ejemplo de vida. Aunque nuestros padres nos digan cómo debemos hacer las cosas bien, su vida es lo que imitamos. “Obedecemos” sus acciones mucho más que sus palabras. Sin embargo, tengamos en cuenta que ellos trataron de hacer lo mejor dentro de sus posibilidades.

En segundo lugar, muchos líderes provienen de hogares disfuncionales. Es un hecho comprobado que la mayoría de las personas que ejercen profesiones de ayuda –médicos, psicólogos, trabajadores sociales, pastores, por citar algunas– crecieron en hogares disfuncionales donde hubo alcoholismo, adulterio, violencia, divorcios, etc. La ironía es que si sabemos que Dios nos rescató de allí, ¿por qué pensamos que al transformarnos en líderes la influencia de esos modelos sobre nosotros se acabó? De no buscar la sanidad activamente, terminaremos repitiendo lo mismo en nuestras nuevas familias, aun cuando no queramos. Dios tiene poder para romper modelos pasados, pero nos toca a nosotros aprender nuevas maneras sanas y sanadoras para tratar con nuestros hijos.
Sinceramente, tenemos que reconocer que como líderes nos da vergüenza confesar que nuestros hijos están en pecado.

Tememos la crítica de los miembros de la iglesia, su reproche, la acusación de que no hemos sabido criar a nuestros hijos. Hay ocasiones en que debemos aceptar que no supimos hacerlo mejor. Tal vez tuvimos modelos inadecuados. Quizá nos dedicamos tanto al ministerio que ignoramos las necesidades emocionales de nuestros familiares. Otras veces, quizá, fuimos demasiado duros y legalistas al exigir por medio de la fuerza humana que nuestros hijos “encajasen” dentro de un modelo imaginario que llevamos en nuestra mente. Nuestros hijos son iguales a los demás niños y tienen las mismas necesidades emocionales, espirituales y físicas. Así como necesitan comer y estudiar, también requieren cariño, tiempo y atención.

En algunas ocasiones, aunque hagamos nuestro mejor esfuerzo, nuestros hijos no resultan ese modelo esperado. Sucede que Dios les dio también a ellos el don del libre albedrío.
Tengamos en cuenta, también, que nuestros hijos pecan porque quieren. A pesar de todo lo que les enseñamos, el tiempo que invertimos en ellos, las oraciones constantes, la verdad es que algunas veces eligen otro camino. Nuestro corazón se rompe ante el dolor de ver sus decisiones pecaminosas. Ante esta situación, la primera pregunta que me formulo es: “¿Qué hace nuestro Padre celestial cuando pecamos? ¿Deja de amarnos?” ¡Jamás! Sin embargo, tampoco hace de cuenta que no ha pasado nada. Dios nos trata con misericordia y justicia. Él debería ser nuestro ejemplo, pero en general nosotros no podemos reaccionar de manera perfecta y equilibrada.

¿Qué podemos hacer, entonces, cuando nuestro hijo nos informa que es homosexual? ¿O cuándo nuestra hija resulta embarazada y sabemos que ocultarlo tras un matrimonio apresurado va a ser aún peor? ¿O cuándo nuestros hijos se drogan, abusan del alcohol o tienen otras adicciones igualmente pecaminosas? Probablemente la reacción de la mayoría de los padres sea llorar, enojarse o negarse a creer lo que pasa. Quizá algunos intenten esconder la verdad a fin de evitar la dura crítica que suele producirse cuando el pecado se hace público. Sin embargo, ¿es esto lo más conveniente?

Es preciso considerar que primeramente, al descubrir que nuestro hijo o hija no parece cumplir los sueños que tuvimos desde que eran pequeños, tiene lugar un período de duelo. Por cierto, todos deseamos lo mejor para los hijos, según nuestro punto de vista; pero observando, también, la verdad de Dios que es buena, perfecta y ofrece protección de los males que acarrea el pecado.

Admitir lo que pasa es una de las realidades más duras en la vida de un padre o de una madre, pero es absolutamente necesario. Dios no niega nuestro pecado. Nosotros tampoco debemos hacer de cuenta que no pasa nada con nuestros hijos. No obstante, Dios nos sigue amando a pesar de nuestra desobediencia. Entonces nuestro camino es amar a nuestros hijos sin aprobar su pecado.

Quizá este es el desafío más duro y difícil. Hay que confrontar a los hijos en amor, aunque tengamos ganas de darles una paliza o echarlos de la casa y crear un problema más grande en sus vidas. Tampoco debemos tragar nuestra ira, pero no es adecuado desahogarla sobre ellos.

En momentos así, nuestros amigos y familiares constituyen nuestro apoyo más grande. Podemos derramar nuestro corazón en oración delante de Dios, y debemos hacerlo, pero necesitamos, además, que aquellos que son sensibles a nuestro dolor oren con nosotros, especialmente cuando hay ocasiones en que ni siquiera logramos pronunciar palabra a causa de tanta aflicción. Esos amigos que nos aceptan sin juzgar, son los que brindan más apoyo y no nos hieren con sus opiniones.

Trabajar con la conducta de nuestros hijos es más complejo. No nos es posible aprobar sus actos, pero tenemos que aceptar que ellos han tomado sus propias decisiones. Cuando ellos se arrepienten de sus acciones, podemos ocuparnos juntos en la restauración de la relación y ayudarles a recuperar sus vidas. Sin embargo, si insisten en seguir en su pecado, nos toca hablar menos y orar más.

Finalmente, si pudiéramos ser más transparentes como líderes y admitir la situación de nuestros hijos frente a las personas con quienes convivimos, esto contribuiría a que los demás también aprendieran a ser honestos con sus problemas. Muchas veces la vergüenza nos impide enfrentar esa circunstancia, pero es preciso aclarar que esta no viene de Dios. La vergüenza proviene de nuestro orgullo herido: la noción de que soy incapaz de ser un modelo perfecto por mi propio esfuerzo. Jesús afirmó que Dios conoce profundamente nuestros corazones, y que estos son malos.

No hace falta mantener las apariencias. Dios hace que el pecado salga a relucir para que pueda ser enfrentado, tanto en nuestra vida como en la de las personas que amamos. Él quiere que aprendamos a odiar el pecado a causa de las consecuencias dañinas que trae, pero sin dejar de amar al pecador. Es en estos momentos tan duros cuando aprendemos a amar a nuestros hijos como Dios nos ama, por gracia, inmerecidamente, solo porque son “nuestros”, “nos pertenecen”, y no porque hayan hecho gran cosa para merecer nuestro amor.

Por Esly Carvalho
(Tomado de desarrollocristiano.com)


avatar
Genesis-9
Administración de Huellas Cristianas
Administración de Huellas Cristianas


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.